Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

EL SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR DE LAS FARC-EP ENVÍAN UNA CARTA ABIERTA A LA EX GUERRILLERA LUCÍA TOPOLANSKI

29 Noviembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

  28 de noviembre de 2011

 36

 

MENSAJE DE LA 36

 

EL SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR DE LAS FARC-EP  ENVÍAN UNA CARTA ABIERTA A LA EX GUERRILLERA LUCÍA TOPOLANSKI
LAS FARC DIERON DE BAJA A TRES POLICÍAS Y A UN MILITAR SECUESTRADOS TRAS UN FALLIDO INTENTO DEL EJERCITO DE RESCATARLOS POR LA FUERZA

En Colombia, “Fueron encontrados muertos con tiros de gracia cuatro uniformados de la fuerza pública”, dijo el ministro Defensa, Juan Carlos Pinzón al dar a conocer la noticia de la muerte de los uniformados en poder de las FARC, en el departamento del Caquetá.
Nos duele profundamente en el alma. La fuerza pública tiene la legitimidad y la obligación constitucional de defender los derechos de los colombianos en todo el territorio nacional, por ello es necesario adelantar operaciones militares en todo el territorio”, dijo el ministro de Defensa al confirmar los combates que se desarrollaron con el grupo guerrillero que tenía en su poder a los miembros de la fuerza pública, secuestrados hace más de 12 años.
El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, se abstuvo de revelar los nombres de los uniformados muertos, hasta tanto confirmar la identificación y darla a conocer primero a los familiares.
La  siguiente es la declaración del ministro de Defensa:
"Nos duele profundamente en el alma, nos duele por sus familias.
La Fuerza Pública tiene la legitimidad y la obligación constitucional de defender los derechos de los colombianos en todo el territorio nacional, por ello es necesario adelantar operaciones militares y policiales en todo el país, precisamente para defender los Derechos Humanos y las libertades de todos los colombianos.
Hace 45 días tropas de las Fuerzas Militares adelantaban una operación en la zona general del municipio de Solano, Caquetá. En esa zona se venían adelantando operaciones en busca de una estructura de las FARC de acuerdo a informaciones que se tenían previamente.
En esas informaciones se decía que existía la posibilidad de que esa estructura tuviera en su poder a secuestrados de la Fuerza Pública.
Alrededor de las diez de la mañana, luego de haber encontrado huellas la noche anterior, las tropas se aproximaron y entraron en combate, minutos después de ese combate y en la zona general luego de que se hace el registro, se encuentran en un punto concentrados cuatro cadáveres, cuatro personas muertas, tres de ellas con disparos en la cabeza, uno de ellas con disparos en la espalda.
Estas personas resultan ser secuestradas, miembros de la Fuerza Pública. Lamentamos profundamente que mueran miembros de estas instituciones, que hayan sido muertas de manera indefensa, sin ninguna posibilidad de defender su integridad.
Fueron muertos con tiros de gracia. Había cadenas en el sitio.
En el resultado de este combate quedo herido un soldado y adicionalmente fue capturada una integrante de esa organización guerrillera queportaba un arma de fuego, un fusil.
A esta hora están ingresando las unidades de la policía judicialy se está coordinando para que haga presencia el CTI. Lo que se busca es un análisis detallado de la escena de los hechos y sobre todo una inspección a los cadáveres, a los cuerpos de estas personas asesinadas.
En Colombia no pueden quedar estos hechos en laimpunidad, estos hechos deben ser absolutamente judicializados.
Nosotros esperamos que el planeta entero, Colombia entera, las organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos repudien este terrible asesinato, esto fue un asesinato a mansalva, a sangre fría, con tiros de gracia.
Esto es francamente inaceptable y demuestra la irracionalidad y la falta de respeto por la vida, de respeto por los Derechos Humanos de las personas que tiene esa organización de las FARC. Lo único que les importa es la soberbia, una actitud criminal, una actitud que los lleva a asesinar con tiros de gracia a personas en absoluto estado de indefensión, después de años y años de secuestro, de abusos, de vejaciones.
Estos crímenes no pueden quedar impunes en Colombia, han dicho las autoridades.
A las FARC y a esas organizaciones terroristas les decimos que son responsables por la vida de las personas que mantienen secuestradas. Tienen que responder por ese delito de lesa humanidad, tienen que responder por esos crímenes inaceptables.
De verdad, con profundo dolor, enviamos un saludo solidario a las familias, nos duele profundamente que el dolor de esas familias hoy se acreciente, que después de años y años de estar alejados de sus seres queridos, de saber que sus seres queridos estaban siendo maltratados, deshonrados, hoy además tengan que sufrir con la noticia de la partida definitiva de sus seres queridos.
Nos duele profundamente, en nuestras instituciones hay una profunda solidaridad, nos duele General Naranjo, nos duele General Navas, nos duele General Mantilla que hombres de sus instituciones hayan sido vilmente asesinados”.
“Por fortuna el sargento Erazo único secuestrado que salvó la vida no presentan ningún rasgo sicótico, ha sobrellevado muy bien su cautiverio. Está en un estado postraumático y se le explicó la situación y pues obviamente está en un periodo de duelo porque perdió a sus compañeros, a sus hermanos. Él está siendo tratado por el personal que integra el equipo de salud mental del hospital y hemos detectado un avance muy positivo”, dijo elcoronel Camelo al señalar que se dará de alta al uniformado cuando se logre determinar si presenta alguna enfermedad tropical.

Según el primer parte médico, el sargento Luis Alberto Erazo, de 47 años, se encuentra en buenas condiciones generales. Se le realizó una cirugía plástica reconstructiva en el pómulo izquierdo, recibió además un tratamiento de salud oral porpérdida de dentadura y de medicina interna e infectología para descartar cualquier patología.

“Fue descartado todo lo que tiene que ver con enfermedades infecciosas. Sin embargo, se le está practicando en este momento un análisis para descartar enfermedades tropicales. Pero en términos generales se encuentra bien”, dijo la directora del Hospital de la Policía, quien informó que el uniformado tuvo algunos problemas para dormir pero logró conciliar el sueño luego de media noche.

El sargentoque sobrevivió al fusilamiento de las FARC, fue intervenido por una herida de tres centímetros de largo en su mejilla izquierda. Así mismo, se determinó que sufrió hace tres años de una enfermedad que fue tratada con penicilina.
Erazo, llegó el domingo al aeropuerto militar de Bogotá en una pequeña aeronave y de inmediato fue introducido en una ambulancia que le trasladó al hospital de la policía, donde se reencontró con su compañera Elvira, su hija Gisela, de 16 años de edad, y otros familiares.

El agente, herido por disparos y esquirlas de granada que lanzaron guerrilleros de las FARC cuando al comenzar los combates el sábado escapó de sus captores y se internó en la espesa selva del municipio de Solano, en el departamento de Caquetá.

Flor, hermana del sargento, aseguró que “toda la familia está feliz por la noticia”, mientras que su hija Gisela, que cumplió 16 años el sábado, lo consideró como “el mejor regalo”.

Javier Yanguma, alias “Orlando Porcelana”, habría dado la orden de ejecutar a los cuatro uniformados.Según un informe del diario colombiano El Espectador  escrito por María del Rosario Arrázola.
El reemplazo del jefe de lasFARC“Fabián Ramírez” fue quien dio la orden de asesinar a los secuestrados. Lleva 33 años en ese grupo ilegal, es hombre de confianza de “Joaquín Gómez” y hoy objetivo de la justicia.
Javier Yanguma, el jefe guerrillero que dio la orden de ejecutar a los uniformados José Libio Martínez, Édgar Yesid Duarte, Elkin Hernández y Álvaro Moreno, entró a las FARC hace 33 años, cuando aún era menor de edad. Es caqueteño y de orígenes campesinos. Antes de ser escogido como jefe del bloque sur, era uno de los encargados de llevar la contabilidad del rentable de los negocios de la organización guerrillera de todos los frentes que operan en el sur del país. Fue el encargado de tratar de dar con el paradero de la ex guerrillera Yuli, que desertó de las FARC.
El Espectador conoció que las declaraciones de Yuli a la justicia se fueron convirtiendo en piezas fundamentales para los investigadores de la Policía, que hoy tienen en su poder información bastante detallada sobre los movimientos de este bloque y su comandante Javier Yanguma, cuyo alias es Orlando Porcelana: uno de los hombres más cercanos de José Benito Cabrera, alias Fabián Ramírez. De hecho, las autoridades ya han identificado la telaraña de testaferros de Ramírez y Porcelana y por eso se adelantan expedientes en las unidades Antimafia y de Lavado de Activos de la Fiscalía.
Fue a finales del año pasado cuando se reportó que, en desarrollo de operativos de las Fuerzas Militares, uno de los campamentos de Fabián Ramírez había sido bombardeado. Se llegó a rumorar que había sido dado de baja. Su cuerpo, sin embargo, nunca apareció. Desde entonces se especula que el jefe guerrillero se habría refugiado en un país vecino, mientras a la distancia continúa manejando los hilos del narcotráfico en las FARC.
Más allá de los rumores sobre el paradero de Fabián Ramírez y de algunos de sus familiares, lo cierto es que una semana después del bombardeo del año pasado, la guerrilla tomó la decisión de reemplazarlo con Orlando Porcelana. A él le fue encomendada la misiones del bloque Sur y de coordinar junto con Joaquín Gómez los movimientos, traslados y cuidado de los secuestrados. Ese botín político con el que buscan presionar al Gobierno para un canje.
Fuentes de inteligencia de la Policía consultadas por El Espectador aseguraron que en vista del recrudecimiento de combates y de operativos en Guaviare, Meta, Tolima, Cauca y ahora en Norte de Santander, el secretariado ordenó enviar a un grupo de uniformados secuestrados a Caquetá, sobre todo los de más alto rango. La información suministrada por Yuli y por dos guerrilleros más a los organismos de seguridad le permitió al Ejército ubicar un radio de operaciones por donde la guerrilla movería a los denominados “canjeables”. En ese contexto ocurrió la tragedia del sábado pasado.
Hace poco, Orlando Porcelana escogió a Alirio López, un guerrillero de su confianza, para que estuviera a cargo de los secuestrados, sin percatarse de que desde hace mes y medio unidades del Ejército y de la Policía les seguían los pasos. En palabras de un oficial de inteligencia, “no se tenía la certeza de que López estuviera con los secuestrados, pero sí sabíamos que nos llevaría a donde estaban”. Lo demás es historia conocida. López tenía la orden de disparar contra los uniformados si había algún intento de rescate y eso fue lo que hizo al notar la presencia de las tropas del Ejército en zona selvática de Solano Caquetá, en horas de la mañana del sábado. Cerca de 50 guerrilleros fueron los encargados de responder la acción conjunta de la Fuerza Pública. “Cuando se vieron perdidos y que los secuestrados iban a ser rescatados, les dispararon”.
Orlando Porcelana es uno de los hombres de confianza de Joaquín Gómez y del mismo secretariado, no sólo por los 33 años de permanencia en las FARC, sino por ser uno de los grandes “contribuyentes” de las finanzas del grupo ilegal. Desde el sábado este comandante del bloque Sur, que reemplazó en funciones a Fabián Ramírez, se convirtió en otro de los objetivos de alto valor de las Fuerzas Armadas. Esta acción lo puso en el radar de las autoridades, casi que a la par con Rodrigo Londoño, alias Timochenko, máximo jefe de las FARC. Hoy el Ejército despliega operaciones para dar con el paradero de Porcelana en Caquetá o Putumayo.


El sargento que sobrevivió contó la forma como logró escapar de más de 13 años de secuestro e indicó que los guerrilleros viven “desesperados y aburridos”.

El uniformado que sobrevivió a la operación militar, que el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón describió de “búsqueda y localización”, calificó a la guerrilla de las FARC como una organización de "sinvergüenzas y mentirosos".
El sargento de la Policía Luis Alberto Erazo Maya indicó que el grupo del ejército que patrullaba el área no alcanzó a llegar a la zona donde estaban los secuestrados, por lo que aseguró que “no hubo cruce de disparos” entre la fuerza pública y la guerrilla, pero confirmó que a sus “compañeros los mataron a mansalva y sobre seguro”. 
Erazo indicó que en el campamento donde fueron muertos los integrantes de la fuerza pública llevaban menos de 24 horas; agregó que el grupo que los mantenía secuestrados “estaba integrado por al menos 42 guerrilleros”. Además, señaló en diálogo con Caracol Radio que “a dos o tres metros, estaban tres guardias, luego una escuadra de reacción, más los comandantes. Llevábamos apenas un día en ese campamento. Llegamos el día anterior a las 2 de la tarde y como a las 6 nos encadenaron”, puntualizó.
Reveló que la guerrilla los mantuvo secuestrados por diez años en sur del Caquetá e indicó quenunca pasaron a territorio ecuatoriano.
Con relación a la guerrillera que fue capturada por el Ejército, Erazo explicó que “seguramente era   una de las guardias que estaba en la periferia del campamento” al tiempo que agregó que una de las estrategias de las FARC es colocar entre “dos o tres guerrilleras en esa zona”.
Agregó que los guerrilleros “viven aburridos”, y que es común que intenten fugarse o entregarse al ejército, sin embargo advirtió que “son conscientes de que si los descubren en el intento serán sometidos a un consejo de guerra para posteriormente ser asesinados”  
Dijo que una desmovilización podría darse entre un comandante y varios guerrilleros, pero “uno solo no porque es muy peligroso, es como decir fusílenme”.
Aseguró que luego de la muerte de alias “Alfonso Cano” ya se tenía claro que alias “Timochenko” iba ser su sucesor y que en el interior de la guerrilla se dijo que la baja del líder guerrillero “son cosas que pasan en la guerra”.
Finalmente advirtió que a alias “Timochenko” la fuerza pública lo va a encontrar o a dar de baja “hasta en el mismo infierno”.
El rescate militar es una obligación del Estado: dijo el sargento Erazo.
El uniformado hizo un llamado a los colombianos para que cese la indiferencia con los secuestrados.
 “El rescate militar es una obligación del Estado”, dijo el sargento de la Policía, Luis Alberto Erazo, quien se recupera de sus heridas físicas y del dolor que le causó la pérdida de sus compañeros de cautiverio, con los que convivió cerca de 12 años y a los que recuerda con nostalgia.
“Yo llevaba 12 años secuestrado, Libio José Martínez llevaba 14 años y lo asesinaron. ¿Qué quiere que piense de un rescate?. Siempre se habla de la posibilidad de un rescate o de fugarnos. El cabo Moreno se fugó una vez, un patrullero lo intentó dos veces y estuvieron de buenas que no los fusilaron; yo también pensé en fugarme apenas me cogieron”, dijo Erazo, quien no descarta que unasalida negociada al conflicto sea la forma más adecuada de terminar con el dolor de las familias que la guerra mantiene separadas y a unos “héroes de la patria” enterrados en la selva.
“La política negociada al conflicto es la más obvia, la más adecuada, la que deben aceptar los guerrilleros, la que el presidente Santos les está ofreciendo en este momento”, dice.
Erazo también hizo un llamado a los colombianos para que cesen la indiferencia, para que se sienta unrechazo universal a la guerrilla y a la violencia. “Así como Dios existe, también existe el mal y el mal es las FARC”.
“Una cosa es contarlo y otra muy diferente vivirlo. Colombia no cree que hay secuestrados, que hay civiles, militares, policías y hasta niños en poder de las FARC. Colombia no cree eso y por eso la apatía. Por ahí está Herbin Hoyos haciendo caminatas, hay mucha indiferencia; las familias de los secuestrados están solas”.
Mientras el uniformado relata con nostalgia los momentos que vivió en la selva no pierde la esperanza de volver a ver a sus compañeros, a los que dejó atrás, pero a los que jamás olvida en sus oraciones y recuerda en cada anécdota vivida entre cambuches y caminatas.
“A mis compañeros que se quedaron allá les digo que tengan fe en Dios, que así como yo salí, ellos van a salir. Pero que estén tranquilos que el caso que nos pasó a nosotros no les va a pasar, confíen en eso y sé que pronto los vamos a tener con nosotros”.
Luego de un largo suspiro recordó al sargento del Ejército José Libio Martínez Estrada; y a los integrantes de la Policía Nacional, el coronel Edgar Yesid Duarte Valero, el mayor Elkin Hernández Rivas y el intendente jefe Álvaro Moreno.
“Mi capitán Duarte era un hombre muy espiritual, dedicado a su familia en escritos, leía mucho la Biblia, era un hombre muy educado. El teniente Hernández era un hombre muy alegre, muy recochero. Hincha foribundo de Millonarios y recordaba mucho a su padre. Moreno quería salir rápido del cautiverio y ayudar a doña Mery a colocar una miscelania y Martínez quería salir rápido para abrazar a su hijo y conocerlo”.
Finalmente, agradeció a cielo por la fortuna de tenerlo con vida al lado de su familia. “Yo le doy gracias a Dios y a la virgen María de las Lajas que con su bendición me sacó de ese momento de angustia y desesperación cuando las balas me zumbaban y herían mi cuerpo. Yo saqué la fuerza que necesité para poder salir corriendo por la selva”.

Finalmente las FARC enviaron una carta abierta a “Colombianos por la Paz”.
Carta Abierta de las FARC a Colombianos por la Paz
Fechada en noviembre de 2011 y firmada por el Secretariado del Estado Mayor de las FARC-EP.

Colombianas y colombianos por la paz

Lucia Topolanski
Senadora de Uruguay

Jody Williams
Premio Nobel de la Paz 1997

Elena Poniatowska Amor
Escritora mexicana

Alice Williams
Escritora afroamericana y feminista. Premio Pulitzer a la obra de ficción en 1983 por la novela El color púrpura

Mirta Baravalle
Presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo

Isabel Allende
Escritora y Senadora Chilena

Danielle Miterrand
Francia

Rigoberta Menchú
Premio Nobel de Paz

Socorro Gómez
Presidenta del Consejo mundial por la Paz

Hermana Elsie Mongue
Ecuador

Nidia Díaz
Dirigente FMLN

Margarita Zapata
Embajadora Nicaragua

Xiomara Castro de Zelaya
Vocera Frente de Resistencia Hondureño

A nombre del Secretariado de las FARC-EP, a ustedes amigas de la paz y de la solución política de los conflictos, nuestro saludo cordial.

Aferrados a la esperanza de que la liberación de prisioneros de guerra, como resultado de un acuerdo entre las partes contendientes, puede encausar la nación hacia el raudal de la solución política, respondemos hoy su misiva de agosto.

De acuerdo. El conflicto armado colombiano tiene profundas causas sociales, económicas y políticas, que deben ser temas de discusión para su superación definitiva. Compartimos igualmente que la paz de Colombia está ligada a la paz de la región y que, además, es anhelo universal. No permitiremos que se nos escape esta oportunidad para reiterar a través de ustedes, nuestra disposición de dialogar con el estado, de cara al país, con miras a un futuro de paz. Desde luego, aceptamos la disposición y concurso de ustedes para contribuir en la búsqueda del noble propósito.

Nos solicitan en su carta un nuevo gesto de liberación unilateral de prisioneros de guerra. Está bien. Pero quisiéramos compartir algunas reflexiones sobre el tema:

Sería justo que apelando al ejercicio de la razón, el derecho y la ética en el tratamiento del problema, no se in visibilizara a los guerrilleros presos. Son alrededor de 800. El dolor no es solamente de los familiares de los prisioneros en nuestro poder. El humanitarismo debe mirar, siempre, con sus dos ojos.

Durante el gobierno de Ernesto Samper liberamos unilateralmente en Cartagena del Chairá a 80 prisioneros de guerra. En el cuatrienio de Andrés Pastrana, luego de la firma de un acuerdo humanitario, liberamos a 47 militares y policías y en cambio recibimos 13 guerrilleros. Inmediatamente, con la esperanza de generar un medio ambiente propicio para el abordaje del canje, dejamos en libertad en la Macarena, sin ninguna contraprestación, a 305 soldados y policías que habían sido capturados en combate. Más recientemente, durante el gobierno de Álvaro Uribe, gracias a la gestión humanitaria del presidente de Venezuela Hugo Chávez y de la senadora Piedad Córdoba, liberamos, también de manera unilateral, a algunos senadores, representantes, diputados y concejales, y a otro grupo de militares y policías. La verdad es que nunca hubo reciprocidad por parte del gobierno de Colombia.

La disposición de las FARC en este sentido ha sido diáfana. No admite discusión ni cuestionamiento. Seguimos a la espera del momento propicio para pactar con el Estado colombiano un canje de prisioneros de guerra.

La realidad es dura. Cuando en Medio Oriente el Estado sionista de Israel libera a más de 1.000 prisioneros palestinos a cambio de uno sólo de sus soldados, el gobierno de Colombia le ha dado la espalda, por 13 años, a los suyos. Aquí hay una indolencia infinita con el sentimiento de los familiares de los soldados prisioneros, pero también un desprecio por la suerte de unos hombres que arriesgando como nadie su vida, cayeron en el campo de combate defendiendo los intereses de quienes hoy los olvidan.

En sana lógica, un acuerdo de paz en Colombia debiera estar antecedido por un canje de prisioneros entre las partes contendientes porque, sin duda, un evento tal allanaría la senda del entendimiento y el fin de la guerra, del conflicto social y armado que se prolonga por seis décadas por la intransigencia estéril de los gobiernos. Se debe poner punto final a una larga historia de violencia institucional, de despojo, de paramilitarismo, desapariciones forzadas, masacres, “falsos positivos”, fosas comunes, exclusión, imposiciones neoliberales y manipulación de la opinión. A las mujeres pacifistas del mundo representadas en ustedes les pedimos actuar y extender sus manos solidarias hacia el pueblo de Colombia.

Les sugerimos dirigir su mirada sobre la situación que afrontan centenares de guerrilleros presos y unos 7.500 ciudadanos encarcelados por sus ideas, como resultado de la criminalización de la oposición política y la protesta social; la mayoría de ellos acusados de terrorismo y de otros delitos que tratan de ocultar el carácter político de su causa y sometidos a condiciones infrahumanas de reclusión, irrespeto a la dignidad, violación de sus derechos humanos, hacinamiento y torturas, políticas acentuadas por la injerencia del buró federal de prisiones de los Estados Unidos. Les pedimos analizar la posibilidad de constituirse en comisión, o gestionar la conformación de una comisión humanitaria que visite las cárceles de Colombia y constate en el terreno la veracidad de la denuncia. Intercedemos, igualmente, por los presos sociales, por los que casi nadie habla, para protestar por las condiciones degradantes de su reclusión.

Les solicitamos considerar, como asunto crucial para aclimatar la convivencia, el estudio de fórmulas que permitan la repatriación y liberación de Simón Trinidad, Sonia e Iván Vargas, guerrilleros de las FARC prisioneros del imperio, extraditados a los Estados Unidos por el rencor y la retaliación de un ex presidente desquiciado. Su extradición, sustentada en montajes jurídicos urdidos por Uribe Vélez, la inteligencia militar y el ex Fiscal Osorio, fue una flagrante violación de claras disposiciones constitucionales. Simón Trinidad ha sido condenado a 60 años de prisión por una causa ajena a la que fue extraditado. Vaya nuestra voz de aliento a los tres rebeldes farianos, ante su infame y largo cautiverio neocolonial.

Permítannos reiterarles, distinguidas ciudadanas del mundo, nuestro mensaje de irrenunciable decisión de continuar y elevar a nuevos niveles la brega por la libertad de los prisioneros de guerra y de los presos políticos.

Como un nuevo acto humanitario que respalda esta carta, anunciamos la liberación de 6 prisioneros de los que permanecen en nuestro poder, los cuales serán entregados a las firmantes de la misiva que hoy respondemos, encabezadas por la insigne dirigente política colombiana, la senadora Piedad Córdoba, previa precisión de los protocolos de seguridad. Esta fue la determinación del comandante Alfonso Cano días antes de ser asesinado por el régimen guerrerista y sanguinario de Juan Manuel Santos.

¡Viva la memoria del comandante Alfonso Cano!

Con sentimientos de respeto y admiración,

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP
Montañas de Colombia, noviembre de 2011."

Compartir este post

Comentar este post