Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

¿Ha vuelto el Ku Klux Klan?

28 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

¿Ha vuelto el Ku Klux Klan?
Juan José Hoyos.

Juan José Hoyos | Publicado el 16 de enero de 2011

Las calcomanías pegadas en los vidrios de las camionetas Hummer y los camperos 4x4, en las motocicletas, las casas rodantes y los autos deportivos dicen: "Las armas no matan a la gente". "Mi coche ama el petróleo iraquí". "Aquí se habla inglés, no español". La escena sucede en un rally patriótico del Tea Party en Arizona al que asisten blancos de clase media, exmilitares, rancheros, policías, camioneros y motociclistas. El mismo Estado en el que un hombre abrió fuego contra la congresista demócrata Gabrielle Giffords y mató a 6 personas e hirió a 13 más.

Así describe la reunión el periodista Víctor Hugo Michel en un reportaje titulado "Arizona siente miedo". Su historia provoca terror. Arizona es hoy la tierra del odio que ha engendrado fanáticos como el sheriff Joe Arpagio, un hombre cruel dedicado a capturar inmigrantes ilegales. Hace un año se hizo célebre cuando sus hombres detuvieron a Alma Minerva Chacón, una mexicana indocumentada. Ella estaba embarazada en el momento de su arresto. Arpagio la obligó a dar a luz en la cárcel, encadenada de pies y manos, no le permitió tocar a su hijo y lo entregó al Servicio Social porque, según dijo, "nadie fue a reclamarlo en 72 horas". En las afueras de la cárcel había una pancarta de cinco metros de largo que decía, con letras grandes: "¡Ayudemos al sheriff a combatir a la migración ilegal!".

Michel cuenta que el sheriff construyó una cárcel para encerrar a centenares de hispanos ilegales. Se llama "Ciudad de Lona", y es un campo de tiendas de campaña levantadas en medio del desierto, cerca de Phoenix. Una cárcel de Guantánamo para mexicanos. Allí los presos viven sometidos a normas estrictas y hasta extravagantes: solo se puede comer si se paga; los prisioneros deben usar ropa interior de color rosado; los uniformes son de rayas blancas y negras; con ellos deben soportar los 50 grados centígrados del verano y los 5 grados bajo cero del invierno. Solo pueden usar sandalias de baño, a pesar del frío y los insectos. Un letrero enorme de neón da la bienvenida a quienes llegan detenidos: "Hay Cupo". En el día, son atormentados con música patriótica que suena en varios altoparlantes.

El sheriff es uno de los nuevos héroes fabricados por el Tea Party, el movimiento republicano de extrema derecha comandado por Sarah Palin, que alberga en sus filas a líderes racistas y neonazis y a personajes ligados al Ku Klux Klan, la sanguinaria secta racista que sembró la muerte y el terror en el sur de Estados Unidos prendiendo fuego a iglesias y a barrios negros y asesinando a los partidarios del movimiento de los derechos civiles en los años sesenta. Ahora sus miembros no andan con las cabezas cubiertas con capuchas. Caminan a la luz del día por las calles de Arizona gritando consignas de odio. Esta vez no matan negros, sino ilegales. Los cazan como a fieras salvajes.

Y desde hace unos días han empezado a disparar contra los líderes demócratas que luchan por defender los derechos de los hispanos, como la congresista Gabrielle Giffords. Dicen que el asesino que intentó matarla era un hombre mentalmente perturbado. Sin embargo, durante meses, ella fue víctima de una campaña de ataques en la que participó la propia excandidata a la vicepresidencia por el Partido Republicano Sarah Palin. Hubo actos vandálicos contra su oficina. Su rival republicano en las elecciones recogía fondos en sesiones de tiro con fusiles M-16 y posaba en sus anuncios en ropas militares. La congresista herida, además, aparecía señalada con una mira telescópica de fusil en un mapa de su país. Era el cuarto de los 20 objetivos demócratas a los que el Tea Party aspiraba a desalojar de su escaño en el Congreso. La "lista negra" fue patrocinada por Sarah Palin, quien la publicó en internet con una leyenda con su firma que decía: "Vamos a apuntar a estos blancos y a muchos otros. Esta es solo la primera salva en una pelea para elegir en todo el país a las personas que traerán el sentido común a Washington. Por favor, únase a mí en la lucha". Después del atentado, el mapa fue retirado del sitio web y Sarah Palin ofreció sus condolencias a la congresista herida y a las víctimas en Facebook.

¿No es este lenguaje militarista, lleno de referencias armadas, el resultado de una nueva racha de odio contra los hispanos pobres alentada por la extrema derecha republicana que encabeza la señora Palin? Eso es lo que cree el sheriff encargado de investigar el crimen: "Cuando veo a la gente desequilibrada y cómo responde a la violencia que sale de algunas bocas para derribar al Gobierno, pienso que la amargura, el odio y la intolerancia que se extiende por este país se está convirtiendo en algo escandaloso".

 

ElColombiano.com

Compartir este post

Comentar este post