Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

EN CADA PAIS Y EN TODO EL MUNDO : A DECIR NO A LA ENERGIA NUCLEAR

16 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

EXTRA

BOLETIN INFORMATIVO

A DECIR NO A LA ENERGIA NUCLAR

protesta-de-greenpeace-garona1.jpg

Japón no consigue controlar la situación y se suceden los accidentes en Fukushima. El Pánico nuclear se apodera del país
El reactor 2 emite altos niveles de radiación. Una nube de vapor sale del reactor 3. Daños del 70% y el 33% en las varas de combustible en los reactores 1 y 2 hacen temer su fusión. Comienza la refrigeración de los reactores 5 y 6 para evitar nuevas explosiones en ellos.
Kaos. Internacional y Ecología | Agencias/Prensa | Hoy
171946_Alerta_nuclear_Japon_IECI.jpg

Nuevos incidentes en la central de Fukushima, afectada por  el terremoto y el tsunami del pasado viernes, complican de nuevo la situación en Japón. Hay problemas de distinta índole en cuatro de los seis reactores de la central. Lo peor está en los reactores 2 y 3, que parecen tener dañadas sus estructuras de contención, segunda de las tres capas de protección de un reactor. Durante la noche (mañana en Japón), se ha desencadenado un nuevo incendio en el reactor 4, el segundo en 24 horas. Al poco, ha comenzado a salir humo blanco del reactor 3, probablemente vapor causado por el líquido refrigerante que habría entrado al reactor a través de las grietas en la estructura de contención. La empresa que gestiona la central, TEPCO, ha tomado al reactor 3 su máxima prioridad. También ha habido problemas en el 2, que también tiene afectada la estructura de contención y durante la noche ha emitido tales niveles de radiactividad que han tenido que ser evacuados durante unas horas  los 50 trabajadores que intentan controlar la situación en la central. Los operarios ya están de nuevo en el interior de la central para trabajar en la refrigeración de los reactores. Helicópteros militares han despegado para lanzar agua sobre los reactores, pero la operación ha tenido que ser abortada por los altos índices de radiactividad. No obstante, el Gobierno nipón mantiene la zona de evacuación en 20 kilómetros a la redonda de la planta y sostiene que los niveles radiactivos detectados no son perjudiciales para la salud.

El  estado de los cuatro reactores afectados  en la central cambia constantemente y las informaciones que facilitan tanto las autoridades niponas como la empresa TEPCO no contribuyen demasiado a hacerse una idea de la situación. El portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, citado por la agencia nipona Kyodo, ha informado de que la estructura de contención del  reactor número 3  puede estar dañada, por lo que el vapor blanco que ha comenzado a emitir por la noche podría estar expandiendo partículas radiactivas al exterior. Por ello, y porque muestra a su alrededor altos niveles de radiactividad, la empresa que gestiona la central ha tomado este reactor como su máxima prioridad.

El  reactor 2, que tiene dañada la estructura de contención, tiene un 33% de las barras de combustible afectadas. Se cree que su núcleo pueda haberse fundido en parte. Esta unidad sufrió una explosión el martes. Según la TEPCO, en el dos ha bajado drásticamente la presión, lo que podría indicar que las tareas de refrigeración están teniendo éxito o que hay alguna grieta en el contenedor o incluso un fallo de las lecturas.

Durante la noche (mañana en Tokio), se ha declarado un nuevo incendio en el  reactor número cuatro, aunque ha sido sofocado rápidamente. Ayer, este reactor sufrió una explosión que dañó la estructura que recubre la piscina donde se almacena el combustible gastado. Por ello, se está inyectando agua en esta piscina para que las barras de combustible gastado no entren expuestos a la atmósfera.

En el  reactor 1, un 70% de las barras de combustible están dañadas. También puede haber sufrido una fusión en el interior del núcleo. Los daños en las barras de combustible serían el primer paso para que se funda el núcleo, ya que las barras de combustible se calientan y comienzan a fundirse con los elementos metálicos de las varillas que los contienen. Se forma entonces un magma metálico muy radiactivo. Si la contención aguanta puede quedar dentro del edificio (lo que ocurrió en Three Mile Island, en EE UU en 1979). Si la contención falla y esa radiación sale fuera, la tragedia podría alcanzar consecuencias imprevisibles. 

Finalmente, se está inyectando agua en los  reactores 5 y 6, los únicos no afectados, dado que la temperatura del agua de las piscinas de combustible gastado estaba subiendo. 


Japón no logra enfriar los reactores

Fukushima se muere. La  central nuclear  que mantiene al mundo en vilo parece vivir sus últimas horas. Autoridades, expertos y gobiernos, incluyendo el japonés, califican la situación de"apocalíptica", una auténtica "pesadilla" que no muestra atisbo de frenar.

Explosiones, fusiones parciales del núcleo, incendios, expulsión de partículas radiactivas a la atmósfera...  Los seis reactores que configuran la central japonesa, con graves problemas desde  el terremoto del viernes, siguen su camino hacia la catástrofe nuclear. Y lo que muchos intentaban controlar  se va de las manos.

La situación de los reactores es "gravísima". El reactor número 1,  el primero que explotó, se encuentra  sin refrigeración, se ha producido una  fusión parcial del núcleo  y  su vasija está dañada.

El 2, uno de los más afectados, no tiene prácticamente refrigeración, mientras que  su vasija de contención resultó dañada  tras la explosión de hidrógeno que se produjo en la madrugada del martes. Los reactores 5 y 6 también viven problemas de refrigeración ya que la temperatura de sus piscinas se ha incrementado considerablemente, aunque se encuentra en niveles normales.

El 3 y 4, los más peligrosos

Pero, sin lugar a dudas,  los reactores más peligrosos son ahora el 3 y el 4. El primero de ellos, dañado por una explosión desde el lunes, tiene graves problemas de refrigeración, ha producido una fusión parcial del núcleo y su sistema de contención está gravemente dañado y está expulsando partículas radiactivas a la atmósfera, lo que junto al escape del reactor 2 ha elevado  los niveles de radiación hasta los 10 milisievert por hora, por lo que las labores de refrigeración se han parado hasta que desciendan dichos niveles.

En este reactor  se han medido tasas de dosis muy elevadas(400 milisievert) junto a una de las paredes del edificio del reactor.

Estos valores podrían estar relacionados con la situación en la que se encuentra el núcleo del reactor, que está descubierto, con su recinto de contención o con el estado de la piscina de combustible tras la deflagración sufrida.

Por su parte, el reactor 4, que  se encuentra en estado "crítico", según la compañía TEPCO. Desde ayer se han producido dos incendios y la piscina que enfría las barras de combustible está completamente vacía.

Tal es la situación que el Gobierno ha ordenado a la empresainyectar agua en la piscina "tan pronto como sea posible  para evitar un desastre nuclear importante".

Aunque las llamas en el reactor 4 fueron controladas rápidamente, la detonación provocó  dos orificios de ocho metros cuadrados en el muro del edificio exterior  del reactor, dejando en contacto con el aire la piscina de combustible. Además, el techo se ha agrietado.

En resumen, se estima que  un 70% de las barras de combustible nuclear han resultado dañadas, de las que un 33% pertenecen al reactor 2. Además, se cree que los núcleos de los reactores se han fusionado parcialmente ante la falta de refrigeración.

Medidas contra la radiación

Ante el aumento de la radiación y pese a que  las autoridades han permitido niveles de hasta 250 milisievert para los trabajadores, la central obligó a evacuar a los últimos empleados que permanecían en el recinto, que regresaron horas después. Durante ese tiempo, las operaciones para enfriar los reactores se paralizaron.

Un helicóptero ha estado sobrevolando la zona con carga de agua para poder enfríar el reactor dañado, pero los altos niveles de radiactividad han impedido cumplir el objetivo.

Las medidas tomadas por el Gobierno de momento han incluido  la evacuación de los ciudadanos en un radio de 20 kilómetros, el establecimiento de una zona de  exclusión aérea de 30 kilómetros  y la petición a los vecinos de Fukushima que se queden en casa y no salgan a la calle.

Pero, los problemas no sólo parten de la central. La escasez de energía tras el seísmo ha obligado a realizar cortes de luz en determinadas horas del día, momentos en los que el  sistema informático utilizado para medir la propagación de la radiactividad  en torno a Fukushima deja de funcionar.

La Agencia de Seguridad Nuclear japonesa no cuenta con que el sistema vuelva a funcionar al cien por cien, puesto que muchos de los puntos de medición no funcionan por culpa de los cortes de energía.

En este contexto, el jefe del Gabinete japonés, Yukio Edano, ha admitido que podría ser necesario la ayuda de terceros países. Así, ha barajado la posibilidad de solicitar la intervención de las fuerzas militares estadounidenses para atender la emergencia, desatada tras el terremoto de nueve grados en la escala de Richter que el pasado viernes azotó la costa nororiental.

A pesar de esta advertencia, Edano ha dicho que los niveles de la radiación liberada a la atmósfera,  no suponen un riesgo inmediato para la salud. También ha solicitado a la población que mantenga la calma y  frene la compra compulsiva de combustible, ya que esto podría provocar un desabastecimiento general que empeoraría la ya de por sí grave situación que atraviesa el país.

Por su parte, el emperador de Japón, Akihito, se ha dirigido en un discurso televisado al país. Cinco días después del grave seísmo y posterior tsunami, ha pedido calma. A través de la cadena de televisión pública NHK, Akihito, de 77 años, ha dicho al pueblo nipón que reza por "el bienestar del máximo número de supervivientes posible tras el desastre". A su vez, ha explicado que  los problemas en los reactores nucleares de Japón son impredecibles.


Los japoneses huyen de Tokio

Un masivo éxodo se registra en la capital de Japón ante la preocupación de que se repita la historia de Chernobyl.  Ya se produjeron cuatro explosiones y los niveles de contaminación radiactiva superan diez veces lo normal.  El plan para refrigerar los reactores no funcionó

En medio de rezos para evitar lo peor,  los habitantes de Tokio abandonan la capital por miedo de quedar envueltos en otra pesadilla nuclear. Los niveles de radiación superan la normalidad diez veces, por lo que el pánico se impuso en las calles.

Encima,  este éxodo comenzó a registrarse antes que acontezca la cuarta explosión, la que ya advierte con más fuerza sobre la posible caída de lluvia radioactiva.

Las autoridades japonesas ordenaron que las centrales sean evacuadas  dado los altos niveles de contaminación registrados; sin embargo ya circulan rumores que los trabajadores estarían volviendo a sus funciones para lidiar con la catástrofe.

Además,  desde la central eléctrica aseguraron que los índices de radiación registrados en el reactor 3 de la planta de Fukushima ya alcanzaron niveles de alto impacto, de acuerdo al diario  The Sun.

El secretario de Gabinete  Yukido Edano  indicó que los niveles de radiación parecieron disminuir anoche, pero  por la mañana de hoy comenzaron a ascender de manera imprevista e impactante. Además, afirmó que los expertos detectaron columnas de humo blanco que salían de los reactores y que no podían descifrar de qué se trataba.

"Estamos buscando la causa de este humo blanco y estamos estudiando si está relacionado con la fluctuación nuclear", aseguró Edano.

Las averías y escapes en la central nuclear de Fukushima Daiichi, cuyos reactores se vieron afectados por el terremoto y posterior tsunami del pasado viernes, han generado una  amenaza de consecuencias imprevisibles.

La central de Fukushima entró en funcionamiento en 1971 y cuenta con seis reactores, al menos cuatro de los cuales han sido dañados  y en uno de ellos se declaró un  incendio anoche, por segunda vez en tres días, como consecuencia del sobrecalentamiento del combustible nuclear.

Fukshima Daiichi,  unos 250 kilómetros al norte de Tokio en un recinto de  350 hectáreas creado a orillas del Pacífico, tiene una capacidad de 4.696 MW.


Las barras de combustible de los reactores uno y dos están dañadas al 70% y 33%, respectivamente

  La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha informado este miércoles de que las barras de combustible de los reactores uno y dos de la central nuclear de Fukushima-1 están dañadas al 70 y 33 por ciento, respectivamente, según recoge la agencia de noticias Kiodo.

    La compañía, encargada de la gestión de la planta, teme que estos daños hayan provocado una fusión parcial del núcleo de los reactores, lo que supondría la emisión de nuevas partículas radiactivas a la atmósfera.

    Los operarios han tratado de enfriar los reactores desde que el pasado viernes un terremoto de nueve grados en la escala de Richter sacudiera la costa noreste de Japón. Sin embargo, sus esfuerzos se han visto frustrados por la falta de refrigerante y las dificultades técnicas para bombear agua de mar.

    Como consecuencia de este fracaso, la presión en los reactores continuó elevándose. Así, el sábado explotó el número uno, el lunes el número tres y el martes el dos y el cuatro, lo que ha disparado los niveles de radiación en el entorno de la central.


La radiactividad en Japón podría entrar en la cadena alimentaria

"El vapor que se emite al aire terminará nuevamente en el agua y la vida marina se verá afectada (...) una vez que llueva, el agua para beber también se contaminará", añadió.

Por otra parte, Emily Chan, experta en tratamiento de emergencias y profesora asistente de salud pública de la Universidad China, dijo que la exposición a la radiación también está relacionada con abortos espontáneos e infertilidad tanto en hombres como en mujeres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el martes que Japón está tomando las medidas correctas para proteger a su población de la radiactividad, incluidas las evacuaciones y la acumulación de reservas de yoduro de potasio, un antídoto contra la radiación.

NIÑOS EN RIESGO

La radiación es peligrosa porque puede provocar cambios o mutaciones en el ADN, lo que luego avanzaría hasta generar cáncer.

El cuerpo humano puede reparar los cambios o daños en el ADN, pero una persona sólo está segura si el proceso de reparación se produce más rápido que el tiempo que le lleva multiplicarse al material mutado o dañado de ADN.

La mayoría de los expertos coinciden en que los niños en crecimiento y los fetos corren el mayor riesgo porque sus células se dividen a un ritmo más veloz que las de los adultos.

Además, los pequeños consumen más leche de vaca que los adultos, lo que incrementa su riesgo, señaló un científico japonés que trató a víctimas de la bomba atómica de Hiroshima.

"Las vacas son como aspiradoras, toman el yodo radiactivo que se encuentra en una zona amplia de pasto y luego esas partículas se concentran rápidamente y pasan a la leche", explicó el especialista, que pidió no ser identificado.


Trabajadores abandonan brevemente planta nuclear Japón

TOKIO  (Reuters) - Trabajadores recibieron el miércoles la orden de retirarse brevemente de una dañada planta nuclear en Japón luego de que repuntaron los niveles de radiación, reportó la agencia de noticias Kyodo, un desarrollo que sugiere que la crisis se está saliendo de control.

Sólo horas más temprano otro incendio se registró en la instalación, que ha enviado bajos niveles de radiación hacia Tokio en las últimas 24 horas, desencadenando tanto el temor en la capital como alarma internacional.

Francia instó a sus ciudadanos a abandonar Japón o a dirigirse hacia el sur del país y pidió a Air France a que provea aviones para evacuarlos. En un comunicado, la embajada francesa en Tokio dijo que dos aviones se dirigen hacia la capital.

Académicos y expertos nucleares dijeron que las soluciones que han sido propuestas para reducir las fugas de radiación en la planta nuclear Daiichi en Fukushima son esfuerzos de último minutos para controlar lo que bien podría ser recordado como uno de los peores desastres industriales del mundo.

"Esta es una pesadilla de lento avance", dijo el doctor Thomas Neff, un investigador afilado del Centro para Estudios Internacionales, que forma parte del Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Trabajadores trataban de construir una vía para que los camiones de bomberos puedan alcanzar el dañado reactor número 4 que ardió en llamas el miércoles.

La cadena pública NHK dijo que las llamas ya no eran visibles en el edificio que alberga al reactor, pero imágenes de televisión mostraban humo o vapor surgiendo desde la instalación cerca de las 0100 GMT.

Funcionarios japoneses dijeron que estaban hablando con el Ejército estadounidense sobre cualquier ayuda posible a la planta, ubicada a 240 kilómetros al norte de Tokio.

«La situación ha superado todo lo imaginable, están desbordados»
Doctor en Ingeniería Eléctrica y Ciencias Informáticas por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), es autor de libros como «El espejismo nuclear» y está considerado el principal ideólogo de la lucha contra la energía nuclear en el Estado español.
Kaos. Ecología | Gara | Hoy 
171948_p008_f01.jpg
 
Marcel Coderch
Autor de «El espejismo nuclear»

Doctor en Ingeniería Eléctrica y Ciencias Informáticas por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), es autor de libros como «El espejismo nuclear» y está considerado el principal ideólogo de la lucha contra la energía nuclear en el Estado español. Actualmente, es miembro del Consejo Asesor de la Generalitat de Catalunya. A su juicio, la situación en Japón está descontrolada.

Joseba VIVANCO | GASTEIZ

Cuando tuvo las primeras noticias de serios problemas en las centrales nucleares japonesas, ¿pensó antes en un nuevo Chernobil o en la repercusión que este hecho iba a tener en la política nuclear internacional?

A decir verdad, no me imaginaba que la situación pudiera llegar a este nivel de gravedad y por eso lo más inmediato fue pensar que podía tener repercusiones en el renacimiento nuclear del que tanto se habla. Pensaba en unas repercusiones más de tipo económico, pero la situación ha superado todo lo imaginable y en estos momentos yo pienso que están absolutamente desbordados y descontrolados. La situación es patética.

Parece muy preocupado...

Sí, sí, yo creo que va a haber unas fugas radiactivas importantes, no sé si del nivel de Chernobil, no sé si se calificará de nivel 7 o de 6, pero por ahí estará. El problema es que no es un sólo reactor, sino que tienen problemas en más reactores, con problemas dispares y con un país, encima, que ahora mismo no tiene los recursos que necesita para atender esta urgencia. Veo la situación muy crítica.

El hecho de que haya sucedido en Japón, paradigma de la apuesta nuclear, ¿tiene también su carga simbólica?

Evidentemente, Japón es una zona muy conflictiva, porque es tremendamente sísmica, tanto que si hay un lugar en el mundo donde no habría que construir centrales, sería Japón. Incluso la propia isla es el resultado de ese choque de placas tectónicas. Pero los japoneses, sabiéndolo, han construido unas centrales y bastante resistentes, por cierto...

Sí, porque un argumento en defensa de las plantas afectadas es que aguantaron bien el potente terremoto...

Es cierto, las construyeron todo lo bien que se puede construir una central nuclear en un sitio donde prevés un terremoto de magnitud casi 9. Por tanto, no podemos achacarlo a un defecto de construcción, sino quizá de previsión, por el tsunami posterior. Pero lo relevante es que lo que no estaba previsto es el tipo de accidente que ha tenido, y eso sí tiene influencia a nivel mundial.

¿A qué falta de previsión se refiere?

Pues a la pérdida de fluido eléctrico de toda la central. Un blackout, en la jerga nuclear, donde ha perdido todo el fluido propio, pero es que, además, no le han arrancado los reactores de emergencia y, además, las líneas eléctricas de otras centrales se las ha llevado el maremoto. Por tanto, ha quedado aislada y se ha iniciado toda una secuencia de acontecimientos inevitables, porque al no poder refrigerar el núcleo, han intentando todo, como inyectarle agua marina -lo que inutiliza ya de por vida estas centrales- y han tenido que ventear a la atmósfera la radiactividad generada. De momento, han estallado los exteriores, pero también hay que decir claramente que no es cierto que estos edificios tengan un edificio de contención como los más modernos, un muro de un metro de hormigón alrededor como aquí lo tienen Ascó o Vandellós, porque son de una generación anterior, del tiempo de Garoña. Y tampoco tienen un espacio donde evacuar toda la radiactividad que puede producirse y por eso la sacan al exterior; las piscinas con los desechos irradiados han quedado al aire libre; han perdido refrigeración... Es que es un cúmulo de circunstancias muy difíciles de superar.

Esa concatenación de fallos en el suministro eléctrico, ¿revela que estamos ante una tecnología imposible de garantizar su seguridad?

El problema es que estamos ante una tecnología muy sofisticada y todo aquello que es muy sofisticado, también es a la vez muy frágil. Quieren que todo funcione muy bien, pero cualquier problema desencadena una secuencia de acontecimientos de una gravedad extrema. Desde el punto de vista de la teoría de la probabilidad, esos acontecimientos se van multiplicando y como son probabilidades pequeñitas, pues se ven como casi imposibles; pero cuando los acontecimientos son consecuencia el uno del otro, no hay que multiplicarlos sino sumarlos. Y, al final, aquello que sobre el papel es un imposible, acaba siendo pues muy posible... y ha ocurrido.

Lo sucedido en Fukushima ha servido para hacer un paralelismo con Garoña, tanto en defensa de la planta burgalesa y en contra de ella. ¿Es válido?

Le diré que si Garoña pierde el fluido eléctrico del País Vasco, empieza exactamente la misma secuencia que en Fukushima. No necesita haber un terremoto y menos un maremoto, pero puede perder el fluido por otras circunstancias. Y eso sin contar con que los planes de evacuación de Japón no tienen nada que ver. Allí han evacuado 20 kilómetros a la redonda, ¿están preparados aquí para hacer algo similar? Aquí están mirando a ver si los altavoces de alerta en los pueblos funcionan, pero a partir de eso habrá que saber a dónde llevar a toda esa gente...

Es cierto que la UE ha mostrado su preocupación por un hipotético corte del suministro eléctrico en el continente, lo que pondría en serio riesgo todo el plantel de centrales nucleares...

Lo que llaman ellos el stress test. Oiga, si una central pierde todo su fluido eléctrico, ¿es segura? Vamos a suponer que lo pierde todo y tiene que autoabastecerse, ¿están preparadas? La respuesta es que no. Por eso tienen generadores de diésel auxiliares, pero ¿y si no funcionan?, o ¿cuánto duran? Pues algo habrá que hacer, pero ese hacer supone, evidentemente, más costes y entonces entramos en la discusión de si la energía nuclear es tan barata como dicen, si los riesgos son asumibles o no... Otro debate, económico, pero que hay que hacerlo. Porque lo que no puede ser es que esto que ha ocurrido en Japón pueda volver a ocurrir y eso significa un coste, un coste que va en contra de las nucleares...

Ocurrió tras el accidente en Harrisburg, sucedió tras el de Chernobil, y todo apunta a que ocurrirá después de éste. Nuevo golpe a la apuesta de la nuclear como alternativa energética....

La industria nuclear es muy cíclica y cada vez que pasa un accidente de este tipo se pasa veinticinco años lamiéndose las heridas. Después, cuando hay una generación que ya no ha vivido esta ansiedad, pues vuelven a salir diciendo que somos muy seguros, que llevamos un montón de años sin ningún accidente y, de nuevo, patapán, otro accidente. Pues a volver empezar. Pero yo le auguró un futuro francamente difícil, porque se va a volver a poner encima de la mesa que si no son seguras en Japón, difícilmente van a ser seguras en otro sitio y eso va a pesar mucho sobre la opinión pública y también desde el punto de vista económico. No olvidemos que esos cuatro reactores están ya inutilizados y hacer cuatro nuevos valen 20.000 millones de euros. El mundo financiero verá aquí un riesgo muy alto.

Se atreve usted a vaticinar malos tiempos para la energía nuclear, ¿se atreve a visionar qué puede ocurrir con el elevado riesgo actual de las centrales japonesas dañadas?

Pues todo apunta a que la secuencia de acontecimientos es la peor que podía ocurrir, que a alguno de estos reactores se le funda el núcleo y tengamos un escape radiactivo muy importante hacia la atmósfera o hacia el suelo. No habrá sido lo mismo que en Chernobil, pero sí en sus consecuencias. Si esa radiactividad se escapa toda al medio ambiente, las consecuencias serán las mismas.

En Europa podemos estar inquietos ante esos acontecimientos, pero también hay que ponerse en clave de la angustia del pueblo japonés e, incluso, asiático...

Japón es un país densamente poblado y no es lo mismo que esto ocurra en la estepa ucraniana que aquí. No olvidemos que hay una capital Tokyo, a 250 kilómetros del desastre, con 20 millones de personas. ¿Cómo evacúas tú una ciudad de 20 millones de personas? A Europa una hipotética nube radiactiva nos puede llevar en unas condiciones muy atenuadas, pero pensemos en Japón, en China, en Corea, donde los efectos podrían ser tremendos. 

Venezuela congela temporalmente su programa nuclear
Así lo anunció el presidente Chávez. La decisión obedece a los últimos hechos registrados en Japón, donde tras un terremoto y posterior tsunami, han sido afectados gravemente los reactores nucleares.
Kaos. Venezuela | Correo del Orinoco | Hoy
171933_Programa_Nuclear_Venezola.jpg

 

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela,  Hugo Chávez, anunció este martes que ordenó congelar el programa nuclear pacíficovenezolano,  ante la crisis nuclear que atraviesa Japón tras el terremoto y posterior tsunami que enfrentó la nación nipona la pasada semana.

Chávez explicó que  lo sucedido en Japón, “altera y va alterar de manera muy fuerte los planes de desarrollo de energía nuclear en todo el mundo”.

Asimismo,  lamentó los efectos devastadores del fenómeno natural  al que califico como“catástrofe”  y reiteró sus condolencias al pueblo japonés por lo sucedido.

El anuncio lo realizó durante el acto de firma de convenios de cooperación  entre la empresa Citic, el Banco Industrial y Comercial de China y el Gobierno Bolivariano, efectuado en el Palacio de Miraflores, Caracas.

“Le pedimos a Dios que el impacto  sea lo menos grave posible y tenga menos impacto en Japón y otros países vecinos”, exclamó el Mandatario

Durante una gira realizada en 2009 por países de Asia, África y Europa, el Dignatario  declaró estar opuesto  a un programa nuclear con fines militares, considerando que el uso de la bomba atómica sería una catástrofe, y propuso, en ese sentido, ir hacia un desarme generalizado.

Preocupación en América por plantas nucleares

Huraños

15.03.2011

La preocupación que desató el desastre en la central nuclear de Fukushima despertó una serie de debates en América, donde algunos países cuentan con plantas atómicas y otros planean tenerlas.

Con toda la atención y la preocupación mundial en la situación de las centrales nucleares japonesas dañadas por el terremoto de 9 grados de la escala abierta de Richter, los Gobiernos de Estados Unidos y Canadá salieron a defender la seguridad de las instalaciones del mismo tipo que funcionan en sus países.

Mientras, el expresidente cubano Fidel Castro acusó al capitalismo de llevar al mundo a un "callejón sin salida" en un artículo dedicado tanto a los desastres causados por el terremoto y el tsunami en Japón, como por el encarecimiento de los alimentos que sume a millones de personas en la pobreza.

Los Gobiernos de México, país con una central, y Brasil y Argentina, con dos operativas, una más en construcción y planes para otras nuevas, no hicieron comentarios al respecto.

"Nada es completamente seguro y nada es completamente peligroso" en lo que se refiere a fuentes de energía, dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien recordó el derrame de petróleo ocurrido en el golfo de México el año pasado, el peor desastre ecológico en la historia de su país.

Obama aseguró que las centrales nucleares estadounidenses están supervisadas muy estrechamente y fueron diseñadas para resistir todo tipo de desastres naturales, incluidos los terremotos.

El mismo mensaje transmitió la Comisión Canadiense de Seguridad Nuclear y antes el secretario general de Energía de EE.UU., Steven Chu, que habló en el Congreso acerca de si un accidente como el ocurrido en Japón podría registrarse en territorio estadounidense.

La Comisión de Regulación Nuclear de EE.UU. tiene bajo revisión 18 solicitudes para construir nuevos reactores nucleares.

En Chile, que sufrió un devastador terremoto en febrero de 2010 y es uno de los países del mundo donde hay más actividad sísmica, el Gobierno negó tener un plan "en curso" para instalar plantas generadoras nucleares en el país.

"No existe, en el mediano plazo, la intención de instalar centrales de ese tipo", aseguró el ministro de Energía y Minería, Laurence Golborne, a Radio Cooperativa.

Golborne matizó, sin embargo, que el país, que no posee yacimientos de gas y petróleo, debe analizar "todas las opciones" para conformar una matriz energética sustentable en el largo plazo.

En ese contexto, dijo que el tema de la energía nuclear "tiene que ser discutido por la ciudadanía, un acuerdo en materia de energía nuclear requiere un consenso amplio, si este consenso se lograse, es algo en que se puede avanzar", concluyó.

En Argentina este año se prevé inaugurar una tercera central nuclear, denominada Atucha II y situada a unos cien kilómetros de Buenos Aires junto a Atucha I, que data de 1974 y fue la primera de América Latina.

La segunda central argentina es la de Embalse, inaugurada en 1984 y situada en la provincia de Córdoba a 700 kilómetros de la capital.

Tanto las dos centrales en funcionamiento como la que se inaugurará este año funcionan con uranio natural enriquecido, tecnología muy diferente a las utilizadas por EE.UU. y Japón.

Desde el año pasado hay rondas de consultas con proveedores de varios países para construir una cuarta central nuclear.

También Brasil espera agregar una central más a las dos que tiene, ambas de tecnología alemana y situadas en Angra dos Reis, en el litoral sur del estado de Río de Janeiro.

Angra I, con capacidad de 657 megavatios, entró en operación plena en 1982 y Angra II, con una potencia de 1.350 megavatios, en 2001.

Una tercera planta, la Angra III, está en construcción y se espera que empiece a funcionar en el 2015 con una capacidad de generación de 1.300 megavatios, y el Gobierno tiene planes para construir otras cuatro centrales nucleares en diferentes lugares del país hasta el 2030.

El presidente del Senado brasileño, el expresidente José Sarney, aliado del Gobierno, subrayó ayer que después de lo ocurrido en Japón es necesario "parar un poco para pensar, porque "aunque Brasil es un país en donde es baja la posibilidad de terremotos y tsunamis, la naturaleza tiene su propia voluntad". .

Según Sarney, pese a que el nivel de seguridad de las plantas nucleares brasileñas es considerado satisfactorio, es necesario que los científicos analicen nuevamente las posibles fallas y los puntos vulnerables.

La central Laguna Verde, en el estado de Veracruz, ribereño del Golfo de México, es la única de energía nuclear con fines de generación eléctrica que existe en territorio mexicano.

Cuenta con dos reactores de uranio independientes, el primero de los cuales inició operaciones en 1990, y el segundo en 1995, con capacidad para generar 1.365 megavatios.

El gobierno ha expresado su disposición de ampliar Laguna Verde con un segundo reactor.

El resto de América Latina no tiene planes concretos para desarrollar la energía nuclear para producir electricidad, aunque hay países, como Chile y Perú, con pequeños reactores para investigación.

En Uruguay se creó en 2009 una comisión formada por representantes de varios sectores para comenzar a analizar la conveniencia o no del uso de tecnología nuclear.

En Perú, país con yacimientos de uranio, el último plan de política eléctrica 2010-2040 incluye por primera vez la posibilidad de desarrollo de centrales nucleares y este mismo mes el Instituto de Investigación para la Energía y el Desarrollo (Iedes) propuso construir una central nuclear conjuntamente con Brasil.

(Fuente: EFE)

Montevideo Portal

Sunday 13 march 2011 7 13 /03 /Mar /2011
De Blog El Polvorin

El reactor de Fukushima es parecido al de la central nuclear de Garoña en Burgos, es una prueba más que la energía nuclear suma más desventajas que ventajas, además de la gestión no resuelta de los residuos radioactivos y de la proliferación nuclear, los accidentes radioactivos son un riesgo inaceptable para la salud de la población.

Diez razones para ser antinuclear.

1.- La energía Nuclear es muy peligrosa. La tragedia de Chernobil, dejo bien a las claras las posibilidades destructivas que puede acarrear esta fuente de energía. 

2.- La nuclear es la energía mas sucia. Los residuos producidos por la energía nuclear duran miles de años y su gestión, tratamiento y desaparición aun están sin solución. 

3.- La energia nuclear es la que crea menos puestos de trabajo. Los puesto de trabajo por unidades energéticas, están por debajo de las creadas por las energías renovables, según el informe 2008 de Comisiones Obreras. 

4.- La nuclear es una energía muy cara. Las ayudas gubernamentales (que pagamos todos...) que necesita para llevar a cabo su mantenimiento son desorbitadas,por poner una cifra sobre el coste de los residuos radioactivos según La Empresa de Residuos Radioactivos (ENRESA) son superiores a los 13.000 millones de Euros hasta el 2070. 

5.- La energía nuclear no es necesaria. Siempre que haya voluntad política, como sucede en Alemania o Suecia, es posible ir reduciendo su implantación, y cumplir la reducción de emisiones de CO2 como dice el Protocolo de Kyoto. 

6.- La energía nuclear no es la solución al cambio climático. Al estar fuera de los mecanismos financieros, del Protocolo de Kyoto, no puede ser económicamente viable , menos como agente de la reducción de emisiones de CO2 y su eficiencia como reductor del Cambio climático queda en entredicho.  

7.- La energía nuclear no crea independencia energética. Ante la carencia de uranio, España debe de importar el 100%lo con lo que la dependencia de otros países persiste, como los fósiles. 

8.- La energía nuclear también es finita. La reservas del Uranio -235- (el que usan los reactores atómicos) se calcula que duraran unas décadas solamente. 

9.- La energía nuclear tiene un rechazo social elevado. En las encuestas realizadas en España, la mayoría de la ciudadanía rechaza la energía nuclear.

10.- La energía nuclear no es compatible con las energías sostenibles. No reúne ninguno de los requisitos de sostenibilidad: No es eficiente desde el punto de vista económico, no tiene una viabilidad social, y no es bueno para el medioambiente.  

 

Catástrofe en el Pacífico

Zapatero anuncia que el Gobierno revisará la seguridad de las nucleares españolas

El presidente dice que hay una "preocupación seria con lo que está ocurriendo en Japón".- Sebastián asegura que España "tiene un gran historial de solvencia".- Llamazares avisa al Ejecutivo: "Les va a pasar como con la crisis"

FERNANDO GAREA - El Pais - Madrid - 16/03/2011

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos sobre la seguridad de las centrales nucleares españolas y ha comparecido de forma inusual ante los periodistas en el Congreso de los Diputados. El presidente ha asegurado que no existe un riesgo de accidente similar a la de Japón pero, no obstante, ha ordenado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la revisión de todas las instalaciones de este tipo en España. "Todos sabemos cuáles son las condiciones geográficas de nuestro país", ha dicho el jefe del Ejecutivo, "hay motivos para mantener la tranquilidad sobre la seguridad de nuestras centrales".

El análisis empezará por la de Cofrentes, cuya actividad fue prorrogada diez años justo la víspera del terremoto y tsunami de Japón. "Se trata de asegurarnos más" de que las centrales son seguras, ha explicado el presidente.

Zapatero ha recordado que ayer la UE pidió a los países miembro reforzar la información sobre las centrales "con informes más exigentes que se han venido realizando hasta ahora". En relación a las declaraciones del comisario de Energía, el alemán Günther Öttinger, que ayer habló de "apocalipsis" en relación a los sucesos de Japón, Zapatero ha pedido "contención".

Según el presidente, el análisis que realizará el CSN evaluará los riesgos sísmicos y de catástrofes. "Japón es una experiencia para extraer conclusiones y medidas científicamente avaladas", ha asegurado el presidente, para añadir que la "preocupación con lo que está ocurriendo es seria". Zapatero, sin embargo, ha asegurado que lo más importante es la situación de los japoneses: "Es la gran prioridad".

No obstante, el presidente ha pedido que no se utilice estos hechos para debatir sobre el futuro de la energía nuclear. "Los expertos dicen que es fundamental tener un relato" de lo ocurrido en Japón, "saber porqué no ha habido capacidad para que los sistemas alternativos de refrigeración no hayan funcionado", ha recalcado.

Por último, Zapatero ha asegurado que el Gobierno "facilitará" la salida de Japón a todos los españoles que lo deseen, aunque ha negado que el Ejecutivo pueda decir "que es imprescindible salir de allí" si hace caso a la información dada por las autoridades japonesas.

"Les va a pasar como con la crisis"

Antes, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, en respuesta al diputado Gaspar Llamazares (IU), aseguraba en el Pleno del Congreso que las centrales españolas "son seguras" y que estas "medidas adicionales" se adoptan "para incrementar las condiciones de seguridad".

Sebastián aprovechaba la pregunta de Llamazares para anunciar la revisión de "todos los sistemas de seguridad de las centrales" nucleares españolas, así como el desarrollo de "un estudio sísmico complementario" y otro "sobre el peligro de inundación", con especial atención en la central de Cofrentes, que ha recibido recientemente permiso para prolongar diez años más su vida.

El titular de Industria ha insistido en que "no es el momento" de abrir un debate sobre la energía nuclear.

El diputado de IU, por su parte, ha avisado al Ejecutivo de que "le puede suceder como con la crisis" económica: "Cuando quiera reaccionar, será tarde". En opinión de Llamazares, al Gobierno español le ha adelantado la UE, "que va a poner en marcha unos stress test de las centrales", e incluso la canciller alemana, Angela Merkel, que ayer mismo anunció su intención de paralizar las centrales más antiguas hasta que revisen su estado.

El ministro de Industria, por su parte, ha defendido que España "tiene un gran historial de solvencia" y que para el Ejecutivo la seguridad nuclear "es una prioridad" con independencia de las consecuencias de la catástrofe de Japón.

Sebastián ha insistido en que "no es el momento" de abrir este debate, una idea que ha repetido el Gobierno en diversas ocasiones y que ha lamentado Llamazares en su réplica. "¿Quién es el Gobierno para decidir qué debatimos o no?", ha preguntado. El diputado de IU ha acusado al Ejecutivo y al CSN de lanzar "propaganda pronuclear" con argumentos "que han quedado destrozados en horas".

El renacer nuclear se apaga

Los Gobiernos revalúan su postura energética cuando ya habían asumido tesis a favor de lo atómico - Los reactores, seguros pero no invulnerables. ¿Y prescindibles?

FERRAN BALSELLS 16/03/2011 El Pais - Madrid

Siempre existió el riesgo nuclear: los reactores deben considerarse razonablemente seguros, ganan en seguridad a cada accidente que obliga a revaluar diseños y protocolos, se construyen y reforman para soportar cualquier contratiempo previsto pero nunca serán invulnerables. Y si el núcleo se calienta de forma descontrolada, la probabilidad de un accidente radiactivo suele ser elevada. Aunque para llegar a este extremo se requiera uno de los terremotos más poderosos que ha sacudido el planeta -el quinto más grave del que tienen constancia los sismólogos- seguido de un tsunami. O una secuencia de averías abonada por la cascada de errores mediante la que ingenieros de Three Mile Island causaron en 1979 una fusión parcial del núcleo en la planta estadounidense. Cúmulos inusuales de accidentes que solo cuajan cada 20 años, según la estadística de un sector que apenas supera el medio siglo de vida. Un riesgo mínimo que países, Gobiernos y ciudadanos parecían considerar asumido. ¿Hasta ahora?

El 59% de europeos confiaba en 2009 en la seguridad de las centrales

"La industria ganará sensación de vulnerabilidad", advierte un experto

Algunos científicos dudan de que esta energía sea de las más económicas

Prescindir de estas centrales requiere planes a largo plazo aún inexistentes

Los expertos están divididos sobre si el uranio escaseará en algún momento

La apuesta por las energías clásicas frena la búsqueda de otras fuentes

El desastre en los reactores de Fukushima parece crucial para el futuro del sector, que presagiaba momentos dulces para lo atómico: un filón energético que proporciona importantes recursos para cuadrar la política energética de los Gobiernos; lucrativos negocios para las eléctricas y los países que controlan la tecnología nuclear; y teóricos beneficios para los ciudadanos con un estilo de vida sujeto a altos consumos de energía que, sin la obtenida de las nucleares, sería difícilmente sostenible. Ante este panorama lo nuclear deviene como un sector imprescindible que gana posiciones incluso en entornos antaño reticentes a perseverar en esta fuente energética.

El calendario de cierre de los reactores prometido por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero mutó hasta que, el mes pasado, el Gobierno español abrió la puerta a alargar la vida de las nucleares más allá de los 40 años para los que fueron diseñados. La canciller alemana, Angela Merkel, reformó el año pasado una ley para aplazar unos 12 años el cierre de varios reactores. 2011 debía iniciarse con buenos augurios para el lobby nuclear: el 59% de los ciudadanos de la UE opina que las plantas atómicas pueden funcionar de forma segura, según el Eurobarómetro que ayer publicó la Comisión Europea, con datos recogidos en otoño de 2009. La encuesta se efectuó cuando el tsunami todavía no había arramblado con la planta de Fukushima. Más que buenas noticias, el sector anotó el porcentaje como el dato a partir del cual medir las consecuencias de este golpe en la opinión pública.

"La industria nuclear quedará afectada por el accidente porque rompe la sensación de invulnerabilidad", señala el catedrático de Sociología de la Universidad de Santiago de Compostela Benjamín González, que lleva 15 años estudiando la evolución de la opinión pública sobre el riesgo nuclear. Para llegar a esta situación crítica ha hecho falta una catástrofe severa pero cabe considerar otras posibilidades, como hipotéticas amenazas terroristas, advierten los expertos. "Probablemente algunos Gobiernos sigan esta tendencia buscando desarrollar otras fuentes de energía", concluye González.

El impacto de ver explotar sucesivamente un complejo atómico ha provocado que Alemania descarte ya la prórroga de los reactores que el Gobierno de Angela Merkel defendió hasta la semana pasada. "[Fukushima] supone un punto de inflexión para el mundo", justificó este lunes la canciller. La misma corriente arrastra al grueso de Gobiernos del planeta: Suiza suspendió la construcción de tres reactores, la UE realizará pruebas para evaluar la seguridad de los reactores mientras EE UU estudia medidas similares. Las dudas se extienden ya sobre prácticamente la totalidad del parque nuclear mundial. ¿Un complejo atómico en llamas puede amenazar toda una industria que acariciaba el llamado renacer nuclear?

Depende. Ese renacer nuclear se basa en los 65 reactores en construcción que hay en el mundo; unos 50 se alojan en China y otros países en vías de desarrollo pero en el mundo occidental ha habido muchas más palabras que ladrillos. La mayoría de países plantea la prolongación de la vida de las centrales -Estados Unidos ha dado permiso a unas 40 plantas para operar hasta que cumplan 60 años-. Pero los planes para sustituir estas centrales por otras no se han concretado por varios factores, entre ellos el elevado coste de construcción de los reactores y las dudas sobre su viabilidad en el futuro. Construir un reactor nuclear cuesta entre 3.500 y 5.000 millones de euros, según datos de la patronal del sector. Representa cerca del 0,5% del PIB que registró España en 2010 y una cantidad similar a las subvenciones que este país concedió a las fuentes de energía renovables en todo el año. Los ingenieros suelen decir que este coste es asumible, pero algunos científicos cuestionan que las nucleares sean realmente más rentables que otras fuentes energéticas. "A la construcción debe añadirse la factura de los gastos en seguridad y mantenimiento", advierte Antonio Turiel, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), experto en energía. También debería sumarse el coste de gestionar durante varios siglos los residuos radiactivos que generan las plantas, problema para el que muchos países -entre ellos España- aún carecen de solución. El espectro de opiniones es amplio y revela que investigadores e ingenieros tampoco son inmunes a la subjetividad. "Las nucleares siguen siendo más baratas a largo plazo porque ofrecen un rendimiento anual casi ocho veces mayor que las renovables", subraya José María García Casasnovas, ingeniero industrial, miembro del Comité de Energía del Colegio de Ingenieros de Cataluña. "Preferimos no calibrar el coste de cada energía porque hay muchas maneras de contabilizarlo y cada cual puede obtener los resultados que más le plazcan", zanja Turiel. Por ello, sin la catástrofe actual, "el despegue de la industria tampoco estaba garantizado", señala. Aun así el sector atómico debe encajar además la crisis japonesa.

"En cualquier caso no es viable prescindir de la energía nuclear", señala el Foro Nuclear Español. Cierto: el mundo sufre de dependencia atómica. Los países que se abastecen de energía nuclear no pueden prescindir de los reactores precisamente porque han diseñado su aprovisionamiento energético contando con esta fuente. Proporciona el 20% del consumo energético de EE UU, porcentaje similar entre los países industrializados como España, Alemania, Reino Unido y Japón, que se dispara al 46% en el caso de Suecia y hasta el 78% en Francia. Desmantelar los reactores requeriría un replanteamiento global que afectaría el hábito de vida en todo el mundo. "A corto plazo, es inviable un mundo sin nucleares o una España sin energía atómica. No hay alternativa", señala Casasnovas. "Pero sí sería factible una planificación energética a más largo plazo que prescinda de esta fuente energética", asume. El problema sería el coste y el tiempo: "No se podría hacer en menos de 20 años y tampoco se ha planteado ningún estudio porque ahora mismo no existe tecnología para ello", lamenta.

Quedan alternativas a la energía nuclear y al petróleo, aunque la más razonable está descartada, pronostican los expertos. "Sería necesario disminuir el consumo energético mundial un 90%", calcula Turiel. Ello obligaría al mundo a cambiar sustancialmente el actual modo de vida, ocasionaría pérdidas billonarias a eléctricas, compañías del sector y otros tantos Gobiernos con intereses en la industria nuclear y energética como Francia y EE UU. "A la larga, será inevitable, queramos o no", avisa el investigador antes de recordar que las nucleares pueden sufrir problemas para abastecerse de uranio, el combustible que permite la fisión nuclear.

Se trata de otro aspecto en el que apenas hay consenso: los últimos estudios consideran que la carestía de uranio comenzará en 2040; el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) calcula que las reservas conocidas alcanzarán al menos para otros 80 años, mientras que Francisco Tarín, representante de España en la Agencia de Energía Nuclear europea, defiende públicamente que hablar de problemas de suministro nuclear es una posibilidad "falaz". Para ello esgrime el desarrollo de tecnologías para reutilizar uranio que por ahora no han logrado cumplir los requisitos de seguridad que se exigen a un reactor. Y que la demanda de este material incentivará a las empresas a buscarlo en otras zonas, lo que encarecería aún más la energía nuclear. "Hasta el punto de que costaría más extraer uranio que los beneficios de una nuclear. Dudo de que haya reactores para más de dos o tres décadas", advierte Turiel.

Las perspectivas coinciden en que las nucleares ya construidas, -las españolas alcanzarán antes de 2030 los 40 años para los que fueron diseñadas- tienen garantizado el uranio. Pero el asunto compromete la construcción de nuevas centrales. "La solución consiste en invertir en investigación e innovación de nuevas fuentes energéticas", dice Casasnovas. "Esta debería ser la principal preocupación, porque nadie puede garantizar que en 50 años haya recursos para mantener el actual consumo energético actual", avisa.

Lo viejo no termina de morir y lo nuevo, no acaba de nacer. "El desarrollo de otras fuentes está ahogado por la apuesta por el petróleo y la nuclear", señala el ingeniero. Tampoco resulta claro si el futuro estará en las renovables: en España pueden llegar a proporcionar más del 30% de la energía pero, por ahora, no disponen de potencial para alumbrar todo el país. "Lo siento, yo también tengo hijos", avisa Turiel. "Pero el futuro, con o sin nucleares, pinta complicado".

La crisis japonesa ya lastra al sector

- Tepco, la empresa que opera el complejo japonés de Fukushima, ha pospuesto la construcción de cuatro reactores nucleares en el país para incorporar "mejoras necesarias en seguridad".

- El Ministerio japonés de Industria ha retrasado al menos por un año la construcción de otro reactor.

- Alemania anuncia el cierre temporal de las siete plantas que empezaron a operar en el país antes de 1980, aunque no rechaza recuperar su actividad.

- El Gobierno suizo ha suspendido la licencia para la construcción de tres centrales y rechaza planificar cualquier otro reactor hasta que revise la seguridad y el diseño de los reactores.

- El Gobierno tailandés revisará el plan para construir cinco plantas atómicas que debían estar operativas en 2020.

- Malasia, que en 2010 anunció la construcción de dos centrales nucleares, investigará ahora si el país reúne las condiciones sísmicas adecuadas para albergar este tipo de instalaciones.

China suspende temporalmente la construcción de nuevas centrales nucleares

El Gobierno de Pekín, que lidera los proyectos de nuevas plantas en el mundo, da un frenazo a sus ambiciones nucleares tras el desastre de Fukushima

REUTERS | Pekín 16/03/2011

El desastre nuclear en Japón está obligando a muchos países a replantear su política nuclear. Después de que Alemania anunciara el cierre temporal de siete plantas y una moratoria de tres meses sobre la vida útil de los reactores, China ha decretado hoy la suspensión de la construcción de nuevas plantas nucleares y la revisión de la seguridad en las centrales que mantiene en funcionamiento.

Pekín está a la vanguardia del mundo en su apuesta por la energía nuclear y este anuncio supone un frenazo a sus ambiciones atómicas. Tras una reunión presidida por el primer ministro Wen Jiabao, el Consejo de Estado (Ejecutivo chino) ha decretado nuevos y mayores controles de seguridad en las plantas existentes. Al mismo tiempo, ha intentado tranquilizar al pueblo chino al descartar cualquier riesgo de contaminación por la fuga radiactiva en Fukushima. "No va a afectar a la salud de nuestra población", ha asegurado.

"Suspenderemos temporalmente los proyectos de nuevas plantas nucleares, incluidas aquellas en fases preliminaries de desarrollo", reza el comunicado divulgado tras la reunión. "Debemos de ser conscientes de la importancia de la seguridad, y de que en el desarrollo de la energía nuclear la seguridad debe ser la principal prioridad". El Consejo de Estado también ha reclamado el uso de los "más avanzados estándares de seguridad" a la hora de proceder a la evaluación de la seguridad de las plantas nucleares en construcción.

China ha hecho una apuesta firme en la última década por la energía nuclear para reducir su dependencia del carbón. Actualmente cuenta con trece centrales nucleares activas en cuatro complejos distintos y está construyendo 28 nuevos reactores, que representan el 40% del total en construcción en todo el mundo.

Catástrofe en el Pacífico

Merkel aplaza la ampliación de la vida útil de las centrales alemanas

Austria pide pruebas de resistencia sobre la seguridad de las plantas atómicas

J. GÓMEZ / R. M. DE RITUERTO - Berlín / Bruselas - El Pais -15/03/2011

Pronto habrá tres centrales nucleares menos en Alemania. La canciller Angela Merkel anunció ayer que aplazaba por tres meses la prolongación de la vida útil de las 17 centrales atómicas del país. Esto acarreará la desconexión de las vetustas Neckarwestheim y Biblis A, que no sobrevivirán en funcionamiento a la moratoria anunciada, por haber cumplido ya su vida útil. También saldrá de la red una tercera central, Isar I. La moratoria suspende temporalmente la reforma legal de 2010 con la que el actual Gobierno de centro-derecha aplazó, durante 12 años como media, el "apagón" de las centrales nucleares. En 2002, socialdemócratas y Verdes habían decidido desconectar todos los reactores atómicos alemanes el año 2021.

Berlín dicta una moratoria nuclear de tres meses y cierra tres reactores

Suiza paraliza la construcción de tres nuevas centrales atómicas

Con la decisión de ayer, Merkel ha dado un giro radical a la política pronuclear de su segunda legislatura, la primera en coalición con los liberales. La canciller ha cambiado de opinión en apenas dos días. El sábado aún defendía la "seguridad" de las centrales nucleares alemanas. En un esfuerzo por controlar los efectos domésticos de la grave crisis nuclear japonesa, Merkel y su vicecanciller, el líder liberal Guido Westerwelle, aseguraban el sábado que Fukushima supone un "punto de inflexión" para el mundo. No obstante, Merkel se cuidó entonces de aclarar las consecuencias prácticas de esa reflexión. Únicamente anunció que se comprobará de nuevo la seguridad de las 17 centrales atómicas alemanas. Que, sin embargo, calificó de "seguras".

La presión de la calle y de la opinión pública pesan más que nunca cuando se acercan unas elecciones importantes. Las del próximo día 27 en Baden-Württemberg lo son: la Unión Demócrata Cristiana (CDU) gobierna el próspero land desde 1953. Es uno de sus principales bastiones. Tras las derrotas en las regionales de Renania del Norte-Westfalia, el pasado mayo, y el varapalo de Hamburgo en febrero, un revés en Stuttgart podría salirle muy caro a Merkel. Las encuestas previas al desastre japonés daban un empate entre la coalición que preside Stefan Mappus (CDU), que es análoga a la de Merkel con los liberales, y el tándem formado por socialdemócratas y verdes.

Mappus fue un significado defensor de la prolongación de la vida útil de las nucleares. El desastre de Fukushima ha despertado en Alemania el recuerdo latente de la nube radiactiva de Chernóbil en 1986. Unos 60.000 manifestantes salieron el sábado a la calle, precisamente junto a la vieja central de Neckarwestheim en Baden-Württemberg, para protestar contra el uso de la energía nuclear.

De pronto, los democristianos se han convertido en escépticos de la energía atómica. Así, el ministro de Medio Ambiente de Baviera, el socialcristiano Markus Söder, anunció ayer que desconectará la controvertida central Isar I. La oposición, que se oponía en bloque al aplazamiento del apagón nuclear, calificó esta decisión de "truco".

Por su parte, responsables de Energía de los Veintisiete pondrán hoy en común las informaciones e impresiones que tienen de lo ocurrido en Japón, y discutirán sobre cómo reforzar las medidas de seguridad para evitar, hasta donde sea humanamente posible, la repetición del siniestro en Europa. La primera de las lecciones aprendidas podría ser la conveniencia de realizar pruebas de resistencia sobre la seguridad en las centrales, como reclama Austria, un país que ha prohibido constitucionalmente la energía nuclear, ante la perspectiva de que, con 143 plantas en Europa, según la comisaria de Cambio Climático, Connie Hedegaard, "la energía nuclear estará presente durante bastante tiempo".

La reunión fue convocada durante el fin de semana por el comisario de Energía, el alemán Günther Oettinger, para, además, tomar medidas en la UE en caso de necesidad. Es una reunión informal, así lo que se debata y decida solo será una orientación para el futuro. Son esperados también en Bruselas constructores y operadores de plantas nucleares. La representación pública española quedará cubierta por enviados del Consejo de Seguridad Nuclear y del Ministerio de Industria.

Cabe esperar que a la luz de la decisión de Angela Merkel de darse tres meses para repensar si mantener o no el acuerdo de prolongar la vida de las centrales nucleares alemanas, otros países se planteen el mismo dilema. Fuentes comunitarias señalan que en Europa las centrales tienen una vida regular prevista de entre 30 y 40 años, aunque, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, se baraja ampliarla hasta los 60 años. En EE UU se empiezan a realizar estudios pensando ya en los 70 años de vida útil.

Suiza también anunció ayer la suspensión de licencias para la puesta en marcha de tres centrales nucleares que deben entrar en funcionamiento a mediados de 2012, informa Reuters. Las autoridades de Berna quieren revisar las normas de seguridad a raíz de la situación creada en Japón tras el terremoto.

En Sudamérica, Chile vuelve a ser escenario de un duro enfrentamiento sobre la posibilidad de desarrollar fuentes de energía nuclear, algo que está en estudio desde hace años, pero en lo que se habían empezado a hacer avances reales en los últimos tiempos. El propio ministro de Minería y Energía, Laurence Golborne, que en las primeras horas tras el terremoto y el tsunami en Japón difundió twiters defendiendo las centrales nucleares, terminó ayer reconociendo que "lo ocurrido va a afectar evidentemente la discusión a futuro", informa Soledad Gallego-Díaz.

Chile es un país sísmico, que supera fuertemente los índices medios de riesgo de sufrir un terremoto de alta intensidad, como el que padeció en febrero del año pasado. Pese a todo el próximo viernes 18 se firmará en Santiago un acuerdo entre los Gobiernos chileno y norteamericano sobre cooperación en energía nuclear, tema que será objeto de análisis también durante la inmediata visita del presidente Barak Obama.

Compartir este post

Comentar este post