Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Gran descubrimiento minero en Afganistán, pero ¿y la guerra?

17 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

ANÁLISIS

Gran descubrimiento minero en Afganistán, pero ¿y la guerra?

Nueve años de conflicto bélico y la pobre infraestructura del país despiertan la cautela en las empresas mineras que podrían interesarse en explotar las riquezas recién descubiertas en el suelo afgano

SUE PLEMING (REUTERS) - Washington

Hacia la democracia

Puede que se haya descubierto el mayor de los tesoros en Afganistán , pero sus minas de hierro, cobre y piedras preciosas tal vez no sean lo suficientemente atractivas para los inversionistas que ven con cautela el invertir en un país asolado por la guerra y con infraestructuras realmente deficientes.

 

 

 

 

Es cierto, los expertos calculan que el nuevo tesoro podría generar cientos de miles de millones de dólares en ingresos, cifras que los funcionarios estadounidenses están afinando dado los altos costes de nueve años de guerra y la pobre economía afgana. Sin embargo, es dinero que no se verá de inmediato. Podría tardar décadas convertir en efectivo la extracción de las riquezas.

"En vez de una tierra baldía, Afganistán es la veta madre de los recursos minerales. El desafío es como extraerlo y asegurar que beneficia a todos los afganos", afirma James Bever, director del grupo de trabajo para Afganistán y Pakistán de la Agencia para el Desarrollo Internacional. "Dentro de siete, ocho o 10 años echaremos veremos hacia atrás y diremos que era un descubrimiento enorme", agrega.

Los analistas mineros, por su parte, dicen que aunque el potencial de Afganistán es tentador, son muchos los riesgos para la mayoría de las compañías preocupadas de que sus inversiones se vean atacadas por los talibanes o afectadas por la reputación de corrupción del Gobierno afgano.

"A una empresa importante no le gustaría decir a sus accionistas que quisieran invertir allí", dice Anthony Young, del banco de inversión Dahlman Rose & Co, en Nueva York

Ya un consorcio chino recibió un gigantesco contrato en 2007 para explotar cobre en un yacimiento en la región de Aynak, al sur de Kabul. Y el ministro afgano de Minería realizará una gira internacional a finales de este mes para reavivar el interés sobre una oferta para la explotación de minas ferrosas, que fue desechada en febrero debido en parte a la falta de interés y la inestabilidad del mercado en ese momento.

Se espera que las empresas rusas y chinas estén en primera fila para ofertar por el yacimiento de hierro ubicado en Hajigak, al oeste de Kabul. En tanto, muchas empresas mineras norteamericanas se mantendrían alejadas, tomando en cuenta los problemas con el primer contrato de explotación de cobre.

Cautela

La canadiense Hunter Dickinson ya perdió su intento por explotar la mina de cobre frente al consorcio chino conformado por el principal productor del metal en el país Jiangxi Copper Co, y China Metallurgical Group Corp. Pero no se arrepiente. "En vista de la escala de violencia en el país, resultó bien para nosotros", sostiene Robert Schafe, vicepresidente ejecutivo de negocios de la empresa canadiense. Es él quien afirma que tomará tiempo antes de que la industria pueda mostrar beneficios, y señala que normalmente lleva una década desde que se hace el descubrimiento hasta que efectivamente genera. Incluso esa década puede convertirse en dos.

Hay otras empresas mineras que se muestran cautelosas, debido a los problemas de infraestructura y suministro eléctrico entre otros servicios deficientes. "Desde nuestro punto de vista, se tenían que construir plantas eléctricas y hay muchos otros temas. Sus expectativas estuvieron muy por encima de la realidad", afirma un experto de la industria minera, cuya empresa estuvo interesada en la oferta de explotación de cobre y que pidió no ser identificado.

Brechas

El Banco Mundial ha estado trabajando en la mejora del naciente sector minero afgano, pero reconoce que hay brechas en la "cadena de valores", especialmente la necesidad de transformar el Ministerio de Minas.

"Tiene que modificarse, pasar de un ser un organismo que opera al estilo soviético a un aparato regulador o ministerio como tenemos en la mayoría de los países", dice Gary McMahon, especialista en el sector minero en el Banco Mundial. "No veremos a las principales (empresas mineras mundiales) meterse en Afganistán, pero hay compañías mineras que dirán que el riesgo bien vale la pena", agrega McMahon, quien se reunió la semana pasada con funcionarios afganos.

Pero es que también hay preocupación sobre las leyes mineras y si, específicamente el vacío que existe sobre si quien halla un yacimiento tiene el derecho de explotarlo. "El Gobierno tiene la intención de hacer que el 'derecho a la explotación' esté más en línea con las prácticas internacionales", asegura el representante del BM.

El mapa de la riqueza

El Pentágono calcula en más de un billón de dólares (más de 820.000 millones de euros) los recursos mineros sin explotar que alberga el suelo afgano. Este dinero, obviamente, impulsaría a la economía del país y respaldaría los esfuerzos estadounidenses para reafirmar a un Gobierno agobiado por la guerra. "Son potenciales buenas noticias, en especial para Afganistán", ha dicho el portavoz del Pentágono el coronel David Lapan.

Además de dos yacimientos conocidos de cobre y hierro, el Instituto Geológico de EE UU (USGS en inglés) ha identificado 24 áreas a lo largo del país que según dice muestran un gran potencial mineral, incluido magnesio, cromo, oro, níquel, mercurio y litio, así como otros metales raros, usados en la industria de la telefonía móvil y otras tecnologías.

"Desafortunadamente, los mineral raros están en el medio de lo que los militares llaman una zona cinética (de guerra), dice el experto del USGS, Jack Medlin.

Estudios aéreos también han desvelado yacimientos de gas y petróleo que ya habían resaltado investigaciones soviéticas. Sin embargo, uno ubicado en la cuenca de Helmand, que se esperaba podía tener un gran potencial, tal vez no fuese tan importante, según Medlin. Uno de los problemas ha sido la imposibilidad de recoger muestras de suelo y rocas debido a los combates y muchos de los datos no han sido verificados, especialmente en la violenta área de Helmand, concluye

 

Tomado de El Pais.

Compartir este post

Comentar este post