Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

EL PLANETA TIERRA ES NUESTRA CASA

31 Octubre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

513696448_1259329c9e.jpg

                                                                                  ¡Oh tierra majestuosa! En tus brazos

                                                                       Tu corazón ardiente yo sentí y 

                                                                          A través del velo de tu fragancia

                                                                         El palpitar del universo percibí.

                                                                                                                     Vladimir Solovlov.

Lic. José Martínez Rosas

 

 

A finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI, inicio el tercer milenio, la solución de algunos problemas, entre los cuales se encuentra el de las relaciones del hombre con la naturaleza, no puede circunscribirse al marco de un país. Han de ser resueltos a escala mundial, para eso se requiere que toda la humanidad proceda a cambiar su mentalidad en todos los aspectos de la vida, concientizándolo. Niños, jóvenes, adultos, mujeres, ancianos, industriales, madereros, deben modificar sus costumbres, sus hábitos, en general, su conducta si queremos preservar nuestra casa, el planeta tierra.

Concientizar a la gente que nuestro planeta es la “cuna de la vida” como llamaba a nuestra casa Konstantin Eduardo Vich Elsiokovski; de él surgimos, en el habitamos, subsistimos, gracias a la producción de elementos esenciales que la naturaleza crea para la conservación de la vida y de ahí nace la necesidad de fomentar una cultura ecológica que deberá abarcar no solo el comportamiento hacia ella, sino determinar los principios para una educación que nos inculque el respeto, el cuidado, el equilibrio y el amor del entorno natural.

Desde que nacemos, los padres en el seno familiar deben ser los encargados de fomentar las bases fundamentales de la ecología; el ejemplo de estos formara seres con capacidad para entender que la protección de la naturaleza es una necesidad para vivir y existir en armonía con el medio ambiente. Si el niño se le educa a colocar la basura en su lugar, a no desperdiciar el agua, descubriendo ante sus ojos la importancia de sus actos, él mismo cuando se haga adulto comprenderá lo negativo que será el destruir los bosques, contaminar los ríos, los mares, el organismo humano y a la atmosfera con sustancias toxicas. Cuantos humanos inconscientes destruyen el  medio natural, por que ignoran el mal que causan con su acción y sin embargo, siguen usando el automóvil de gasolina indiscriminadamente, su responsabilidad será tan grande ante las generaciones futuras por contribuir a derrocharse ese producto tan necesario para el desarrollo del país y por causar el sobrecalentamiento de la atmosfera al expedir CO2 sus vehículos.(En un estudio de patología, que se realizó en el centro médico, se inspeccionaron los pulmones del cadáver de un niño recién nacido, que presentaban un color rosa, limpios y libres de contaminantes. 

También se expusieron los pulmones de un adulto de cuarenta y cinco años muerto en un accidente que se veían saturados de partículas de carbón que les imprimía  un color gris y algunas partes eran francamente de color negro, de lo que se deduce que sus paredes estaban bloqueadas por el polvo del carbón.) Ignoramos por falta de conocimiento que las partículas que respiramos son microscópicas por lo que no nos damos cuenta de esta contaminación.

La destrucción de la naturaleza se debe entre otras causas al efecto combinado del uso del automóvil y al abuso del petróleo  del que se extraen las gasolinas, desconociendo o tratando de desconocer el mal causado al ambiente y al ser humano, quien pagara las consecuencias del deterioro del entorno ecológico.

Deberíamos tomar conciencia  de los problemas que afectan a la humanidad.                 La sociedad debe organizarse para exigir que cese la destrucción del planeta, ahora, cuando los avances de la técnica nos permiten sustituir el automóvil de gasolina por el eléctrico, el solar, el de hidrogeno, el de alcohol o el mixto eléctrico y gasolina, solar y alcohol, etc., y exigir que su uso sea un derecho y una responsabilidad que a todos concierna, si deseamos conservar nuestro patrimonio y nuestra única casa, la bendita tierra. El dinero no es la panacea que todo resolverá, sino la buena voluntad de los involucrados, que somos nosotros, junto con el gobierno que a través de leyes, ejemplos, propaganda, medios diversos que can desde la escuela y los medios de comunicación, hasta que se establezca una cultura de masas a favor de la preservación de nuestro planeta.

 ¿Es difícil el logro?, ¿Está lejana  la meta?, lo ignoramos, pero si intuimos que estamos cerca de un cambio, ojala sea para nuestro bien. La idea ya está madura para nuestra decidía puede ser mayor. De cualquier modo es evidente que estamos en el límite.

Dice L.V. Golovanod: “Una concepción cualitativamente no triunfa por que se haya hecho cambiar de opinión a sus opositores, ni porque se logró convertir a su fe, a las academias y universidades, sino debido a la maduración objetiva de las condiciones favorables para su reconocimiento y será precisamente entonces cuando la nueva generación asimile esas ideas como algo que se sobreentiende”.

Este es el quid del problema.

 

Compartir este post

Comentar este post