Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Equidad en la delimitación marítima entre Perú y Chile.

8 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

“La Declaración de Santiago de 1952 y el convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima de 1954 no son tratados de límites porque no contienen una cláusula delimitadora ni han trazado los límites marítimos entre los dos países”.

                                         

Las razones jurídicas y políticas que motivaron a Manuel Rodríguez Cuadros, cuando se desempeñaba como ministro de Relaciones Exteriores, a tomar la decisión de encaminar la controversia marítima peruano-chilena a la Corte Internacional de la Haya.

 
 
DELIMITACIÓN MARÍTIMA CON EQUIDAD: EL CASO DE PERÚ Y CHILE
 
Manuel Rodríguez Cuadros, diplomático peruano que ubicó el tema de la delimitación marítima entre Perú y Chile en la primera prioridad de la política exterior, ofrece, en esta obra, un exhaustivo análisis jurídico del diferendo limítrofe y fundamenta su enfoque en documentos históricos, cartografía del área de la controversia y un minucioso recuento de la historia limítrofe entre ambos países. A partir de esteanálisis, el autor plantea los tres desacuerdos que deberán ser resueltos en la Corte Internacional de Justicia de La Haya: la cuestión sobre la delimitación marítima (las posiciones contrarias del Perú y Chile sobre la línea divisoria de la frontera marítima), las tesis opuestas respecto al punto de inicio de la citada frontera y finalmente la pretensión de Chile de desconocer la soberanía y jurisdicción peruana en un espacio marítimo de aproximadamente 28,471.86 km2.
Rodríguez Cuadros aborda esta delicada materia a partir de una sucinta exposición de los principios, normas y métodos del Derecho Internacional de la delimitación marítima, resaltando la norma fundamental que en la que se sustenta el Derecho Internacional para la solución de controversias marítimas limítrofes: garantizar la equidadde los resultados.
La obra contiene también una aproximación político-diplomática de las relaciones bilaterales entre el Perú y Chile, respecto de las cuales el autor plantea la conveniencia de obtener una estabilidad históricaa través de una política de realismo constructivo que se funde en los principios del respeto a la identidad nacional de cada país, la solución de los problemas pendientes, la simetría en las relaciones económico-comerciales y el respeto y beneficio recíproco.
No obstante ser esta una materia jurídica, política, histórica ygeográfica de enorme complejidad, Rodríguez Cuadros, mediante un discurso claro y exhaustivo, de gran precisión y consistencia, posibilita la comprensión de los argumentos en los que se afianza la denuncia que el Perú hará ante la Corte Internacional de Justicia para resolver la controversia.
———————————————————————————–
 
 
 
 
DELIMITACIÓN MARÍTIMA CON EQUIDAD

Un análisis necesario

Por Francisco Miró Quesada Rada. Politólogo

“La Declaración de Santiago de 1952 y el convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima de 1954 no son tratados de límites porque no contienen una cláusula delimitadora ni han trazado los límites marítimos entre los dos países”. Estas palabras, que están en la obra de Manuel Rodríguez Cuadros, “Delimitación marítima con equidad el caso de Perú y Chile”, son más claras y transparentes que las aguas del mar Caribe o del mar Egeo.

El libro de Rodríguez es una remarcable novedad bibliográfica porque en el Perú son escasas las obras generales de derecho internacional público. Con rigor académico, ofrece al lector los elementos de contexto, las razones jurídicas y políticas que motivaron al autor, cuando se desempeñaba como ministro de Relaciones Exteriores, a tomar la decisión de encaminar la controversia marítima peruano-chilena a la Corte Internacional de la Haya.

Por primera vez se menciona el análisis que hace Alberto Ulloa en su “Derecho internacional”, con relación a la naturaleza y el alcance del convenio sobre zona especial marítima. El análisis de Ulloa se refiere al límite marítimo entre dos países signatarios, es decir, Perú y Ecuador. El registro que realiza Manuel Rodríguez Cuadros del testimonio del ex maestro sanmarquino y presidente de la delegación del Perú en las negociaciones de la Declaración de Santiago es capital para desvirtuar la tesis chilena de que esa mención al paralelo geográfico se extendería también a la frontera peruano-chilena. En consecuencia, no se estableció límite alguno entre estos dos países.

Asimismo, demuestra que las actas de 1968 y 1969 no constituyen tratados. En este contexto, el autor, con relación al acuerdo de 1968, se refiere a un intercambio de notas con redacción idéntica, en febrero y marzo de ese año, en el que ambos países concertaron formalmente el compromiso que adquirieron para colocar unas torres de enfilamiento que orientan las actividades de las pequeñas embarcaciones pesqueras de la época. Las citadas actas, una de las cuales resulta ser un informe, son instrumentos derivados de un acuerdo y en ellas no hay referencia al límite marítimo y menos a uno del paralelo. Destacamos este dato porque fue inexistente hasta antes de la publicación del libro.

El diplomático peruano explica que al no existir un tratado o una obligación jurídica ni convencional, ni por la costumbre o la conducta de los estados, es decir, una lex specialis, le corresponde a la corte trazar un límite aplicando la fórmula “principios equitativos” circunstancias especiales, que debería traducirse por una línea de frontera equidistante.

También el autor desvirtúa el concepto de “mar presencial” que se utiliza en Chile para justificar su dominio marítimo en un espacio que le corresponde al Perú. Además, agrega que dicho concepto no es reconocido por el derecho internacional.

La publicación de la demanda peruana es el mejor crédito al mérito de la obra. Los términos de la controversia y el fundamento sobre la competencia de la corte son los mismos que Rodríguez Cuadros precisa en su libro. http://elcomercio.pe/edicionimpresa/Html/2008-02-11/un-analisis-necesario.html

————————————————————————————-

                                     

Las ideas del otro Manuel Rodríguez

Domingo 27 de Enero de 2008

El verdadero gestor de que Perú lleve sus pretensiones limítrofes marítimas con Chile ante la Corte Internacional de La Haya, el ex canciller limeño Manuel Rodríguez Cuadros, ha plasmado, en 416 páginas, el pensamiento madre de la demanda peruana y las líneas de acción que aparentemente seguirá la Cancillería de su país durante los próximos años.

En “Delimitación Marítima con Equidad, el caso Perú y Chile”, además de esbozar los argumentos históricos por los que el Perú reclama un nuevo límite en el mar, que para Chile fue claramente fijado en tratados firmados en 1952 y 1954, el diplomático peruano se dedica a analizar las relaciones entre ambas naciones.

En el último capítulo, que titula “El sentido histórico de las relaciones entre Perú y Chile”, Rodríguez Cuadros culpa al ex triministro Diego Portales de haber sembrado la tesis de que Chile debía obtener para sí la hegemonía del Pacífico Sur, hecho que, a su juicio, desencadenó la guerra de 1879.

Asegura también que, actualmente, la alta compra de armamento por parte de Chile se realiza bajo las hipótesis de conflictos, antes que con Argentina, con Perú.

Y dejando aflorar su animadversión hacia Chile, también cuestiona el hecho de que se celebre el 19 de septiembre, y como parte de su fiesta nacional, el día de las Glorias Militares de las Fuerzas Armadas. “Además de ser una arcaica celebración, quizá explicable en los tiempos del general Pinochet, pero inexplicable en un sistema democrático, es un leit motiv muy ofensivo para el país que sufrió los estragos y las iniquidades de esas glorias”, dice.

En otro momento, recuerda que en 1980 Perú ya hablaba de una línea media y equidistante entre ambos países, y no el paralelo que se ha respetado por más de 50 años. Con el libro queda claro que el primer reclamo formal fue en 1986, cuando el hoy agente peruano ante La Haya y entonces canciller del primer gobierno de Alan García, Allan Wagner, envió a Santiago al embajador Juan Miguel Bákula para que se entrevistara con el ministro de Relaciones Exteriores chileno de aquel momento, Jaime del Valle.

En esa reunión, Bákula señaló que los tratados de 1952 y 1954 van en desmedro de los legítimos intereses de Perú, y lanzó la advertencia de que la “ausencia” de una demarcación marítima apropiada podría afectar la amistosa conducción de las relaciones entre Chile y Perú, hecho que ahora provoca Lima con su demanda.

Compartir este post

Comentar este post

profesor bertoldino 12/08/2010 20:59




¡¡¡ BOLIVIA JAMAS RENUNCIARA A SU MAR..!!!


Chile se apoderó de Antofagasta y Calama, no como resultado de una guerra, porque cuando se perpetró ese abominable hecho, no había ninguna guerra declarada entre ambos países. A raíz de
la invasión, los chilenos se apoderaron de Antofagasta y Calama por razones mercantiles. Chile robó a Bolivia 120.000 km2 y 400 kms de costa. Chile tiene una deuda histórica con Bolivia que
debe subsanarla lo más pronto posible!!!




gustavo moreira 12/08/2010 06:45



BUENO COMO ADMINISTRADORA DE ESTA COMUNIDAD BIENVENIDA  NO TE ASUSTES MUCHOS ESTAN EN LA MISMA CONDICIÓN QUE VOS. SON ADMINISTRADORES Y NO LO SABEN. MI RESPETOS ESTIMADA AMIGA.


VISITÁ MI BLOG AL CUAL ADMINISTRAS. OIGAN.OVER-BLOG.NET     GRACIAS.


MUYA TTE. GUSTAVO MOREIRA



El polvorín 12/08/2010 18:49



Un abrazo Gustavo! Encontre otra cosa que dice "habilitar foro", que ya le voy a dar que si, a ver que es.


Ivonne