Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

'Estas lluvias son la prueba más clara del cambio climático'

16 Marzo 2014 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Declaraciones de Nicholas Stern, ex economista jefe del Banco Mundial

'Estas lluvias son la prueba más clara del cambio climático'

21 de Febrero 2014

RECOPILACIÓN Y COMPLEMENTOS DEL ING. JORGE ZAMBRANA, EN BOLIVIA

 

El ex economista jefe del Banco Mundial, Nicholas Stern.

"El récord de lluvia y las inundaciones que asolan el Reino Unido son la prueba más clara de que estamos padeciendo el impacto del cambio climático". Las contundentes palabras de Lord Nicholas Stern, ex economista jefe del Banco Mundial y autor del informe sobre los efectos económicos del calentamiento global en el 2006, han reactivado el debate en Gran Bretaña, en alerta amarilla por la lluvia que no cesa.

"Cuatro de nuestros años más húmedos han ocurrido desde el año 2000, y desde entonces se han registrado también nuestros siete años más cálidos", recalca Stern, en el artículo de portada de The Guardian. "Muchos expertos han sugerido que estamos sufriendo un clima extremo sin precedentes, y que lo que está ocurriendo es una tendencia acentuada en la última década".

 

Un hombre camina por una carretera inundada al sur de Londres.AFP

Los vientos de fuerzas similares a las de los huracanes han dejado a decenas de miles de británicos sin electricidad

"Estamos ante una evidencia irrefutable de lluvias cada vez más intensas, siguiendo una ley elemental de física que esta misma semana recalcaba la Oficina Meteorólogica", asegura Stern. "Una atmósfera más caliente retiene más agua. Y si encima añadimos una subida del nivel del mar, particularmente en el Canal de la Mancha, esto hace que las tormentas sean más fuertes y que el riesgo de inundaciones en el Reino Unido sea mayor".

Stern, que ejerció como asesor del Gobierno del laborista Gordon Brown, ha instado al conservador David Cameron a que ponga en marcha un plan de mitigación del cambio climático, empezando por la inversión en infraestructura de prevención y defensa de las inundaciones.

En el ojo del huracán

El "premier" británico se encuentra en el ojo del huracán por la tardía respuesta a las inundaciones en el que es ya el invierno más lluvioso de los últimos 248 años. Los temporales han dejado parcialmente sumergidos varios condados como Somerset y han provocado la mayor crecida del río Támesis en los últimos 60 años, con las aguas llegando a las inmediaciones del castillo de Windsor y provocando el caos en las comunicaciones de Londres con el sur y el oeste de Inglaterra.

Cameron ha salido también al paso de las críticas por los recortes en el presupuesto de la Agencia de Medio Ambiente. El "premier" ha movilizado a más de 2.000 soldados y ha anunciado que pedirá fondos europeos de ayuda a las víctimas. Hoy, los príncipes Guillermo y Enrique se calzaron las botas de agua y ayudaron a la distribución de sacos terreros en Berkshire, en la periferia de Londres.

Hace tres semanas, el propio Cameron reconoció durante un debate en el Parlamento de Westminster que tiene las "sospechas" de que este clima "anormal" está relacionado con los cambios de temperatura en el planeta. Las palabras del líder conservador han provocado úlceras en sus propias filas, donde abundan los escépticos del cambio climático como lord Nigel Lawson, que insistido estos días en "la falta de evidencia" para vincular las inundaciones y el cambio climático.

En su artículo en The Guardian, Nicholas Stern, al frente del Instituto de Investigaión Grantham de la London School of Economics, invita a los británicos a poner las recientes inundaciones en el contexto mundial: desde el tifón que causó 5.700 muertos en Filipinas en noviembre pasado al clima extremo (frío polar en el este, sequía pertinaz en el oeste) en Estados Unidos, pasando por el mes más caluroso en la historia de Australia, por las olas de calor en Brasil y Argentina y por las inundaciones en Bolivia donde estudios y publicaciones de años pasados advirtieron sobre la amenaza por inundaciones extremas como consecuencia de la construcción de megarepresas en la frontera de Bolivia con el Brasil. El estudio explica que ambas represas construidas en el lado brasileño ocasionarían la reducción de la velocidad de flujo de agua por el río Madera, además de su retención. "Las zonas de llanura amazónica adyacentes a los bosques ribereños que reciben aguas por el desborde de los cursos durante el pico de las inundaciones estacionales pueden permanecer anegadas desde pocas semanas hasta algunos meses. Con el efecto de las megarepresas, estas zonas comenzarán a soportar inundaciones más prolongadas y severas, en algunos casos, posiblemente hasta permanentes en otros; se corre el peligro de que se inunde toda la zona almendrera del departamento Pando en Bolivia.

"Estamos ante un patrón de cambio global que sería muy imprudente ignorar", advierte Stern. "La subida de las temperaturas es innegable, a pesar de los efectos de la variación natural del clima que hace que el calentamiento se acelere o se ralentice por cortos períodos de tiempo, como ha ocurrido en los últimos 15 años. Si no cortamos las emisiones de CO2, las temperaturas subirán hasta cuatro grados antes de final de siglo y los efectos serán devastadores".

Compartir este post

Comentar este post