Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Entrevista a Rafael Correa

15 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Sábado, 09 de Octubre de 2010 06:50

Duración: 06:32

Rafael Correa concede una entrevista a teleSUR tras el intento de Golpe de Estado en Ecuador, en la que denuncia que los policías sublevados fueron financiados por potencias extranjeras.

 

cubainformacion.tv


Compartir este post

Comentar este post

simon rodriguez 10/16/2010 22:52



 


La ejemplar valentía de Rafael Correa


El editorialista del diario de la derecha - desertor de la ideología marxista - está poseído por la fantasía. Parece un especialista en la lógica del absurdo. Lo ocurrido, en días recientes en
Ecuador, no fue la tentativa de un golpe de Estado, - vocifera –fue una provocación insensata de Rafael Correa.

Correa –según este progenitor de fantasmas– estaba “cosechando lo que ha venido sembrando desde que tomó el poder”. Correa, dice, es “intolerante y violento”. En Ecuador, dicho sea, por decir
algo –igual Nicaragua - no hay presos políticos, desterrados o cualquier otro de los pecados propios de gobernantes intolerantes y violentos. Conozco, desde hace varios años, al Presidente
ecuatoriano. Durante la toma de posesión del actual mandatario Chileno el palacio,
donde se realizaba la ceremonia, se estremeció con un terremoto. Uribe, presidente de Colombia, huyó
hacia la salida, aterrorizado, mientras el ecuatoriano sonriente miraba las lámparas tambaleantes, sin asomo de temor. No tuvo miedo, me aseguró después.

Correa tal vez por su consecuencia ideológica o porque así nació, es valiente. Cuando se produce la bien montada protesta policial se trasladó, con su habitual arrojo, al centro mismo de la
rebelión para hablar con los supuestos descontentos, quienes lo insultaron, lo agredieron, lo secuestraron e, incluso, en algún minuto dramático tuvieron la evidente intención de asesinarlo. En
el mismo momento una parte de la fuerza aérea del ejército ecuatoriano, tomó varios aeropuertos –según informó CCNN– en el universo de una conspiración destinada, sin duda, a derrocar por la
fuerza al carismático y progresista gobernante ecuatoriano. Se quedaron agazapados con sus colmillos siniestros esperando el momento que, gracias a Dios, no llegó.

Minutos después del ultraje el pueblo desbordó calles y avenidas respaldando la democracia participativa, dueña ahora de la tierra donde nació mi generala Manuelita Sáenz.

Fueron los primeros pasos para el escupitajo, agresivo y cobarde de un golpe de Estado, donde la derecha de todos lo días y lugares estuvo presente. El militarote, Lucio Gutiérrez, destinado al
destierro y al olvido, por demagogo, ladronzuelo y otras categorías parecidas, era vitoreado por los policías y otros conspiradores de una eufórica derecha que se orinaba de alegría por lo que
ellos creían era el fin del gobierno de la revolución ciudadana. Por supuesto la derecha de todo el continente, incluyendo la de Nicaragua, estaba a punto de bailar cha cha chá y de emborracharse
con champán. Están dolidos –y así se refleja en el editorial, escrito por el desertor– dado el fracaso de la conspiración. Pobrecitos. Ecuador no es Honduras. En Nicaragua, no es posible un amago
semejante. Ni con la habilidad de un mago podría realizarse el sueño de algunos insensatos que desean, con fervor de púlpito y otros infaltables desvaríos de los cortesanos del imperio, dar un
golpe contra el gobierno de Daniel Ortega.

Rafael Correa, en ningún momento se acobardó. Aturdido y medio asfixiado por bombas lacrimógenas, con serias dificultades por dolencia de una de sus rodillas, aquel hombre mantuvo la frente en
alto, la mirada brillante sin el menor asomo de alarma. Lo que el periódico de la derecha llama arrogancia fue, ni más ni menos que la demostración de un extraordinario coraje, una sorprendente
valentía. Nuestra admiración por su bravura, su serenidad, su integridad ideológica. Nuestra gratitud, agregó, por el cariño que le tiene a Nicaragua, a su Música y al FSLN.












 





Columnistas


 


 


 


Tomás Borge


Embajador de la República de Nicaragua


 


 


 


Tomás Borge contesta a Mario Vargas
Llosa


 


En América Latina es posible encontrar a poetas con alma revolucionaria y a
grandes literatos sirviendo a las oligarquías


 


 


 


En la siempre sorprendente América Latina, donde nunca abundó el proletariado como en la vieja Europa, es posible encontrar, en las grandes luchas liberadoras, a poetas con alma
revolucionaria y a grandes literatos sirviendo a las oligarquías. Puede discurrir con ingenio inusual tanto la lucha política frente al imperio como este mismo frente a esos pueblos
latinoamericanos que no han sucumbido. Allí brota incesante el liderazgo comunitario sin colectivismos y los movimientos sociales mantienen sus liderazgos renovados a pesar de la masiva
huida de cerebros a las metrópolis conquistadoras.


 


No hace poco el presidente venezolano Hugo Chávez retó a Mario Vargas Llosa y sus amigos a sostener un debate de altura con intelectuales de América Latina. Un debate racional de
alto nivel.


 


Pero Mario Vargas Llosa rehuyó ese debate racional aun a pesar de contar con el apoyo mediático global. Prefería un espectáculo de subversión y de ataque político
 -- contra el  nuevo amanecer del ALBA -- porque no ganaría en un debate de razón y persuasión; el panfleto bien escrito, pero panfleto a fin de cuentas,  frente a un
pensamiento de altura con los nuevos intelectuales latinoamericanos herederos del Ché; la imagen prepotente de una cohorte de amanuenses criados del inmenso poder del imperio, frente
a una Ilustración, que parece haber sido robada por el nuevo Prometeo del ALBA al patriarcal Zeus norteamericano para liberar a los humanos.


 


Ofrecemos aquí un breve artículo de Tomas Borge a propósito del tema.






Tomás Borge
contesta a Mario Vargas Llosa


Tomás Borge contesta a Mario Vargas Llosa. En América Latina es posible encontrar a poetas con alma revolucionaria