Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Forjando la Memoria: BONIFACIO OLVEIRA

5 Julio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Bonifacio Olveira Rosano nació en el Departamento de Durazno el 14 de mayo de 1919.
Casado, dos hijos y obrero metalúrgico de la fábrica CINOCA. Militante de PCU, UNTMRA y CNT. Fue detenido en dos oportunidades, La primera detención se produjo el 13 de mayo de 1975, "denunciado por la propia empresa por integrar el sindicato de la misma", permaneciendo detenido en el Departamento Nº 6 de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII). Fue liberado el 4 de julio de ese año.
La segunda vez fue en la madrugada del 21 de octubre de 1975 en su domicilio en el marco de la “Operación Morgan” de represión en gran escala desde el 20/10/75. "Cuando es llevado, antes de ser colocado en la camioneta, lo desmayan de un culatazo en la nuca".

Es recluido en el centro clandestino de detención “300 Carlos”, “El Infierno Grande”, “La Fábrica”, que funcionaba en las instalaciones del Servicio de Material y Armamento del Ejército (SMA), a los fondos del Batallón de Infantería Mecanizada Nº 13.

Fallece, a los 56 años de edad, el 27 de febrero de 1976 en Artillería Nº 1 “La Paloma”, Cerro.

El certificado de defunción firmado por el médico forense Dr. Isaac Rivero, dicta que: “Muere a causa de un shock traumático y hemorragia por herida de bala abdominal”


Testimonio de Aurelio Pérez (ex detenido):

“… Torturado en el Batallón Nº 13, llega con la mayoría de los compañeros objeto de la denuncia al Cuartel de Artillería Nº 1, La Paloma. Luego de pasar por las torturas, el día 17 de febrero recibe un balazo de pistola de un cabo de guardia. Luego del balazo llega a gritar “sáquenme esta venda de mierda” (estaba encapuchado y se arranca la capucha con lo que todos lo vieron). La bala del mismo tiro queda incrustada en la espalda de Ruben Etchebarne. Llevan a Olveira al Hospital y anuncian a los demás presos que ha sido operado y salido bien. Posteriormente muere”.

Testimonio de Guillermo Stoll:

“… Estaba frente a mí, en la fila de incomunicados. Un atardecer, estábamos esperando la comida y se escuchó un estampido de un arma y el grito del compañero Olveira y de otro compañero que también recibió la bala en segundo lugar. Al compañero Olveira le entró la bala por el pecho y le salió por la espalda, la bala siguió la trayectoria y le quedó en la espalda al compañero Etchebarne. Los dos fueron internados esa misma noche. Olveira salió hablando porque lo oí, lo pasaron frente a mí y les dijo que le sacaran la venda que tenía en los ojos. Se lo llevaron. A los 4 o 5 días volvió Etchebarne del Hospital. No le habían sacado la bala, no lo operaron, le dejaron la bala próxima a la columna. Posteriormente, es decir, por la incomunicación en que estábamos no supe que había pasado con Olveira. Cuando me levantaron la incomunicación y pude hablar con Etchebarne fue que me dijo que Olveira había muerto la misma noche en el Hospital. A pesar de que un médico nos dijo que había estado en el quirófano y que Olveira estaba bien. Cosa que no era cierto, pues según Etchebarne, esa misma noche falleció”.

Testimonio de Rosario Olveira (año 2008):

“Al ir a llevarle la ropa en el cuartel del Prado, ubicado en Camino Castro, y al no recibir la ropa de él, en la confusión mi hermano ve que en la lista dice que está internado en el Hospital Militar. Inmediatamente se desplaza hacia allí junto con nuestro tío, y no nos permiten verlo. Y que su estado es reservado, tampoco nos informan que había sucedido (…) Llegamos al hospital para ver como continuaba mi padre, pues no nos habían informado de su fallecimiento. Allí el comandante en jefe del hospital nos comunica su fallecimiento. Se nos entrega el cuerpo en un cajón abierto, con una delgadez extrema, llevaba en sus labios una sonrisa, muchos me han dicho que esto les sucede a personas que han sufrido mucho. Tanto su velorio como entierro, fue celosamente custodiado. Pero debieron estar afuera, la gran cantidad de gente que nos acompañó no les permitió que avanzaran. Lo intentaron, pero no pudieron. Fue enterrado el 29 de febrero, allí apareció quien sería el responsable del cuartel en esos momentos, parados, cruzados de brazos, con aquella prepotencia que los caracterizó siempre. Hubo una cuadra extensa de compañeros que acompañaron a mi padre hasta su última morada, hasta un ómnibus de la empresa COME, cedido por un vecino, que fue repleto”.

En el año 2006 la hija del militante del Partido Comunista presentó una denuncia penal por "el homicidio político" de su padre. La denuncia fue presentada ante la jueza Penal de 7º Turno, Mariana Mota, en el marco de la causa "Organización de derechos Humanos", ficha 2-21986/ 2006, anexa al expediente judicial por el cual el ex dictador Juan María Bordaberry fue procesado como "coautor" de 10 "delitos de homicidio muy especialmente agravados en reiteración real".


En diciembre del 2009 la fiscal Ana María Tellechea solicitó excluir el homicidio de 20 personas al amparo de la Ley de Caducidad, entre ellos el de Bonifacio Olveira. Actualmente se espera el pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia.


(Información tomada de la Investigación Histórica sobre terrorismo de Estado, tomo 1 y del diario “La República”)


Marys Yic


Compartir este post

Comentar este post