Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Forjando la Memoria: HÉCTOR CASTAGNETTO

7 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Héctor Castagnetto Da Rosa nació en el Departamento de Tacuarembó el 20 de mayo de 1952, soltero y estudiante de Agronomía.
En la mañana del 17 de agosto de 1971, Héctor Castagnetto, de 19 años de edad, salió a trabajar, vendía discos y artesanías en la feria de Tristán Narvaja, le dijo a su madre que entregaba unos discos y volvía enseguida, pero nunca regresó a su casa.

Fue detenido por policías uniformados y también de civil pertenecientes a una estructura clandestina parapolicial llamada “Comando Caza Tupamaros” o “Escuadrones de la Muerte”.
(Dicho comando estaba integrado por: Miguel Sofía, el Capitán de Navío Jorge Nader Curbelo, el Inspector de Policía Víctor Castiglioni, el Comisario Campos Hermida y Nelson Bardesio entre varios civiles y policías más)

La detención se efectuó en las inmediaciones de Avenida Italia y Propios por el subcomisario Delega del Departamento 5 de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) y otros funcionarios del Departamento 4, los que viajaban en el automóvil de su jefe, Pablo Fontana.
Frente al Hotel Carrasco los secuestradores se juntan con Nelson Bardesio y el inspector Pedro Freitas, que viajaban en un VW escarabajo de color blanco propiedad del Ministerio del Interior. Inmediatamente, ambos grupos se dirigieron hacia un chalet ubicado en el balneario de “El Pinar”, que se encontraba abandonado. En el lugar la patota procedió al interrogatorio y tortura de Castagnetto, probablemente para que aporte el lugar donde se encontraba la “Cárcel del Pueblo” que pertenecía al MLN.

Al anochecer del mismo 17 de agosto Delega ordenó el traslado de Castagnetto a una casa ubicada en Araucana y la Rambla (Carrasco), perteneciente al Ministerio del Interior, donde residía el paraguayo Pedro Closas Cuevas, quien los aguardaba. Allí permanecieron toda la noche junto a Freitas, Delega y Bardesio.
En la mañana del 18 de agosto llegaron al lugar Miguel Sofía y los policías del Departamento 4 de la DNII, por lo que se marcharon Bardesio y Delega, en tanto los otros continuaron con los interrogatorios y tortura de Castagnetto.
En la tardecita Delega pasó por el estudio fotográfico de Bardesio, para que consiguiera alguien en el Puerto de Montevideo a fin de que les franqueara el ingreso al mismo. Así, Bardesio se conectó con el capitán de la Marina Jorge Nelson Nader Curbelo. Tras ese contacto Castagnetto fue sacado de la casa de Carrasco y subido al vehículo de Closas, donde también se ubicaron Miguel Sofía y los funcionarios del Departamento 4. En el lugar también se hallaba Bardesio, que se encontraba en su automóvil VW junto a Delega. Ambos grupos emprendieron la marcha y se dirigieron a Propios y Pasaje Hansen, en la esquina con Verdi, donde se encontraba esperándolos Nader. Producido este encuentro, los tres vehículos se dirigieron al Puerto de Montevideo. El cuerpo de Héctor – según la información recibida - fue tirado al Río de la Plata y hasta hoy continúa desaparecido.

Por esa fecha, además de la desaparición de Castagnetto, desaparecen a Abel Ayala de 28 años de edad y estudiante de medicina. Asesinan a Manuel Ramos Filippini y lo dejan en la zona de Kibón con 12 impactos de bala en su cuerpo. A Íbero Gutiérrez, estudiante de la Facultad de Derecho y también de Humanidades y Ciencias, lo abandonan con múltiples fracturas e impactos de bala en su cuerpo, en Camino de las Tropas y Camino Melilla. Ambos cuerpos tenían encima panfletos de la organización autodenominada “Comando Caza Tupamaros”.

(Información tomada de biografías: “A todos ellos”, “Informe anual de SERPAJ”, diario La República”)

Los únicos procesados con prisión como co-autores de homicidio especialmente agravado fueron Nelson Bardesio y Pedro Freitas. Sofía sigue prófugo en EE.UU. Sin embargo, la magistrada no hizo lugar a la imputación contra el ex agente de la DNII, Washington Grignoli por no encontrar elementos de convicción suficientes para procesamientos en los casos de Filippini e Íbero Gutiérrez.

“LAS HUELLAS NO SON SÓLO LO QUE QUEDA CUANDO ALGO HA DESAPARECIDO, SINO TAMBIÉN PUEDEN SER LAS MARCAS DE UN PROYECTO, DE ALGO QUE VA A REVELARSE.” (John Berger)


Gracias Marys Yic

Compartir este post

Comentar este post