Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Forjando la Memoria: SOLEDAD BARRET

3 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Soledad Barret Viedma nació en Paraguay el 6 de enero de 1945. Para aquellos que no saben, fue torturada y asesinada en Recife el 8 de enero de 1973, cuando apenas tenía 28 años de edad. La mataron de manera innoble y a traición, la tragedia no sólo llegó a ella sino al futuro niño que acunaba sus entrañas tajoneadas salvajemente por los sicarios.
Sus biógrafos la relatan llena de encanto y con la gracia tan particular de la mujer paraguaya. Era bella por fuera pero por dentro la integridad de su personalidad y de su carácter bondadoso y solidario la hacia sensible a todos los dolores ajenos e indiferente a los propios. Era rebelde frente a las injusticias, decidida y valiente. Estaba poseída por la sólida conciencia moral del abuelo que le impedía permanecer indiferente ante el despotismo y la empujaba a colocarse al lado de los desdichados.

Soledad y su familia se exiliaron en Uruguay y vivió en Montevideo buena parte de su juventud. Reconocida y admirada en Montevideo por su ajetreada actividad social entre la colectividad de exiliados y uruguayos cuya fugaz estrella lució en su discurso antinazi de un mitin multitudinario de reparación al atentado que sufriera en julio de 1961, cuando siendo una adolescente de 16 años, un grupo neo-nazi la secuestró por su condición de dirigente estudiantil. Usaron con Soledad algunos procedimientos que luego serían habituales: se apagó la luz, la arrastraron del pelo, la encapucharon y la metieron en un auto. “Gritá ¡Viva Hitler!” le decían, “¡Muera Hitler!”, gritó la muchacha. “Gritá ¡Muera Fidel!” “¡Viva Fidel y la revolución cubana!”, respondió. Como no lograron que gritara lo que ordenaban, le tatuaron esvásticas en los muslos con una hoja de afeitar y la tiraron a la calle.

Debió exiliarse y vivió varios años en Cuba donde conoció al brasileño José María Ferreira de Araujo con el que se casó y tuvo una hija. Él regreso a Brasil en 1970 para integrarse a los grupos clandestinos que trabajaban por el socialismo pero es apresado y muerto. Ella entonces encuentra a su “ángel de la muerte” José Anselmo dos Santos.
El “cabo” Anselmo, infiltrado de los servicios policiales en los grupos de izquierda que luchaban contra la dictadura. Se trata de un líder revolucionario odiado por una generación de brasileños, pues fue el delator de sus propios compañeros, llevando a muchos de ellos a un destino fatal. Nadie, en el Brasil, conoce su cara. Sigue viviendo, con más de 70 años, con el rostro cambiado por la cirugía plástica y protegido por la inteligencia de la Marina brasileña y la CIA.
El cabo Anselmo fue maestro de inhumanidad y vileza porque denunció sistemáticamente durante casi dos años a centenares de compañeros, lo que significaba entregarlos a la tortura y la muerte. Anselmo llegó bien lejos y completó su traición entregando a los seis miembros del grupo del que él mismo formaba parte como infiltrado. Entre ellos estaba su propia compañera, Soledad, que además estaba embarazada. Los seis fueron apresados, torturados y muertos en lo que se llamo la masacre de la Chácara de São Bento"

Una testigo presencial testificó: "Soledad y Pauline estaban en la boutique donde trabajaban, cuando cinco hombres, diciéndose policías, invadieron el local, golpearon salvajemente a Pauline mientras Soledad, que estaba embarazada de 5 meses, sólo preguntaba insistentemente ¿por qué?"… "después las dos fueron llevadas en dos autos". Cuando le fueron mostradas fotos, la testigo identificó al Cabo Anselmo como uno de aquellos cinco hombres.
…Era la noche de los caimanes…y Soledad descubrió de golpe que había incubado el huevo de la serpiente, que su pareja y el padre de su futuro hijo era el verdugo que empujó a la muerte a sus compañeros, a ella y a su propio hijo antes de nacer.

Soledad Barret es señalada como ejemplo de mujer de la segunda mitad del siglo pasado en su papel de revolucionaria en el Cono Sur sudamericano. Hubieron muchísimas y valientes mujeres que ofrendaron sus vidas durante la dictaduras, sin embargo Soledad tuvo un especial carisma: fue tan bella y sensual como revolucionaria, traía en la sangre el fervor militante tanto de su padre como de su abuelo, el escritor anarquista Rafael Barret, fue amada y admirada entrañablemente por sus compañeros y odiada visceralmente por los enemigos de clase. La Barret no anduvo con medias tintas, por todo ello su figura contribuye a llenar de mística a sus congéneres que lucha construyendo el socialismo en este Siglo XXI.

Las declaraciones presentadas en 1995 ante la Comisión de reconciliación por la abogada Mércia Alburquerque que logró entrar al depósito de cadáveres del cementerio de Santo Amaro son estremecedoras: "Pauline estaba desnuda, tenía una perforación en el hombro y parecía haber sido muy torturada. Soledad, también desnuda, tenía a su alrededor mucha sangre y a sus pies un feto".

Ha tenido que pasar más de tres décadas para que su heroísmo revolucionario empezara a ser conocido en su país natal. Mario Benedetti y Daniel Viglietti inmortalizaron en letras y músicas su personalidad cautivante.

“mi vida entera no alcanza para creer/ que puedan cerrar lo limpio de tu mirada;/ no existe tormenta ni nube de sangre que puedan borrar/ tu clara señal”

¡HASTA SIEMPRE!!

Gracias Marys Yic

Compartir este post

Comentar este post

maria sabina 06/03/2010 21:34


MUERTE DE SOLEDAD BARRET

Poema de MARIO BENEDETTI


Viviste aquí por meses o por años
trazaste aquí una recta de melancolía
que atravesó las vidas y las calles

hace diez años tu adolescencia fue noticia
te tajearon los muslos porque no quisiste
gritar viva Hitler ni abajo Fidel

eran otros tiempos y otros escuadrones
pero aquellos tatuajes llenaron de asombro
a cierto Uruguay que vivía en la luna

y claro entonces no podíamos saber
que de algún modo eras
la prehistoria de Ibero

ahora acribillaron en Recife
tus veintisiete años
de amor templado y pena clandestina

quizá nunca se sepa cómo ni por que

los cables dicen que te resististe
y no habrá más remedio que creerlo
porque lo cierto es que te resistías
con sólo colocárteles en frente
sólo mirarlos

sólo sonreír
sólo cantar cielitos cara al cielo

con tu imagen segura
con tu pinta muchacha
pudiste ser modelo
actriz
miss Paraguay
carátula
almanaque
quien sabe cuantas cosas

pero el abuelo Rafael el viejo anarco
te tironeaba fuertemente la sangre
y vos sentías callada esos tirones

Soledad no viviste en soledad
por eso tu vida no se borra
simplemente se colma de señales

Soledad no moriste en soledad
por eso tu muerte no se llora
simplemente la izamos en el aire

desde ahora la nostalgia será
un viento fiel que hará flamear tu muerte
para que así aparezcan ejemplares y nítidas
las franjas de tu vida

ignoro si estarías
de minifalda o quizá de vaqueros
cuando la ráfaga de Pernambuco
acabó con tus sueños completos

por lo menos no habrá sido fácil
cerrar tus grandes ojos claros
tus ojos donde la mejor violencia
se permitía razonables treguas
para volverse increíble bondad

y aunque por fin los hayan clausurado
es probable que aún sigas mirando
Soledad compatriota de tres o cuatro pueblos
el limpio futuro por el que vivías
y por el que nunca te negaste a morir.

----

mariasabinachaman@gmail.com


simon rodriguez 06/03/2010 20:43


EL ESBIRRO ANSELMO: VERDUGO SIN ROSTRO DE UNOS 70 AÑOS SE CHORREA COMO ALMA EN PENA POR LA SOMBRA TRAS UNA VIDA ABYECTA MARCADA POR LA INIQUIDAD, LA TRAICIÓN Y EL ASESINATO A SANGRE FRÍA


Página/12 :: El mundo :: El regreso del viejo cabo Anselmo24 Ago 2008 ... El cabo Anselmo es un hombre sin rostro de 67 años. ... Cuando sólo era conocido como José Anselmo dos Santos, lideró un
movimiento de ...
www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-110270-2008-08-24.html