Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Forjando la Memoria: JULIO CASTRO

8 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Julio Castro Pérez nació en Florida el 13 de noviembre de 1908, casado y padre de dos hijos, de profesión maestro y periodista. Fue redactor responsable y subdirector del Semanario Marcha, colaborador de UNESCO, integrante del grupo independientes del Frente Amplio.

Fue detenido en la vía pública por efectivos del Servicio de Información de Defensa en la mañana del 1º de agosto de 1977 y conducido al centro clandestino de detención conocido con el nombre de “La Casona”, ubicado en Av. Millán y Loreto Gomensoro, en la ciudad de Montevideo. Allí fue visto por otros presos que se encontraban en ese lugar, entre ellos, el periodista Flavio Tabarez, un periodista brasileño corresponsal de un diario de México, quien había sido detenido en el momento que abordaba un avión en el Aeropuerto de Carrasco.

La esposa de Julio Castro, Zaira Gamundi, mandó una carta al Gral. Gregorio Álvarez en octubre de 1977, pidiendo por él. No hubo respuesta.

Señor General:
Es mi desesperación de esposa, que desde el 1º de agosto nada sé de mi marido, lo que me lleva a pedirle, con todo respeto, me conceda una entrevista.
Hace hoy 57 días de la desaparición de mi esposo, sin que se me comunique nada y sin que se responda a mis reiteradas gestiones ante las autoridades correspondientes.
MI ESPOSO ES JULIO CASTRO, EL QUE FUERA SU MAESTRO EN LA ESCUELA SANGUINETTI.
Estoy segura que usted tiene que recordarlo por su excepcional calidad humana, así como Julio Castro tenía presente en usted al pequeño escolar. Hay relaciones que no se destruyen y una es la que se establece entre el maestro y el alumno.
En nombre de ello y acuciada por la creciente desesperación, es que me decidí a insistir en mi pedido, porque creo que sólo usted puede ayudarme y orientarme para saber dónde está y cómo se encuentra este maestro que, próximo a los 69 años, se halla en un estado de salud que requiere cuidados especiales.
Por favor, señor general, permita que hable con usted, permita que oiga de sus labios las palabras que tanto necesito, haciéndome llegar una respuesta.
Reciba mi anticipado agradecimiento con mi saludo respetuoso. Zaira Gamundi.


El ex soldado Julio Barboza, en ese entonces destacado en el Servicio de Información de Defensa, declara:
“…Fui partícipe involuntario en el único caso de secuestro de una persona que me tocó vivir durante mi estadía en el SID. Estaba en la oficina y el oficial principal Zabala me dice: “vení conmigo, Barboza”. Me fui con él, iba también otro soldado, en el vehículo nos dirigimos hasta Rivera y Soca donde estacionamos y aguardamos. No sabía que estábamos esperando, de pronto vi una persona de unos 60 años, Zabala nos ordena bajar y ponernos a cada lado de la persona, inmediatamente fue introducido en la parte trasera del vehículo sin que opusiera resistencia. Zabala me insultaba por no hacer agachar lo suficiente al detenido. Nos dirigimos a la cárcel de Millán y Gomensoro donde lo dejamos…”

En un comunicado publicado en la prensa local del 3 de octubre de 1978, la Dirección Nacional de Migraciones consignaba que Julio Castro había tomado un vuelo con destino a Buenos Aires. Posteriormente la información fue desmentida por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Por otra parte hay testimonios de que afirman que en ese vuelo no se encontraba Julio Castro y además que ese vuelo no llegó nunca a despegar por inclemencias del tiempo.

Julio Castro Gamundi declaró ante la Comisión Investigadora Parlamentaria las circunstancias de la desaparición de su padre. Dijo que su padre había sufrido más de un derrame cerebral por lo que debía llevar una vida sin sobresaltos pues corría graves riesgos.

Según la información recibida en la Comisión para la Paz, Julio Castro fue sometido a torturas a consecuencias de las cuales falleciera en ese lugar el 3 de agosto de 1977. Aún continúa desaparecido.

(Información tomada del libro "A todos ellos" de madres y familiares de detenidos desaparecidos)


“Se siente que ellos empujan, que te susurran al oído, que te invitan a retomar los sueños de siempre. Lo que sueñan los pueblos: trabajo, tierra, libertad y dignidad humana. Miles y miles de sueños que resistieron clandestinamente como raíces, como semillas esperando el momento de florecer”.





EL MAESTRO JULIO CASTRO
DESAPARECIDO

Compartir este post

Comentar este post