Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Es cáncer y ahora. ¿Qué hacemos, J.J?

11 Julio 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

chavez castro

Es cáncer y ahora. ¿Qué hacemos, J.J?

“Ahora los enemigos externos e internos de Hugo Chávez están a merced de sus palabras y sus iniciativas. Habrá sin dudas sorpresas para ellos. Brindémosle el más firme apoyo y confianza”

FIDEL CASTRO RUZ

15 minutos en la televisión cubana y los ojos del mundo recayeron sobre ti mientras escalabas el Chimborazo. Tu, Hugo de los amores para muchos, Hugo de los odios para pocos, voz quebrada en conexión sentimental con la patria, con la matria, corazón entero diciéndole a todos en plural: viviremos y venceremos, y desde ese grito empezó hacer metástasis el miedo, la rabia en los que no creen en ti, es decir en los que no creen en la vida, en los que no aman, en los que odian, en los que no crean ni construyen, en los que destruyen. 15 minutos para expresar el retorno necesario y en alegría sostenida el comandante anuncia el “sangueo para el regreso” – dijera Alí, el semeruco de Paraguaná-, para seguir amando a la patria.

Es cáncer…y, ahora ¿que hacemos J.J?

De seguro que en los estudios de CNN, el moderador de turno (cualquiera es igual) en línea con Ravell y el “gerente de las percepciones” del pentágono J.J. Rendón tragaron grueso. En otro lugar, en sus aquelarres Walter Mercado, el delicado vidente –que no ve nada- ligando su hipótesis de la muerte de Chávez por “una llaga maligna que no se ha visto” (…) castigo del universo contra Chávez”.

J.J va a recomendar arreciar las campañas por la telebasura de manera de lograr nuevas promociones de disociados. La orden es generar rabia, producir miedo y el himno parece ser que la mentira se convierta en verdad.

En líneas generales intoxicación mediática hasta hacerse adictos, sobredosis de mentiras y por sobre todo ausencia de luz.. ¡Qué venga la oscurana pues!, que venga porque el pueblo de Chávez la va a emboscar en nombre de la patria bonita.

El retorno o la versión nuestramericana de la vuelta a Emaus

Uno viene del tiempo y hacia el tiempo va. Uno está lleno de tiempo. Tu lo estas Hugo de los Barrios, lo estas. Vienes del tiempo, hacia el tiempo vas. (Vamos contigo sumando pueblos), de allí entonces la necesidad de asumir, la primera lección y casi que hay que meterse un caletre, nos las dejo ALI, para usted…hay que calcular el tiempo. Acuérdese de esto comandante amigo, métase en los tuétanos y hasta el cáncer se asustara cuando la convierta en mil planas que repitan hay que calcular el tiempo, hay que calcular el tiempo, hay que calcular el tiempo, bajo el entendido que su tiempo ya no es suyo, ahora es del pueblo, ahora es una herramienta para la construcción del socialismo que cayó en tierra buena, y que pese a todo…ya retoña.

Esos gritos allí en el balcón tómalos como “cantar de guacharacas”, pueblo sabio, pueblo paciente que te recuerda que hay que calcular el tiempo con corazón y ojos, mucho ojo.

Es difícil creer en el retorno de alguien cuando ese alguien no se ha ido. Sin embargo, hemos de entenderte en tu lucha contra la empinada cuesta. Pasa contigo aquello de los que se marcharon de Jerusalén, desilusionados y tu sin que lo supieran ibas con ellos, pero para convencerlos después de escucharlos. Es decir, que tú fuiste a buscar a muchos que se habían ido y vuelves con más para espantar al diablo en las horas que se acercan.

La hora que viene, esa la de ponernos contentos, no viene sola, trae pruebas, viene cargado de retos, de Chimborazo, de delirios, de miel, de hiel. Esta es la hora que viene, es adviniente, es a la hora que vamos contigo, con nuestras alegrías, con nuestras tristezas, con nuestros despechos, incluso cuando sacamos cuentas y vemos que en nuestras filas hay quienes suman, hay quienes multiplican, pero también están los que restan, los que dividen. Afortunadamente Bolívar te dejó FURIA Y CORAJE para defender lo que el dejo siendo nuestro.

A los que le da rabia el amor, los que coquetean con la muerte (y la ansían para otros), les va resultar difícil ese VIVIREMOS Y VENCEREMOS. Ni Rivotril, ni valeriana podrán domesticar neuronas para que el sueño no alcance su metamorfosis de pesadilla…por darse cuenta que Chávez ya no muere. Donde meterse para que las palabras de Fidel no los alcancen: “Ahora los enemigos externos e internos de Hugo Chávez están a merced de sus palabras y sus iniciativas. Habrá sin dudas sorpresas para ellos, las palabras de Fidel retumban y su eco los alcanza: para ellos, para ellos, para ellos.

Tú no tienes tiempo para la muerte, tu tiempo es para la vida, no joda. No eres un HUGO para el demedol y la morfina. No eres HUGO para la muerte. La muerte, es como un juego de bolas criollas, tu lo sabes mejor que yo. Quien le acerque más el mingo, le gana, porque lo que le encanta a la muerte es ganar desde lejos, a veces sin que nadie se dé cuenta. (Cualquier parecido a las guerras de 4ta generación… delata a la muerte) Pero que va, cuantas veces no te las has quitado de encima, unas veces siempre jugando con las rojas, La muerte tuya tiene que esperarse, allá ella con su premura, allá ella si anda apurada porque tú no tienes tiempo apara atenderla, y para su despecho es una muerte novata, poco diestra como para darse cuenta que ya tu no mueres, que contigo pierde el tiempo. Por eso te entiendo, Hugo de los pueblos en tu cháchara del balcón del pueblo, en tu corazón adentro, hay un millón de corazones, en tu alma adentro, están adictas a la subversión por la vida un millón de almas (aunque a decir verdad te quedas corto Hugo, como que le eres infiel a la matemática y te quedas corto, porque ya desde hace rato, se dio en ti una extraña metástasis, la de la ternura que se multiplica y se multiplica mas allá del millón de corazones, mas allá del millón de almas. Corazones en tu corazón, almas en tu alma, como para decir en la matemática que te gusta: subconjuntos para el amor, subconjuntos para la patria buena y bonita que te hace regresar para amarla.

De ti dijera, con razón, Pablo Milanés “no pide nada a cambio de lo que da”.

Y es que hoy, como que amanecemos, si. Este es nuestro amanecer. Es la alborada que se hace lugarteniente del cariño de un pueblo para convencer a los gallos a ejercer el canto para la revolución bajo el entendido de que son solo tres cantos los permitidos para sospechar de aquellos que traicionan y ponen en peligro la vida de los hijos de Bolívar.

Pero si es que ahora la vida nos esta amaneciendo como pueblo, como gente, como persona. Entonces tenemos que decir que esta es la madrugada nuestra, nuestro amanecer. Esta es la madrugada tuya, es la madrugada de nosotros, es la madrugada bonita que quedo en deuda con los que quedaron sembrados en Cantaura … aquella madrugada vestida de muerte.

Ser siendo, vivir viviendo

Alguien explica el ser siendo como un proceso que lleva consigo el dominio de la voluntad, el poder de la decisión y sobre todo la DEDICACION. Palabras estas que hablan por si solas del acto tuyo para hablarle al pueblo y decirle Yo existo para ustedes, como queriendo decir me niego a existir si ustedes no existen. Que mas allá del existir es donde se traduce la voluntad, la decisión y la dedicación en encontrar ese yo profundo rebelándose contra el otro yo, el que nos existe colonizándonos para el individualismo. El siendo que demostraste en la articulación mágica de tu yo físico, tu yo psicológico y tu yo espiritual, en esa especie de espiritualidad para el socialismo que pone a prueba los criterios de San Romero Mártir para saber “si Dios está cerca de nosotros o está lejos” (…) Todo aquel que se preocupa del hambriento, del desnudo, del pobre, del desaparecido, del torturado, del prisionero, de toda esa carne que sufre, tiene cerca a Dios”. Y en el medio de esa espiritualidad los “pueblos crucificados” de Ellacuria, dejando sin oficio a la cruz y caminando en la persecución de los horizontes, para que no se acabe la marcha y para que la utopía se vaya llenando de almas, de corazones y de brazos, esos que te llenan y como “contra” para rematar la bendición de tu madre y de millones de madres mas.

Padre nuestro: una oración para que sanes. (y que me perdone Frei Betto por adaptarla)

Padre nuestro que estás en el cielo, padre libertador que nos miras desde un cielo con sus heridas de desodorante, danos fuerza en la tierra con un Chávez arrechamente comprometido con los ríos, con las montañas, con el sol, con la luna y por sobre todo en conexión eterna con el pueblo que se perpetúa en el amor.

Santificado sea tu nombre, y el nombre de los cristos rotos con sus pecados con sus virtudes, con sus ganas de hacer patria con la fuerza de un cariño militante que se decidió un día vestido de papagayo coquetear con las nubes y sacarle cuadro al socialismo nuestroamericano.

Venga a nosotros tu Reino, y hágase aquí un surco gigantesco donde se reproduzcan semillas de pueblos libres. Retoñando conscientes de que la vaina es aquí en la tierra

Que se haga tu voluntad en la voluntad de los pueblos que amorosamente siguen a su comandante por un camino de ixoras y trinitarias conscientes de que los que ayer lloraron hoy regresan de contentos llenos de Simón en el alma y el corazón de Hugo Chávez.

Así en la Tierra como en el cielo, con el manto de la virgen, con la bendición de todas las madres, con los espíritus de la sabana que ponen una escoba detrás de la puerta de la patria para que se vayan los que no la acarician, los que la manosean.

Danos hoy el pan nuestro de cada día, y enséñanos a multiplicarlos en los caminos y que sus migas convenzan a las aves que este lugar llamado Venezuela, es nuestro cielo perpetuo.

Perdona nuestras ofensas y deudas, principalmente aquella que tenemos con los que se marcharon primero sin probar el agua clarita del Orinoco que llevamos adentro y su inundación de ternuras para ahogar los despechos y los engaños, las mentiras y ese pecado occidental de creernos semidioses que secuestran arcoíris.

Así como nosotros perdonamos a quienes se han ido a Emaús, creyendo que la noche es mala solo porque es oscura, vencidos por la desesperanza.

Y no nos dejes caer en tentación que nos haga creer que es distinto amar al becerro de oro que el oro del becerro.

Pero líbranos del mal, con la poesía y el beso, pero sin dejar desempleado al fusil, por si acaso, por si acaso

Amemos

 

 

 

 

 

NELSON ESPAÑA

Compartir este post

Comentar este post