Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

"En Colombia existe una política de exterminio de la oposición"

29 Mayo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Piedad Córdoba nació en Medellín, el 25 de enero de 1955, es abogada y desde 1994 es Senadora de la República de Colombia.

Durante muchos años vinculada al trabajo en políticas de paz, en agosto de 2007 Córdoba se involucró, junto con Hugo Chávez, en el acuerdo humanitario entre las FARC-EP y el gobierno del presidente Álvaro Uribe autorizada por éste.

Debido a sus posiciones políticas recibió múltiples críticas, mientras otros sectores respaldaron su gestión por la cual en 2008 fue nominada al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

La senadora, que rara vez concede entrevistas a los medios de comunicación, concedió a TerceraInformación, el pasado día 21 de Mayo, la oportunidad exclusiva de poder conversar con esta gran luchadora. En los casi treinta minutos de entrevista, Piedad dio muestras de su coraje y su ímpetu por demostrar que "en Colombia existe un conflicto armado" para el cual es imprescindible "una salida política negociada".

En un país, "con altos índices de exclusión, miseria y violación de los DDHH, donde la abstención electoral alcanza el 65%, no existen garantías democráticas y se sigue una política de exterminio de la oposición", Piedad es una de las personas más amenazadas de muerte. En la entrevista, entre otras cuestiones, expone su opinión sobre las relaciones entre las FARC y ETA, sobre la posición del PSOE respecto al conflicto colombiano y sobre los intereses del capital financiero europeo y español(Grupos Prisa y Planeta) en Colombia.

Piedad Córdoba "sí tenemos una decisión, que es absolutamente inmodificable, y es que nosotros no vamos a retroceder"

¿Cuál es la situación actual en Colombia?

Bueno, es más difícil todavía por una razón; porque ha habido durante estos últimos ocho años, o diez años, toda una estrategia que ha profundizado el gobierno de Uribe para hacerle creer a la opinión pública que en Colombia no existe conflicto armado, que es una banda simplemente de criminales, que disparan o que vulneran el orden público, pero que ahí no pasa absolutamente nada.

Lo que sí no le explican a la opinión pública es que hay 18 millones de pobres, que hay más o menos 7 millones y medio de colombianos que no comen, o sea, que están en la indigencia. Tenemos el segundo lugar en desplazamiento interno, después de Sudán, 4 millones. Los últimos reflejos de las políticas del Estado y del no reconocimiento del conflicto dejan 5 mil personas asesinadas a sangre fría en los últimos 4 años; jóvenes pobres a los que el Gobierno (miembros de la Fuerza Pública que además han implementado la política de Seguridad Democrática) les brindó ascensos, vacaciones, premios en dinero…

Entonces es una tarea de coger campesinos y gente pobre para llamarlos supuestamente con el argumento de empleo, y luego los asesinaron y los vistieron de uniformes de la guerrilla para cobrar la recompensa. Eso son cosas que parece que no conocieran en ninguna otra parte. Otra cosa muy delicada son las fosas comunes. La próxima semana recibo yo la fosa común más grande que hay en América Latina. Y en Colombia, 2.000 cadáveres en una fosa común en la región de Los Llanos orientales.

Y todo esto es el reflejo de una situación que no se quiere reconocer de muchísima inequidad, de muchísima exclusión, donde la abstención electoral sube al 65%, donde hoy, ya a dos meses largos de las elecciones de Congreso nadie sabe realmente cómo está conformado el Senado porque el fraude fue tan grande que no se ha podido definir. Todo esto aunado a una política de exterminio de la oposición, con una policía secreta, una banda de criminales organizada desde el Estado para asesinar, para desprestigiar, para hacer seguimientos… Nos queda un cuadro de profunda violación de los Derechos Humanos en el país.

¿Qué conocimiento tienen de esto los colombianos y las colombianas?

El conocimiento es muy, diría yo, mediático, y muy controlado, porque los medios de comunicación en Colombia han hecho un excelente trabajo al gobierno. Por ejemplo una de las cadenas de mayor tradición en Colombia ya ahora es del grupo Prisa, el periódico El Tiempo, de la familia del vicepresidente y uno de los candidatos, Santos, ya es del grupo Planeta.

Entonces, éstos ejercen realmente un control muy fuerte sobre la información. Obviamente también dirigida desde el Estado. Y los medios alternativos, a pesar de la intención que tengan tienen muy pocas posibilidades, porque no tenemos canales de televisión, porque no tenemos cadenas de radio.

Y porque yo diría también que hay una tarea estratégica que no hemos hecho, y es enlazar las radios alternativas, al menos de pensamiento crítico, para poder no solamente denunciar y poner en conocimiento, sino ir también enlazando una propuesta para hacerle frente en la búsqueda de una solución al conflicto.

Hablabas del grupo Prisa, del grupo Planeta, todos ellos son españoles. ¿Cuál es el papel que está jugando España, la UE, en el conflicto colombiano?

España nos dio la espalda, eso hay que decirlo claramente. El gobierno español, no digo el pueblo español. Porque las palabras de la Vicepresidenta recientemente dan cuenta, primero que no conoce, que ignora totalmente el conflicto.

Lo que sí tengo claro es que es muy absurdo hablar de relaciones de las FARC y de ETA, porque para nosotros es casi una composición policíaca para poder aplicar unas doctrinas de seguridad espantosas y que le ayuden a los dueños de, o a los dirigentes del poder como a la Vicepresidenta para ir multiplicando mentiras, reproduciendo mentiras.

Ella dice que van a apoyar la guerra contra las FARC. Y la guerra contra las FARC se ha reflejado fundamentalmente en asesinatos a dirigentes populares, en violaciones de los Derechos Humanos, en desaparición de personas, en este momento llega a 250.000, se ha reflejado en desplazamientos…a no ser que la Vicepresidenta esté interesada en traer todo eso para España.

Pero me parece que es una ignorancia total e irrespetuosa del tema, porque eso puede que no lo sepa un ventero de cualquier lugar de aquí de España, pero que la Vicepresidenta del país no sepa qué es lo que realmente pasa en Colombia, y sabiendo que el embajador tiene que saber, nos parece supremamente grave…y esto la hace decir cosas que realmente rallan con la estupidez.

El proceso electoral ahora, ¿cómo se avecina?

El proceso electoral, como se avecina, no avizora nada positivo desde el Estado, desde el próximo Gobierno, porque con algunas derivaciones, si se puede decir así, es casi la misma cosa. Uno no puede decir que Mokus tenga bandas criminales como tenía el Gobierno, como tiene el Gobierno, pero en términos de la política de paz, en términos de la situación del conflicto, en términos de profundizar sobre la verdad, es exactamente igual, es la misma cosa.

O sea, la diferencia es que el uno estuvo en el gobierno, y el otro no está, pero ha estado en el gobierno. Entonces el panorama se torna complejo, pero de mayor compromiso del sector y de la sociedad civil, que tenemos que continuar trabajando. Parte de eso hace Colombianos y Colombianas por la Paz, y muchas plataformas de Derechos Humanos en el país.

Parte de eso tiene que ver también con la necesidad de insistir en la organización de muchas de las plataformas de mujeres, de indígenas, de negros, de sectores diferentes de lo que hay ahora para seguir avanzando en la construcción de una agenda. No solamente para el intercambio, sino también para la negociación política.

¿Podrías explicar un poco más en qué consiste la salida política negociada al conflicto?

Pues es que la política de guerra, que es la de Seguridad Democrática, con Plan Colombia, Plan Patriota, con el establecimiento de algo que se me olvidó mencionar muy importante, que son las Bases Militares, que es la toma del país por parte de los Estados Unidos, la invasión total, pues hacen falta una política de paz que nos lleva a construir escenarios para lograr la discusión de una Asamblea Constituyente en el país, que dé cuenta real de los derechos y de la ciudadanía.

Es decir, de una transformación estructural del sistema no solamente político, que es el más importante, porque la política es la que va a definir si el sistema financiero sigue poniendo presidentes, si el sistema financiero obliga cada vez más al Tratado de Libre Comercio, si el sistema financiero obliga cada vez más con las multinacionales a nivel local y regional a profundizar las condiciones de miseria de exclusión y de pobreza de la gente.

O sea, ya tesis como el déficit fiscal, tesis como las variables macroeconómicas que nos posibilitan más inversiones….están revaluadas. Se está demostrando en países de América Latina con menos posibilidades y menos tiempo que países europeos que se puede lograr siempre y cuando las condiciones del desarrollo sean diferentes.

Yo creo que la negociación política es difícil por eso, porque el capital financiero que invade mi país, no el capital colombiano porque eso ya no existe, ni las multinacionales porque tampoco existe en Colombia la producción nacional, son las que deciden, inclusive ellos son los que ponen presidente, el Congreso no tiene funciones porque las delega al presidente…

Entonces ésa es la negociación política, que significa sentarse a discutir sobre lo que es la ciudadanía, sobre lo que es el poder, sobre lo que es la política… A diferencia de la guerra, que desaparece el otro, que desaparecen las diferencias y que cada vez más uniforma más un discurso de fantasmas.

El computador de Reyes metió un montón de gente, metió a Remedios, metió a toda la izquierda, pero nadie conoce el computador. O sea que lo que cada vez queda más evidente es que son estrategias para seguir apoderándose de los países, de sus recursos, de su riqueza, y por eso es que cuando uno tiene claro esa discusión pasa a ser terrorista, pasa a ser peligroso, y pasa a estar del lado de las guerrillas. Y creo que esa es la gran diferencia de fondo con lo que es la negociación y lo que es la militarización.

¿Qué opina del caso de Remedios?

Una injusticia total, una aberración. Cómo es posible coger a una persona…Yo personalmente no la conocía, y yo llevo mucho tiempo en las políticas de paz. Y estuve muy, muy de cerca del ELN. Yo fui la persona que recibió cantidades de secuestrados durante algún tiempo hace más de diez años. En esa época decían que yo era la tesorera del ELN y que manejaba la diplomacia internacional y las finanzas del ELN. Hoy lo soy de las FARC.

Ellos a todo el que pudieron involucrar para ir armando todo este imaginario de que ETA y Remedios, Remedios, ETA y las FARC, Remedios las FARC y yo, Remedios, las FARC, ETA y Chávez, les fue útil. Pero con ella se está cometiendo una inmensa injusticia.

Yo creo que ella ya en un momento determinado posibilitaba negociaciones. Bueno, por ejemplo, cuando vino aquí Reyes, con Fabio Valencia Cosio, hay una foto donde está Fabio Valencia con Reyes y con Remedios, porque hacían parte de ese proceso que se dio en ese momento. Entonces ¿Por qué no meten a Fabio Valencia al computador? Entonces eso es una cosa que uno aspira y espera.

¿Por qué pasa eso?

Porque vuelvo y te digo, la estrategia de toda la derecha, en eso juega un papel muy importante el PP, y el PSOE dio la espalda. El PP tiene, y ya hace política en Colombia, están muy preocupados por sus inversiones en Venezuela, muy preocupados por sus inversiones en Ecuador, en Bolivia….

La prueba es que denuncia Evo que una de las fundaciones del PP participó en el golpe de Estado que le pensaron dar a Evo Morales en Bolivia. Entonces es toda una estrategia internacional de la derecha que deslegitima a través de sus operadores mediáticos, que son los medios de comunicación, y que garantizan que la gente tenga terror, que tenga miedo, que todo lo que signifique cambio, inclusive a favor de la gente, sea mirado como una amenaza. Y eso se articula desde acá.

Yo creo que la Unión Europea juega un papel importante, creo que vamos a dar pasos muy importantes ahora que la presidencia la asuma Bélgica, y creo que vamos a tener más oportunidad. No simplemente de defendernos, sino de demostrar que si algo requiere Colombia es que se acabe la guerra, que si algo se requiere para la paz y la estabilidad mundial es que conflictos como éste cesen, y que independientemente de que haya conflictos normales en la lógica del curso de las naciones, pues que se pueda hablar y se pueda debatir este proceso.

Hablamos entonces cómo, fuera de Colombia, existe un movimiento de solidaridad que se intenta deslegitimar desde la UE o EEUU, y al interior, ¿qué fuerzas están impidiendo que se dé ese paso a la salida negociada al conflicto, y qué fuerzas apuestas por ello?

En Colombia, en este momento, Colombianos y Colombianas por la Paz, y algunas plataformas de Derechos Humanos. Porque realmente la campaña mediática, la estrategia de guerra, de penetración, de atemorizamiento de la gente, ha sido muy fuerte, muy, muy fuerte, y todo lo que ocurre en Colombia, independientemente de que las FARC cometen muchos errores, que se le pueden atribuir única y exclusivamente a las FARC, no se habla de igual manera del exterminio de la Unión Patriótica, no se habla de 5 mil jóvenes, que es como exterminar a un pueblo cualquiera aquí en España, no se habla de lo que son los hornos crematorios…eso no lo conoce la opinión pública, ni sabe que lo hace el gobierno con alianza con paramilitares y narcotraficantes y empresarios.

Entonces quienes seguimos cabalgando en la idea de la negociación política, pues obviamente lo hacemos con muchas dificultades, con la fuerza que dan las convicciones, la defensa de los seres humanos, la búsqueda de otro devenir, pero sobre todo la construcción de una sociedad absolutamente y profundamente democrática.

Esa es la esperanza, que nosotros abramos caminos, que creo que lo estamos abriendo, que creo que lo vamos a lograr, y ya estar en la negociación y en la discusión va a ser otra cosa. Pero hay una cosa que es muy importante; Nosotros hemos aprendido en todo este proceso que fue bueno que nos hubieran dejado tan abandonados, que nosotros somos capaces de lograrlo, que sí somos capaces, que vale la pena seguir a los que estamos por fuera de la guerrilla pero que no estamos de acuerdo con el sistema ni político ni económico, de que hay que construir nuevos escenarios, instruir, organizar masa crítica, organizar poder popular, avanzar para deconstruir el imaginario del terror frente a la participación política nuestra, y mandar y establecer cada vez más, y construir puntos consolidados en relación hacia la negociación.

Planteamos entonces que no hay garantías democráticas en Colombia.

No, no, totalmente. No, no, no, pues, hace tres días mataron a uno de los dirigentes populares que estaba trabajando el retorno de desplazados hacia la región de San Onofre, donde se encontraron las fosas comunes, y se arrancó el debate de asesinatos, de desplazamientos, de desaparición, de fosas comunes.

A pesar de ello, matan a uno de los dirigentes más importantes del retorno. O sea, condiciones no hay. Tienen el poder, tienen mucho miedo. Además de que se están descubriendo ya verdades y entonces van a tratar de hacer todo lo posible por acabarnos de deslegitimar.

Y yo pienso que Uribe va a salir del gobierno y se va a ir para Europa, a hacer todo un frente común con ex presidentes que perdieron el poder en América Latina, que están siendo muy cuestionados por su trabajo en democracia y en Derechos Humanos, que se sienten muy alentados porque Fujimori tiene una cárcel que es una especie de oficina particular con todas las garantías, está formando un partido, su hija puede ser candidata presidencial…

Entonces eso son imaginarios que a la gente le dan la sensación de que se puede seguir haciendo lo que les dé la gana, y luego pueden retornar. Yo creo que va a lanzar una estrategia para quedarse, y por eso ahora ya inventó que en Paraguay están las FARC…O sea, él mismo se contradice porque si él las acabó, las mató, fue tan exitoso, cómo llegó a Paraguay, cómo se le metieron nuevamente a Ecuador, cómo es que han hecho campamentos en Venezuela…

Entonces lo que hay claro es que se está defendiendo la riqueza para unos cuantos. Se está defendiendo la legitimidad y la legalización de los crímenes de Estado para mantener un statu quo que ya es internacional.

Y ¿cuál es el modelo político que usted sueña para Colombia?

Yo soy socialista.

¿Qué es el socialismo para usted?

Yo diría que la conceptualización fundamental del socialismo, es tal vez lo más bello, que es la defensa de los seres humanos, la defensa de la vida. Y todo lo que redunde en ese beneficio, todo lo que nos haga recordar eso, todo lo que nos posibilite consolidar que más importante que tener el mejor computador del mundo, mejor inclusive que el de Reyes que es inagotable, puede valer más que la defensa de los seres humanos.

Que la defensa de la inclusión, de la igualdad, de la construcción de un proyecto ético que no puede fundamentarse en nada distinto que en la construcción de la posibilidad de que la democracia se refleje en el bienestar de todo el mundo. Y el mayor bienestar tiene que ver con la defensa de la vida.

Y en eso yo, en la conferencia que dicté hace tres días, decía que yo tenía que hacer un homenaje a mujeres como María Cano, que a lo mejor nadie sepa quién es aquí, del Partido Comunista, o Manuelita Sáez, o a una mujer a quien yo admiro profundamente como la Pasionaria. O sea, son ejemplos que cada vez a pesar de sus sacrificios personales nos dan cuenta de que vale la pena seguir luchando y que la lucha continúa, y que no es en vano.

¿Qué papel cree que puede jugar en ese proceso de construcción todas las articulaciones que están surgiendo en Latino América con el ALBA, y los nuevos proyectos que son de corte, cuanto menos, más participativo y más democrático?

Yo creo que juegan un papel muy importante porque de todas maneras yo pienso que una de las posibilidades de poder lograr apalancamientos, apoyos, búsquedas, son los nuevos que se han podido obtener con la presencia de estos gobiernos como el de Chávez, como el de Lula, como el de Correa, como el de Evo, que son una esperanza, que son una demostración de que la utopía sí se puede alcanzar.

Y que yo estoy muy segura que esa nueva insurgencia de ciudadanos y ciudadanas solidarios y solidarias, donde no existen fronteras distintas a buscar el respeto por la vida y unas mejores condiciones en América, son un imaginario real y alcanzable para las guerrillas, y son sueños que se pueden arañar y se pueden alcanzar.

Porque además yo creo que hoy por primera vez, no significa que no haya habido otras iniciativas que se hayan dado que nos permitan, por ejemplo a mí, estar en Colombianos y Colombianas por la Paz, pero que sí tenemos una decisión, que es absolutamente inmodificable, y es que nosotros no vamos a retroceder.

Puede que sea mucho más difícil, y muchos no terminemos porque…más bien porque nos hayan matado, pero no porque nos hayan hecho retroceder. Estamos totalmente convencidos que ese es el camino, y que es el único camino que hay en estos momentos.


Marina Serrano / Tercera Información/ LibreRed.Net

Compartir este post

Comentar este post