Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

España: Una democracia secuestrada

17 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Esta es una democracia muy particular. Fue conquistada duramente desde abajo, con mucho sudor, sangre y lágrima del pueblo. Sin embargo, su primera regla es que los poderosos pueden ganar o ganar...
Pepe Gutiérrez-Álvarez | Para Kaos en la Red | 12-11-2010

Hay cosas de las que nunca se suelen hablar. Por ejemplo, el pastel social está peor repartido que nunca, las diferencias sociales nunca han sido tan abismales, tan descaradas. Ni con Franco, cifras cantan.

El secreto es el robo de las privatizaciones, a veces efectuada gradualmente, a veces aceleradamente; se están forrando con el dinero público. Dicen que ya no hay lucha de clases, y observando la izquierda instalado o a las burocracias sindicales, parece que es así. Pero lo cierto es que existe la lucha de clases. El secreto radica en que hasta hora, la iniciativa la han tenido los poderosos.

Cierto, esto no ha ocurrido porque sí. El mundo capitalista conoció un cambio radical después de la II Guerra Mundial, los españoles que emigraban a Alemania o Suiza, contaban cosas nunca vistas. Era el “Estado del Bienestar”, sobre el que habría mucho que hablar, pero para la gente que aquí iba tirando como podía, aquello era la gloria. Aquí esas conquistas llegaron tarde, de hecho tuvieron que ser impuestas desde abajo, por una movilización social que poco tiempo atrás parecía una quimera. En realidad, no fue otro el “motor” del antifranquismo. Entonces, el régimen tuvo los días contados cuando los empresarios se dieron cuenta que con el Sindicato Vertical ahora tenían más que perder.

En su momento, tras guerras y dictaduras, esta democracia parecía la única “viable”, una palabra sagrada en la Transición, así por ejemplo, un movimiento social amplio y activo no era “viable” ya que, desde 1977, la voz del pueblo pasaba por las instituciones, y cualquier paso más allá era acusado de desestabilizador. Otro ejemplo, si el pueblo hubiese ganado el No a la OTAN, no habría tenido una expresión política…aceptada por la “nomenklatura” político-militar.

Los partidos que tenían el mayor peso decían que aquella era la primera etapa, la de la libertad, lo máximo que habíamos tenido n este país de la historia más triste, un país que no se puede permitir tener siquiera una República porque República significa más cosas que en otros, que en Francia o en Portugal. Luego, con la democracia llegarían nuevos avances. En aras de esta primera etapa se sacrificó todo: las luchas por abajo ya no tenían sentido. Lo importante era tener votos para cambiar desde los despachos. Se pactó todo lo que hubo que pactar, y ahora resultaba que la democracia era tan frágil que no  cualquier huelga, cualquier cosa no “consensuada”, aparecía como una amenaza de desestabilización. Las cúpulas sindicales se hicieron el culo de hierro para jugar en el tablero de los empresarios. En realidad, negociaban derrotas, sobre todo para los no afiliados, para los que venían detrás. Así, el sistema fue atornillando todo lo que le pudiera molestar. Primero dejó fuera toda la izquierda radical, una tarea en la que el PCE no regateó esfuerzo, luego les llegó la hora a ellos. Al final, no quedaba nada de lo que se había conquistado duramente en los sesenta: sindicatos asamblearios y combativos, asociaciones de vecinos que querían otra ciudad, movimientos sociales, semanarios de intenso pensamiento crítico como Triunfo, diarios abiertos…

Lo dicho: ha resultado que la democracia no era la actividad social, organizada, lo que se hacía horizontalmente, no podía ser. Lo que podía ser era el espectáculo político, en vez de la actividad desde abajo, la TV y los medias bla, bla, bla. El duelo bipartidista made in USA asentado en “un amplio consenso”, las instituciones “neutrales” como la monarquía. Los diarios de pensamiento único, bases electorales…Una democracia sin el pueblo, al que se le convoca a votar a partidos que están dentro del juego, que están plenamente conectados con el gran dinero, que “se forran”, y de gente que “milita” por mejorar su lugar al sol, no hay ideologías. No hay más problema que los que puedan comportar la gestión… La llamada revolución conservadora ha logrado sus objetivos, otra cosa es que ya empieza a oler mal.

Evidentemente, todo venía de viejo, pero hubo un cambio cualitativo cuando el “socialismo real” comenzó a demostrar su agotamiento con el simple hecho de que las mejores huelgas obreras se hacían…contra la burocracia “socialista” en Polonia. Fue el momento de la señora Thatcher, Wotyla, y del jefe de los “escuadrones de la muerte” en Centroamérica, Ronald Reagan quien al llegar al poder en 1980, prometió "librar al pueblo de la carga del gobierno", el partido republicano ha seguido una evolución que está conduciendo a Estados Unidos a una paulatina disolución de la democracia en un totalitarismo invertido. Habían descubierto que la democracia podía ser manejada al antojo cuando no existe ningún partido de la oposición digno de tal nombre, y al final.

Claro que hasta Refundazione comunista ha entrado en la trampa según la cual no había vida fuera de las instituciones, lo que significa que ya no queda nada del antiguo movimiento obrero y social surgido de la Resistencia contra el fascismo. Se lo han laminado, desde fuera por supuesto, pero también desde dentro. Desde los cargos

Se ha hablado y con razón, de una democracia invertida, como también se pudo habla de un “socialismo invertido” en los países del “socialismo real”.

¿Por qué invertida? Al igual que las viejas dictaduras, esta democracia también es fruto de derrotas devastadoras de los de abajo. Los amos del mundo han aprendido que las dictaduras funcionan pero si son transitorias, que a la larga se pueden volver contra ellos. Son formas de opresión demasiado evidentes. Delante del “desencanto” existente, no tuvieron necesidad de una conquista violenta del poder, ni mucho menos de provocar una movilización de las masas reaccionarias. Les era suficiente con la desmovilización de éstas desde el poder, desde los medias, desde el sueño de que las conquistas parciales estaban garantizadas, ese sueño al que se aferra el discurso de Zapatero. Tenían en sus manos un legado marxista invertido, ahora eran los poderosos los que tenían al lado una “intelligentzia” bien colocada, sus planes estratégicos y su adecuación táctica.

Tenían un proyecto “revolucionario” boca abajo en el que las palabras del socialismo y la libertad fueron sustituidas por otras como gestión, competitividad, modernidad, etc. No hace mucho en TVE salía un sindicalista de Comisiones de Andalucía hablando de la “competitividad”, ¡qué éxito¡. El pueblo “pasa”, le puede la privaticidad, el “bastante problemas ya tengo yo”, el fútbol y todo lo demás, que espectáculo no falta.  Se trata de un pueblo que puede votar incluso a los más corruptos porque todos lo son, y porque no hay nada que hacer. Creen que nadie cuidara de su culo, y desconfían de la derecha como de la izquierda, total.

La vieja derecha “renacida” con el neoliberalismo y la Izquierda atada a las instituciones y a la gestión han creado   un sistema político en que el papel de la ciudadanía se vaya difuminando hasta quedar estrictamente reducido al ejercicio del voto el día de las elecciones. La neutralización de la ciudadanía es la base de una nueva forma de democracia, la democracia dirigida, que es la que Estados Unidos pretende exportar al mundo. Una democracia sin ciudadanos, porque éstos, atemorizados y desocializados, se alejan de la política y dejan las manos libres a los gobernantes para que puedan de este modo imponer la agenda de las grandes corporaciones. Estamos hablando de una forma perfeccionada del viejo arte de lograr el apoyo de los ciudadanos en contra de las mayorías.

Sin embargo, todo pasa, incluso las derrotas. El colchón logrado con los pluriempleos, las horas extras, y el agobio de los años sesenta-setenta, ya no da mucho más de sí. Vamos hacia atrás, nuestros hijos y nietos lo tienen mucho peor. La huelga del 29-S, organizada tardíamente y desde el pozo del desencanto, ha demostrado que hay una situación abierta. De alguna manera, todo está cambiando, de entrada la percepción de la realidad. La satisfacción conformista se encuentra cada vez más desprestigiada. Ha una juventud que –ahora sí-, ya aguarda. Unos empujones más, y la situación comenzarán de aquí a nada a acelerarse. Los tiempos reaccionaos también entran en crisis, y este es un buen ejemplo. Se habla de nuestro atraso en relación a Grecia y a Francia, cierto. Pero los que contemplaron desde cerca o desde lejos, todo el cataclismo del mao del 68, pudieron creer que este país de países se encontraba sencillamente en otro planeta. Sin embargo, diez años más tarde nuestros camaradas franceses pensaron que con el pueblo en la calle, aquí se abría una nueva oportunidad para el socialismo y la libertad.

Faltan elementos, en especial una izquierda sindical capaz de estructurar a los trabajadores desde el sindicalismo alternativo desde dentro y desde fuera de los sindicatos establecidos a los que les están cortando la yerba bajo los pies. También falta una izquierda amplia digna de ese nombre. Algo se está moviendo en el seno de la IU, y llegará u momento en el que habrá que ver hasta que punto los que apuestan por el combate se someten a los que apuestan por las poltronas de la gestión…También hay otra izquierda, y el ejemplo de Des de abaix lo está demostrando, aunque el hecho de que algunos hayan preferido quedarse fuera, demuestra que no es un camino fácil.

Pero la senda de la democracia desde abajo, ya tiene muchas puertas abiertas.

 

Compartir este post

Comentar este post