Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Grecia - Vivir de lo que dé la calle

21 Septiembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 
5886723963_81cb7d9baf.jpg
Vivir de lo que dé la calle

El 19 de septiembre, el Gobierno griego anunció nuevas medidas económicas para dar seguridad a sus socios y obtener el pago del sexto plazo de la ayuda internacional. Pero en las calles de Atenas se ve cada vez más gente que busca algo que llevarse a la boca.

 
 
Giorgos Pouliopoulos
Preeseurop, Atenas, 19-9-2011
 

Hasta el momento, este fenómeno era desconocido en nuestro país. Sin embargo, con la crisis económica, vemos cada vez más personas que rebuscan en las papeleras algo con lo que alimentarse. Antes, únicamente los gitanos o los vagabundos lo hacían. Después, llegaron los inmigrantes de Asia o de África que conseguían que entrase lo máximo posible dentro de un carrito de supermercado. Hoy, son los propios griegos quienes buscan en las papeleras. Muchos quieren cosas que revender; otros, todo lo que sea comestible.

Samat Eftehar es originario de Irán, y es propietario de una taberna en Exarchia desde hace veinticinco años. "Todavía es un pequeño barrio con mucha vida. Conozco a la mayoría de los habitantes desde hace muchos años. He visto cómo personas con escasos ingresos veían reducir sus salarios, personas dignas, pero obligadas a rebuscar en las papeleras para comer", relata.

De vez en cuando, da de comer a personas que sabe que pasan necesidad. "Creo que todavía no hemos visto la última escena de esta tragedia. Las cosas empeoran, hay una verdadera hambruna", constata Samat Eftehar. "Hambruna no significa 'no tengo nada que comer' como en África, la hambruna, en mi opinión, es también no poder comprar carne una vez al mes".

Rebuscar en las bolsas de basura

En estos tiempos de recesión, mucha comida termina en la basura. Cada año, se tiran más de 89 millones de toneladas de comida, lo que representa 180 kilos para cada europeo. Los hogares tiran el 43% de dicha cantidad, a menudo por errores con las fechas de caducidad.

Giorgos Arabatzoglou trabaja en el servicio de limpieza del ayuntamiento de Penteli, en el norte de Atenas: "Incluso en este barrio acomodado de la periferia, la gente recurre a la basura, sobre todo con el paso del tiempo. Últimamente este fenómeno ha aumentado", reconoce. Se encuentran sin cesar bolsas de basura desgarrados, por lo que se supone que la gente rebusca en ellos. Además de los supermercados y de las papeleras, hay vendedores de souvlakis. Recientemente, he sido testigo de una escena inédita. Una joven bien vestida, delante de un supermercado, buscaba entre un montón de yogures caducados cuál era el que menos caducado estaba de todos".

Giannis Apostolopoulos, consejero? en el ayuntamiento de Atenas, constata que "el fenómeno ha aumentado en el último mes y medio, incluso aunque se diese desde hace diez años en el país. Lo apreciamos especialmente porque nos atañe directamente. Hay jubilados con cada vez menos ingresos y parados jóvenes". Apunta que dicho fenómeno sobrepasa a la propia ciudad de Atenas. "Es un hecho. Pero aquí organizamos todos los días una 'sopa popular' y los habitantes de otros barrios se desplazan. Además, los camiones de basura de Atenas están más llenos".
Cada vez más chatarreros

Dimitri tiene 40 años. Lleva muchos años siendo conductor de grúas para el ayuntamiento de Atenas. Es padre de cuatro niños y ha encontrado en la basura ajena un mueble para el recibidor. "No tenía ni diez euros en el bolsillo para comprar cigarrillos. El ayuntamiento no nos paga hace meses y veía cómo tiraban muebles en el barrio de Aigaleo. Entonces, aproveché la ocasión. Un compañero me propuso revenderlos muy baratos y ¡la primera vez, gané 60 euros en dos tardes!".

Dimitri ha cambiado de coche y ha comprado una pequeña camioneta. Cuando su hija mayor ve objetos tirados en las calles, le llama para que vaya a buscarlos. El garaje de su edificio se ha convertido en un taller donde extrae algunos materiales (sobre todo hierro y cobre) de los objetos recuperados. "Saco entre 300 y 400 euros al mes y sobre todo, puedo tener dinero de bolsillo". Como él, cada vez aparecen más chatarreros.

Compartir este post

Comentar este post