Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

El ‘T-rex’ de los conejos vivió en Menorca

25 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

On Minorca, researchers have unearthed an enormous fossil rabbit skeleton: Journal of Vertebrate Paleontology highlights this new find off the coast of Spain.

 

El ‘T-rex’ de los conejos vivió en Menorca

 

Reconstrucción del N.rex' y un conejo común.

Reconstrucción del Nuralagus rex y un conejo común.

“Era el más grande que ha existido con diferencia, aunque su ancestro fue un conejo normal, como los que nos comemos”, explica Meike Köhler, investigadora del Instituto Catalán de Paleontología de Barcelona y coautora del estudio sobre el N. rex.

Hace unos 5,2 millones de años, gran parte del Mediterráneo se secó y los abuelos del N. rex, cuyo peso oscilaba entre los 500 gramos y los tres kilos, llegaron andando a Menorca. La isla era entonces una prolongación de las montañas del sistema Bético, que atraviesa parte de Andalucía y Valencia. Después volvió a quedar aislada de la Península por el mar, lo que dejó a los recién llegados en un entorno con “un clima más agradable que el actual” y sin depredadores, señala Köhler. Así surgió el N. rex tal como lo ha reconstruido su equipo en un estudio publicado en el Journal of Vertebrate Paleontology. Dada la falta de peligro, el animal prescindió de las orejas y los ojos grandes, con los que sus ancestros vigilaban en busca de peligro, y de la columna vertebral adaptada a huir dando rápidos brincos.

A cambio, desarrolló mayores reservas de grasas, un intestino más largo para digerir mejor y, en general, un tamaño 10 veces mayor que el de sus ancestros. Su tamaño era una prueba del gigantismo que experimentan especies de pequeña talla al colonizar nuevas islas. Al contrario, las especies grandes que invaden terrenos insulares suelen menguar, como fue el caso de la cabra balear Myotragus, con patas muy cortas y unos incisivos que no dejaban de crecer, como los de una rata. Aunque es una especulación, el N. rex pudo extinguirse hace cuatro millones de años con la llegada a Menorca de la cabra enana, con la que competía por el alimento, apunta Köhler.

//

http://www.publico.es/ciencias/367531/el-t-rex-de-los-conejos-vivio-en-menorca

colectivosalas.blogspot.com/2010_10_01_archiv…

.

.

La ausencia de depredadores en un contexto de insularidad facilitó el origen y la supervivencia del conejo gigante de Menorca -’Nuralagus Rex’-, una especie diez veces superior al conejo actual y que habitó la isla hace 5 millones de años, según han explicado investigadores del Instituto Catalán de Paleontología (ICP).

 

Las investigaciones sobre este gran roedor, que pesaba entre 12 y 15 kilogramos, no podía saltar y se movía con las palmas de las manos puestas en el suelo al estilo de los animales plantígrados, aportan nuevos datos sobre la importancia de la insularidad en la evolución de las especies.

El artículo, que publica la revista ‘Journal of Vertebrate Paleontology’, refleja que en un ecosistema aislado sin el riesgo de depredadores, los animales grandes tienden a hacerse más pequeños para asegurarse una ventaja competitiva, mientras que los pequeños tienden a hacerse mayores. ———

Así lo constataría la presencia en las Baleares de fósiles de bóvidos enanos -’Myotragus balearicus’-, tortugas gigantes -’Cherirogaster gymnesica’- y la presencia actual de especies endémicas con una “extraordinaria capacidad de ahorrar energía”, como aves e insectos que no vuelan, locomoción terrestre lenta, tasas metabólicas bajas y cerebros y órganos sensitivos pequeños.

Las orejas del conejo gigante, tal y como señala la coautora del estudio Meike Köhler, reafirman la idea de que vivía en un entorno mucho más seguro que los conejos actuales, ya que presentaba un conducto auditivo exterior muy pequeño.

El artículo recuerda que en el continente, en cambio, los conejos son depredados por vertebrados terrestres y aves, lo que les obliga a ser rápidos y a tener los sentidos muy agudizados.

En un ecosistema sin depredación, los animales pueden alcanzar un tamaño que les permita una mejor economía energética a causa de la menor relación entre la superficie y el volumen del cuerpo, la mayor capacidad para depositar grasa y un intestino más largo que permita extraer más nutriente de los alimentos ingeridos.

El fósil de un conejo gigante que vivió hace aproximadamente 3 millones de años y pesaba unos 12 kilogramos -aproximadamente seis veces el tamaño del conejo europeo actual ha sido descubierto en la isla de Menorca.

El paleontólogo Josep Quintana, del Instituto Catalán de Paleontología en Barcelona, ha dicho a LiveScience que necesitó cuatro años para recuperar una buena muestra de los huesos debido a que estaban entre piedra roja muy dura. Para sacarlos, fue necesario el uso de algunos cientos de litros de ácido acético.

El nombre científico del conejo es  Nuralagus rex. El hecho de que se hizo tan grande en Menorca parece seguir la llamada regla de la isla: los animales grandes a menudo se vuelven más pequeños, debido a una alimentación limitada.

Es lo que pudo pasarle a la oveja escocesa Soay.

Una sucesión de inviernos suaves y primaveras anticipadas han permitido a las ovejas más pequeñas de esta raza sobrevivir cómodamente, con el resultado de que el tamaño medio de la oveja típica se ha reducido 5%.

Sin embargo, por la misma regla de la isla los animales pequeños a menudo se hacen más grandes debido a la falta de depredadores, justo lo que le sucedió a este conejo. De vivir hoy, pese a su gran tamaño, sería probablemente una presa fácil, pues su columna vertebral no era larga y elástica como la del conejo moderno típico, sino corta y rígida, lo que le hacía difícil saltar.

El suyo es un ejemplo claro de la ley de las compensaciones. El gigante de Menorca probablemente también tenía mala audición y visión, ya que las cuencas de sus ojos eran pequeñas, como también lo eran sus orejas, así que carecía de uno de los rasgos característicos de los conejos. Sus sentidos pudieron deteriorarse precisamente, vaya ironías, por la misma razón por la que se hizo tan grande: no tenía que preocuparse por los depredadores.

 A reconstruction of Nuralagus rex in a landscape with a living European rabbit Oryctolagus cuniculus in the foreground for comparison. Image: Society of Vertebrate Paleontology 

Journal of Vertebrate Paleontology Nuralagus rex, gen. et sp. nov 21 Mar 2011 JOURNAL OF VERTEBRATE PALEONTOLOGY, VOL. 31, NO. 2, 2011
www.informaworld.com/…/ftinterface~content=a935221679~fulltext=713240930~frm=section

 

http://www.physorg.com/news/2011-03-nuralagus-rex-giant-extinct-rabbit.html

 

Nuralagus rex: Giant extinct rabbit that didn’t hop

 

(PhysOrg.com) — On the small island of Minorca, a popular European tourist destination, researchers have unearthed an enormous fossil rabbit skeleton. A recent study published in the Journal of Vertebrate Paleontology highlights this new find off the coast of Spain. This massive rabbit, aptly named the Minorcan King of the Rabbits (Nuralagus rex), weighed in at 12 kg (26.4 lbs)! — approximately ten times the size of its extinct mainland cousin (Alilepus sp.) and six times the size of the living European rabbit, Oryctolagus cuniculus.  

Galapagos – Official Site – Cruises, Flights, Hotels & Tours Buy Direct from Galapagos Experts – www.GalapagosIslands.com 

When lead author Dr. Josep Quintana from the Institut de Paleontologia Miquel Crusafont Museum (now Institut Català de Paleontologia) realized what he had discovered, he was awestruck, “When I found the first bone I was 19 years old, I was not aware what this bone represented. I thought it was a bone of the giant Minorcan turtle!” 

The rabbit king lived approximately 3-5 million years ago and may be one of the oldest known cases of the “island rule” in mammals. Simply put, the island rule states that when on islands, big animals will get smaller and small animals will get bigger. This size change on islands may be due to reduced quantities of food or lack of mainland predators. On Minorca, Nuralagus rex lived with few other vertebrate species. Some of its neighbors included a bat (Rhinolophus cf. grivensis), a large dormouse (Muscardinus cyclopeus), and the above-mentioned giant tortoise (Cherirogaster gymnesica). In the case of N. rex, the lack of predators allowed this rabbit to reach a giant size. 

Quintana and colleagues found that this giant rabbit had also lost its ability to hop. The long springy spine of a mainland rabbit is lost in N. rex, replaced by a short, stiff spine that would make jumping difficult. “I think that N. rex would be a rather clumsy rabbit walking. Imagine a beaver out of water,” said Quintana. 

Instead, this rabbit was most likely a digger, searching for roots and tubers to eat. Additionally, because of lack of predators to worry about, Nuralagus rex lost visual and hearing acuity. N. rex had reduced eye socket size and reduced auditory bullae, suggesting smaller eyes and ears. So although it might be assumed that this rabbit must have had huge ears, that would be wrong; N. rex had relatively diminutive ears for its size. 

Dr. Mary Dawson, a rabbit researcher at the Carnegie Museum of Natural History, not involved in this study said, “For most of their over 40 million year history, members of the rabbit family have fit well within the size range exhibited by relatively well-known modern members of the family. Now discoveries on Minorca have added a giant to the mix, a 25 pound, short-legged rabbit”. Dr. Brian Kraatz, another specialist commented, “As evolution has shown repeatedly, strange things happen on islands. Quintana and colleagues dramatically demonstrate that these floppy-eared critters are not as biologically conserved as many of us have thought.” 

What’s next for this huge ? Co-author, Dr. Meike Köhler will examine its paleohistology; and then……. fame? Quintana is so excited about his new find he thinks N. rex might even make a good island mascot, “I would like to use N. rex to lure students and visitors to Minorca!”

More information: Quintana, J., Köhler, M., and Moyà-Solà, S. 2011. Nuralagus rex, gen.et.sp. nov., an endemic insular giant rabbit from the Neogene of Minorca (Balearic Islands, Spain). Journal of Vertebrate Paleontology 31(2). http://www.vertpaleo.org

Provided by Society of Vertebrate Paleontology 

-

Compartir este post

Comentar este post