Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

En la Casa Blanca Obama no es el emperador sino un equilibrista

1 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Rómulo Pardo Silva

www.malpublicados.blogspot.com

http://www.tvyumuri.co.cu/tvimages/tvyumuri/mundo/barck%20obama%20preocupado.jpgUn libro permite conocer dentro de la Casa Blanca el vacilante funcionamiento del aparato imperial tratando de dirigir una guerra. Debe ser una demostración de cómo se hace la gestión en todas las áreas. Representantes políticos y altos funcionarios vinculados personalmente a los grandes empresarios, discutiendo subjetivamente proyectos sin objetivos claros, utilizando información confusa, divididos en bandos, cometiendo deslealtades; un presidente que acepta ser impotente frente a los poderes fácticos, en particular los militares.

Fidel en sus Reflexiones entregó una traducción resumida del libro “Las guerras de Obama” del famoso periodista norteamericano Bob Woodward, el que junto con Carl Bernstein denunció el escándalo Watergate que obligó a renunciar a Nixon. Algunos fragmentos de su tercera y cuarta parte permiten constatar que la política imperial norteamericana no es precisamente una máquina disciplinada. (1).

En el libro se puede leer:

El Almirante  Mullen compareció ante el Comité de Servicios Armados del Senado […] En su alegato el Almirante se refiere a la estrategia sugerida por (el general) McChrystal y añade que esto ‘probablemente signifique más tropas’ (hacia Afganistán). “Cuando Obama supo del testimonio de Mullen, le hizo saber a su equipo cuán descontento se sentía al saber que Mullen públicamente estaba apoyando la estrategia de McChrystal… ¿Acaso el Almirante ignoraba lo que Obama había dicho apenas dos días antes? ¿No le había dicho el Presidente  a todos los presentes, Mullen incluido, que ninguna de las opciones parecía adecuada (…) y que iban a tener cuatro o cinco sesiones de debate sobre este asunto? ¿Qué era lo que estaba haciendo el principal asesor militar del Presidente al informar públicamente estas conclusiones preliminares?

En la reunión de los principales del Consejo de Seguridad Nacional se evidenciaba que estaban furiosos. Los Generales y Almirantes constantemente le están cerrando el paso al Presidente. “(Rahm) Emmanuel comentó que lo que se movía entre el Almirante y Petraeus no era correcto, que todo el mundo había apoyado públicamente la noción de que hacía falta enviar más tropas. El Presidente ni siquiera había tenido una oportunidad.

El 29 de septiembre (el general retirado James) Jones convocó a los principales del Consejo de Seguridad Nacional para un debate (…) sin la presencia del Presidente. “Cualquiera que hubiese visto un video de la reunión probablemente se alarmaría.  Ocho años después de haber comenzado la guerra, aún se batallaba por definir cuáles eran los objetivos principales.

El miércoles 30 de septiembre el Presidente  celebró la segunda reunión para analizar el problema de Afganistán y Pakistán. […] “McCain dijo que sólo esperaba que la decisión no fuese tomada a la ligera y que respetaba el hecho de que la decisión la debía tomar Obama como Comandante  en Jefe. “Obama le respondió: ‘le aseguro que no estoy tomando ninguna decisión a la ligera. Y usted tiene toda la razón. La decisión la tengo que tomar yo y yo soy el Comandante en Jefe’.

Esa misma tarde a las 2:30 el Consejo de Seguridad Nacional en pleno tendría una sesión de trabajo con el Presidente.  Éste comenzó la reunión pidiéndoles a todos que le dijeran qué debía hacerse con la guerra.

(El vicepresidente Joe) Biden preguntó: ‘¿Cuál sería el mejor estimado de tiempo para que las cosas marchen en la dirección correcta? Si dentro de un año no hay un progreso palpable, ¿qué hacemos?’ “No hubo respuesta.

(El Director de la CIA Leon) Panetta declaró que ningún presidente demócrata podía ir en contra de las recomendaciones de los militares, en especial si el Presidente las había solicitado. Su recomendación era hacer lo que ellos decían. […]

Obama dijo: ‘Quizás no necesitemos a la cuarta brigada, ni a los 400 000 efectivos de las fuerzas de seguridad afganas que McChrystal se propone entrenar.  Pudiéramos aspirar a un crecimiento más mesurado de esta fuerza. Pudiéramos incrementar los efectivos para contrarrestar el auge enemigo pero sin enfrascarnos en una estrategia a largo plazo.’

Obama le preguntó a Gates (republicano, Secretario de Defensa de Bush y Obama): ‘¿Realmente necesitas  40 000 efectivos para revertir el auge del Talibán? ¿Qué tal si enviamos de 15 000 a 20 000? ¿Por qué no sería suficiente con esa cantidad de tropas?’  Reiteró que no estaba de acuerdo con gastar un billón de dólares ni con  una estrategia de contrainsurgencia que se prolongase durante diez años.

Todo el mundo se dio cuenta de que, al apoyar a McChrystal, Hillary (Clinton) unía fuerzas con los militares y con el Secretario de Defensa, limitando así la capacidad de maniobra del Presidente. Había reducido sus posibilidades de aspirar a un número significativamente menor de tropas o una política más moderada.

Era un momento decisivo en sus relaciones con la Casa Blanca.  ¿Era ella de confiar? ¿Podía ella algún día pertenecer realmente al equipo de Obama? ¿Había sido ella en algún momento parte de su equipo? Gates pensaba que ella hablaba a partir de sus propias convicciones.

Muy pronto aquellos que tenían ideas similares se agruparon. Biden, Blinken, Donilon, Lute, Brennan y McDonough era un grupo poderoso, cercano a Obama en muchos sentidos, y eran el equilibrio contra el frente unido compuesto por Gates, Mullen, Petraeus, McChrystal y ahora Clinton.

Obama se daba cuenta de que la clave para mantener unido al equipo de seguridad nacional era Gates.

Al ver que se alineaba un bloque a favor del envío de los 40 000 efectivos, el Presidente intervino: ‘No quiero verme dentro de seis meses discutiendo en esta sala el envío de otros 40 000.’

El miércoles 25 de noviembre Obama se reunió en la Oficina Oval con Jones, Donilon, McDonough y Rhodes.  Dijo estar inclinado a aprobar el envío de 30 000 efectivos, pero que esta decisión no era definitiva.

Parecía que la cifra de 30 000 era inamovible.  Obama comentó que desde el punto de vista político era para él más fácil decir que no a los 30 000, pues así podría dedicarse a la agenda nacional, que él quería fuese el centro de su mandato como Presidente.  Pero los militares no entendían eso.

“‘Políticamente sería más fácil para mí dar un discurso y decir que el pueblo estadounidense estaba harto de esta guerra, y que íbamos a enviar solamente 10 000 asesores porque esa era la manera en que íbamos a poder salir de allí.  Pero los militares se iban a molestar.’

Donilon dijo que Gates renunciaría si sólo se enviaban 10 000 asesores. “‘Eso sería algo difícil’, dijo Obama, ‘porque no existe en mi equipo de seguridad nacional otro miembro más fuerte que él.’

El Presidente estaba decidido a anunciar los 30 000, para poder mantener junta a la familia.

El 27 de noviembre Obama invitó nuevamente a Colin Powell a su oficina para una conversación privada. El Presidente le dijo que se estaba debatiendo entre varios puntos de vista diferentes.  Los militares se habían unido para apoyar a McChrystal y su solicitud de 40 000 efectivos, y sus asesores políticos estaban muy escépticos.  Él continuaba pidiendo nuevos enfoques, pero seguían dándole las mismas opciones.

Powell le dijo: ‘Usted no tiene por qué aguantar eso.  Usted es el Comandante en Jefe.  Esos tipos trabajan para usted.  El hecho de que  adopten una posición unánime en sus recomendaciones no significa que las mismas sean las correctas.  Generales hay varios, pero existe sólo un Comandante en Jefe.’

Un día después de Acción de Gracias, Jones, Donilon, Emmanuel, McDonough, Lute y el coronel John Tien, veterano de Irak, fueron a ver al Presidente en su oficina.  Obama preguntó por qué  se reunían de nuevo con él para tratar el mismo tema. ‘Pensé que esto se había acabado el miércoles’, expresó.

Donilon y Lute le explicaron que aún había preguntas del Pentágono que no se habían respondido, y ellos querían saber si se aceptaba un incremento del 10 por ciento a la cifra de efectivos, con lo cual se incluiría a los facilitadores. “El Presidente, exasperado, dijo que no, que sólo los 30 000, y preguntó el porqué de aquella reunión después que todos habían estado de acuerdo. Al Presidente se le dijo que aún se estaba trabajando con los militares.  Ellos querían ahora que los 30 000 efectivos estuviesen en Afganistán en el verano.

Parecía que el Pentágono estaba abriendo de nuevo cada uno de los temas. También se estaba cuestionando la fecha de retirada de las tropas (julio de 2011).  Gates prefería que fuera seis meses después (finales de 2011).

“‘Estoy molesto’, dijo Obama, sin alzar la voz.  Parecía que todos los temas iban a ser nuevamente discutidos, negociados o esclarecidos.  Obama les dijo que estaba dispuesto a dar marcha atrás y aceptar el envío de 10 000 asesores.  Y esa sería la cifra definitiva.

Esto era una controversia que enfrentaba al Presidente y al sistema militar. Donilon se asombraba de ver el poder político que los militares estaban ejerciendo, pero se daba cuenta de que la Casa Blanca tenía que ser el corredor de larga distancia en esta competencia.

Obama continuaba trabajando con Donilon, Lute y los demás.  Comenzó a dictar precisamente lo que quería, elaborando lo que  Donilon llamó una ‘hoja de plazos y condiciones’, similar al documento legal utilizado en una transacción comercial.  Acordó que el concepto estratégico de la operación sería ‘degradar’ al Talibán, no desmantelarlo, ni destruirlo ni derrotarlo.  Copió al calco las seis misiones militares requeridas para revertir el auge del Talibán.

Pero los civiles en el Pentágono y el Estado Mayor trataban de expandir la estrategia. “‘Ustedes no le pueden hacer eso al Presidente’, les decía Donilon.  ‘Eso no era lo que Obama quería.  Él quería una misión más reducida.’  Pero la presión continuaba.

“‘Ponle restricciones’, le ordenaba Obama.  Pero cuando Donilon regresaba del Pentágono venía con más adiciones, y no menos.  Una de ellas era enviarle un mensaje a Al Qaeda. ‘Eso no lo vamos a hacer’, dijo el Presidente cuando se enteró. “Donilon se sentía como si estuviese reescribiendo las mismas órdenes diez veces.

Del Pentágono seguían llegando solicitudes para misiones colaterales.  Obama seguía diciendo que no. “Algunos continuaban ahora apoyando la solicitud original de McChrystal de 40 000 efectivos.  Era como si nadie les hubiera dicho a ellos que no.

Sus órdenes fueron pasadas a máquina en seis hojas a un espacio.  Su decisión no era sólo hacer un discurso y referirse a los 30 000; esto sería además una directiva, y todo el mundo tendría que leerla y firmarla.  Ése era el precio que él iba a exigir, la forma en que él pretendía ponerle fin a la controversia -al menos por el momento.  Pero como ahora todos nosotros sabemos,  la controversia, al igual que la guerra,  probablemente no terminaría, y la lucha continuaría.

El 28 de noviembre fue otro día dedicado al Consejo de Seguridad Nacional, encuentro en el que participaron Donilon y Lute.  El análisis de la estrategia se convertía en el centro del universo.  El Presidente y todos ellos estaban siendo arrollados por los militares.  Ya no importaban las preguntas que el Presidente o alguien más hicieran.  Ahora la única solución viable eran los 40 000 efectivos. “Donilon se preguntaba cuántos de los que estaban presionando a favor de esa opción iban a estar aquí para ver los efectos de la estrategia en el mes de julio del 2011.

La conclusión era que todos ellos se irían, y aquí quedaría el Presidente con todo lo que esos tipos le habían vendido.

El debate continuaba -en su casa y en su cabeza. Obama parecía vacilar en cuanto a los 30 000 efectivos.  Le pidió la opinión a su equipo.  Clinton, Gates y Jones no se encontraban presentes.

El coronel Tien le dijo al Presidente que no sabía de qué forma él iba a desafiar la cadena de mando de los militares. ‘Si usted le dice a McChrystal, ‘me estudié su valoración, pero he decidido hacer otra cosa’, probablemente usted tenga que sustituirlo.  Usted no le puede decir ‘hazlo a mi manera, gracias por tu labor’.  El Coronel quiso decir que McChrystal, Petraeus, Mullen, e incluso Gates, estarían dispuestos a dimitir -algo sin precedentes en el alto mando militar.

Lute pensaba que Gates era demasiado deferente con los militares uniformados. El Secretario de Defensa es la primera línea de control civil del Presidente.  Si el Secretario no garantizaba ese control, el Presidente tendría que hacerlo.  Lute pensaba que Gates no le estaba prestando un buen servicio al Presidente.”

Ésa Casa Blanca por dentro que devela Woodward representa también la degradación que se encuentra en el electorado norteamericano. Dos ejemplos.

Una militante del Tea Party escribió: "Boten ahora a todos los ateístas impíos, marxistas, comunistas fascistas, demócratas de extrema izquierda, también a los demócratas antiblancos, antimasculinos, y anticristianos". "Ellos quieren que el gobierno comunista lo controle todo, quieren un gran estado comunista, ateísta impío de extrema izquierda, ellos están a favor del aborto y quieren desarmar al pueblo estadounidense ".

Una candidata republicana al senado de Delaware, Chritine O’ Donnel, expresa: "Distribuir condones entre los adolescentes es reducirlos a ellos al nivel de un perro y si los distribuimos en África diciendo¡hey, miren, los estamos ayudando a evitar el sida ¡lo único que lograremos será multiplicar la enfermedad entre los africanos!". "Ahora estamos empezando a hacer eso de clonar a humanos aquí en los EE.UU. estamos mezclando ratones con humanos y están saliendo ratones con un cerebro humano completamente funcional". "La evolución es un mito.” "Hoy bajo este gobierno los EE.UU. tienen una economía socialista". "Durante las elecciones primarias yo escuché de manera clara y audible la voz de Dios que me dijo: ‘Credibilidad’ahora después de la victoria yo tengo credibilidad". "Incursioné en la brujería, pero nunca formé parte de un aquelarre". (2)

Es en ese ambiente que Obama no ha dicho una palabra de los informes de ‘sus’ militares entregados por Wikileaks. Nada se lo exige.

Referencias

1 Ver http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2010/10/12/el-imperio-por-dentro-tercera-parte/

http://www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2010/10/13/el-imperio-por-dentro-cuarta-parte/

2 Ver http://www.granma.cu/espanol/internacional/25octu-que-es.html



Contacto romulo.pardo@gmail.com

 

 

Compartir este post

Comentar este post

malcolm allison 11/02/2010 16:26



 





http://www.cagle.msnbc.com/news/November2010/main.asp