Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

“En un rincón de mi nacerá una planta”.- Por Graciela Azcarate

8 Abril 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Historia de vida


Por Graciela Azcárate


“En un rincón de mi nacerá una planta”
Para Isael Pérez, Manuel Mora Serrano, Maria del Socorro Duque Bernal…ellos saben.
“… en un rincón de mí nacerá una planta (…) presiento o deseo que tenga hojas de poesía; o algo que se transforme en poesía si la miran ciertos ojos. Debo cuidar que no ocupe mucho espacio, que no pretenda ser bella o intensa, sino que sea la planta que ella misma esté destinada a ser, y ayudarla a que lo sea.”
Felisberto Hernández

 

Hace veinte días al terminar de escribir la historia de vida de Konstantino Kavafis, bajé de un tramo de las bibliotecas una caja donde guardo las historias de vida de los años anteriores y releí  una dedicada a Sara Pérez, Erika Guzmán y Patricia Mora que lleva por título “Esperando a las bárbaras”.
Me encanto releer ese: “No voy a cambiar mi rostro ni el nombre ni el pasado. Sigo siendo una mujer sola, vulnerable, aterrada, infestada de pesadillas, incomprendida y otras cosas peores. Pero sobre todo soy, sigo siendo, seguiré siendo periodista. Y frente a mi espejo no tengo deuda alguna…” de Isabel Arvide, la periodista mejicana.
Me cautivó “la pequeña insolente”  de Patricia Mora cuando dice: “Santo Domingo es como un adolescente rebelde que sobrevive en las calles y vive  del aire. Sucia maloliente, sonríe  sin ninguna razón. Duerme a la intemperie, sujeta a violaciones y abusos. Y su vida cuelga de un hilo de un ángel de la guarda, que, a diario, le va perdonando la vida”
Después me dediqué a leer muchos libros, desordenados, sin un propósito definido, a mirar azorada lo que pasaba en el mundo, a vivir lo cotidiano del trabajo, la familia, los hijos, las responsabilidades… lo inicuo de “un kit de alimentos”.
Hace un mes, encontré en la librería Cuesta  a Isael Pérez y Avelino Stanley que iban a poner a circular un libro de cuentos para niños. Me puse a pensar “en lo que hemos vivido” y  los recordé en “Los disparos”, en ese colectivo de jóvenes escritores de La Romana que narré en Isla Abierta…
 Ysael me invitó a la tertulia de la editora Santuario que dirige y  mi vida desde entonces cambio. Cambiaron mis humores, mis reflexiones, mis prejuicios, hasta logro desbancar esa decepción secreta que me estaba corroyendo el alma.
El sábado pasado fui invitada a compartir un chocolate en la tertulia dedicada a Manuel Mora Serrano y entonces como por encanto comprendí que como al escritor uruguayo Felisberto Hernandez a mí me había crecido una planta.
Presiento que tiene hojas de poesía, no ocupa mucho espacio, no pretende ser bella o intensa, “sino simplemente la planta que ella misma esté destinada a ser, y ayudarla a que lo sea.”
Era una plantita sembrada hace doce años, el tallo, las ramitas, el capullo y hasta la flor se extendían más allá del tiempo, tenía unas raíces afincadas en aquel maravilloso ano de 1999, en el Teatro Nacional, con  Natacha Sanchez, con Zunilda Pierret, con Maria del Socorro Duque Bernal, con toda esa gran cantidad de compañeros y compañeras que sembraron, regaron y alimentaron las plantitas de la creación colectiva.
¡La imaginación es tan desmelenada, tan indómita, tan transgresora…!
La plantita era tan altiva y desafiante como “la pequeña insolente” de una de las Mora, no importa si  era Mariceli  o la más chiquita de la familia. Entonces mientras me tomaba el chocolate, escuchaba el relato de Manolo, el recuerdo se fue para atrás…muy atrás.
Habían   muchos  invitados, escritores, editores, intelectuales. Entre ellos me llamó la atención     un mujer pequeña, agradable, con unos ojos bonitos y risueños,  y unos  pequeñísimos piececitos. Me acordé cuando Gabriel García Márquez  describe  los pies pequeños de ángel de Álvaro Mutis. Absorta me tomé el chocolate y la volví a mirar,  a mirar sus pies chiquitos y a encontrar en ella algo familiar que venía de atrás,  algo que crecía como la plantita del ayer.
Al terminar la tertulia, en la hora de la copa de vino, de la celebración del sábado la mujer de los pies pequeños  de ángel resulto ser alguien de mi pasado. Ella era la consultora de la Biblioteca Nacional que nos dio asesoramiento y asistencia en el Teatro Nacional cuando fue creado el Centro de Recuperación y conservación de la música dominicana.
Doce años después, nos pusimos al día de la vida de cada una, de lo que había sido de nuestras vidas privadas, de nuestras rutas laborales. Me contó que hace unos días fue al Teatro Nacional preguntando  por lo que hicimos en aquella época. Le dijeron que no había nada.
Es mentira. En una de mis cajas de recuerdos sigue creciendo esa plantita que sembramos entre todos. El cancionero de Zunilda está guardado en cajas, su memoria sigue viva.
Ahora, mientras escribo esta historia me di cuenta que ella, la querida señora rondó mis carpetas, mi sueños, porque Zunilda se murió un 18 de marzo del 2006, porque aunque parezca mentira los muertos  que nos quieren,  siempre vuelven cariñosos, persistentes, a buscar el lugar de la memoria.
Ayer al regresar de la tertulia pasé la tarde leyendo las crónicas de Zunilda, releyendo las páginas y la memoria de lo  que sembramos todos juntos.
Me sentí absolutamente próspera, reconocida, alabada, queridísima por un pueblo que me dio cobijo. Entre queso, pan y vino  Maria del Socorro me contó que después de doce años sentía que esta era su tierra y que no pensaba regresar a Colombia. Le llevo alguna ventaja porque el año que viene cumplo treinta años de vivir en la isla.
Intuyo que esa plantita sembrada hace tanto tiempo es “simplemente la planta que ella misma esté destinada a ser, y  que a nosotras solo nos resta ayudarla a que lo sea.”
El 3 de junio del 2006,  escribí una historia de vida titulada “A crecer cantando”, dedicada a Zunilda Pierret. La amable colombiana, el ángel  de los pies chiquitos me preguntó que había sido de aquel proyecto y le devuelvo esta crónica  para  que hagamos crecer la plantita de la memoria y sobre todo para ayudarla  a ser lo quiera ser.

A la memoria de Zunilda Pierret
9182A503-DF63-4CB7-A085-4B5D900915CE.jpg__209__400__CROPz0.jpegLas crónicas escritas por Angela Peña sobre  las devastaciones  del Archivo de Música Nacional me dieron una enorme tristeza. Después salió la vieja pendenciera con ánimos terroristas y justicieros pero recordé al entrañable José Saramago cuando dice que él escribe de la gente buena y sin demora recordé a Zunilda Pierret y lo que hicimos desde el Centro de Recuperación, Conservación, y Difusión de la Música Dominicana, en aquel lejano 1999.
El 20 de marzo, llamé a su casa para pedirle que nos ayudara en el Rincón de la abuela de Conani, el esposo desconsolado me contó que Zuñilda había fallecido el sábado 18 de marzo. Estaba en deuda con ella, con su recuerdo, con la amistad que me dispensó. Para los que laborábamos en el Teatro Nacional y en el Centro de Recuperación, trabajar con aquella señora fue un honor. Si de algo estamos orgullosos, aquel equipo de servidores públicos es el de haber contribuido a homenajear en vida a una de nuestras glorias de la música y la cultura.
Como romántica impenitente que soy revisé la colección de revistas de Teatro, las fotos de aquellos años tan creativos, desanduve los corredores del Teatro Nacional y reviví aquellos meses en que, entre todos hicimos realidad  el sueño de Zunilda. Miré las fotos de ternura desarmante de aquel matrimonio de ancianos que nos visitaron con la música  para niños guardada en una vieja maletita. Lloré a lágrima viva. Después pensé que no había mejor homenaje que transcribir el relato de lo que pasó aquel 19 de julio del año 2000.
A crecer cantando
El cancionero infantil de Zunilda Pierret
Hace 46 años, en la escuela número 8 Bernardino Rivadavia, de un pueblito de la provincia de Buenos Aires, tres divisiones de chicos de seis años empezaban la vida escolar. Mirábamos preocupados a las tres maestras asignadas para primer grado inferior. Me tocó en suerte una india mapuche, vieja, petisa, fornida y con apellido italiano.  Haydeé Paganini tenía una hirsuta cabellera, blanca en canas y  con un vozarrón estentóreo en el patio de la escuela nos daba órdenes y ponía en fila. Era acelerada, mandona, eléctrica, tenía bigotes y manos de campesino. Tímidamente, mientras nos sacábamos el lastre de tener seis escasos años, entre almidones, delantales blancos y trenzas empezamos a hacerle burla, a dibujarnos bigotes y a soñar que nos cambiábamos el apellido para  pasarnos al otro primero inferior, el de la maestra joven, bonita y sin bigotes.
Ella era también la maestra de  de música y dos veces a la semana en el patio cubierto, al lado del escenario y en un precioso piano vertical nos enseñó a cantar.
 A partir de esas tardes de sol, cantando con la maestra Paganini, todo cambió .Todo tomó otro curso, la vida ganó en color y la música nos ganó de la mano de aquella inenarrable maestra de canto.
Allá en lo alto/ un águila guerrera/ audaz se eleva/ en vuelo triunfal/ azul un ala del color del cielo/ del color del mar/ es la bandera de la patria mía/ del sol nacida/ que me ha dado Dios.
Así, cantaba melodiosamente la maestra Paganini, todo se transformaba, ya no era la petisa recia y gritona y sus manos no eran de campesino,  la ceiba de l patio se preñaba de flores cuando cantaba con su voz inusual las marchas de la patria. Los chicos nos arremolinábamos alrededor de su piano y aprendíamos solfeos y pentagramas con una señora que de pronto se había convertido en un pájaro cantor. Seria y cauta me le acerqué una tarde para pedirle que me deletreara despacito lo del águila guerrera que audaz se eleva, para copiar la letra en el cuaderno, porque me sugería cosas y me ponía alas. Cariñosa, me subió a sus faldas y entre los pliegues de su delantal blanco, almidonado y con olor a sol me abrió unos libros llenos de marchas y canciones para chicos. Copié la letra con detenimiento y cada mañana mientras izaban la  bandera y cantábamos Aurora yo me imaginaba que tenía alas, el recio vuelo de un águila y como una flecha de plata me clavaba en el firmamento. Como los  principios de bondad, ética y solidaridad que aquella vieja maestra nos inculcó, traduciéndonos viejos cancioneros de otras partes del mundo. Ajados, manoseados y en otros idiomas ella me los fue dictando, despacito, contenta de que aquella pequeñita la siguiera encandilada, tratando de averiguar  qué era lo que cantaban los chicos de otras partes del mundo.
No sólo me enseñó a leer y a escribir, me enseñó montones de canciones  y cómo entonarlas. Me fue pasando hoja a hoja unos viejos cuadernos de música de un ancestro italiano, que emigró a la Patagonia y se los dejó en prenda. Ustedes se preguntarán a qué viene este cuento de mi vieja maestra de canto.  Recuerdo que cobró vida, cuando días después de la inauguración del Centro de Música, una mañana me visitó  Zunilda Pierret de Morel. Su esposo la acompañaba y en una vieja maletita llevaba un cancionero infantil dominicano inédito. Por años había tocado puertas para que lo imprimieran y los chicos nuestros tuvieran que cantar. Mientras conversábamos y me contó su vida dedicada al violín, su academia de música con el método  Susuki y cierta desazón que le fue creciendo en el alma. Ciertas preguntas que se empezó a hacer, dudas de si valió la pena tanto sacrificio, porqué la frondosa escuela se había quedado diezmada y sobre todo la reiterada pregunta de si era mala maestra.
Zunilda Pierret se había olvidado que vivimos en una isla del tercer mundo, que la ingratitud y el descuido es el atributo de sus hijos, que la globalización, el mercadeo y el dinero se han erigido en el nuevo Moloch. No es que sea mala maestra, es que los principios de honestidad, sensibilidad y ternura se han cambiado por un individualismo exacerbado, por una codicia de cuatreros californianos o de piratas de La Tortuga. Cuando le pregunté  cómo le preguntaba a la Paganini cómo sonaban esas canciones, Zunilda  Pierret de pronto se quitó los años, como quien se quita un vestido. Tiró por la borda los años de silencio y olvido y cantó las canciones que por años compuso para ver crecer cantando a los hijos de sus hijos y a todos los niños de su entorno. Cantó como quien desgrana una mazorca, para que los ideales no se vayan a pique, para que la vida sea vivida recta y sincera como una flecha de plata.
 Zunilda y la Paganini se confundieron en una sola maestra de canto .El norte y el sur se invirtieron, el frío y el calor se  alternaron, los tiempos se mezclaron. Dejé los 52 años que tengo  para recuperar las trenzas y el delantal blanco, floreció  una ceiba centenaria y un águila imperial, audaz se elevó, apuntando a un mundo más justo, encarnando al desterrado que logra siendo desvalido como los niños, las mujeres y los viejos patearle el tablero a los poderosos. Con la serena paciencia de los apasionados, desde hace tres meses hemos ido dándole forma al cancionero para niños de Zunilda Pierret. Ella es incrédula, se pone nerviosa, sabe que es una ambición largamente acariciada, pero teme que no haya candidatos que sumar a su pasión. Radhames Simó digitó en la computadora las partituras, Natacha escribió el prólogo y buscó auspicios, Mauro diseñó unas viñetas graciosas y una portada con flores y niños cantando.
 Laurina Vázquez está ensayando con doce voces blancas un sueño de muchos años, Dinorah hizo subir las gradas para que los chicos del coro se ubiquen, don Ramón imprimió unas invitaciones con una ronda de niños cantando. Música, canto, pinceles, diseño gráfico, partituras, todo se conjugó para dar forma a un sueño.
El sueño esta noche se hace realidad. No es solamente el sueño de Zunilda Pierret. Es el sueño de todos.


(Palabras leídas en la puesta en circulación del Cancionero Infantil Dominicano de Zunilda Pierret por Graciela Azcárate, Directora del Centro de Recuperación, Conservación y Difusión de la Música Dominicana. Organismo adscrito al Teatro Nacional  mediante el decreto presidencial N0 343-99 del 12 de agosto- 1999.)

Fuentes: http://www.hoy.com.do/resumen-2006/2006/6/3/177781/A-la-memoria-de-Zunilda-Pierret.

Areito- Historia de vida. Esperando a las bárbaras. Sábado 7 de julio de
2007.

”Revista Clave. La mirada insolente de Patricia Mora. El sexo de la ciudad. Santo Domingo, jueves 21 de junio 2007.

Compartir este post

Comentar este post