Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Francia: las movilizaciones se extienden y crece la represión

22 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Los manifestantes parecen centrarse este miércoles en el control de los aeropuertos. "El que no lucha por las pensiones es que ya está muerto", entre las pancartas contra la reforma de Sarkozy.

Kaos. Internacional | prensa 

150649_franciahuelgageneral_4.jpg

Ofensiva de Sarkozy para desbloquear los pozos de combustible

  Según el ministro Hortefeux, desde el viernes se han liberado 21 depósitos, pero reconoce restricciones en el Oeste.

El Gobierno se ha mostrado decidido a acabar con el bloqueo de los principales depósitos de combustible en el país.

"Hemos desbloqueado otros tres depósitos muy importantes, el de Rochelle, el de Donges y el de Mans, que han permitido que decenas de camiones hayan comenzado a distribuir miles de litros de carburates esenciales para el oeste de Francia".

Así comunicaba esta mañana en rueda de prensa el ministro de interior francés, Brice Hortefeux, la ofensiva del Gobierno para liberar los pozos de combustible bloqueados por los manifestantes. 

Operación de la que el presidente Nicolas Sarkozy se adjudicó el éxito pasadas las 10.00 horas: " He ordenado el desbloqueo de la totalidad de los depósitos de carburante para establecer lo antes posible una situación normal", dijo en una nota remitida a la prensa. La situación de las gasolineras se mantiene como en jornadas anteriores, con un tercio de ellas sin poder suministrar combustible.

En total, 21 depósitos liberados desde el viernes, según Hortefeux. Aunque tan solo una hora después hay que descontar uno: el de Donges ha vuelto a ser tomado por los trabajadores en huelga, según informa la prensa francesa.

Porque las movilizaciones continúan hoy en toda Francia en contra de la remodelación del sistema de pensiones y la edad de jubilación propuesta por Sarkozy.

Para Sarkozy "el desorden provocado por esos bloqueos causa numerosas injusticias con la mayoría de los franceses que quieren poder seguir trabajando y circulando libremente. Penalizan tanto a los franceses más vulnerables como a los que tienen la responsabilidad de garantizar las misiones de seguridad y de sanidad, al servicio del bien común", concluyó el presidente.

El texto final empieza a debatirse hoy en el Senado pero es muy probable que la aprobación no se dé hasta el fin de semana por las enmiendas presentadas por la oposición.

Aunque Sarkozy sigue sin mostrar dudas: "Llevaré a término la reforma de las pensiones porque mi deber como jefe del Estado es garantizar a los franceses que tanto ellos como sus hijos podrán contar con su jubilación y que se mantendrá el nivel de las pensiones", dijo.

Acciones contra los aeropuertos

Según Le Monde, los transportes vuelven a verse afectados, un día más. Y desde primera hora de la mañana se está viendo que el objetivo de los manifestantes hoy es colapsar los aeropuertos.

Los manifestantes parecen centrarse este miércoles en el control de los aeropuertos

Amanecieron bloqueados los de Toulouse, que ya ha sido despejado por la policía, Clermont-Ferrand y Nantes. Pero la CGT ya han informado del parón total en los aeropuertos de Niza y esperan hacer lo propio con Orly y Roissy.

Éste aseguraba esta mañana que está operando con normalidad, pero no descartaba ningún tipo de manifestación que perturbara los vuelos a lo largo del día.

El periódico asegura que los accesos por carretera a Orly ya han sido bloqueados, aunque los vuelos no se están viendo afectados, más allá del 30% ya cancelados por la huelga de Air France.

En Nantes, además, el tráfico ferroviario estaba parado a las 9.00 horas, así como el transporte urbano. Lo mismo sucedía en Lille, donde los autobuses permanecían en su depósito esta mañana. Ayer por la noche un conductor disparó desde su automóvil contra un autobús en Marquette-Ies-Lille.

Por su parte, el Centro Nacional de Información sobre el tráfico informó de la existencia esta mañana de una docena de carreteras bloqueadas por los manifestantes.

En Marsella, los representantes de la CGT tomaron a las 6.00 horas tres túneles urbanos de la ciudad, mientras que la empresa municipal de transportes ha confirmado que ni tranvías ni autobuses funcionarán durante el dia de hoy. A mediodía, la policía aseguraba que los pasos habían sido desalojados.

La circulación de los trenes de Renfe desde Madrid y Barcelona a Montpellier y París se vio interrumpido de nuevo la pasada madrugada.

Movimiento estudiantil

Tras una jornada especialmente virulenta como la de ayer entre los estudiantes franceses, de momento se ha informado de dos universidades cerradas: la de Montpellier III, ocupada por los estudiantes y que permanecerá parada hasta el lunes; y Lyon II, que no está funcionando "por motivos de seguridad".

El responsable de la región Rhône Alpes, dijo esta mañana que en algunos momentos ayer, Lyon, "sufrió ataques propios de una guerrilla urbana". Esta mañana, según la agencia AFP, los incidentes continuaban en la tercera ciudad francesa.

Según informa el diario gratuito Lyon Capitale, más de un centenar de estudiantes se han concentrado en la Plaza Bellecour cerca de las 10.45 horas y habrían sido desalojados por los antidisturbios. El ministro de Interior, Brice Hortefeux, se ha trasladado a la ciudad del Ródano para evaluar la situación en persona.

Por su parte, se han vuelto a registrar incidentes esta mañana en el instituto Joliot-Curie de Nanterre al paso de un grupo de jóvenes que se dirigían a manifestarse frente al ayuntamiento. La policía utilizó gases lacrimógenos contra el lanzamiento de objetos.


Los jóvenes se movilizan por los ideales de la República

"El que no lucha por las pensiones es que ya está muerto", entre las pancartas contra la reforma de Sarkozy

Dos chicas, una negra y otra oriental, con el gorro frigio rojo, el que se convirtió en símbolo de la Revolución Francesa, y una bandera azul, blanca y roja, la enseña nacional. Un grupo de adolescentes con la misma bandera francesa, en la que se lee un "67 años", mal escrito a mano y tachado, y un "60 años" subrayado. Hacía años que no se veía a la juventud francesa izando la bandera de la República. Pero esta vez, la juventud multicolor francesa ha hecho suyo ese símbolo a veces abucheado en los estadios. Porque la imaginación y la razón parecen haberse liberado en las manifestaciones.

La juventud francesa multirracial ha hecho suya la bandera nacional

Lo que está pasando con este movimiento contra el recorte de pensiones es lo contrario de lo que deseaba Sarkozy. En lugar del debate exprés, que debía provocar la incomprensión de los jóvenes excluidos y los trabajadores precarios, las consignas y la composición de las marchas, muy diversas en edades y oficios, demuestran que el debate ha calado. La sociedad no quiere la reforma de Sarkozy. La combate con fuerza y con argumentos.

Mustafá y Patrice vienen del barrio arrabalero de Jules Moutier, cerca de Cergy, en la periferia noroeste de París. Tienen esa pinta que tanto asusta a los votantes de Sarkozyy que lleva a su Gobierno a considerarlos un "problema". Con apenas 15 años, son ya más altos que la mayoría de los policías que tienen enfrente, resultado de la buena alimentación y sanidad que permite el modelo social francés.

Las dos razas

Una pancarta reza: "El que no lucha por las pensiones es que ya está muerto"

Mustafá dice con un guiño: "Somos de las dos razas: de la raza de ciudadanos que se manifiestan, porque hay que defender esto por nuestros padres y por nosotros, y de la raza que, si hace falta, lo rompe todo. El mestizaje es importante".

"¿Romper todo? ¿Hasta la gente rompéis?", pregunta el periodista. Patrice responde: "No, no... nosotros somos la República Francesa, la que nace de los valores de la inmigración. De romper gente, ni hablar. Bueno, depende de la gente. Rompemos a quien esté contra nosotros. Por ejemplo ciertos maderos". Uno que antes no quería hablar, salta para corroborar: "¡Eh! A veces también les partimos la cara a los del barrio de Mourtier".

Unos metros más allá, se encuentra un grupo de un liceo de Suresnes, una periferia algo menos desfavorecida. Su pinta de modositos desentona con el grupo anterior. A Nathan, que se manifiesta porque tiene "miedo" de su futuro, "porque ves gente hecha polvo a los 50 años y que ni siquiera tendrá una pensión decente", replica con fuerza su novia, Thaïss: "¡No, es mucho más complejo! Hay que rehacer la forma de gobierno, porque ahora hay una concentración excesiva de poder en las manos del presidente. Una verdadera democracia implica que una reforma como la de las pensiones senegocie durante meses. Y no como con un Sarkozy que dice: Ahora me votáis esto, porque me da la gana", zanja. Y añade: "Nos manifestamos por un todo. Las jubilaciones son la prueba de que nada funciona. Si mañana hace falta una manifestación contra la fiscalidad favorable a los ricos o contra el personalismo del régimen, estaré de nuevo en la calle".

Unos metros adelante, tras pasar un grupo que salta coreando: "¡Alehóp Sarko, tu reforma no colará!, el célebre Théâtre du Soleil (Teatro del Sol) de Ariane Mnouchkine, presenta una pieza andante de cabezudos. Los actores llevan enormes y bellas banderolas. Una con una frase de William Shakespeare: "Los que mandan sólo mandan por encargo. Nada hacen por amor". Y otra de Benjamin Constant: "Que las autoridades se limiten a actuar con justicia; de nuestra felicidad nos encargamos nosotros".

Un grupo libertario de esos serios y tajantes lleva una pancarta enorme, en forma de ataúd: "El que no lucha por las pensiones es que ya está muerto".


  Fuerte participación en la huelga general francesa

  Las perturbaciones en el tráfico aéreo y ferroviario, sumadas al cierre de en torno al 20% de las gasolineras de Francia marcan el inicio de la octava huelga general contra el aumento de la edad de jubilación.

Según la policía, el número de manifestantes movilizados en toda Francia ronda los 1,1 millones de personas, aunque el sindicato CGT eleva la cifra a 3,5 millones de manifestantes, una cifra similar al récord alcanzado el 12 de octubre.

La tensión entre Gobierno y sindicatos se reflejará hoy en esta nueva jornada de huelga que apoyan el 71% de los franceses, según un sondeo de CSA, en la que hay programadas 266 manifestaciones y en la que los kioscos amanecieron sin periódicos.

El bloqueo que desde hace una semana mantienen todas las refinerías del país ha provocado que entre 1.500 y 2.500 estaciones de servicio (de las 12.000 con las que cuenta Francia) hayan tenido que cerrar por problemas de aprovisionamiento, según los profesionales del sector.

El abastecimiento de carburante es especialmente difícil en el oeste de Francia y en la región costera de Normandía, precisamente donde se encuentra el jefe del Estado, Nicolas Sarkozy, para reunirse con su homólogo ruso, Dmitri Medvédev, y con la canciller alemana Angela Merkel.

Desde la localidad de Deauville, el presidente francés reiteró ayer que no dará marcha atrás en la reforma "esencial" del sistema de pensiones y justificó la intervención del Gobierno para garantizar el abastecimiento de carburante y evitar enfrentamientos.

La empresa pública de ferrocarriles, SNCF, anunciaba esta mañana que por el momento se cumplen sus previsiones y que circularán un 25% de los trenes interprovinciales, un 60% de los trenes con salida o destino en París, la mitad de los trenes de alta velocidad y todos los trenes de Eurostar.

En los aeropuertos de París se suspenderán el 50% de los vuelos de Orly y el 30% de los que operen desde Roissy Charles de Gaulle mientras que la aerolínea de referencia, Air France, cuenta con mantener el 100% de su servicio de larga distancia, el 80% de los vuelos de corta y media distancia y el 50% de los vuelos de corto recorrido.

En cuanto al tráfico rodado, las estrategias de ralentización conocidas como "operaciones caracol" empiezan a sentirse, entre otras, en las carreteras de acceso París.

Además, un tercio de los maestros de primaria se sumará a la huelga, según los sindicatos, cifra que el Ministerio de Educación reduce al 10%, a lo que hay que añadir el bloqueo de cinco universidades.

Este será uno de los puntos más sensibles de la jornada ya que las protestas estudiantiles concluyeron ayer con 196 detenidos y en torno a una veintena de policías heridos.

La huelga también tendrá repercusión en la empresa pública de correos, La Poste, en France Télécom y en el sector público audiovisual.

Contra el retraso de la edad de jubilación

Esta sexta jornada de huelga general tiene lugar un día antes de la fecha prevista para que la reforma de las pensiones sea votada en el Senado.

Los sindicatos, que han pedido al Gobierno que rectifique en sus medidas contra la crisis, demuestran que están dispuestos a paralizar el país para intentar evitar la aprobación de la norma que retrasará la edad de jubilación.

El primer ministro, François Fillon, asegura que no tiene previsto revisar su reforma de las pensiones y aseguró que hará todo lo posible para evitar que los sindicalistas paralicen el país.

"No dejaré que la economía francesa se ahogue por un bloqueo del suministro". El primer ministro francés François Fillon plantaba cara con estas palabras a los huelguistas, en una entrevista el domingo por la noche en la televisión francesa.

El jefe del Gobierno galo afirmó que el debate sobre la reforma de la jubilación "seguirá adelante en el Senado" y será "votado". "No sé si será votada el miércoles [como está previsto], pero será votada", añadió.


Jubilación  : ¡no ceder nada  !

¡Sexta jornada de manifestaciones de gran magnitud desde septiembre  !

La jornada del 19 de octubre ha sido un éxito, con 277 marchas en toda Francia — un récord histórico  — y una participación por lo menos equivalente a la del 12 de octubre, que vio a 3 millones y medio de manifestantes en las calles. Al prolongar las huelgas reconducibles y las acciones de bloqueo de la economía en varios sectores, esta jornada muestra que la determinación de l@s asalariad@s, l@s jóvenes, l@s desemplead@s y jubilad@s queda intacta.

La población rechaza masivamente el proyecto gubernamental

Pese a la voluntad del gobierno de hacer votar su texto por una mayoría parlamentaria dócil, pese a los discursos, repetidos hasta el hartazgo, sobre su proclamada intransigencia, la voluntad popular de frustrar un proyecto de ley inicuo sigue con la misma fuerza y su rechazo por la población se queda al mismo nivel de importancia. Las repetidas provocaciones policíacas, las “requisas” ilegales de asalariad@s, las amenazas contra l@s huelguistas no lograrán hacer mella a tanta determinación.

Otro reparto de las riquezas, por soluciones más justas

Pues la propaganda gubernamental, a pesar de sus inmensos recursos, no ha logrado persuadir a nuestr@s conciudadan@s de que el proyecto del gobierno era justo ni justificado. Dicho proyecto se contenta con repetir integralmente las demandas de la patronal, tanto en materia de retraso de la edad para jubilarse como de alargamiento del tiempo de pago de las cuotas, de negativa a tomar en cuenta lo penoso del trabajo, o de hundimiento de la medicina del trabajo. Frente a esa regresión social programada, hace falta imponer otro proyecto basado en un reparto más justo de la riqueza producida.

Ya se entabló el pulso, nos toca darnos los medios para ganarlo

Ahora el Senado va a votar el proyecto de ley del gobierno. Pero esta votación no concluye el recorrido institucional, puesto que tras una reunión de la Comisión permanente de las dos cámaras se dará otra votación en la Asamblea Nacional y en el Senado. En tal situación, se trata de no ceder nada. El pulso ya se entabló, hay que ganarlo, y nos toca darnos los medios para conseguirlo. Frente a un gobierno que no quiere hacer ninguna concesión, que se niega a toda negociación, no existe sino una solución  : ampliar y profundizar la movilización.

Extender la huelga reconducible

Para la Unión sindical Solidaires, la huelga reconducible debe extenderse a todos los ramos. En todas partes deben darse asambleas generales para debatir y decidir la reconducción. La huelga debe hacerse masiva y generalizada.

La intersindical debe dar perspectivas para ampliar el movimiento

Es responsabilidad de la intersindical, en su próxima reunión del jueves, dar perspectivas de extensión a este movimiento de fondo. En todas las localidades, acciones unitarias deben prolongar la jornada del 19 de octubre permitiendo que se exprese en la calle el rechazo por la población de ese proyecto de ley.

  http://www.rojoynegro.info/2004/spip.php?

Los trabajadores y los jóvenes estudiantes de secundaria ponen contra las cuerdas la dictadura financiera de Sarkozy
Lo que está sucediendo en Francia es extremadamente importante. Para todos. De este movimiento amplio, radical y decidido podría venir la primera respuesta victoriosa contra la dictadura financiera
Kaos. Laboral y economia e Izquierda a debate | 18-10-2010

150418_franciahuelgajovenes.jpg

El ejemplo francés. Se puede derribar la dictadura financiera

Franco Berardi
Il Manifesto

Lo que está sucediendo en Francia es extremadamente importante. Para todos. De este movimiento amplio, radical y decidido que se está desarrollando ya desde junio (que ha sacado a la calle a millones de personas, por cuatro ocasiones y en pocos meses) podría venir la primera respuesta victoriosa contra la dictadura financiera que se ha constituido en Europa tras la crisis griega y el diktat del directorio Trichet-Merkel-Sarkozy, y que aspira a imponer medidas unificadas de ataque contra el salario y contra la sociedad en nombre de la competitividad.

El movimiento francés contra la prolongación del trabajo y el retraso de las pensiones, reunido en la cuarta jornada de movilización general, gana fuerza y afronta el choque con el gobierno de Sarkozy.

Es la primera vez en Europa que un movimiento amplio toma como objetivo el dogma central de la prolongación del tiempo de vida-trabajo, sanctasanctórum del conformismo económico de la era tardo-liberal.

El dogma dice así: a causa de la prolongación del tiempo de vida y de la reducción de la natalidad, los países europeos se encaminan hacia una trágica situación, en la que unos pocos jóvenes deberán mantener a un montón de jubilados ociosos. Para evitarlo, debemos prolongar el tiempo de trabajo de los ancianos. A esta putada le llaman “pacto entre las generaciones”, y pretenden que todos creamos en la necesidad de trabajar durante más años para ayudar a la nueva generación.

Esta filosofía, impuesta por todos lados con la activa colaboración de las izquierdas y de los sindicatos, se basa en una premisa errónea, incluso falsa. Para empezar, la productividad media ha crecido cinco veces en los últimos cincuenta años. Con lo que la reducción de la unidad de trabajo no es un problema. Muchos menos jóvenes pueden producir tranquilamente lo necesario para muchos viejos, si la cuestión fuese sólo ésta. Pero no lo es en absoluto. Detrás del juego de las tres cartas se oculta, de hecho, un proyecto bien diferente, que consiste en imponer un aumento del tiempo de trabajo (más horas extraordinarias, pleno empleo de las instalaciones, sábado de trabajo, retraso indefinido de la edad de jubilación) y, en consecuencia, una reducción de la ocupación.

Con el cuento demográfico se aspira, pues, a mantener a los jóvenes en condiciones de subempleo, obligándoles a aceptar cualquier trabajo precario e infrapagado, mientras los ancianos se ven obligados a trabajar mucho más allá de la fecha establecida en su contrato originario de empleo.

La finalidad de la prolongación del tiempo de trabajo no tiene nada que ver con una exigencia productiva, sino que es la consecuencia de reglas financieras que actúan como una jaula, transformando en Europa la riqueza en miseria y la potencia en miedo. La desregulación sólo vale cuando sirve para atacar al salario, pero cuando sirve para aumentar la explotación, las reglas son, sin embargo, rigidísimas e indiscutibles.

Los trabajadores y los estudiantes franceses lo han entendido perfectamente. Han entendido que prolongar el tiempo de trabajo de los ancianos, en un periodo de reducción de la ocupación, significa reducir a los jóvenes a las condiciones del desempleo y el precariado. Si la sociedad francesa logra quebrar este dogma en Europa, se abrirá una fase nueva. En todas partes, empezando por Italia, podrá nacer un movimiento por la reducción del tiempo de vida-trabajo, por un adelanto de la edad de jubilación, por una reducción del horario semanal de trabajo.

Si se quiebra el dogma en ese punto, todo volverá a ser posible.

En la manifestación del sábado y, sobre todo, en las semanas que le sucederán, debemos tener claro que la cuestión planteada por la FIOM [1] (derechos laborales y defensa del salario) y la cuestión planteada por el movimiento de estudiantes e investigadores (recursos para la escuela pública, bloqueo de la devastadora reforma de Gelmini) no son, en absoluto, cuestiones italianas y no se pueden vencer como batallas nacionales. Sólo un movimiento europeo detendrá la ofensiva financiera contra la sociedad. Sólo un movimiento europeo nos liberará de los tiranuelos locales que llevan por nombre Tremonti o Berlusconi.

[1] Federación Italiana de Obreros Metalúrgicos.

  Traducción del italiano: Diego L. Sanromán.


La contrarreforma neoliberal sólo capitulará ante la fuerza del número y la pertinencia de las ideas
  Francia: el gallo gálico despierta de nuevo a los trabajadores europeos

Jean-Paul Piérot
Sin Permiso



Han bastado unos pocos meses para que los asaltos propagandísticos que presentaban la abolición de la jubilación a los 60 años como una consecuencia inevitable del aumento de la esperanza de vida se deshicieran, estrellados contra la lucidez de la opinión pública.

En el momento en que el conflicto que enfrenta a Nicolas Sarkozy con la mayoría del pueblo francés se agudiza, se ha recorrido ya un largo camino desde que el gobierno detallara su plan para retrasar dos años la edad de jubilación. Han bastado unos pocos meses para que los asaltos propagandísticos que presentaban la abolición de la jubilación a los 60 años como una consecuencia inevitable del aumento de la esperanza de vida se deshicieran estrelladas contra la lucidez de la opinión pública. Desde el arranque mismo de la empresa manipulatoria, los portavoces de la UMP [el partido de Sarkozy] y los ministros buscaron la falsaria "despolitización" de la contrarreforma, so capa de pretender salvar el sistema por solidaridad. Precisaban disimular como fuera, bajo el camuflaje del "pragmatismo", una ofensiva regresiva alcance civilizatorio. El sistema de jubilaciones fundado en la solidaridad intergeneracional expresa una manera de vivir juntos incompatible con el imperio del cada quién para sí, un imperio en el que los ricos vivirían al abrigo de su escudo fiscal mientas la masa de los asalariados tendría que trabajar durante más tiempo para no ver disminuida su pensión y caer en el sumidero de la pobreza.

Todo se había concebido para hurtarse a un verdadero debate: una discusión parlamentaria por vía de urgencia comenzada a comienzos del verano, la odiosa diversión de que fueron víctimas algunos miles de gitanos rumanos instalados en nuestro país… De nada sirvió. La derecha asiste a su derrota ideológica a cuenta del asunto de las jubilaciones. Una amplia mayoría de franceses consideran el proyecto injusto e ineficaz. El apoyo a popular a las huelgas, la amplia participación en ellas y en las manifestaciones que vienen encadenándose desde comienzos de septiembre van in crescendo, como reflejan dos encuestas de opinión encargadas por L'Humanité: más del 70% de los franceses apoyan al movimiento para la defensa de la jubilación plena a los 60 años, dice la primera (CSA, 10 de octubre de 2010); y la segunda, realizada por IFOP, precisa que el 56% de los ciudadanos exige al presidente de la república que abra ya un diálogo con los sindicatos…

"Sarkozy está jodido, la juventud ha salido" (Sarkozy, t'est foutu, la jeunesse est dans la rue): esta consigna, repetida mil veces en las manifestaciones, despierta pésimos recuerdos en las esferas dirigentes de la derecha. La solidaridad intergeneracional se ha puesto en macha, como hace cuatro años, durante las luchas que rumbaron el proyecto de primer contrato de empleo, aquel contrato de baja estofa que pretendía precarizar todavía más a los jóvenes en busca de empleo. Esos jóvenes que se manifiestan ahora junto a sus padres han sido insultados por la gente que rodea al jefe de estado y expuestos al riesgo de una explosión de violencia con intervenciones policiales a las puertas de varios establecimientos escolares. ¿Dónde está la voluntad de evitar los desórdenes? ¿Dónde se agazapan las tentaciones de provocación? Resultaría gravísimo que este poder buscara la realización de sus objetivos y la imposición de su programa de contrarreforma –rechazada por todos los sindicatos y por una gran mayoría de los franceses— poniendo por obra una estrategia de tensión. ¿Dónde quedaría entonces el sentido de Estado? El recurso a la fuerza contra los adolescentes y contra los trabajadores de las refinerías no es un buen augurio. En un enfrentamiento de tal magnitud, que revela a las claras el carácter regresivo y antihumanista del capitalismo y de las políticas neoliberales, un gobierno tan vinculado a los círculos empresariales como el señor Woerth [ministro de trabajo de Sarkozy; T.] lo está a la señora Bettencourt [propietaria de l'Oreal, y una de las primeras fortunas de Francia; T.], no renunciará fácilmente a su embestida contra las jubilaciones, si no es capitulando ante la fuerza del número y ante la pertinencia de las ideas. Una y otra están del lado del mundo del trabajo y de la juventud.

Jean-Paul Piérot es el editorialista del veterano periódico del movimiento obrero francés L'Humanité, fundado antes de la I Guerra Mundial por Jean Jaurès.

Traducción para www.sinpermiso.info : Ventureta Vinyavella


París descarta el desabastecimiento de los aeropuertos. Doce refinerías siguen paralizadas
El éxito de la huelga francesa se decide en las gasolineras

 

Andrés Pérez
Público

 

El Gobierno francés replicó ayer con amenazas de cárcel a los trabajadores del sector de carburantes, que paralizan las refinerías del país con una huelga en defensa del sistema público de pensiones y en contra de retrasar la edad mínima de jubilación de 60 a 62 años y de 65 a 67 para cobrar la pensión completa.

Los militantes, que cuentan con apoyo de as manifestaciones y de los sondeos uno nuevo del Instituto Ifop indica que un 73% de franceses pide un nuevo proyecto de pensiones,anunciaron que endurecerán sus acciones, esta vez con apoyo de los camioneros.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, quiso ayer salvar el que era su talón de Aquiles más visible, el aeropuerto internacional de París Roissy/Charles De Gaulle. Quedaba queroseno en sus tanques sólo hasta el lunes . En la madrugada del domingo, un equipo de ejecutivos rompió la huelga del puerto de Le Havre (en el oeste del país) y reabrió las válvulas del oleoducto que alimenta París Roissy.

Mientras, el Estado y un capitán de gendarmería presentaron una "orden de requisición" para que el queroseno circulara, al paso del oleoducto por la refinería de Grandpuits, y amenazaron a los huelguistas de esa refinería ahora la única que funciona con cinco años de cárcel si se oponían.

Queroseno sin garantías

Según el Gobierno, ese gesto salva de la penuria inmediata al aeropuerto, que estaría ahora "perfectamente abastecido". Para los sindicalistas, que mantienen paralizadas 12 refinerías del país, la consecuencia es otra. El queroseno fue cargado sin las normas de seguridad, por personal no habilitado, y sin ser objeto de muestreo y análisis a causa de la huelga de los técnicos. Eso supone, según los sindicatos, que los aviones que repostan en Roissy despegan sin garantías sobre el combustible.

"Existe un gran problema de seguridad causado por la operación efectuada clandestinamente por un puñado de ejecutivos sin ninguna cualificación", dijo Philippe Saunier, secretario del sindicato CGT en la región de la terminal.

"En esas condiciones, los huelguistas que hasta ahora garantizaban la seguridad de la terminal y del oleoducto han decidido dejar a la dirección con sus responsabilidades. La seguridad ya no está garantizada en la terminal petrolera", explicó.

Esa situación augura un miércoles 20 de octubre particularmente movido en Roissy . Ese día está convocado el arranque de la huelga del personal de suelo de Air France, convocada por la CGT para ir relevando a otros sectores.

A causa del queroseno inseguro, los trabajadores aeroportuarios que no puedan declararse en huelga, sí podrán invocar el llamado derecho de retirada. Autoriza a todo trabajador a retirarse de su puesto de trabajo si tiene indicios de que no se reúnen las condiciones de seguridad necesarias.

En torno a las gasolineras, el pulso también empezaba a ponerse muy tenso . Según la cadena TF1, la televisión más próxima a Nicolas Sarkozy, más de la mitad del país ya está afectado por estaciones cerradas o con graves problemas de stock. Seis regiones estarían en estado crítico: Provenza Alpes Costa Azul, Ródano Alpes, País de Loira, Poitou Charentes, la región de París y Córcega.

En otras seis se registran dificultades. Son Midi Pyrenees, Limousin, Auvernia, Centro, Borgoña y Franco Condado. En las diez regiones restantes, la situación era juzgada normal, aunque había en ellas comarcas con gasolineras sin combustible.

Según el Ministerio de Transportes, un buque cisterna, el turco Fs Solene, debía partir en las próximas horas de un puerto español no identificado para ir a abastecer gasolineras de Córcega.

Suben los precios

La CGT anunció que reforzará a partir de esta noche "el juego del gato y el ratón" con los escuadrones de policía en los bloqueos montados en depósitos intermedios de carburante. Esta vez, los camioneros se sumarán a las acciones. Eso significa que las empresas de camiones cisternas españolas, italianas, belgas y alemanas que vuelven a aceptar contratos en Francia, lo hacen por su cuenta y riesgo. Se arriesgan a encontrar los depósitos cerrados o bloqueados por los piquetes de los camioneros franceses .

Quienes aún sufren buscando gasolina han podido constatar fuertes aumentos de los precios. El socialista Laurent Fabius denunció la actitud "escandalosa" de "ciertas compañías petroleras que han aprovechado para aumentar las tarifas".

Las movilizaciones de sectores industriales recibirán mañana el apoyo de una nueva jornada de manifestaciones ciudadanas.

La reforma no garantiza las pensiones

Las vacilaciones en el Senado y 18 modificaciones del proyecto de ley de pensiones prueban que la reforma de Sarkozy es manifiestamente mejorable. Pero, hasta ahora, no había reconocimiento oficial de ello. La primera señal oficial llegó anteayer: el ‘Informe Attali' sobre crecimiento y déficits, presentado a Sarkozy, reconoce que esta reforma no garantiza las pensiones públicas a partir de 2020.

Estudios de los sindicatos ya señalaban que, con la reforma, el régimen público estaría de nuevo en crisis en 2018. Mientras las centrales sindicales buscan que el capital contribuya a las pensiones, el ‘Informe Attali' opina lo contrario: quiere un proyecto de recorte de pensiones aún más ultraliberal.

 


Claves para entender la huelga de Francia

La última huelga, en marcha desde el pasado 12 de octubre, ha contado con la adhesión de multitud de sectores y se renueva desde entonces cada 24 horas sin fecha de caducidad establecida.

Kaos. Internacional | Prensa | Hoy a las 0:29 |

Francia hace gala de su tradición reivindicativa y son ya nueve las convocatorias de huelga a las que ha tenido que hacer frente el Gobierno del presidente Sarkozy en lo que va de año como respuesta a sus planes de ajuste y su endurecimiento de la normativa laboral. La última, en marcha desde el pasado 12 de octubre, ha contado con la adhesión de multitud de sectores y se renueva desde entonces cada 24 horas sin fecha de caducidad establecida. Los estudiantes también se han echado a las calles, y cada vez se oyen más comentarios que aventuran un nuevo Mayo del 68. La falta de combustible en gasolineras está contribuyendo a la parálisis del país. Estas son las claves para entender una huelga compleja y masiva.

¿Desde cuándo está en marcha esta huelga?

Desde el pasado día 12 de octubre, en que los sindicatos celebraron la séptima huelga contra el Gobierno de Sarkozy este año. Ese día montaron la manifestación más multitudinaria de este año en Francia: 1.230.000 asistentes según la policía, más de tres millones según los organizadores.

¿Hasta cuándo va a durar?

Dada su peculiaridad de ser renovable cada 24 horas, es difícil determinarlo. De momento es previsible que, como poco, los paros continúen hasta hoy martes 19, fecha en la que los sindicatos han convocado movilizaciones que supondrán la novena jornada de paros en lo que va de año (y la quinta del otoño).

¿Qué reivindica la huelga?

La retirada de un proyecto de ley del Gobierno de Nicolas Sarkozy, que se debate actualmente en el Senado y que pretende retrasar la edad legal de jubilación de 60 a 62 años y la edad a la que debe jubilarse un trabajador que no haya cotizado el tiempo necesario para cobrar la pensión entera, de 65 a 67 años.

¿A qué sectores afecta?

De momento al de transportes, a las refinerías (sector de mayor presión), educación (los estudiantes de secundaria se sumaron la semana pasada) y camioneros. A diferencia de las huelgas anteriores, esta es por sectores y regiones, y renovable indefinidamente.

¿Qué margen tiene Francia hasta llegar a una situación de desabastecimiento por el paro de las refinerías?

Según los sindicatos, las 12 refinerías del país están en huelga y tienen problemas de suministro de crudo. Diez de ellas planean parar totalmente la producción. Hay más de mil gasolineras, de las 13.000 con que cuenta en país, sin combustible, según han anunciado esta mañana las grandes distribuidoras de petróleo. El Gobierno ha dado luz verde a las petroleras para que usen las reservas que tienen obligación de mantener por ley, que suponen entre 10 y 12 días más de abastecimiento. Este periodo puede variar en función del consumo, que ha aumentado un 50% la semana pasada: muchos franceses, previsores, han hecho acopio de combustible. Las reservas gubernamentales de petróleo, capaces de abastecer a Francia durante 90 días, todavía no se han tocado. En el caso de España, las existencias de seguridad mínimas equivalen a 92 días de consumo o ventas. La gestión de las reservas la realiza el Ministerio de Industria. Los 92 días se reparten al 50% aproximadamente entre las empresas y el ministerio.

El primer ministro francés, François Fillon, ha advertido de que bajo ningún concepto se va a producir desabastecimiento de combustible.

¿Cuál ha sido la incidencia de la movilización estudiantil?

Según el Ministerio de Educación de Francia, el jueves había 340 institutos afectados por el paro y las movilizaciones; los sindicatos de estudiantes cifraron la incidencia en 500. En total, hay en torno a 3.400 centros de enseñanza en Francia.

¿Por qué le preocupa al Gobierno de Nicolas Sarkozy la adhesión de los estudiantes a la huelga?

El Gobierno teme que las movilizaciones se radicalicen por la participación estudiantil. Las movilizaciones de adolescentes causaron el jueves varios incidentes y heridos en numerosas ciudades de Francia. Sarkozy no olvida, además, las protestas estudiantiles de 2006, que obligaron a retirar al Gobierno de Dominique Villepin una polémica ley de contratación laboral. Precisamente, Villepin declaraba el martes pasado en la televisión francesa: "Hay que sacar lecciones de la experiencia". Las revueltas de Mayo del 68 también permanecen en la mente de todos.

¿Cómo ha afectado la huelga a España?

El día del inicio de la huelga se cancelaron más de 200 vuelos entre España y el resto de Europa por el paro del personal en los aeropuertos galos. Hoy se está viendo afectado el tráfico ferroviario entre España y Francia

¿Ha habido alguna reacción clara de Sarkozy a la huelga?

Por el momento, ninguna. El Presidente francés ha declarado que seguirá "hasta el final" con la polémica ley de pensiones, que considera "de justicia social", y ha añadido: "¿Qué pasaría si no hubiera dinero para pagar las pensiones de los jubilados más humildes?". Sarkozy ha dejado claro que no hará "ninguna concesión más". Se refiere a las modificaciones que introdujo en el proyecto de ley el pasado 8 de octubre, que suavizaban algunos preceptos pero no tocaban el núcleo duro de la redacción: el alargamiento de la vida laboral para optar a la pensión de jubilación.

Gagner c’est possible !:

mardi 19 octobre 2010

Publié dans : Hebdo TEAN 74 (21/10/10)

14472_image.jpg
Crédit Photo: 
Photothèque Rouge/Marc

Cela fait 7 semaines de grèves et de manifestations qui se maintiennent à un niveau élevé, voir se développent au fur et à mesure de la mobilisation.

Après le succès des manifestations du samedi 16 octobre, la journée de grèves et de manifestations du 19 octobre a de nouveau été un succès avec 3 millions et demi de gens dans la rue et la présence massive de la jeunesse. Les lycéens et les étudiants sont entrés dans la danse

Avec chaque fois, plusieurs millions de manifestants, c’est la confirmation d’un mouvement profond qui traverse l’ensemble du pays. Un réforme impopulaire à plus de 70% ne peut qu’encourager celles et ceux qui luttent, pousser les autres a participer aux manifestations ou soutenir le mouvement.

Le 7 septembre encore, les manifestations et les grèves étaient surtout un moyen de marquer son mécontentement, mais il manquait encore la confiance suffisante à une échelle large pour se dire qu’il était possible de gagner.

Petit à petit, les choses ont changé, la force du nombre dans les manifestations, les grèves bien suivies, les discussions entre collègues, ont redonné courage. L’arrogance du pouvoir a finit de convaincre les plus timorés qu’il était nécessaire de riposter, de ne pas se laisser faire. Car il y a dans le mouvement en cours une force qui ne se mesure pas que par le nombre de manifestants, quelque chose de profond : l’idée que «le bon droit», la légitimité sont de notre côté et «que si nos poches sont vides, la coupe est pleine», il est temps de relever la tête, qu’il s’agit la d’une question de dignité.

Cette prise de consciences se fait «petit à petit», au rythme des grèves et journées de mobilisation, mais à chaque fois il apparaît de plus en plus évident que des journées d’actions espacées ici et la ne suffiront pas à faire reculer ce gouvernent. De fait, on n’a jamais autant discuté de grève reconductible que ces dernières semaines, au point que 61% des sondés se disent favorables à des grèves prolongées ! Il faudrait un coup de pouce et… les directions des confédération syndicales, si elles sont poussées par le mouvement, se gardent bien, pour éviter la crise politique "ouverte", d’appeler à la grève générale pour obtenir le retrait de la loi !

Pourtant, la grève du 12 octobre aura vu plusieurs secteurs clés, notamment des transports (ports, SNCF, transports publics, secteur aérien) et de l’énergie (raffineries, centres Edf, etc…) se lancer ou amplifier des reconductions. Mais également une multitude d’endroits où la grève prend: dans des petites boites du privé par des arrêts d’une heure, dans des centres des impôts, de Pôle emploi, chez les communaux et autres employés territoriaux, la Santé, la Poste, l’Education Nationale, etc… et bien sûr avec l’arrivée des jeunes lycéens et étudiants

On a rarement vu autant d’initiatives prises de partout, ça bouge dans tous les sens et c’est tant mieux : manifs locales organisées en deux temps trois mouvement, rencontre entre salariés de différentes boites, blocages d’entrées de zones industrielles, etc… Dans certains endroits, comme au Havre, chaque soir se tient une assemblée générale interprofessionnelle qui édite un tract de la grève en lien avec l’intersyndicale. Ailleurs des AG de cheminots décident de se rendre sur les piquets des raffineries, des profs prennent la parole dans des AG de communaux, etc… C’est une sorte de reconstruction, le retour a des pratiques de lutte, d’organisations, nécessaires mais oubliées depuis trop longtemps.

Et en quelques jours, le climat a changé. C’est un tournant ! On sent partout que ça peut basculer, que la mobilisation peut l’emporter, qu’il y a une chance a saisir : que gagner c’est possible. Car, s’il y a de nombreuses grèves ici et là, elles restent encore trop minoritaires, trop éparpillées.

C’est par la grève que nous pourrons peser sur le rapport de force. Par celle ci, nous rappelons que c’est nous qui faisons tourner l’économie, que toutes les richesses sont le produit de notre travail. Et si par la précarisation de plus en plus forte, de nombreux salariés sont en difficultés pour faire grève (interim, CDD, chômage, RSA, etc…), il est nécessaire de les associer au mouvement, notamment lors des actions de blocages (zones industrielles, dépôts d’essence, etc…) et dans les manifestations de masse.

Mais c’est la grève qui permet de bloquer l’économie, permet aux salariés de prendre le temps de se réunir, de s’organiser, d’aller à la rencontre d’autres travailleurs des entreprises voisines, de prendre leur lutte en main. C’est à cette tâche qu’il faut s’atteler.

La fébrilité d’un gouvernement qui tape sur les jeunes, envoie les flics dans les raffineries, nous conforte dans l’idée qu’il ne faut rien lâcher. Il faut faire basculer dans la grève celles et ceux qui hésitent encore.

Un rejet en cache un autre : derrière le rejet de la réforme des retraites, c’est le rejet de Sarkozy et de sa politique au service des capitalistes qui est en visée.

C’est une crise sociale et politique, un mouvement profond qui appelle a la démission des Sarkozy, Fillon et autres Woerth ! Qu’ils cédent ou qu'ils dégagent !

Basile Pot



La aldea gala se rebela contra el Imperio

Lo que se juega en Francia estos días es bastante más que la edad de jubilación.

originario | Para Kaos en la Red |

 Ahora mismo el pueblo francés –inmigrantes incluidos, naturalmente- es la avanzadilla de la conciencia mundial contra el capitalismo salvaje. Cuando las tres cuartas partes de una nación se opone frontalmente a las decisiones de su gobierno es que estamos ante un asunto serio y por tanto debería ser tomado en serio, especialmente si el gobierno de esa nación se considera democrático. Pero cuando se envía a la policía para cargar hasta con los adolescentes de los institutos y declara que no cederá en sus posiciones es que no solo ha fracasado la democracia: es que la gente que aún no sabía la verdad se ha dado cuenta y de paso se ha llevado una gran decepción.

¿Y cuál era esa verdad que muchos no habían descubierto aún? Sencillamente que la democracia ha sido secuestrada por los mercados financieros (FMI, BM, OMC Y ASOCIADOS DE LAS MULTINACIONALES DE ESTO Y AQUELLO).

No existe la democracia. Son ellos, los nuevos estados sin respeto a fronteras ni derechos los que dictan las normas, y no negocian, como vemos en Francia y ya hemos visto en Grecia y en España con tan malos resultados para todos los sectores sociales menos para el Imperio y sus amas de llaves, por supuesto.

Quienes dictan las normas y no negocian, ¿qué son, sino dictadores? Francia es ahora mismo una gran ventana para que el mundo compruebe de una vez por todas y despierte a esta gran realidad de que las llamadas democracias con todo su aparato mediático, sus gobernantes y sus parlamentos no son otra cosa que un escenario donde actúan unos individuos que dicen representar a los intereses colectivos. Pero estos no son precisamente los intereses de los pueblos, sino los de los ricos y poderosos del mundo, para quienes la democracia formal – que es la que nos dejan tener- es una palabra vacía y sólo útil como disfraz de camuflaje de una dictadura real, que es la que padecemos.

Igual que en China, o en Corea del Norte, el pueblo no cuenta: lo que cuenta son las cuentas de los que lo gobiernan, y el Estado es su organización necesaria. Por así decir: su organización de contables. Claro es que se trata de contables armados, porque en algunos momentos las gentes se sienten tan expoliadas, tan puestas contra las cuerdas y tan despreciadas que pueden rebelarse, como ahora mismo en Francia. Entonces se les manda a las fuerzas del orden, de “SU” orden.

Y es que el orden real es exactamente el orden despreciado, porque orden real es el que se basa en la justicia, en la distribución justa de los bienes y en el respeto a las necesidades de quienes los producen que oh, paradoja, no los disfrutan. Y no los disfrutan sencillamente porque por esta o aquella ley contra el orden real son desposeídos por aquellos que les mandan a la policía si reclaman el orden justo. Por tanto, el llamado orden no es el orden de las democracias reales, que todavía no existen y que dan la voz y se pliegan a la voluntad popular, sino que la democracia formal es eso, una forma hueca: la forma en que el desorden se institucionaliza y finge dar voz al pueblo mediante las farsas electorales y los escenarios parlamentarios pero no cumple la voluntad del pueblo, sino la de los explotadores del pueblo. Y esto es lo que Francia está viviendo estos días decisivos. Decisivos porque lo que ahí sucede tiene una gran trascendencia y tendrá graves consecuencias si fracasa. Una gran trascendencia porque representa el primer rechazo frontal en Europa a la última vuelta de tuerca del capitalismo usurero: el retraso de la edad de jubilación.

En su irracionalidad, los contables de los gobiernos retrasan el ingreso de los jóvenes al mundo del trabajo mientras quieren amarrar a sus máquinas a los matusalenes. Tal disparate es incomprensible. Y eso que ahí se trata de jubilarse a los 62 en vez de a los 60, porque ¿qué decir de España donde se pretende implantar los 67 y no sigue el ejemplo francés ni de lejos?

Ahora mismo todos los trabajadores de Europa deberían movilizarse para apoyar a Francia, porque si esa batalla se gana, se ganaría para todos, pero si se pierde, porque se dejan solos a los franceses, no sólo van a perder ellos, sino que nos podemos preparar los demás. Esto es como si en una clase un grupo de alumnos se rebela contra un profesor dictador y exigen ser escuchados. Sólo si cuentan con el apoyo del resto pueden los alumnos rebeldes conseguir que el profesor cambie de actitud y aprenda a escuchar. Pero si se quedan solos el profesor castigará a los rebeldes, les despreciará públicamente ante la pasividad del resto más sumisos tras esto y entonces podrá atreverse a dar un paso más en sus actitudes autoritarias. Esto mismo puede suceder en Europa.

El capitalismo no debería ganar esta batalla, porque si la gana vendrán nuevas vueltas de tuerca a las ya dadas con poca resistencia por parte de los afectados: más paro, recortes salariales, despidos a la carta, menos derechos laborales y sociales y todo eso que sabemos.
Y no olvidemos que aún le quedan medidas que tiene aparcadas de momento: ¿o es que ya nadie se acuerda de la jornada laboral de 65 horas?
La dictadura del capitalismo no es algo estático. Avanza o retrocede según la resistencia que encuentre. Y si no la encuentra, pues avanza. Y eso es lo que está ocurriendo. Y eso es lo que los franceses no están ahora mismo dispuestos a permitir: ellos han dicho BASTA pacífica, pero resueltamente. Ellos, sí. Vive la France.

La protesta social en Francia

Una de cada tres gasolineras está sin combustible en Francia


El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ordena desbloquear todos los depósitos de combustible

ANTONIO JIMÉNEZ BARCA | París 20/10/2010
De:"El Pais" - Madrid

El enfrentamiento que los sindicatos y el Gobierno de Nicolas Sarkozy mantienen desde hace meses (recrudecido en la última semana hasta la amenaza de parálisis del país) por la reforma de las pensiones se ha reconvertido en una suerte de guerra de la gasolina. El presidente de la República avisó el lunes de que pasaba al ataque y ayer aseguró que no iba a permitir ningún bloqueo de depósitos de carburante. Brice Hortefeux, el ministro del Interior, la mano derecha de Sarkozy y su amigo íntimo, se encarga ya de ello personalmente a través de una célula de crisis creada para el efecto. El ministro ha informado de que, de madrugada, la policía dejó el camino libre para los camiones cisterna en los estratégicos depósitos de Donges (Loire-Atlántico), de Le Mans (Sarthe) y de La Rochelle (Charente), retirando a los trabajadores que con neumáticos incendiados y barricadas improvisadas impedían la entrada.

 
Pero un sindicalista del grupo petrolero Total ya avisó el martes 12, cuando la huelga acababa de empezar: "Vais a ver cómo jugamos al ratón y al gato con la policía en los depósitos". Tenía razón: los trabajadores, a su vez, han bloqueado el depósito de Caen (Baja Normandía), desbloqueado horas después por la policía, el de Port-de-Bouc (Bouches-de Rhône), y mantenían cerrado el depósito-refinería de Grandpuits, en Seine-et-Marne, cerca de París.

Consecuencia: la población, sobre todo en cuatro regiones (Ile-de-France, Picardie, Champagne-Ardennes y Normandía) sigue peregrinando a la busca de gasolina cada vez con más estupefacción y alarma. Hay quien hace desplazamientos de 40 o 70 kilómetros para llenar 30 o 40 euros (las gasolineras restringen el consumo). El ministerio del Medio Ambiente registraba 3.200 gasolineras sin una gota de combustible, esto es, una de cada tres en Francia (mapa de las estaciones actualizado por Le Monde). Los operadores turísticos se inquietan porque el viernes comienzan las vacaciones por la fiesta de Todos los Santos y los franceses observan que no va a haber gasolina para viajar.

El conflicto, tras la jornada de protesta y de multitudinarias manifestaciones del martes, parece más estancado y enconado que nunca. Los sindicatos decidirán mañana la estrategia a seguir y tras una reunión difícil se comprobará si continúan unidos o si -como se prevé- comienzan a descolgarse algunas formaciones que temen que los disturbios desvirtúen el movimiento.

La votación del proyecto de ley

Mientras, los senadores debaten el proyecto de ley observados de cerca por todo el país: los portavoces de los tres grupos de izquierda (Partido Socialista, Partido Comunista y Radicales) han pedido solemnemente al presidente de la República que actúe con "sabiduría" y suspenda la discusión a fin de que se pueda elaborar un consenso con los sindicatos. La Unión por un Movimiento Popular (UMP), el partido de Sarkozy, lo ha rechazado. El ministro de Trabajo, Eric Woerth, ha repitido -casi con las mismas palabras que lleva utilizando desde hace semanas- que la reforma es "necesaria e indispensable y que no hay ninguna necesidad de anular el debate".

Sarkozy, en una carrera contrarreloj, desea que el proyecto de ley supere este escollo legal cuanto antes para que entre en vigor en los días siguientes y así romper con esta dinámica que le maniata. Pero los senadores de izquierda, torpedean a base de colocar enmiendas y de alargar los discursos, y así retardan lo que pueden la aprobación. Los senadores de Sarkozy, por el contrario, escuchan, callan y no replican (para ganar tiempo). Tal vez se apruebe hoy, tal vez el viernes o tal vez el fin de semana. Nadie lo sabe con certeza.

En Lyon y Nanterre se han producido también incidentes con jóvenes violentos que tratan de radicalizar la protesta estudiantil. Hortefeux ha avisado de que "toda acción violenta será castigada" y ha comprobado en Lyon el despliegue policial. Así, este ministro -que es como decir Sarkozy- se ocupa de las dos vertientes más peligrosas (por imprevistas e imprevisibles) que ha adoptado este conflicto: la falta de gasolina y la revuelta de los jóvenes.

Visite chahutée de Brice Hortefeux à Lyon après les incidents

LEMONDE.FR | 20.10.10 |  •  Mis à jour le 20.10.10 |








Le ministre de l'intérieur est venu voir les vitrines brisées du centre de Lyon mercredi. Le maire de la ville dénonce une opération de communication.
AFP/PHILIPPE DESMAZES
Le ministre de l'intérieur est venu voir les vitrines brisées du centre de Lyon mercredi. Le maire de la ville dénonce une opération de communication.

Le ministre de l'intérieur Brice Hortefeux s'est rendu à Lyon mercredi après-midi, après que de nouveaux incidents ont éclaté dans la matinée entre jeunes et policiers en marge du mouvement contre la réforme de retraites, pour la troisième journée consécutive. Une réunion de travail sur les violences urbaines s'est tenue en début d'après-midi à l'hôtel de police de Lyon comme le raconte le site du mensuel Lyon Capitale, en l'absence du sénateur-maire PS de Lyon Gérard Collomb qui, devant l'afflux de journalistes, a refusé de participer à une "opération de communication".

64353430346333633438663633313330?&_RM_EM
64353430346333633438663633313330?&_RM_EM

Vous dirigez une PME. La mobilisation contre la réforme des retraites touche-t-elle votre entreprise ? Etes-vous affecté par les grèves et les blocages qui se multiplient depuis plusieurs jours dans toute la France ? Quel impact concret ont ces mouvements sur votre activité ? Une sélection de témoignages sera publiée sur Le Monde.fr.

articleVousArrow.gif

"Le ministre de l'intérieur a décidé de venir à Lyon, pour ce que je croyais être une réunion de crise. Je regrette que le ministre ait souhaité en faire une opération de communication. Ce n'est pas ma conception des rapports qui doivent exister entre le maire d'une grande ville et le ministre qui a à gérer l'ordre public, surtout quand celui-ci est gravement troublé […]. Nos concitoyens viennent de vivre des moments difficiles. Cela mérite mieux que de petites opérations politiciennes", écrit Gérard Collomb mercredi après-midi dans un communiqué.

"T'ES PAS LE BIENVENU ICI"

"C'est grâce au centre de supervision urbaine de Lyon, service municipal, qu'en temps réel des images ont été transmises à la police nationale. Ce sont ces images qu'a visionnées le ministre de l'intérieur à l'hôtel de police" s'emporte le maire, qui rappelle que ces derniers jours, à sa demande, ses services ont travaillé en bonne intelligence avec la police nationale et les autorités judiciaires.

Au bout d'une heure de réunion, raconte Lyon Capitale, "le ministre de l'intérieur a quitté l'hôtel de police de Lyon avec deux minibus de journalistes dans son sillage, direction la rue Victor-Hugo. Michel Mercier, ministre de l'espace rural et de l'aménagement du territoire, Philippe Cochet, député-maire de Caluire, président de la fédération UMP du Rhône et le préfet du Rhône, Jacques Gérault" l'accompagnant. Il a passé dix minutes avec les commerçants de la rue, victimes lundi d'importants pillages et de saccages dans leurs commerces.

Alors que le ministre inspectait les dégâts commis dans les magasins, il s'est fait huer par une dizaine de jeunes, qui ont crié sur son passage "fasciste", "raciste" ou encore "T'es pas le bienvenu ici". Trois d'entre eux ont été interpellés sur-le-champ par les forces de police qui entouraient le ministre. "La France n'appartient pas aux casseurs, aux pilleurs et aux caillasseurs. Elle appartient aux honnêtes gens qui veulent travailler paisiblement", a dit Brice Hortefeux. Du côté de la place Beauvau, on minimise l'incident : "La visite de Brice Hortefeux ne saurait se résumer à cela. Trois personnes interpellées, c'est assez classique pour un déplacement ministériel."

1 300 CASSEURS

 

Mercredi matin le maire avait lancé un "appel au calme et à la responsabilité de chacun et notamment aux parents de ces jeunes " alors que la tension était à nouveau palpable dans le centre de Lyon, malgré un important dispositif policier. La police a utilisé des gaz lacrymogènes pour disperser quelque 300 jeunes se déplaçant par petits groupes dans les environs de la place Bellecour dans le quartier de la Presqu'île. Les pompiers ont dû intervenir pour un début d'incendie sur un camion. Deux personnes ont été interpellées. Près de 800 hommes ont été déployés sur le terrain, principalement en centre-ville. Les stations de métro, de tramway et des lignes de bus ont été fermées afin d'éviter le transport dans le centre de jeunes "casseurs" venus des banlieues. La police avait procédé mardi à 74 interpellations.

Toutes les poubelles et autres objets pouvant être utilisés comme projectiles par les casseurs ont par ailleurs été retirés des rues commerçantes à la demande du maire. La police a dénombré quelque "1 300 casseurs" dans l'agglomération en marge de la manifestation contre la réforme des retraites. Six voitures ont été incendiées, 21 retournées, neuf commerces ont été pillés, huit autres dégradés et six abribus détruits, selon la préfecture.

Le Monde.fr

 

Francia: "Tenemos enfrente a un Gobierno reaccionario, revanchista e intransigente"
Entrevista a Didier Le Reste, secretario general de la CGT-ferroviarios.
Kaos. Internacional | Público |

150558_Franciadirigentesindical.jpg


Toda Europa está acostumbrada a ver con regularidad huelgas que paralizan por completo Francia, y parecen huelgas generales. La causa es la importancia de la compañía nacional de trenes, la SNCF, y el poderío en ella del sindicato progresista Confederación General del Trabajo (CGT). Ese sindicato tiene una larga tradición de lucha, que remonta a la huelga insurreccional contra los nazis, en 1944. También tiene un peculiar número uno: Didider Le Reste, secretario general de la CGT-ferroviarios.

Le Reste es un revisor, a punto de jubilarse, que reúne dos características que le hacen único. Por un lado, representa el sindicalismo a la antigua, el que enraíza su fuerza en la organización y la disciplina como en los mejores tiempos del modelo social francés, del que el estatuto de los ferroviarios es, precisamente, locomotora. Por otro, Le Reste es el único sindicalista que puede jactarse de haber derrotado ya a Nicolas Sarkozy. En otoño de 2007, cuando el actual presidente era un hombre triunfante seguro de poder romper con todo, se partió el espinazo contra la huelga inteligentemente organizada por este tipo bajito y simpático.

Hoy los ferroviarios CGT están en huelga, pese a que ya salvaron sus envidiables pensiones propias. Le Reste, número uno de esa fuerza, explica las claves de aquella victoria, cómo los ferroviarios en huelga jugaron con las ambigüedades de Sarkozy, con su dualidad entre platós de televisión y los bastidores.

¿Diría usted que el movimiento se amplifica y está cerca de la victoria?

Hay cada vez más gente en la calle, y cada vez más paros en empresas privadas y públicas. La protesta se instala, para una larga duración, y los sondeos dicen que en torno a un 70% de la población está contra la Reforma Sarkozy, y que en torno a un 60% desea que el movimiento prosiga. Los sindicatos tenemos la responsabilidad de conducir el movimiento. Respecto a la victoria, déjeme decir que a cada día, su afán, o que cada día sale el sol, se vea o no (A chaque jour suffit sa peine). No voy a hacer de hombre del tiempo de la meteorología social. La partida va a ser dura y difícil porque tenemos enfrente un Gobierno reaccionario, revanchista e intransigente. Febril. Con el jefe de Estado, tiene tendencia a responder con represión, en vez de avenirse a razones y escuchar a la opinión pública mayoritaria que está diciendo que hay que parar esta reforma, porque es injusta socialmente, ineficaz económicamente y brutal en como es conducida. Su salida es abrir negociaciones sobre el futuro de las jubilaciones. Que busquen otras fuentes de financiación para las pensiones, en vez de castigar siempre el bolsillo de los asalariados.

Esta huelga es diferente de otras anteriores de Francia. Los ferroviarios y el sector público no son punteros ¿Es una sorpresa para usted, o lo ha organizado?

En Francia, menos del 10% de los asalariados están afiliados a un sindicato y paradójicamente aquí los sindicatos sabemos llevar adelante movimientos de la amplitud que estamos viendo. En este movimiento hay una agregación de problemas, de ahí su fuerza y el apoyo de la opinión. La gente está diciendo: ¡Basta! No aceptan que la edad legal de jubilación tenga que subir de 60 a 62 años, y la edad de jubilación con el 100% de 65 a 67. Algo que luego han puesto en paralelo con los escándalos de este verano, cuando el Caso Bettencourt puso sobre el tapete la connivencia del poder con las fuerzas del dinero. En paralelo con los cinco millones de franceses excluidos del trabajo, y con los siete millones de franceses bajo el nivel de pobreza.

Sí, pero había que organizar esa cólera en forma de inteligencia colectiva, coordinarla ¿Es lo que hace la intersindical?

Vemos por ejemplo que, frente a las cargas de la policía contra los piquetes que bloquean depósitos de carburante, la respuesta no es violenta, sino ir a buscar otros depósitos que bloquear y amplificar el movimiento a camioneros ¿Es decisión de la intersindical?

Absolutamente, sí.

¿La intersindical está en una lógica de organizar una resistencia?

Eso es. Desde la llegada de Sarkozy al poder estamos en una lógica de resistencia y de conquista. Las dos. En el movimiento actual, los sindicatos con toda su diversidad, saben que Sarkozy no es el último que fomentará golpes bajos y buscará crear condiciones de caos. O sea que no caemos en esa trampa. Ya en 2007, cuando Sarkozy intentó 'reformar' en quince días los regímenes especiales de jubilación, especialmente el de los ferroviarios, él esperaba que fuéramos con orejeras hacia la huelga ilimitada, es decir hacia un muro. No le hicimos ese regalo. Estamos razonando un movimiento pacífico que permite poner la respuesta social a la altura del ataque que sufrimos. El Gobierno tiene tendencia a reprimir a jóvenes y a trabajadores que bloquean, y eso lleva a la radicalización. Pero la opinión ve el juego, ve que es la única respuesta del poder a millones de manifestantes y a sondeos que le son desfavorables. Por eso la situación actual ya es contraproductiva para Sarkozy. Independientemente de la salida de este conflicto social. La mayoría conservadora ya tiene un problema político que va a durar.

¿Qué le inspira el comportamiento de la juventud en este conflicto?

Hay algo que es poco conocido. Cuando se dice juventud en Francia, hay que pensar una cosa. La mitad de los bachilleres y los universitarios trabaja para financiar sus estudios. Los estudiantes también son trabajadores, y también cotizan para su jubilación. O sea que no es nada anormal, e incluso es algo muy sano, que se interesen por su futuro. El Gobierno les dice que esta reforma les toca, porque sería para garantizar sus propias pensiones por reparto solidario. Es una falsedad. O sea que los jóvenes tienen toda la razón de entrar en el movimiento. Lo mejor es que lo hagan en el marco de sus propias organizaciones sindicales de estudiantes. Y hay convergencias entre nuestros sindicatos y los suyos. Nosotros no les decimos lo que tienen que hacer, pero sí tenemos muy estudiado el proyecto Sarkozy, y les podemos detallar lo que esconde en el fondo.

Los ferroviarios hacen huelga a un nivel menor que en otras ocasiones ¿Cómo lo explica?

Lo cierto es que la cuestión del poder adquisitivo y de los días de huelga ya descontados pesa, pesa sobre todos los movimientos. Pero sobre todo tenga en cuenta que no es lo mismo que una huelga 'milimetrada', de un sólo día. Esas dan tasas de participación en la compañía ferroviaria del orden del 80%. Cuando son largas y reconducibles, es normal bajar a entre el 20% y el 40% de participación. Los ferroviarios han entrado en un movimiento interprofesional. Prefieren mirar qué hacen los camaradas de la electricidad, la química, correos, transporte... Lo que estamos haciendo en la SNCF es que tenemos ciertos servicios que, por ejemplo, han decidido parar parcialmente, o sólo ciertos días de la semana. Otros, por ejemplo los talleres de mantenimiento y los servicios administrativos, decidieron cesar la huelga, para volver a arrancar el lunes. Construimos la acción para que dure.

Es decir que si hace falta más semanas y semanas de huelga, quedan reservas.

Sí, claro. Mire lo que pasó el viernes. Los ferroviarios salieron de las estaciones y de sus talleres para ir a manifestar con otros asalariados, y a repartir pasquines en centros comerciales. Son solidarios con otros empleados, especialmente con los empleados precarios, que no tienen la posibilidad real de expresarse con huelgas.

En otoño de 2007, la huelga dura de los ferroviarios paró el recorte de sus pensiones, en el fondo, a cambio de una victoria aparente, en superficie ¿Cuál fue la clave de ese éxito?

Sí, fue un buen ejemplo. Sarkozy, candidato en campaña, martilleó con los ferroviarios de la CGT. ¡Conseguía que nos abuchearan en sus mítines! Siempre dijo que, si tomaba el poder, se ocuparía de nosotros. Al llegar al poder, enseguida lanzó dos supuestas grandes reformas que nos estaban destinadas. La primera, el servicio mínimo en los transportes públicos. Quería un servicio completo a las horas punta, y requisición de personal. No coló, porque organizamos 80 manifestaciones en todo el país y nos explicamos. Luego, exigió recortar nuestros regímenes especiales de jubilación en quince días por decreto. Lanzamos la batalla, de forma decidida, pero inteligente. Y al cabo de diez días de huelga obtuvimos que todo se transformara en una negociación tripartita sindicatos-gobierno-patronal. En trenes, negociamos durante 18 meses. Al término, hay una reforma, pero no es la reforma que quería Sarkozy. El Senado acaba de reconocer en un informe que lo que obtuvimos es más de lo que cedimos. Algunos parlamentarios conservadores están muy enfadados, y se estiman engañados por Sarkozy.

¿A qué edad se jubilan ustedes, los ferroviarios franceses?

Sigue existiendo nuestro régimen especial. Un maquinista puede jubilarse a los 50 años, y a los 52 puede aspirar al 100% de su pensión de base. Un agente puede irse con el 100% a los 57. Y, por otra parte, obtuvimos compensaciones que mejoran el cálculo de la pensión. No ganamos en todo, pero sí en varios puntos. Por ejemplo perdimos en que ahora la revalorización anual de las pensiones de los ferroviarios se hace sobre el coste de la vida, y no sobre los salarios de los activos. Eso no es bueno.

¿Sería posible una salida ahora como la que existió en 2007 -victoria aparente para Sarkozy en los platós, y reforma de fondo negociada e interesante, entre bastidores para ustedes?

Esa imagen es correcta. El primer logro de nuestra huelga de otoño de 2007, fue zapear a Sarkozy de la televisión. Se abstuvo de salir. La estrategia de este Gobierno es ante todo las apariencias. Y cuando se mira en detalle, hay una gran diferencia entre esas apariencias y la realidad.

¿Cuál sería una reforma de pensiones justa, eficaz y útil para usted en el contexto económico mundial?

En nuestro país, el objetivo es garantizar el futuro de las pensiones por solidaridad entre las generaciones, el régimen que nació con el Consejo Nacional de la Resistencia, algo que Sarkozy intenta romper. Hay que tener en cuenta la clave demográfica: 13 millones de jubilados hoy, unos 18 millones en 2020, y un horizonte en el que, efectivamente, puede haber 1,2 activos por jubilado. Por lo tanto se plantea la cuestión de financiar las pensiones. La reforma Sarkozy quiere exigir el 85% de ese esfuerzo a los asalariados--21.000 millones de euros por año-- , fundamentalmente por la vía de endurecer las condiciones de acceso a la pensión, y que por lo tanto baje su nivel. ¡Es injusto! Después, es además ineficaz, porque se habla ya de nuevos déficits y nuevas 'reformas' en 2018. Esta reforma no es la buena, no es democrática y no ha sido negociada. Nosotros dijimos al Gobierno que había que negociar. Pero prefirió no hacerlo, para dejar fuera completamente a los que son los tres grandes ausentes de esta reforma: la política salarial, la política de empleo, y la contribución del capital a la solidaridad. Cojamos la política de empleo. En Francia, sólo el 38,5% de la gente entre 55 y 64 años de edad tienen trabajo, y la gente empieza a trabajar más tarde que en la mayoría de países de Europa. Eso quiere decir que sólo hay cotizaciones realmente masivas entre 30 y 55 años de edad. Hace falta otra política de empleo. Si se crea un millón de puestos de trabajo, automáticamente hay 5.000 millones de euros de protección social suplementaria por año. Contribución del capital: El Tribunal de Cuentas ha dicho que si se somete a cotización todas las rentas que hoy escapan, automáticamente habría 10.000 millones suplementarios por año. Exoneraciones de cotizaciones de la patronal cuesta 32.000 millones al año, es decir la totalidad del déficit de pensiones previsto el año que viene. La CGT dice que hay que revisar todo eso, someter la riqueza financiera a la misma presión fiscal que el trabajo. Y, además, es necesario integrar en la base de cálculo de las cotizaciones el incremento de la productividad. Hay muchas posibilidades. Pero el Gobierno no quiere negociar. Quiere pasar por la fuerza, con su propuesta liberal.

Las supuestas reformas de pensiones con esos mismo parámetros de Sarkozy florecen por toda Europa como champiñones. ¿Qué aconsejaría a los movimientos sociales de otros países?

Es cierto que es un enfoque europeo. Sobre todo porque son los mercados financieros, vía las agencias de notación, quienes empujan a los Estados a reformar los regímenes sociales, sobre todo las pensiones. La reforma actual de Francia no es para garantizar las pensiones públicas, es para enviar señales a la finanza. Por eso yo lo que sugeriría a mis camaradas sindicalistas europeos, por ejemplo españoles, es anticipar. Imponer negociaciones que abran el debate, no sobre las únicas propuestas de la patronal y del Gobierno, sino también sobre nuestras propuestas. Los sistemas actuales no son buenos, porque empobrecen a los jubilados. Los Gobiernos van a acelerar con propuestas malas, reaccionarias e injustas a causa de la crisis del capitalismo. Van a intentar pasar por la fuerza con la matraca, como en Francia. La responsabilidad está en el campo del movimiento social.

Si es un problema de modelo ¿las pensiones justificarían una revuelta de tipo insurreccional?

Mire: Cada 10 de mayo, los ferroviarios CGT vamos con los militares al Arco del Triunfo de París a conmemorar la huelga insurreccional de 1944, decisiva para liberar París de los nazis. Los ferroviarios se declararon en huelga y cogieron las armas. Hoy tenemos un movimiento social importante de fondo, que ya plantea un problema político al poder. Pero no vamos a caer en las trampas que nos tienden. En las manifestaciones ya somos vigilantes respecto a ciertos provocadores gamberros, que estarían siendo pagados para infiltrar las marchas.

 

Compartir este post

Comentar este post

simon rodriguez 10/22/2010 18:31












 





 





 





 





 


simon69rodriguez@yahoo.es



simon rodriguez 10/22/2010 18:15






pancartas contra
la reforma de Sarkozy



 


 


banners against
Sarkozy's reforms








pancartas contra
la reforma de Sarkozy



 


 


banners against
Sarkozy's reforms


 





pancartas contra
la reforma de Sarkozy



  


  


banners against
Sarkozy's reforms


 


 


 





 


pancartas contra la reforma de Sarkozy



 


banners against
Sarkozy's reforms