Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Grandes Represas: La hidroenergía de la pobre Mozambique va a parar a la desarrollada Sudáfrica

12 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

Mientras los planificadores de energía de Mozambique centren el desarrollo energético de su país en el abastecimiento de los mercados de su desarrollado vecino (Sudáfrica), nunca solucionarán adecuadamente las necesidades energéticas de su propio país: Mozambique sigue estando en gran medida fuera de la red hidroenergética”, dijo Mark Hankins, un consultor de energía procedente de Kenya y autor del informe: “No tiene por qué ser así ” concluyó.


Represa hidroeléctrica en el río Zambeze en el oeste de Mozambique. La presa, situada a unos 125 km al noroeste de Tete, de 171 m de alto y 303 m de ancho embalsa el lago Cahora Bassa, que es de 240 kilómetros de largo y 31 km de ancho. El lago tiene una capacidad de 63,000 millones de metros cúbicos y se extiende de Zambia a Mozambique. Por ahora, Mozambique, parece mantener a “El Gigante del Continente Negro” en la parte superior de su agenda de prioridades, y a su propio pueblo en la oscuridad y en la carencia energética.

Mozambique, como ex-colonia portuguesa, heredó una gigantesca deuda por la represa, estimada en 2,200 millones de dólares (€ 1,700 millones). Las autoridades de Mozambique argumentaron que no deberían ser responsables de los pagos.

La guerra civil y multitud de atentados sobre la central y las líneas de trasmisión a través de mas de mil kilómetros por la espesura de la selva, han hecho las supuestas utilidades vaporizarse. En todo caso, solo el empresariado energético portugués, japonés y trasnacional, percibe utilidades por la represa, no así el pueblo de Mozambique que vive con leña y velas

DADA SU ENORME IMPORTANCIA EN CUANTO A DECISIONES ENERGÉTICAS, TRADUCIMOS EL ARTÍCULO APARECIDO EN THE HUFFINGTON POST EL 24 DE NOVIEMBRE DE 2009

Lori Pottinger: International Rivers, Editor of World Rivers Review and Africa Campaigner
The Right Climate for Green Energy in Africa

El mundo está optando por electricidad ecológica a una gran velocidad. Alemania está instalando energía solar en cada edificio que puede; España se está convirtiendo en un líder mundial en construcción de grandes plantas solares y EE.UU. ha armado un paquete de estímulo con subvenciones a las energías renovables, de manera de hacer que la población opte por energías limpias.
Al mismo tiempo, el precio de las tecnologías solares han caído 35% desde el año 2008, y los nuevos avances en el almacenamiento de la energía del sol y el viento se suceden a vertiginosa velocidad.
No sólo los países más ricos se alinean con el movimiento verde: la India tiene hasta 48.000 megavatios de energía eólica para aprovechar, ya está posicionada en el cuarto puesto del mundo como productor de energía eólica. Su departamento de energía renovable acaba de anunciar un plan para electrificar poblados rurales con paneles solares. China – que ya es líder mundial para la energía eólica y generación solar – está ahora planificando una planta solar más grande que Manhattan, que proporcionará energía a tres millones de hogares. Este gran proyecto tiene su subsidiaria (empresa asociada) en EE.UU. : S & P 500 , la primera y principal empresa de energía renovable en EE.UU.

Pero en África, donde vive la mayor población del mundo sin electricidad, se están quedando en la oscuridad. Hay algunos aspectos positivos: proyectos eólicos de buen tamaño, en los tableros de dibujo en Kenya y Egipto, centrales geotérmicas abasteciendo de energía a las empresas y los hogares de Kenya, electricidad generada a partir de biogás en Mauricio y Liberia, y un plan para un gran despliegue de energía solar en el sur de África. Pero, en general, los ministerios de energía del continente negro muestran evidente retraso en relación al resto del mundo. Lo más destacable de África es su gran propuesta de energía renovable: una gran planta solar prevista para el Sáhara; que probablemente proporcione un buen porcentaje de la energía que generará, a Europa.

Desgraciadamente muchos gobiernos africanos parecen subestimar a las energías renovables, las consideran una especie de indulgencias de las naciones ricas, y en cambio promocionan proyectos dinosaúricos, como grandes represas, hoy en día consideradas dañinas al medio ambiente, destructivas del ecosistema y la atmósfera, agravadoras del recalentamiento global y de gran impacto socio-económico. También, muchos gobiernos africanos optan por centrales energéticas de carbón, de gran impacto ambiental y anti-ecológicas e incluso por centrales energéticas nucleares. A pesar de los grandes proyectos de generación eólica, será difícil para el continente negro enfrentar la amenaza del cambio climático.

No es que los proyectos de energía ecológicos, verdes y amigables con el ambiente, no estén ahí: el continente africano tiene algunas de las mejores reservas del mundo de energía solar, energía eólica abundante a lo largo de las costas, energía geotérmica en las fallas geológicas de África oriental, y otros recursos para explotar. Y a diferencia de proyectos grandes y centralizados, las energías renovables pueden ser construidas en unidades más pequeñas, más adecuadas a las necesidades de las comunidades rurales de África, lejos de las redes establecidas, y generando mucho trabajo entre gente desempleada.

Pero los obstáculos abundan. Los proyectos más pequeños todavía tienen que capturar el tipo de financiación que los gobiernos donantes han dedicado a mega-represas y centrales de carbón. Los gobiernos africanos han tardado en desarrollar políticas favorables a las energías renovables y en eliminar las barreras comerciales para los equipos relacionados con las energías renovables, así como en garantizar a las empresas acceso a las redes nacionales de energía. Y el costo sigue siendo un problema: la mayoría de las energías renovables cuestan aún algo más que las plantas convencionales.

Otro problema es que el costo de los impactos de grandes hidroeléctricas: destrucción del ecosistema, vulneración de la biodiversidad y la atmósfera, agravamiento del recalentamiento global y el gran impacto socio-económico, siguen quedando fuera de la ecuación energética, que los cálculos consideran. Pasa lo mismo con la energía generada con el carbón; las ecuaciones energéticas suelen estar amañadas.

Un ejemplo de una tierra rica en energías renovables, con pocos planes para aprovecharla, es Mozambique. El Ministerio de Energía quiere construir otra gran represa y una planta de carbón enorme. Mientras tanto, el 80% de la población está sin electricidad. Prácticamente toda la energía de la Gran Represa de Cahora Bassa de Mozambique es enviada a su vecino rico, Sudáfrica; una pequeña cantidad es enviada de vuelta a Mozambique a un costo mayor, con pérdidas energéticas significativas debidas a los sistemas de transporte eléctrico ineficientes.

La organización, International Rivers, recientemente se asoció con grupos ambientales locales y de Justicia Ambiental y un experto regional de energía, para crear un plan para ayudar a dirigir Mozambique hacia un futuro más verde de la energía: que se comparta la riqueza energética en todo el país y al mismo tiempo que se ahorre impactos al río Zambeze. El “Plan de Energía Limpia para Mozambique” – lanzado el 2009 en la ciudad capital de Maputo y en Sudáfrica – expone el potencial de la nación para alternativas de energías renovables, ya con un mercado listo; y señala el potencial de los proyectos de energía de mediano tamaño en todos los rincones del país. Los resultados del informe entusiasmaron a autoridades locales de la región, e incluso al blogger del New York Times, que recogió la historia de la propuesta de energías alternativas en su espacio virtual.
GRANDES REPRESA: MOZAMBIQUE ES AL PERÚ, LO QUE SUDÁFRICA ES A BRASIL EN GENERACIÓN HIDROELÉCTRICA (3)

Sin embargo, los funcionarios de los organismos nacionales de energía reaccionaron como si acabara de entregarse una carga de pescado podrido. Un funcionario fue tan lejos como para llamar a la autora del informe “prostituta” vendida a los grupos verdes. El problema: criticó el proyecto “oficioso” de la compañía del sector energético, Mphanda Nkuwa Dam (propuesto para el río Zambezi), por no atender las necesidades de la población de Mozambique.

La energía de la Represa de Cahora Bassa (Mozambique), irán directamente a Sudáfrica. Además, el proyecto de 2,000 millones dólares es probable que consuma los recursos de los programas de energías renovables en el empobrecido país.
“Mientras los planificadores de energía de Mozambique centren el desarrollo energético en el abastecimiento de los mercados de su desarrollado vecino (Sudáfrica), nunca solucionarán adecuadamente las necesidades energéticas de su propio país, que sigue estando en gran medida fuera de la red hidroenergética”, dijo el autor del informe, Mark Hankins, un consultor de energía procedente de Kenya. “No tiene por qué ser así ” concluyó.
Y además Sudáfrica no tiene que explotar los recursos naturales de sus vecinos para mejorar su abastecimiento energético. Hankins dice que hay un enorme potencial en implementar medidas de eficiencia energética en Sudáfrica, que podría reducir la necesidad de nuevas grandes represas, suministrando energía a la red de Sudáfrica. “Sudáfrica tiene el potencial de generar rápidamente 3 a 5 veces el consumo energético de todo Mozambique, con medidas de eficiencia energética.
Una mejor gestión energética de la demanda en Sudáfrica, debe ser considerada como una alternativa a la inversión sin fin en Mega-Represa y centrales eléctricas de carbón “.
Por ahora, Mozambique, parece decidido a mantenerse al servicio de Sudáfrica. Por ahora, Mozambique, parece mantener a “El Gigante del Continente Negro” en la parte superior de su agenda de prioridades, y a su propio pueblo en la oscuridad y en la carencia energética. Pero Sudáfrica está cambiando. Su economía (una de las más sólidas del mundo) ha modificado algunas políticas y ha dado algunos pasos muy alentadores en los últimos meses, incluido el establecimiento de “tarifas de subsidio” para una gran cantidad de fuentes de energía renovables – un paso clave en el fomento de proyectos de energía verde. Sudáfrica “el gorila de 600 libras” del sector de la energía del continente africano, tiene el potencial para revertir la noción de que las energías renovables es para los ricos, y que “energía barata” de las grandes represas destructivas y del carbón sucio, vienen sin costos.
Las naciones más ricas del mundo, son las naciones que emiten más del indeseable carbono de efecto invernadero y deben ayudar a África a desarrollar sus recursos de energía limpia, en lugar de ponerles obstáculos. Los ríos saludables no tienen precio. No dejemos que África aprenda ello a costa de grandes errores.

The Right Climate for Green Energy in Africa | International Rivers. Mon, 10/26/2009 - 10:54am. Cahora Bassa power lines bypass Zambezi villagers (Lori Pottinger) ...www.internationalrivers.org/en/node/4776 -

Represa hidroeléctrica del río Zambeze, en el lago Cahora Bassa. La energía no beneficia a los lugareños... se exporta a la desarrollada Sudáfrica ... es un claro ejemplo de colonialismo eléctrico

La pobreza extrema en Mozambique hace que mucha gente, incluidos los niños pequeños, hurgen en el vertedero de basura de Maputo para ingeniarse la subsistencia diaria.The intense poverty in Mozambique causes many people, including young children, to scavenge on the Maputo dumpsite for daily subsistence.

Mozambique refugees

Image: Flooding victims in Mozambique

Gente joven de Caia desplazandose el 2008 tras la crecida e inundación del río Zambesi, el cuarto más caudaloso de África.

 Young people from Caia, Mozambiquewade through the flooded road connecting Caia to Sena as flood waters from the Zambezi River rise.

Mejorar la calidad de vida de los pobladores de Mozambique, ofrecerles servicios de salud, educativos, recreativos y actividades sociales que sean accesibles y respondan a las necesidades cambiantes de la comunidad, es indispensable. To enhance the quality of life of the Mozambique people by providing health, educational, recreational and social activities and services that are accessible and responsive to the changing needs of the community, it´s essential.

The Right Climate for Green Energy in Africa

10/26/2009

Cahora Bassa power lines bypass Zambezi villagers (Lori Pottinger)

Cahora Bassa power lines bypass Zambezi villagers (Lori Pottinger)

The world is greening its electricity supply at a fast (if not fast enough) pace. Germany is slapping solar on every building it can, Spain is becoming a world leader in big concentrating solar plants, and the US stimulus package includes a plateload of subsidies for renewables. At the same time, the price of solar technologies have fallen 35% since last year, and new breakthroughs in storing energy from the sun and wind appear to be on the cusp.

It’s not just the richest countries tapping into their green: India, which has up to 48,000 megawatts of wind power to tap, is already the world’s fourth largest wind-power producer. Its renewable energy department just announced a plan to electrify rural villages with solar panels. China -- already a world leader for new wind and solar generation -- is now planning a solar plant bigger than Manhattan which will power three million homes. This huge project landed its US partner company on the S&P 500 -- the first renewable-energy company to make the list.

But Africa, where most of the world’s under-electrified people reside, is being left in the dark. There are some bright spots: good-sized wind projects on the drawing boards in Kenya and Egypt, geothermal plants powering Kenyan businesses and homes, biomass-electricity in Mauritius and Liberia, and a plan for a big solar rollout in South Africa. But generally, the continent’s energy ministries lag the rest of the world. Most tellingly, Africa’s biggest renewable proposal -- a huge concentrating solar plant planned for the Sahara -- would likely provide power (lots of it) to Europe.

Many African governments seem to regard renewables as indulgences for rich nations, and are instead promoting dinosaur projects like big, destructive dams; dirty coal-fired plants, and even nukes. Yet many of Africa’s high-priority large hydropower projects will make it harder for the continent to adapt to its biggest threat, a changing climate.

It’s not that the potential for greener energy projects isn’t there: the continent has some of the world’s best solar reserves, plentiful wind along the coasts, geothermal in the East African rift, and other resources to tap. And unlike big, centralized projects, renewables can be built in smaller units, more appropriate to the needs of rural African communities far from established grids. But obstacles abound. The smaller projects have yet to capture the kind of funding that donor governments have devoted to high-impact mega-dams and coal-fired plants. African governments have been slow to develop renewables-friendly policies, remove trade barriers for renewables-related equipment, and ensure renewable companies access to national grids. And cost continues to be an issue: not only do most renewables cost more than conventional plants, but the cost of impacts from coal and big hydro continue to be left out of the equation.

One example of a renewables-rich land with few plans to tap them is Mozambique. The energy ministry wants to build another big dam and a huge coal plant. Meanwhile, 80% of the population is without electricity. Virtually the entire output from Mozambique's existing Cahora Bassa Dam is shipped to its wealthy neighbor, South Africa; a small amount is shipped back to Mozambique at a higher cost, with much waste through the shipping of those electrons back and forth across inefficient transmission systems.

My organization, International Rivers, recently teamed up with local environmental group Justica Ambiental and a regional energy expert to create a plan to help steer Mozambique toward a greener energy future – one that shares the energy wealth around the country while also sparing the Zambezi. “A Clean Energy Plan for Mozambique” -- launched this month in the capital city of Maputo and in South Africa -- outlines the nation’s potential for a variety of market-ready renewables and pinpoints potential medium-sized energy projects in all corners of the country. The report’s findings made headlines across the region, and even the New York Times energy blogger picked up the story.

Yet officials from the national energy agencies reacted as though we’d just delivered a load of rotting fish. One official went so far as to call the report’s author a “prostitute” for green groups. The problem: he criticized the energy sector’s pet project, Mphanda Nkuwa Dam (proposed for the Zambezi River), for not serving the needs of Mozambique’s population. Like Cahora Bassa, this dam’s energy will flow directly to South Africa. Additionally, the costly $2 billion project is likely to sap resources from renewables programs in the impoverished country.

“As long as the Mozambique’s power planners focus on the huge consumer next door, they will never adequately meet the needs of their own country, which remains largely off-grid and unconnected,” says report author Mark Hankins, an energy consultant from Kenya. “It doesn’t have to be this way.”

And South Africa doesn’t have to exploit its neighbors’ natural resources to improve its energy supply. Hankins says there is huge potential for cost-effective energy efficiency measures in South Africa that could greatly reduce the need or new big dams supplying the Southern African grid. “South Africa has the potential to quickly shave 3 to 5 times Mozambique’s entire consumption with energy efficiency measures. Demand-side management, primarily in South Africa, must be considered as an alternative to endless investment in megadams and coal fired power plants.”

Lake_Cahora_Bassa.jpg from space. The Cahora Bassa lake is Africa's fourth-largest artificial lake, situated in the Tete Province in Mozambique. The name Cabora Bassa is an earlier misspelling of the name. In Africa, only Lake Volta in Ghana, Lake Kariba, on the Zambezi upstream of Cahora Bassa, and Egypt's Lake Nasser are bigger in terms of surface water.

For now, Mozambique seems set on keeping South Africa at the top of its dance card, and its own people in the dark. But South Africa is changing. Its utility (one of the world’s largest) has taken some very encouraging steps in recent months, including establishing “feed-in tariffs” for a host of renewables -- a key step in encouraging green-energy projects. Given South Africa’s “600 pound gorilla” status in the continent’s energy sector, it has the potential to reverse the notions that renewables are for the rich, and that “cheap energy” from destructive big dams and dirty coal comes without costs.

The world's richest, highest-carbon-emitting nations also owe it to Africa to help it develop its clean energy resources -- projects that will help in climate-change adaptation efforts, rather than hinder them. Healthy rivers are priceless. Let's not let Africa learn that the hard way.

More information:

This article originally appeared in Huffington Post, and was subsequently picked up by Alternet.



escribió para El Polvorín Blog Malcolm Allison
malcolm.allison@gmail.com

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

OJO PERÚ: TRASLADANDO EL ANÁLISIS A SUDAMÉRICA, PODRÍAMOS DECIR “NO COMETAMOS EL ERROR QUE MOZAMBIQUE COMETIÓ CON SUDÁFRICA A LA HORA DE CERRAR TRATOS HIDROENERGÉTICOS CON BRASIL”.



Compartir este post

Comentar este post