Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Francia: los sindicatos convocan nuevas protestas contra la reforma de pensiones / Movilizaciones obreras y bloqueos en Francia

25 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

"Arde París"
"Allan Mcdonald"
Movilizaciones obreras y bloqueos en Francia
Movilización y bloqueo de la planta de Peugeot Mulhouse. Exon Mobil de Gravenchon: huelga con cierre de instalaciones. Llamado de los ferroviarios de Saint Etienne.
Panorama Internacional | La Haine | 23-10-2010 a las 0:36 |

Movilización y bloqueo de la planta de Peugeot Mulhouse

Jueves 21 de octubre de 2010.-En Mulhouse, las marchas vienen siendo muy combativas, los trabajadores muestran decisión de ir hasta el final y levantan consignas por el retiro del proyecto. En contrapartida se ve más bronca por parte de las direcciones de los sindicatos hacia nosotros, ya que nos acusan de politizar la huelga.

El sábado 16, tuvimos un roce con los dirigentes de la CGT de ferroviarios que estaban muy enojados con el hecho de que los de PSA (Peugeot Citroën) hayan intervenido en su última asamblea general, acompañados por los secundarios. Le reprochan a estos secundarios haber ocasionado incidentes en la última manifestación, dos militantes fueron detenidos por la policía, un secundario y un ferroviario. Una delegación compuesta de un militante de Peugeot y otro de EDF (Electricidad) fueron a exigir la libertad de los compañeros, aclarando que si no eran liberados, iban a llamar a manifestarse delante de la comisaría o a hacer acciones más importantes. Bajo la presión, los policías liberaron a los militantes.

Seguido a estos acontecimientos, la Asamblea General de los ferroviarios estuvo marcada por un discurso muy derrotista de la CGT, siendo el primer argumento que si otros sectores no se unen a ellos, van a tener que frenar el movimiento como en Estrasburgo, lo cual es mentira ya que en Estrasburgo el mismo sábado aún estaban en huelga por tiempo indeterminado. La paradoja de estos burócratas sindicalistas es que cuando los secundarios les proponen en Asambleas realizar acciones colectivas, ellos les dicen que las asambleas no son “escuelas maternales”, y que las asambleas generales de ferroviarios conciernen sólo a los ferroviarios, y el resto no son bienvenidos. La burocracia nos acusa de militar por la huelga general y de llevar a la juventud a radicalizarse, señalando con el dedo a algunos miembros del sindicato de Peugeot Mulhouse.

El lunes la cosa se puso linda. En el momento del cambio de turno, bloqueamos todos los accesos a la planta de Peugeot, acompañados de otros sectores (ferroviarios, metalúrgicos, etc.). Habíamos igualmente distribuido un volante del colectivo de lucha a los secundarios, con el llamado al bloqueo de la planta de Mulhouse. Esto fue poco seguido porque el servicio de orden del sindicato CFDT, acompañado de los policías, echaron a los jóvenes que, dirigidos por el NPA, querían bloquear la planta. Se armó un embotellamiento que iba hasta el centro de Mulhouse (la fábrica está en las afueras), en un muy buen ambiente de lucha. Al inicio de la tarde la dirección envió el batallón de choque para liberar las entradas.

Pero durante dos horas se bloqueó totalmente la producción de la fábrica. Los obreros estaban muy contentos y pudimos tener charlas muy interesantes acerca de la huelga y del retiro del proyecto de reforma. Los trabajadores se empiezan a dar cuenta que el bloqueo de la economía es la única forma de obligar al gobierno a retroceder y saben bien lo que significa la reforma, porque en una fábrica como Peugeot, en la que los obreros llegan a los 50 años destruidos por el trabajo, hacer trabajar a la gente en una línea de montaje hasta 62 años no es otra cosa que un asesinato.


Exon mobil de Gravenchon: huelga con cierre de instalaciones

Desde EL 14/10 a las 22 horas, los trabajadores de la refinería EXON MOBIL de Gravenchon (la segunda más grande en Francia) están en huelga con cierre de las instalaciones. De esta manera, siguiendo el camino de las refinerías del grupo francés TOTAL y de otras firmas menores, se ha logrado el bloqueo de un sector clave de la economía. No se veía algo así desde 1968: las 13 refinerías están en huelga con paralización de los envíos de combustible a las estaciones de servicio y depósitos.

Las primeras paralizadas, a pesar de la presión y amenazas de las direcciones, fueron las refinerías de Total Normandía, Total Donges o Total Grand Puits. Sobre esta última, hay una gran presión porque alimenta la cuenca de París y los aeropuertos, la gestión local está amenazando con llevar la refinería en desgasificación en vista de un cierre.

Desde entonces, el pánico se está acelerando del lado del poder: este domingo, el prefecto reclutó forzosamente (bajo amenaza de prisión a 5 años y multas exorbitantes en caso de negativa) a los empleados de Grand Puits para reiniciar los envíos, cuestión que fue impedida por un cordón humano que rodeaba el lugar. En el puerto de El Havre, los ejecutivos de las terminales petroleras y depósitos de distribución, CIM, han reiniciado el oleoducto que va desde esta empresa a los aeropuertos de París, a través de una operación comando. El martes 19/10, luego de una reunión de emergencia de los principales miembros del gobierno, Sarkozy ha dado “instrucciones para desbloquear la totalidad de los depósitos de combustible para restablecer lo más pronto posible una situación normal”. Es que la escasez de combustible se instala y la misma puede ser el tiro de gracia de la reforma de las jubilaciones.

Esta mañana, el ministro de Interior, Brice Hortefeux, anunció que en la madrugada las fuerzas del orden habían permitido la reapertura de los accesos de los depósitos de La Rochelle, Donges y Le Mans, donde los huelguistas impedían la entrada a los camiones de aprovisionamiento de las estaciones de servicio. Pero así como se liberan algunos depósitos, otros son bloqueados: esta misma mañana fue ocupado el depósito petrolero de Port-de-Bouc (Bouches-du-Rhône), destinado al reaprovisionamiento de bases militares aéreas y logísticas.

En las refinerías, la moral de los trabajadores es altísima: “Yo jamás había visto una determinación como ésta, -asegura Franck Manchon, delegado CGT-, la cuestión de si continúa o no la huelga no está siquiera planteada” (Le Monde, 19/10), además del apoyo de la población y de los mejores activistas de distintos sectores que están rodeando a los trabajadores de las refinerías frente a una eventual represión.

El movimiento es esencialmente impulsado por los trabajadores que hacen turnos rotativos, en jornadas de 8 horas (mañana-tarde y noche), los 365 días del año y tienen, por ende, el trabajo más insalubre. Actualmente, estos trabajadores se jubilan a los 55 años. Pero con la reforma de jubilaciones, todos los convenios especiales de los que gozan quedarán caducos y deberán ser renegociados.

La situación está muy tensa. Las intervenciones contra la huelga de las refinerías de los CRS (policías) o la gendarmería pueden hacer girar la situación muy rápidamente. “Nosotros continuamos nuestro movimiento” y “una simple orden de evacuación no es suficiente, será un poco más complicado que con los estudiantes, la gente está decidida, muy motivada después de una semana de huelga”, aseguró a AFP el 20/10 un delegado de la CGT de la refinería Grand Puits.

Así como en 1968, los metalúrgicos de las grandes aglomeraciones urbanas y los obreros automotrices, o en 1995 los ferroviarios, los refineros constituyen en esta lucha el sector más decidido y la columna vertebral de la gloriosa lucha de los trabajadores y jóvenes franceses.


Llamado de los ferroviarios de Saint Etienne

Jueves 21 de octubre de 2010.- Considerando el ataque que representa el proyecto de ley sobre las jubilaciones,

Considerando la situación actual,

Los ferroviarios de Force Ouvriere y simpatizantes presentes en nuestra Asamblea General del 20 de octubre:

- Exigen que las direcciones sindicales asuman su responsabilidad.

- ¡Exigen que nuestras Uniones Departamentales llamen a la huelga general hasta el retiro del proyecto!

- Exigen que nuestra Confederación llame a la huelga general hasta el retiro del proyecto.

El problema es nacional, es su responsabilidad. Invitamos a las demás organizaciones sindicales a adoptar la misma resolución.

www.ft-ci.org

 
El fantasma del mayo del 68 asusta a la derecha
En ausencia de cualquier referencia a la realidad concreta –aumento de los beneficios empresariales, deterioro del de los que trabajan-, la señora Pilar Rahola echaba mano al fantasma del mayo del 68
Pepe Gutiérrez-Álvarez | Para Kaos en la Red | 23-10-2010

En ausencia de cualquier referencia a la realidad concreta –incremento escandaloso de los beneficios empresariales, y deterioro creciente de las condiciones de vida y de trabajo de la clase obrera-,  la señora Pilar Rahola echaba mano al fantasma del mayo del 68…

En nuestra prensa adicta –o sea toda salvo la excepción parcial de Público que, por cierto, no le ha hecho la rosca a Zapatero con la Huelga-, se hace patente la preocupación por la “deriva” de las luchas obreras y juveniles en el vecino país.

No hay día sin que informativos o portadas no reseñen sobre algún acto de “vandalismo”, entre los que –no hay que decirlo- no incluyen a la policía. Pero la cuestión es que se denota una preocupación entre las y los “creadores de opinión”, entre los que se ha hecho un lugar propio Pilar Rahola, la misma que el pasado jueves en su rincón estable en La Vanguardia de Barcelona (La Vanguardia, 21/10/2010, pg. 25) pontificaba con la prepotencia varonil que la caracteriza, arguyendo que “resulta sorprendente que el Gobierno de Sarkozy, poco dado a la tibieza, haya permitido llegar hasta aquí”, no obstante, la autora del conjuro, Pilar Rahola, metida hasta las cejas en su papel de espada de Occidente, no se olvida de tranquilizar a su clientela, precisando que: “Aunque conociendo a Sarko, poco amigo de perder el control, debe de estar presto a tomar la iniciativa…” Se podría leer entre líneas la admiración por la capacidad de  iniciativa mostraba en su actuación contra los gitanos, un gesto que lo define como define a los que los han “comprendido” como el “compañero” Zapatero.

En un alarde de sociología fantástica, Rahola deduce que toda la “culpa” radica en el milagroso hecho de que más de cuarenta años después “los franceses aún no han hecho la digestión del Mayo del 68 y acarrean desde entonces su pesado estómago. Su afición por intentar alcanzar el caos en cada protesta parece tener algo de genético. Como si el ADN francés se hubiera impregnado de su azarosa historia, tan repleta de episodios de toma de La Bastilla”.

Aunque –vaya bucle- tampoco es eso ya que “a diferencia de los tiempos en que esa misma historia cambió la historia de todos, los tiempos actuales se parecen más a una borrachera juvenil de fin de semana” Ya puesta a interpretar la historia desde su púlpito, la señora Rahola machaca con su modestia característica, y sentencia nuevamente:  

“Aún no sabemos si el Mayo del 68 fue el inicio de un mundo nuevo, o los primeros estertores del final del viejo, pero el balance ya no resulta tan esplendoroso como parecía en los tiempos de la nostalgia. "La barricada cierra la calle pero abre el camino", decía uno de los grafitis de la literatura de la revuelta que fueron los muros de aquel mayo. Y otro, parafraseando a Bakunin, remataba: "¡La pasión de la destrucción! Es una alegría creadora".

Este alarde de erudición analítica queda rematado con una estocada mortal:  “Prohibido prohibir", decía el Mayo del 68, no se sabe si por exceso de alcohol o de estupidez. Porque algo está claro. Ese patético lema no era el principio de la libertad, sino el final de la civilización” algo de eso debe de haber, de manera que “os que toman el asfalto imponen la ley del fuerte al resto y, en consecuencia, sustituyen la ley por la jungla. Es un happening revolucionario, más que una protesta, y es un pulso político, mucho más que una lucha ciudadana”.

Y todo ello, ¿por qué?. Pues por defender unos privilegios. Detrás de todo no hay más que el rechazo a la muy razonable tentativa  de “recortar en dos años el enorme privilegio que han tenido los trabajadores franceses, jubilándose durante décadas mucho antes que el resto de sus colegas europeos. Una edad que, a todas luces, resulta insostenible mantener, so pena de entrar en un crac del Estado de bienestar. Hay una diferencia entre luchar por los derechos o luchar por mantener los privilegios, y hoy la calle francesa está luchando por lo segundo...”.

Recuerdo muy bien que estos alardes argumentales eran muy propios de la prensa franquista que bramaba contra los estudiantes “hijos de papá”, y “privilegiados”, como lo harían contra los trabajadores que ya no recordaban lo mal que estaban antes, y lo que habían mejorado en los años del “milagro económico español”. También recuerdo el exabrupto de un ministro de Franco cuando le preguntaron por los argumentos de unas estadísticas, y respondió que “las estadísticas eran cosas de comunistas”, y deben de serlo porque los y las tribunalistas huyen como de la peste de esos datos estadísticos que maneja con tan precisión nuestro Vicens Navarro.

Cierto es que no creo que a la señora Rahola la escuchen mucho más personal que reaccionario, y que mucho más sibilina sean las argumentaciones de la portavoz del PSOE en la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo, Isabel López i Chamosa, quien con un aspecto de asistenta social de barriada obrera, aseguraba al entrevistador de TVE24 que "nadie” le ofrecía otras alternativas que las que ofrecía el gobierno, que sí hubiesen otras a ella le gustaría…A mi esta ausencia de lo concreto me recuerda un viejo chiste del viajante que iba desmintiendo todas las grandes obras y reformas de las que alardeaba en un discurso público un procurador en Cortes, a lo que la Guardia Vil se acercó para interrogarle el porqué de sus desmentidos. El viajante respondió a la Benemérita: “Hombre, porque todo lo que dice es mentira”. El guardia ya mosqueado le dice, “¿Y usted cómo lo sabe?”. El hombre entonces responde: “! Pues porque soy viajante, he pasado por esos sitios, y todo es mentira¡”. A lo que el guardia le respondió con su tono habitual: “Pues oiga, viaje usted menos y lea más los periódicos”.

Desde luego, len los periódicos no se explican el porque los jóvenes “no quieren vivir peor que sus padres”, ni el arsenal de alternativas desarrollados desde el pensamiento y desde el movimiento –dos partes que habían ido hasta ahora más bien separadas-, no es su misión. Su misión es la de agitar “barruerament” contra las luchas a la manera zafia e impresentable de Rahola.

Claro que, sí lo miramos bien,  la tribuna de marras tiene una inapreciable dimensión reveladora cuando dice: “El problema está en el clásico de las barbas y el vecino... Cuando Francia estornuda, algunos países enferman de gripe, y en España algunos empiezan a tomarle el gusto a la toma del asfalto. "

Quizás no esté lejano el día en que los periodistas serviles no tengan donde escribir porque los periódicos estarán con los huelguistas. O sea el día en que la libertad esté en mano de los que ahora padecen la libertad económica de los mercados, una libertad que niega y corrompe odas las demás libertades.

 
 
Francia: los sindicatos convocan nuevas protestas contra la reforma de pensiones
Los sindicatos franceses han convocado este jueves dos nuevas jornadas de protesta contra el plan del Gobierno de reforma de las pensiones, los próximos días 28 de octubre y 6 de noviembre.
Kaos. Internacional | prensa | 21-10-2010
 

Los sindicatos franceses han convocado este jueves dos nuevas jornadas de protesta contra el plan del Gobierno de reforma de las pensiones, los próximos días 28 de octubre y 6 de noviembre.

Tras una reunión que han mantenido este jueves en París, los sindicatos han llamado a la huelga el 28 de octubre contra ese plan gubernamental y además han convocado a los franceses a una jornada de manifestaciones el día 6 de noviembre.

La decisión ha sido anunciada tras la reunión inter-sindical, celebrada dos días después de la última huelga y mientras continúan los paros en diversos sectores de la economía, entre ellos el del abastecimiento de combustible.

"Crece el apoyo a las manifestaciones"

La próxima jornada de movilización tendrá lugar mientras el Parlamento francés tiene previsto aprobar definitivamente la reforma de las pensiones, que contempla el retraso de la edad de jubilación, medida "estrella" del mandato del presidente francés, Nicolas Sarkozy.

La jornada de protesta del día 6 de noviembre coincide en el tiempo con las fechas previstas para la firma, por parte de Sarkozy del plan de reforma, lo que marcará su definitiva entrada en vigor.

Estas dos nuevas fechas de movilización responden al "crecimiento del apoyo de la contestación que la reforma de las pensiones encuentra entre la población francesa", han asegurado los líderes sindicales. Además, los sindicatos se congratularon del apoyo que están recibiendo de las organizaciones estudiantiles y pidieron que un mayor número de trabajadores se unan a la protesta.

El nuevo llamamiento a la huelga contó con el respaldo de seis de los ocho grandes sindicatos franceses, puesto que dos de ellos piden antes a cambio un mayor fortalecimiento del movimiento, aunque también se manifestarán junto a las otras centrales sindicales.

Los sindicatos coincidieron en hacer un llamamiento a que terminen los actos de violencia ligados a la jornada de movilización que han enturbiado algunas de las manifestaciones de los últimos días.

 
Francia: El mayor sindicato asegura que la protesta continuará pese a la aprobación de la ley
El líder del mayor sindicato francés argumentó que "nadie puede pensar que la adopción de una ley en un tema como éste puede acabar con el debate, que va a continuar mientras siga el descontento"
Kaos. Internacional | Agencias | 24-10-2010
 

El secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), Bernard Thibault, se mostró hoy convencido de que la protesta contra la reforma del sistema de pensiones continuará aunque se adopte definitivamente la ley, y pidió al presidente francés, Nicolas Sarkozy que abra negociaciones.

"La movilización va a continuar", aseguró en una entrevista hoy a la cadena de televisión 'France 5' Thibault, que pidió a Sarkozy que no promulgue la ley -que debe adoptar definitivamente el Parlamento la próxima semana- y recordó que el objetivo último es "la apertura de negociaciones con los sindicatos sobre el futuro de las pensiones".

El líder del mayor sindicato francés argumentó que "nadie puede pensar que la adopción de una ley en un tema como éste puede acabar con el debate", que "va a continuar mientras siga el descontento", y apostilló que "los parlamentarios no decretan el fin del debate sobre las pensiones".

El Senado votó el pasado viernes el texto legislativo que retrasa la edad de jubilación en dos años, de los 60 hasta los 62 años para la voluntaria, y de los 65 a los 67 para poder cobrar una pensión completa cuando no se ha cubierto el periodo de cotización (41,5 años en el futuro).

Preguntado sobre las acciones que han conducido al desabastecimiento en carburante de un cuarto de las gasolineras por el paro de las 12 refinerías del país y el bloqueo de muchos depósitos de combustible, Thibault respondió que "el bloqueo no es un objetivo" pero "puede ser una consecuencia" de la posición de Sarkozy.

También señaló que las actuales movilizaciones "no tienen las mismas características que las precedentes" contra otras reformas de las pensiones, ya que en este caso hay "una base interprofesional" y "el nivel de descontento no se va a desvanecer".

La razón de la situación actual -añadió- es "la intransigencia del presidente de la República", tras haber recordado que de acuerdo con la última sentencia publicada hoy por 'Le Journal du Dimanche' la popularidad de Sarkozy ha vuelto a caer dos puntos en el último mes hasta el 29%, mientras un 70% de los franceses dicen estar descontentos con él.

El secretario general de la CGT criticó la reforma de las pensiones por "injusta", y para ilustrarlo señaló que no se han tenido en cuenta sus propuestas para que los trabajos más penosos dispongan de una cotización particular y atender así a que la esperanza de vida de quienes los ejercen es más baja.

Los sindicatos se concertaron el pasado jueves para organizar dos nuevas jornadas de protesta, la primera con huelgas y manifestaciones el próximo jueves, y la siguiente con nuevos desfiles el sábado 6 de noviembre.

Por otro lado, la patronal francesa MEDEF alertó hoy de "la gravedad del impacto sobre la economía del país de las perturbaciones actuales" y pidió, entre otras cosas, "moratorias" en el pago de las cotizaciones sociales para "las empresas ya fragilizadas por la crisis".

Las huelgas consiguen paralizar la economía nacional

El fantasma del caos ronda a Francia. En vísperas de la sexta jornada de movilización contra la reforma del sistema de jubilación, los camioneros pasaron a la ofensiva bloqueando rutas y depósitos de combustible. Los estudiantes se enfrentaron violentamente con la Policía. Los ferrocarriles sufrieron serias perturbaciones y las refinerías siguieron paralizadas por sus empleados en huelga. Ante este escenario, el gobierno de Nicolas Sarkozy empezó a usar las reservas estratégicas para evitar la parálisis del país.

Las autoridades repiten desde hace días que no faltará combustible en Francia. Sin embargo, la situación ha sido considerada lo suficientemente preocupante como para que las autoridades decidieran activar el centro interministerial de crisis a fin de “asegurar la perennidad del abastecimiento”.

Las doce refinerías del país seguían paralizadas; unos 200 depósitos de combustible permanecían bloqueados, y las 13,200 estaciones de servicio carecen de nafta.

“De las 4,000 estaciones de servicio en los hipermercados, que distribuyen el 60% del carburante en Francia, hay unas 1,500 sin combustible”, declaró Alexandre de Benoist, delegado general de la Unión de Importadores Independientes Petroleros, UIP.

Según los responsables empresariales del sector, “la situación es realmente crítica”. La verdad es que, desde hace 48 horas millones de franceses experimentan serias dificultades para llenar el tanque.

La célula de crisis activada por el Gobierno, que empezó a funcionar la semana pasada con supervisión del ministro del Interior, Brice Hortefeux, reúne a los responsables de los Ministerios de Economía, Energía y Ecología.

La decisión del Gobierno se produjo después de que el primer ministro francés, François Fillon, asegurara el lunes por televisión que no habría escasez porque se tomarían las decisiones necesarias para evitarlo. “No dejaré que un bloqueo en el abastecimiento de combustible ahogue a la economía francesa”, afirmó Fillon.

Pocas horas después, los camioneros se sumaron al conflicto con “operaciones tortuga” que paralizaron el tránsito en las principales autopistas y en las inmediaciones de grandes ciudades.

Un tribunal francés desautoriza el desalojo de las refinerías

La Justicia francesa invalidó el viernes por la noche la orden prefectoral de requisición que había servido al presidente Nicolás Sarkozy para ordenar el asalto de los gendarmes contra la entrada de la refinería de Grandpuits (región de París), y para obligar a los huelguistas a trabajar so pena de cárcel. Con esa decisión de los tribunales, se abría este sábado una batalla jurídica de los sindicatos destinada a permitir que prosiga la huelga contra el recorte de pensiones.

Tras el asalto de los gendarmes en la madrugada del viernes, numerosos obreros de la refinería fueron obligados a trabajar. El prefecto había invocado, en su orden de embargo, "los intereses de la Defensa nacional", algo que, según pensaba, le autorizaba a obligar a trabajar a un porcentaje importante de obreros. Pero el Tribunal Administrativo estimó que el prefecto había "causado un perjuicio grave y manifiestamente ilegal al derecho de huelga" por lo que suspendió la orden prefectoral.

El prefecto procedió a firmar una segunda orden, más moderada, en la que "se limita a requisicionar el personal estrictamente necesario", según dijo el Ministerio de Interior. Esa es una particularidad del derecho administrativo francés: una decisión de la Administración que es juzgada ilegal puede ser legalizada después con otra nueva, más acorde a las obligaciones del Estado. Los sindicatos ultimaban el sábado un nuevo recurso de urgencia contra esa segunda orden de requisición.

La estratégica refinería de la región de París seguía paralizada porque no puede ser relanzada sólo con el personal embargado. Sólo cargaban algunos camiones el poco combustible que queda, del refinado hasta hace 12 días, cuando empezó la huelga. Según un jefe de operarios de la estación de cargamento, Philippe, "quedan aproximadamente tres o cuatro días de autonomía, y las cubas están casi a seco. Vaciamos el stock, y cuando estén vacías, no sé muy bien como vamos a abastecer el país, puesto que las plantas de refinado están paradas".

Previsión

La Agencia Internacional de Energía AIE, con sede en París, reconoció que las medidas de fuerza en curso han obligado al Gobierno a utilizar las reservas estratégicas de combustible, cuyo caudal está previsto para 30 días.

Previendo que las medidas de fuerza en ferrocarriles y autopistas puedan extenderse al tráfico aéreo, los responsables de la aviación civil solicitaron ayer a las compañías que redujeran el 50% de sus vuelos hacia los aeropuertos franceses.

“La mitad de los vuelos serán anulados el martes en el aeropuerto de Orly y el 30% en las otras terminales de París, entre ellas Roissy-Charles de Gaulle”, advirtió ayer la Dirección General de Aviación Civil.

La sexta jornada de huelgas y manifestaciones se produjo en vísperas de la votación del Senado, que debería ratificar la propuesta del presidente Nicolas Sarkozy de prolongar la edad mínima de la jubilación de los 60 años, vigente actualmente, a los 62 en 2020. El proyecto ya fue votado por la Cámara de Diputados a fines de septiembre.

El Gobierno se vio confrontado, además, al endurecimiento de la protesta estudiantil: 261 establecimientos secundarios se vieron perturbados por las manifestaciones, según el Ministerio de Educación, y 850, según los dirigentes estudiantiles. Los alumnos se enfrentaron violentamente con las fuerzas del orden en numerosas ciudades y consiguieron bloquear por algunas horas dos autopistas principales. Unos 196 jóvenes violentos fueron detenidos por la Policía en diferentes ciudades.

Apoyo

A pesar de las perturbaciones, los franceses expresan su simpatía por la movilización. Según un sondeo del instituto CSA publicado ayer, el 71% de los encuestados dice apoyar o simpatizar con la jornada de acción de hoy, decidida por las centrales sindicales.

Tanto los sindicatos como la oposición de izquierda exigen que el Gobierno retire el proyecto en su forma actual y se siente a la mesa de negociaciones para reformarlo profundamente.

El Partido Socialista, por su parte, ha prometido que -en caso de que sea aprobada- derogará la ley el día que llegue al poder.

Sarkozy y su gobierno advierten que esa ley debe ser votada, pues consideran que es la única forma de poder financiar la jubilación de los franceses, manteniendo el sistema actual.

Las centrales obreras contaron el martes con una participación popular al menos tan importante como en las cinco jornadas anteriores de protesta nacional.

En función de esos resultados, los dirigentes sindicales se reunieron el jueves para analizar las próximas acciones por adoptar.

Una semana antes de las vacaciones escolares, que comienzan el viernes próximo, los líderes obreros temen que el receso consiga desinflar la movilización social. El Gobierno, por su parte, cuenta justamente con ello.

La popularidad de Sarkozy cae a mínimos históricos

La tasa de aprobación del presidente francés Nicolas Sarkozy ha caído a su menor nivel en medio de las protestas por la propuesta reforma al plan de pensiones que han producido cierres de escuelas, escasez de gasolina y caos en el transporte, indicó una encuesta el domingo.

La consulta, publicada en el periódico Journal du Dimanche, revela que sólo el 29% de los consultados están satisfechos con el desempeño del presidente. Esa cifra bajó 3 puntos respecto de la de septiembre y es la menor tasa de aprobación del líder francés desde que asumió en el 2007. También está entre las más bajas de todo presidente de que se tiene memoria, agregó el periódico.

La consulta a 1.828 personas fue conducida personalmente y por teléfono por la agencia encuestadora Ifop del 14 al 22 de octubre. No se reveló el margen de error.

El incendio social francés
El problema de fondo es la intención del gobierno de Francia de pasar la factura por la crisis económica a los asalariados.
Kaos. Internacional | La Jornada | 21-10-2010
 
Por segunda ocasión, Nicolas Sarkozy ha provocado un incendio social en Francia. La primera fue hace cinco años, cuando el entonces ministro del Interior alimentó con su insensibilidad y su torpeza el descontento juvenil que cunde en los barrios de la periferia parisina, poblados en buena proporción por descendientes de inmigrantes magrebíes y africanos en general. En aquel entonces la magnitud de las protestas, protagonizadas por adolescentes que no tenían (ni tienen) un lugar definido en su propio país y son objeto automático de sospecha y de atropello policial, llevaron a la suspensión de garantías, al toque de queda y, lo más grave, a una fractura de la sociedad a partes iguales. Fue una revuelta contra el racismo estructural y la marginación.

Hoy, por razones diferentes, las acciones de Sarkozy desde la Presidencia han suscitado una ola de protestas que incluye a la mayor parte de los franceses. El empeño presidencial por imponer una ley que aumenta la edad mínima de jubilación –de 60 a 62 años, y de 65 a 67 para quienes pretendan cobrar la pensión completa– ha unificado en su contra a más de dos tercios de la población, y ha generado una confluencia política y generacional sin precedente desde las jornadas de mayo de 1968: a los paros diarios promovidos por las centrales sindicales se han unido las protestas de organizaciones estudiantiles y juveniles de diversas localidades francesas, y se ha creado, así, una doble crisis: mientras los primeros han afectado severamente los transportes ferroviarios y aéreos y han provocado un desabasto generalizado de gasolina, las segundas han desembocado en violentos enfrentamientos con la policía, con el cierre de numerosos planteles y con bloqueos y barricadas.

El problema de fondo es la intención del gobierno francés de pasar la factura por la crisis económica a los asalariados: ante el declive en las finanzas estatales, se pretende optar por una reformulación del sistema de pensiones que, en última instancia, despoja a los beneficiarios del monto equivalente a dos años de su jubilación. Se trata de una típica acción depredadora de las que caracterizan a la escuela neoliberal, como muchas de las que han sido aplicadas en América Latina y en México, en particular, y se traducen en un incremento de las desigualdades sociales.

Paradójicamente, el empecinamiento del gobierno de Sarkozy en hacer aprobar las modificaciones legales correspondientes ha puesto en evidencia una gran capacidad de articulación de la sociedad francesa en defensa de conquistas sociales históricas, así como la conciencia laboral y la visión de futuro –que hasta hace pocos días resultaban insospechadas– de que es dueña una generación de jóvenes que ni siquiera ha ingresado al mercado de trabajo.

Ante la magna convulsión social causada por sus políticas, el mandatario no ha tenido más iniciativas que anunciar medidas emergentes para regularizar el abasto de gasolina y amenazar a los manifestantes con la adopción de medidas represivas.

Pero, a una semana de iniciados los paros sindicales, y ante la profundización, extensión y masificación de las protestas –se calcula que en la jornada de ayer más de tres millones de personas participaron en las marchas de inconformidad–, la situación política de Sarkozy empieza a ser angustiosa, y lo será más en tanto no se normalice la vida pública. Si las mayorías francesas permanecen movilizadas, el gobernante no tendrá más remedio que echar marcha atrás en su iniciativa de despojo a los pensionados. Cabe esperar que así sea.

FRANCIA: La Ley de jubilaciones ha sido aprobada. ¿Y ahora qué?
La Ley de jubilaciones ha sido aprobada de fuerza con el objeto de desanimar a los sectores populares y politicos que la condenan. Pero, por ahora, las movilizciones continuan.
José Bustos | Para Kaos en la Red | 23-10-2010


Manifestaciones multitudinarias contra la Ley de Jubilaciones
 

El día de ayer, por 177 votos a favor y 153 en contra, la Ley de Jubilaciones ha sido aprobada. Para el gobierno, sometido a la presión de huelgas y manifestaciones multitudinarias, era de vital importancia poner fin, lo más pronto posible, al debate parlamentario y provocar de una buena vez el voto del proyecto. Para ello ha hecho uso de la facultad que le otorga el articulo 49 de la Constitución, de “comprometer su responsabilidad”, es decir, de imponer el voto asumiendo que, si este le fuera desfavorable, la demisión gabinete seria automática. Sin embargo, a pesar de esta lamentable expresión de absolutismo, el combate contra ese engendro jurídico esta muy lejos de haber terminado.

En primer lugar, el tramite legislativo debe seguir su curso. Para que entre en vigor, esa ley debe pasar delante de la Comisión Mixta Paritaria (compuesta por 7 diputados y 7 senadores) para harmonizar los textos aprobados en cada cámara) y ser presentado, el nuevo texto, para la aprobación definitiva (lo que, evidentemente, se hará sin ningún problema). Luego, el ejecutivo deberá promulgarla y dictar los correspondientes decretos de aplicación. Aunque es sumamente improbable, aun en el caso de que las movilizaciones contra esa ley continúen, el ejecutivo podría también -como ha ocurrido alguna vez en una situación similar- meterla en un cajón y ... olvidarse de promulgarla. Pero un gesto de esta naturaleza no parece estar al alcance de la inteligencia y la sensibilidad de Monsieur Sarkozy.

Los desafíos que debe afrontar la oposición a la ley

La oposición a esta ley es polifacética. Hasta ahora, los sindicatos están jugando un rol dirigente. Son ellos los que decretan las huelgas que tienen mayor repercusión en la vida económica del país, y los días de manifestación, que congregan, como ya se ha visto, a millones de personas. Este liderazgo lo han conseguido gracias a la unidad de acción. Sin embargo no hay que olvidar que los puntos de vista de las grandes centrales sindicales respecto a esa ley no son homogéneos. Algunas postulaban la negociación (para reformularla y tornarla “mas justa”) mientras que otras exigían el retiro puro y simple de la ley. Después de la aprobación de la ley, que deberá producirse la semana próxima, no seria sorprendente que la unidad del frente sindical se fisure.

Para el gobierno, la mayor preocupación tiene que ver con la huelga del personal de las empresas petroleras. Sin carburantes, en efecto, la circulación de automóbiles, de camiones, de autobuses y aun de aviones es prácticamente imposible. Una buena parte del parque industrial, de los servicios, del turismo, del funcionamiento de la economía en general se ve así gravemente afectado. Por esa razón, el gobierno ha decidido recurrir, de manera absolutamente ilegal, a la requisición del personal de esas empresas. Es decir, de obligarlos a trabajar, a pesar de encontrarse en huelga.

Las requisiciones del personal en huelga

La ley actual que autoriza las requisiciones data de 1938, y tiene como objetivo de resolver problemas del país en estado de guerra. Por ejemplo, ella autoriza la requisición (es decir, la puesta en servicio obligatoria) de vehículos para el transporte de tropas o de material, de edificios y locales, de recursos alimenticios, de todo lo que contribuya al esfuerzo de guerra y al funcionamiento del país. Mas tarde, esta facultad de requisición se va a extender al dominio civil. En caso de catástrofe natural, por solo citar un ejemplo, el Prefecto (representante del Estado) puede requicisionar alojamientos, médicos, enfermeras, etc. para ayudar a los damnificados. En general, todo lo que tenga que ver con la seguridad y la protección de las personas, y con el funcionamiento de los servicios públicos puede ser objeto de requisición.

En el caso de la riquisición de trabajadores en huelga, bajo la amenaza de pagar una multa de 10.000 Euros y 6 meses de prisión hay, evidentemente, un conflicto de normas legales. En particular, si se trata de forzar el funcionamiento de empresas privadas, como es el caso de petroleras, que no tienen nada que ver con el servicio publico. Esa medida gubernamental constituye entonces una violación flagrante del derecho de huelga. Así lo han interpretado las organizaciones sindicales, que han interpuesto acciones judiciales y han obtenido satisfacción, pero, tardíamente. Pues una requisición decretada, por ejemplo un viernes, solo puede ser cuestionada legalmente el lunes, lo que permite al gobierno en ese lapso de poner en circulación numerosos camiones para abastecer las estaciones de servicio.

Los camioneros y los estudiantes

Los camioneros y los estudiantes constituyen también fuerzas políticas importantes. Curiosamente, la acción de los trabajadores del petroleo, provocando el desabastecimiento general en carburantes, impide a los camioneros de emprender las acciones que les son propias, además de la huelga: bloquear los puentes, los túneles, las rotondas, el acceso a las empresas y, menos espectacular pero no menos eficaces, las “operaciones caracol” (de marcha lenta sobre las autopistas) lo que provoca muy rápidamente gigantescos embotellamientos.

Las manifestaciones estudiantiles siempre han sido para el gobierno un rompecabezas. Ellas son, por naturaleza (como expresión de solidaridad intergeneracional) sumamente simpáticas, pero también extremadamente peligrosas. Aquí todo el mundo recuerda la muerte en Paris del estudiante Malik Oussekine, victima de la violencia policial en una manifestación, el 8 de diciembre de 1986, suceso que impactó la opinión publica con la fuerza de un cataclismo. Por lo demás, es siempre en estas manifestaciones juveniles alborotadas, más espontaneas, menos organizadas, donde aparecen los “casseurs”, otros jóvenes que se atacan sin misericordia a los bienes públicos y privados y que provocan la enérgica reacción policial, aumentando por ende los riegos de un incidente fatal.

Lo que vendrá después

Una vez que la ley sea promulgada, y que la movilización popular se haya diluido, Francia volverá sin duda a la normalidad. El gobierno podrá vanagloriarse de haber obtenido una contundente victoria contra los trabajadores y los partidos de oposición. Sin embargo, el sentimiento de profunda injusticia que inspira esa ley, y de no haber sido escuchados por los llamados representantes del pueblo, va a pesar decisivamente en la próximas elecciones nacionales de 2012. La ley de jubilaciones se habrá convertido ya en esa época, en el ataúd con el que sera enterrado politicamente, sin pena ni gloria, Nicolas Sarkozy.

 
“Democracia”: En Francia, 177 personas impusieron su voluntad a millones
Ayer se aprobó en Francia la ley de reforma de las pensiones. El Senado le dio el visto bueno con 177 votos a favor y 153 en contra
J.M. Álvarez | Para Kaos en la Red | 23-10-2010

Desde siempre, y para comparar con otros sistemas que no se pliegan a sus deseos, los adalides de la democracia burguesa enarbolan los supremos emblemas: Libertad de reunión, libertad de manifestación, derecho de huelga.

Ayer se aprobó en Francia la ley de reforma de las pensiones. El Senado le dio el visto bueno con 177 votos a favor y 153 en contra, y todo ello pese a que millones de personas contestaran la reforma en la calle realizando, nada más y nada menos, que nueve huelgas generales en lo que va de año.

Conclusión: ¿De qué sirven las supuestas libertades de los burgueses si para lograr sus propósitos las ignoran cuando pintan bastos? Ayer el Senado no representaba a nadie; sin embargo realizó una acción de fuerza combinada por unos pocos senadores dentro de la Cámara y muchos policías fuera. ¿Donde estaba la democracia que acata el deseo de la mayoría? En Francia, 177 personas impusieron su voluntad a millones.

Venimos denunciando constantemente el carácter reaccionario y represor de la democracia burguesa y sus falsos tótems de libertad. Ya lo saben los obreros y campesinos que aún mantuvieran dudas al respecto en Francia, en España o en la Cochinchina. Es imperativo repudiar el espantajo democrático-burgués, e imponer la democracia popular que comienza sus debates en los barrios y no en los despachos de los siervos de los ricachones.

Compartir este post

Comentar este post

flyers 10/27/2010 08:17



Así debe de ser, pues mañana jueves hay otra montada muy gorda. Ya podríamos aprender todos de los franceses. Así se protesta,