Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

España: Algunos controladores fueron obligados a volver al trabajo a punta de pistola / CGT condena el estado de alarma decretado por el gobierno

5 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

guardia-civilLos controladores aéreos han garantizado que trabajarán con “absoluta normalidad”, según ha informado a Europa Press el portavoz del sindicato de controladores USCA, quien ha denunciado que la Guardia Civil “ha obligado a trabajar a punta de pistola” a algunos compañeros suyos que se encontraban descansando en el centro de control bajo “la amenaza de llevarlos al calabozo”.

Así, ha explicado que agentes de la Benemérita han llegado esta mañana a las salas de control, donde estaban descansando algunos controladores, a quienes han conducido a punta de pistola a la sala de operaciones del centro de control, donde les ha obligado a sentarse, bajo la amenaza de detenerlos en caso de que se negaran.

Los controladores advierten que sufren “crisis de ansiedad” y que no están en condiciones psicofísicas para desarrollar su labor. El Gobierno ha amenazado a los huelguistas y si no vuelven al trabajo pueden enfrentar penas de cárcel y multas de hasta 200.000 euros.


Cinco Días / LibreRed.Net


 

Como Franco: A punta de pistola
Las acciones efectuadas por el régimen, en el conflicto con los controladores, son gravísimas y marcan un antes y un después en las relaciones entre el Sistema y todos los trabajadores sin distinción.
J.M. Álvarez | Para Kaos en la Red | Hoy

Que se vayan preparando otros gremios de trabajadores como los del metro, comunicaciones, o simplemente, aquellos que corten el tráfico en una carretera como medida de protesta.

El capitalismo, forzado a socializar los medios de producción o transporte y, acuciado por la crisis, ha retomado una vieja táctica fascista: obligar a la gente a trabajar a punta de pistola y bajo la  bota militar. Ello obliga, de manera urgente, a la clase obrera a organizarse al margen de sindicatos colaboracionistas y recurrir a nuevas formas de lucha.

Desde hace años vengo diciendo que la democracia burguesa sólo nos necesita para legalizar en las urnas su régimen de terror, opresión y explotación. Debemos abstenernos y boicotear activamente sus mascaradas electorales. No podemos legitimarlas con nuestro voto, esta no es nuestra democracia.

Las acciones efectuadas por el régimen de Madrid, en el conflicto con los controladores aéreos, son gravísimas, y marcan un antes y un después en las relaciones entre el Sistema y todos los trabajadores sin distinción.

http://jmalvarezblog.blogspot.com/

 

 

CGT condena el estado de alarma decretado por el gobierno
Lo peor es que se aplique este estado de alarma con motivo de un conflicto laboral.
CGT | Para Kaos en la Red | 4-12-2010

El gobierno es el único responsable del cierre del espacio aéreo español y el verdadero problema es que está vendiendo nuestro país a los empresarios.

CGT condena de forma absoluta el estado de alarma decretado por el gobierno, lo que supone la suspensión, a niveles prácticos, de los derechos constitucionales y lo peor es que se aplique este estado de alarma con motivo de un conflicto laboral. Este es un antecedente gravísimo, ya que a partir de ahora podríamos estar asistiendo a la suspensión del derecho a la huelga, en cualquier sector donde las y los trabajadores tenemos capacidad y fuerza para defender los derechos colectivos.

El estado de alarma sólo fue impuesto con anterioridad en un estado democrático por el presidente republicano Reagan, para doblegar los derechos legítimos de las y los trabajadores americanos.

CGT denuncia la actitud autoritaria con que está actuando el gobierno al aprobar por decreto ley el Estado de Alarma, es decir, la movilización de los controladores y controladoras aplicándoles el código militar, así como el decreto de la militarización del Espacio Aéreo español, siendo incapaz de resolver los problemas de forma democrática, siendo incapaz de dar marcha atrás en su deriva neoliberal que está provocando el mayor ataque conocido en el período democrático reciente contra los derechos laborales y sociales de los y las trabajadoras y las clases populares.

Para CGT resulta inadmisible que el gobierno Zapatero tenga que recurrir al ejército en 2010 para abordar los problemas sociales que ellos mismos están provocando, únicos responsables de violar el convenio colectivo, decretar qué son horas de trabajo y reducir a golpe de decreto los derechos laborales, demostrando su total ineptitud en la forma de afrontar los problemas. El gobierno no puede seguir actuando a base de decretos-ley pasando por encima del derecho a la negociación colectivo y los derechos laborales y sociales, demostrando su desprecio absoluto por las reglas de juego de la democracia y colocando a los trabajadores en situaciones límite, ante una manera de actuar autoritaria, militarista y salvaje.

El problema de fondo es que el gobierno ha decretado vender AENA para hacer caja y poder seguir pagando la deuda pública que tenemos contraída como país, como consecuencia de haber dado miles de millones de euros a la banca. La privatización de AENA significa dejar a la deriva a más de 12.000 trabajadores. AENA es una empresa pública, muy rentable y productiva, que se va a entregar en bandeja a los grandes amigos empresarios del gobierno.

El gobierno está vendiendo el patrimonio público sin ningún tipo de escrúpulos, lo está vendiendo a precio de saldo a los empresario amigos y poderosos, que sólo desean obtener beneficios.

El gobierno no puede seguir provocando más a la clase trabajadora, como lo hace en Renfe o el Metro con servicios mínimos del 85%, y presuponer que no se va a producir ninguna movilización social, no puede seguir expoliando más a este país.

El gobierno está atravesando todas las líneas rojas en cualquier democracia, actuando con mano de hierro para imponer sus criterios, olvidando y negando todo tipo los derechos a los y las trabajadoras.

Los trabajadores y trabajadoras estamos hartos de pagar la crisis del capitalismo, hartos de que nos roben como pueblo, hartos de sufrir este sistema social que sólo piensa en los intereses de los mercados, hartos de que conviertan en negocio privado todos los servicios y empresas públicas.

La revuelta social de las y los trabajadores es la única respuesta ante la violencia del estado y de los empresarios. La huelga es legítima y no cumplir con las reglas de domesticación, son legítimas, cuando los empresarios y el estado, violan dichas reglas.

CGT defenderá y apoyará hasta el final la lucha de los y las trabajadoras de AENA.

Igualmente, CGT se solidariza con los y las ciudadanas que están sufriendo de forma directa el conflicto ocasionado con motivo del cierre del espacio aéreo, y hace responsable del mismo al gobierno que está ofendiendo a los trabajadoras y trabajadores con decretos ley que regulan de forma dictatorial sus condiciones de trabajo.

CGT exige que el gobierno dé marcha atrás en sus políticas antisociales y de forma concreta no prosiga en sus decisiones adoptadas sobre la privatización de AENA y escuche a sus trabajadores y trabajadoras.

¡Por el reparto del trabajo y de la riqueza  !

¡ Por otra Huelga General  !


Secretariado Permanente de la CGT

 

Sobre los controladores aéreos: reflexiones necesarias
Consideraciones sobre lo acontecido en los aeropuertos desde una perspectiva crítica.
Alejandro Martínez | 4-12-2010

Ante los sucesos que están pasando en el Estado Español como consecuencia del conflicto de los controladores aéreos, resulta importante hacer una reflexión crítica desde la izquierda, y ello implica que deben matizarse algunas cosas:

Nadie puede negar el corporativismo y el elitismo del que, en más de una ocasión, han hecho gala los controladores aéreos. Hablamos de trabajadores que no se consideran en muchos casos como tal, que defienden sus intereses sin solidarizarse con el resto (no secundaron la huelga del 29-S, por ejemplo) y que, en cierto modo, hacen un uso abusivo del poder del que disponen para defender esos intereses (en este punto creo que tampoco debemos ser ingenuos, ya que siguiendo la lógica del egoísmo que impera en nuestra sociedad, por desgracia, esta gente no ha hecho ni más ni menos que utilizar sus “armas” para defender su posición. Y no con ello quiero decir que esté bien hecho, solo que la mayoría en una situación así actuaría igual o parecido).

Más allá de esto, insisto, creo que hay que tener mucho cuidado con como se enfoca la cuestión. Habría que reflexionar sobre el porqué de que ciertos sectores profesionales gocen de privilegios respecto a otros. Habría que plantearse porqué, si esta gente ha gozado de esos privilegios que les han elevado a un status superior, no se han llevado a cabo reformas antes y porqué ahora parece que nos pilla de nuevas el conflicto. Habría que plantearse también quién se ha encargado de mantener esos privilegios cuando la cosa iba bien y quiénes han amparado y protegido siempre a grupos concretos en detrimento de defender los intereses de los trabajadores. Si esta gente ha conseguido lo que tiene es porque han “luchado” (no encuentro un término mejor) por ello, y hay un refrán que dice que “contra el vicio de pedir…” Lo que se ve es que nunca nadie ha tenido la virtud de no darles tanto, de no concederles tantos favoritismos. Muy al contrario, cuando la situación económica del país era buena (los últimos 10 - 15 años) era preferible garantizar el bienestar de estos grupos que desempeñan una función vital para la economía. Matábamos dos pájaros de un tiro: asegurábamos que la importantísima labor que desempeña esta gente no se viera alterada ni causase problemas económicos y, por otro lado, con estas dinámicas se fomentaba la diferenciación entre un tipo de trabajadores y otros, dividiendo a la clase trabajadora, pero siempre actuando de espaldas a la opinión pública. Porque sí, otra cuestión muy sospechosa es que cuando todos íbamos bien no salía en la tele ni a (casi) nadie parecía importar que los controladores ganaran más o menos. Pero claro, cuando tenemos un porcentaje tan alto de parados resulta que la posición privilegiada de estos trabajadores chirría y es una desvergüenza que hagan huelga habiendo los problemas que hay. Por supuesto que las formas en que se ha llevado a cabo son criticables, lo que pasa es que su puesto era igual de importante antes que ahora, pero cuando la cosa va bien a nadie le importa y cuando estamos jodidos señalamos a quien no debemos.

Pero sin duda alguna lo peor de todo, y a lo que más hay que atender, es al precedente que se sienta utilizando al Ejército para desatascar el embudo y la manipulación mediática que se va a hacer de la cuestión: a partir de ahora, cualquier huelga que se haga en cualquier sector considerado de vital importancia para la economía puede ser susceptible de ser reprimida por el Ejército. Y en esos casos, puede que sean trabajadores mucho más humildes y con verdadera conciencia de clase los que paguen los platos rotos. Claro está que no se va a movilizar al Ejército cada dos por tres (principalmente por el coste que supone, no por falta de ganas), pero al hacer esto lo que se está consiguiendo es reconfigurar un imaginario totalmente absolutista por el cual, de ahora en adelante, muchas personas verán con buenos ojos que se recurra a soluciones militares para solventar determinados conflictos no ya solo laborales, sino sociales, políticos, etc. (así empezó el fascismo en Europa).

Y en la línea con esto, dejando a un lado la actuación institucional, lo que también es alarmante es el trato que se le está dando y se le va a dar al tema en los medios de comunicación de masas y cómo se va a utilizar el asunto para descalificar, desprestigiar y desmovilizar a los trabajadores.

Lo que quiero exponer es mi crítica, sobretodo, a la superficialidad; critico el hecho de que se recurra al sensacionalismo sentimental mediático para descalificar una protesta. Al final la situación en sí no cambiará tanto, porque después de las correspondientes sanciones económicas y represalias que se tomen contra los controladores para dar ejemplo, es decir, una vez que pase la noticia, el corporativismo sindical en este ámbito (como en algunos sectores del funcionariado) seguirá intacto y los privilegios que puedan tener también.

El caso es que, muy a nuestro pesar, lo que calará de todo este asunto (como se ha intentado hacer con otras protestas de trabajadores) serán las imágenes de la gente en los aeropuertos, sin poder viajar; los enfados, los gritos, las colas, el "a ver qué pasa con mi dinero". Se dramatizarán los acontecimientos con un único objetivo: la criminalización de las protestas. Todo eso sin contar la ya habitual utilización que hará la derecha para sacar rédito político.

Por eso digo, para ir finalizando, que desde luego la de los controladores es una situación desproporcionadamente privilegiada en muchos aspectos respecto al resto; pero insisto en el peligro que implica juzgar estas cuestiones desde la perspectiva del televisor y la prensa, por los precedentes de que suponen y por la reconducción y la asimilación de ciertas medidas por parte de la sociedad. Aceptar que se use al ejército para solucionar un problema laboral (más allá de que puedan ser unos privilegiados o no) supone aceptar una medida fascista. Una medida de urgencia amparada en el "Estado de alarma” y que, de salir bien, es perfectamente extrapolable a cualquier otra situación similar. Asimismo, compartir el discurso de los medios y dejarnos llevar por el trastorno que supone que algunos no puedan viajar o las pérdidas económicas que conlleva el parón no nos conduce a nada.

Ser sensatos, creo, nos debería llevar sin ninguna duda a criticar los privilegios de los controladores (no tanto sus sueldazos como el status del que gozan, que es más importante), a criticar que recurran a un método como es la huelga para defender esos privilegios y a criticar las formas en que lo han hecho. También a solidarizarnos, en cierta medida, con las personas que hayan podido verse afectadas especialmente por la huelga sin previo aviso y los costes económicos que pueden suponer para estos afectados. Pero sobretodo, la sensatez debería de empujarnos de verdad a criticar a quienes mantienen y han mantenido todo este tiempo porque les interesaba los privilegios de los controladores (Gobiernos y empresarios), pues si nos limitamos a atacar solo a los controladores no estaremos arreglando nada. Debería empujarnos también a ser capaces de enfocar críticamente las noticias, a no dejarnos llevar por los discursos del noticiario, a no centrar todo el problema en que “tienen mucho morro porque ganan más que el resto y no hay derecho”, a mirar más allá de lo que se muestra.

Y sobretodo, considero que siendo sensatos nos escandalizaríamos por las medidas llevadas a cabo, por consentir y aplaudir con las orejas como burros que se utilice al Ejército para preservar el orden. Que no nos engañemos, el Ejército no está ahí para que los buenos y humildes viajeros puedan irse de puente. El Ejército está preservando un determinado orden, unos determinados intereses. Y el hecho de que, movidos por el sentimentalismo veamos con buenos ojos que se apruebe un decreto de la noche a la mañana para que el Ejército pueda actuar de una u otra manera, todo ello es un peligro y deja las puertas abiertas para el Estado de excepción; sienta el precedente para que se pueda volver a actuar si la situación lo requiere o, lo más triste, si la gente lo demanda.

 

 


Consecuencias de intromisiones militares anteriores en lo específicamente civil (como la UME) - 

(Escrito publicado en Tortuga el viernes 3 de diciembre)

Grupo Antimilitarista Tortuga

Asistimos con estupefacción a una medida que no se había producido en décadas de supuesta democracia. Ante la huelga encubierta iniciada repentinamente esta tarde, coincidiendo con el principio de un puente festivo, y secundada por la gran mayoría de controladores aéreos de los aeropuertos españoles, el gobierno, reunido en gabinete de crisis, ha promulgado de urgencia un real decreto que ha entrado en vigor apenas un par de horas después (a las 21’30 h). Dicho decreto supone la militarización de la navegación aérea en el estado español.

Las noticias aún son confusas, pero parece que el alcance de la medida no pretende, en un primer momento, sustituir controladores civiles por militares, sino militarizar a aquellos, obligándolos a la obediencia inexcusable de las autoridades del ejército puestas ejecutivamente al mando de las torres de control de cada aeropuerto, bajo amenaza de incurrir en tipos delictivos. El telediario de TVE informaba hace unos momentos de la reciente incorporación de altas personalidades del ejército al gabinete de crisis gubernamental.

En esta web, ni entramos ni salimos en el debate sobre las condiciones de trabajo de los controladores aéreos, las medidas del gobierno para intervenir en este espacio laboral y –en definitiva- las razones o falta de ellas para la huelga. Por supuesto lamentamos enormemente las molestias causadas a todas las personas que se disponían a coger vuelos en inicio de sus vacaciones o por otras circunstancias y que se han visto “tiradas” en las terminales de los aeropuertos. Pero, independientemente de que el colectivo de controladores pueda disfrutar de una situación laboral mejor que otras personas trabajadoras, incluso privilegiada que pueda ser discutible, lo que nos preocupa es esta gravísima intromisión del estamento militar en la vida civil.

Ignoramos la efectividad concreta de este decreto militarista y acaso no sea más que un farol del gobierno ante los controladores y la puesta en escena de una reacción firme y autoritaria ante la indignada opinión pública y las personas afectadas directamente por la cancelación de los vuelos. Es posible que el decreto (en realidad un añadido de última hora al amplio decreto promulgado por la mañana), improvisado en cuestión de minutos, ni siquiera sea susceptible de poderse aplicar (¿van a ir a buscar a sus casas uno a uno a los controladores para traerlos al trabajo de la oreja o a punta de pistola?)

Ignoramos asimismo la legitimidad jurídica y constitucional de este siniestro decreto capaz de poner bajo las órdenes del ejército de un plumazo a trabajadores civiles, pero nos inquieta en gran manera la puerta que se abre, y la política que el gobierno “socialista” de Rodríguez Zapatero inicia hoy de utilización del ejército para imponer la “solución” del poder en este y otros futuros conflictos laborales o sociales.

Apenas si hubo contestación social cuando merced a la Unidad Militar de Emergencias, el ejército comenzó a ocupar parcelas laborales tradicionalmente desempeñadas por la población civil, y que podrían perfectamente seguir así si se aplicara a ellas el dinero gastado en el costoso dispositivo militar. Ahora hay una nueva vuelta de tuerca, quizá aprovechando la antipatía que despiertan las condiciones laborales de los controladores aéreos. Sin embargo esta nueva intromisión del ejército en la vida social civil efectivamente crea un importante precedente. A partir de ahora la amenaza de la militarización podrá planear sobre cualquier lucha legítima de la sociedad frente al poder establecido.

Por fin conocemos la verdadera razón de ser y de existir de los ejércitos. Al margen de su utilización en operaciones de control de materias primas, mercados, rutas y –en definitiva- de expolio de los países pobres en beneficio de las empresas multinacionales, en último término constituyen el seguro de vida de los poderes políticos y económicos, la garantía fáctica de que la situación que mantienen en su beneficio no se les va a escapar de las manos.


Más información: El ejército se hace con el control del tráfico aéreo en España

Más opinión de Tortuga: Gobierno y militares se frotan las manos y aprovechan para meter a la UME en los aeropuertos

Peligroso precedente militarizador de la sociedad: La Ley de la Carrera Militar atribuye poderes policiales a unidades del Ejército Español

El gobierno español declara “el estado de alarma” que militariza la sociedad toda

Buscando culpables. Aunque los medios del estado y amigos cargan contra los controladores, todo parece estar orquestado desde el gobierno.

El jurista José Manuel Rivero opina que la declaración de Estado de Alarma es inconstitucional


Publica El País:

Los pasos de la intervención militar

1º Ordenar a los controladores que acudan a sus puestos de trabajo. Si no cumplen la orden se enfrentan a graves delitos con penas, incluso penales.

2ª Abrir al tráfico civil la decena de aeropuertos militares que hay en España. En Madrid se habilitará el de Torrejón.

3ª Desplazar a las torres de control de los aeropuertos civiles a los 300 controladores militares que existen en España.

4ª El jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire seleccionará y decidirá cuáles son los vuelos prioritarios a realizar.


Dice el decreto publicado hoy en el BOE:

Con la misma finalidad de garantía del tráfico se incluyen dos modificaciones adicionales sobre atención en caso de enfermedad y garantía del servicio bajo la dirección, si fuera necesario, del Ministerio de Defensa.

(…)

Disposición adicional primera. Coordinación de franjas aéreas en el nuevo modelo aeroportuario.

Reglamentariamente se regularán las funciones de coordinación, facilitación, y supervisión de franjas horarias de conformidad lo establecido en el Reglamento (CEE) 95/93 del Consejo, de 18 de enero, relativo a normas comunes para la asignación de franjas horarias en los aeropuertos comunitarios.

Cuando entre en vigor el reglamento referido en el párrafo anterior quedará derogado lo establecido en el Real Decreto-ley 15/2001, de 2 de noviembre, por el que se adoptan medidas urgentes en materia de transporte aéreo.

Disposición adicional segunda. Actividad aeronáutica en el control del tránsito aéreo.

1. Los controladores al servicio de la entidad pública empresarial AENA, así como al servicio del resto de proveedores de servicio de tránsito aéreo, deberán ajustar su tiempo de actividad aeronáutica, descansos y turnos a lo establecido en el Real Decreto 1001/2010, de 5 de agosto. De acuerdo con lo establecido en el artículo 5 del citado Real Decreto 1001/2010, la actividad aeronáutica anual no excederá de 1.670 horas, sin perjuicio de la posibilidad de ser incrementada con horas extraordinarias hasta un máximo de 80 horas anuales. En el cómputo de este límite anual de actividad aeronáutica no se tendrán en cuenta otras actividades laborales de carácter no aeronáutico, tales como imaginarias y periodos de formación no computables como actividad aeronáutica, permisos sindicales, licencias y ausencias por incapacidad laboral. Estas actividades, al no afectar a los límites de seguridad aeronáutica, se tomarán en consideración exclusivamente a afectos laborales de conformidad con lo establecido en la disposición adicional única del Real Decreto 1001/2010.

2. Se da una nueva redacción al apartado 4 del artículo 34 de la Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea:

«4. Abstenerse de ejercer dichas funciones y de realizar tales actividades en caso de disminución de la capacidad física o psíquica requerida. El personal de control al servicio de la Entidad Pública Empresarial «Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea», que aprecie dicha circunstancia, deberá someterse de manera inmediata a reconocimiento por parte de los Servicios Médicos que facilite la Entidad, quienes verificarán la concurrencia de la misma, y determinarán si ello ha de dar lugar al apartamiento de su puesto de trabajo.»

3. Se da nueva redacción al apartado 2 de la disposición adicional primera de la Ley 9/2010, de 14 de abril, por la que se regula la prestación de servicios de tránsito aéreo, se establecen las obligaciones de los proveedores civiles de dichos servicios y se fijan determinadas condiciones laborales para los controladores civiles de tránsito aéreo, que quedará redactado en los siguientes términos:

«2. La entidad pública empresarial Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea deberá facilitar la inmediata aplicación de lo previsto en el artículo 4.4.a) de la Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea, quedando sometidos los controladores de tránsito aéreo de la citada entidad a la dirección del Ministerio de Defensa quien asumirá su organización, planificación, supervisión y control. Ningún trabajador, órgano directivo u organización podrá dificultar o impedir la efectividad de dicha medida. El incumplimiento de dicha obligación será sancionado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4 de la presente Ley, sin perjuicio de las demás responsabilidades civiles o penales a que haya lugar.»


Actualizando:

El presidente Zapatero ha firmado poco antes de las 23.00 horas la orden que permite a los militares tomar el control del espacio aéreo español, como medida de firmeza.

La militarización del control aéreo

Los militares podrán ejercer el control de las torres de los aeropuertos españoles desde las 21.30 horas, en virtud del Real Decreto aprobado hoy por el Consejo de Ministros, según ha informado el Ministerio de Fomento. En un comunicado, Fomento explica que el Gobierno ha aprobado "medidas adicionales para garantizar la seguridad y la continuidad de los servicios de control aéreo".

En concreto, el Real Decreto aprobado por el Gobierno este viernes incluye dos medidas principalmente. La primera es que los servicios médicos de AENA podrán determinar si un controlador está o no capacitado para el ejercicio de sus funciones. La segunda medida incluida en el Real Decreto es que "el presidente del Gobierno podrá encomendarse al Ministerio de Defensa para que los militares puedan ejercer el control de las torres".

Artículo 409 del Código Penal

Dice así:

"A las autoridades o funcionarios públicos que promovieren, dirigieren u organizaren el abandono colectivo y manifiestamente ilegal de un servicio público, se les castigará con la pena de multa de ocho a doce meses y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años. Las autoridades o funcionarios públicos que meramente tomaren parte en el abandono colectivo o manifiestamente ilegal de un servicio público esencial y con grave perjuicio de éste o de la comunidad, serán castigados con la pena de multa de ocho a doce meses".

Diario Crítico


En caso de incurrir en delito de sedición ---

Los controladores se arriesgan a cumplir hasta 15 años de cárcel

Los controladores aéreos podrían incurrir en un delito de "sedición" castigado con penas de entre ocho y quince años de prisión, si desobedecen la orden militar de volver a sus puestos de trabajo.

Agencias - Madrid - 03/12/2010

La posibilidad de que el Gobierno militarice el trabajo de los controladores aéreos supone que éstos queden sometidos a las órdenes de la autoridad militar que es de obligado cumplimiento. En caso de éstos las incumplan, podrían incurrir en delito de "sedición", informaron en fuentes militares.

En caso de desobediencia, se podría aplicar el artículo 544 del Código Penal, en el que se define el delito de "sedición". Este artículo afirma que "son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales".

Este delito está castigado con entre ocho y diez años de prisión, según el artículo 545 del Código Penal, para los que hubieren "inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores", serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.

"Fuera de estos casos, se impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años", según precisa el segundo punto del artículo 545 del Código Penal.

Cinco Días


Las agencias de viajes piden a Blanco que despida a "todos los controladores"

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes (Feaav), Rafael Gallego, ha instado al ministro de Fomento, José Blanco, a "despedir a todos" los controladores que han abondonado su puesto de trabajo "por su irresponsabilidad", puesto que han motivado el cierre de casi todo el espacio aéreo español.

En declaraciones a Europa Press, Gallego ha criticado las "bajas masivas" de los controladores aéreos porque configuran un "auténtico desastre" para España y "solo sirven" para "hundir el país".

En ese sentido, el presidente ha señalado que "hay que acabar" con este tipo de comportamientos porque el sector turístico "es de los pocos que tira" de la economía del país, y actuaciones de este tipo, agregó Gallego, "perjudican" la riqueza nacional.

 

Tomado de Grupo Antimilitarista Tortuga

 

Acción en el mercado de Pere Garau, Palma de Mallorca, contra la reforma laboral y de las pensiones.
Más acciones: grupoaveria.blogspot.com.
Actúa y difunde.

 

Compartir este post

Comentar este post