Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Haití - Reportaje especial

28 Septiembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 
4911277978_c1522a35cd.jpg 
II Parte: El papel de Brasil es la de "imponer la paz"
 
 
El ejército brasileño había sido contactado por el Comando Sur de EEUU antes de la caída de Aristide. 
La estrategia "exitosa" en los barrios pobres de Haití fue la base de la política de "pacificación" en las favelas de Río de Janeiro.
 
 
Marina Amaral y Natalia Viana
Agencia de Informe y Periodismo de Investigación
http://apublica.org/
Traducción de Correspondencia de Prensa
 

El 19 de marzo de 2004, un telegrama de la embajada de EEUU en Brasilia mostraba que Brasil había superado las circunstancias nebulosas torno a la dimisión de Aristide, y había decidido aceptar el comando de la misión de paz de la ONU. En ella, embajadora Donna Hrinak comienza dando la bienvenida al país, ya que había enviado su primera misión militar de reconocimiento a Haití. A esa altura, la aprobación de la participación brasileña en Haití ya había pasado por el Congreso.

Según una fuente cercana a la jefatura del Ejército, antes de la salida del presidente de Haití los militares brasileños ya habían sido contactados por el Comando Sur del Ejército de EEUU. "El jefe del Comando Sur de EEUU, el general Hill, llamó comandante del Ejército brasileño (Francisco) Albuquerque para preguntarle si Brasil estaría interesado en el envío de un contingente más numeroso en la misión de mantenimiento de la paz en Haití y asumir el comando. No sé si fue a finales de 2003 o principios de 2004. Aristide todavía no había salido. Allí, después, hubo un contacto del presidente Chirac con Lula, eso es público, todo el mundo lo sabe...", dice la misma fuente bajo la garantía del secreto de su identidad.

El telegrama de la embajador Donna Hrinak también muestra que Brasil estaba dispuesto a cambiar la interpretación de la Constitución que prevalecía hasta entonces sobre la participación del país en las misiones militares transnacionales. Ella dijo que escuchó al subsecretario para Asuntos Políticos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Vera Pedrosa, que Brasil sólo participaría en misiones de "mantenimiento de la paz", contenidas en el Capítulo VI de la Carta de las Naciones Unidas, y lo consideran dentro de la los límites constitucionales. Desde el principio, la operación de la ONU en Haití, fue encuadrada en el Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, como una misión de "imposición de la paz".

Sin embargo, según el telegrama, Pedrosa dijo a la embajadora de EEUU que se haría una excepción "negociable" ante el gran interés del país en participar en la MINUSTAH.

El asunto fue tan grave que, a pesar de haber votado a favor de enviar fuerzas de paz a Haití como miembro provisional del Consejo de Seguridad, el Brasil no ha firmado la resolución que estableció la Fuerza Multinacional Provisional (FMP) de la ONU, ya que es una misión imposición de la paz. Pero, como dijo Pedrosa, después de muchas negociaciones la participación de los Amigos de Haití (Brasil, Chile, Francia, Estados Unidos y Canadá), Brasil se las arregló para eludir los obstáculos legales en el Congreso y aprobar en mayo de 2004 su participación en el comando de la  MINUSTAH, a pesar de los temores sobre los costos de la misión -que más tarde serían reembolsados por las Naciones Unidas- en el presupuestario del país.

La opinión que prevaleció fue que el comando de la MINUSTAH podría ayudar a ganar el respeto que le permitan al país reclamar un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Y dar una valiosa experiencia a las Fuerzas Armadas del país, inquietas por la falta de inversión del gobierno en el área militar.

"Nosotros ya había participado en muchas operaciones de mantenimiento de la paz, pero que el puesto de mando era una novedad," dijo la fuente militar que pidió no ser identificada. "Para nosotros fue una oportunidad para tener una experiencia diferente, mejorar el presupuesto y capacitar a nuestro personal."

"¿Quién ha conocido a Haití", dijo el mismo militar, en referencia a los 13.323 soldados brasileños que voluntariamente sirven en la misión hasta el momento, el contingente rota cada seis meses. "Nuestros líderes han sido entrenados intensamente, en su mayoría tenientes y capitanes. Y las operaciones logísticas han sido entrenadas en la práctica, en los papeles es otra cosa. No estábamos acostumbrados a recibir suministros a miles de kilómetros de la línea. Es muy diferente a apoyar a un ejército en su territorio. "

Él lo resume así: "Queremos mejorar no sólo la doctrina de empleo en las misiones de mantenimiento de la paz, sino en las operaciones de garantía de la ley y el orden, una de las misiones de las Fuerzas Armadas escrita en la Constitución."

En la línea de fuego

En diciembre de 2004, Brasil enfrentó la primera operación militar real en un país extranjero, aunque el paisaje no era tan diferente de la realidad que conocía en su país. La misión: invadir la barriada de Cité Soleil, donde viven 250.000 personas, con la misión de recuperar dos estaciones de policía ocupadas por las bandas y detener a uno de sus principales dirigentes, Dread Wilmer.

El contingente jordano hizo la segunda operación que logró ocupar las comisarías después de una gran profusión de disparos de ambos lados. Wilme escapó.

Los estadounidenses más de una vez criticaron la operación, como se muestra en los telegramas de Wikileaks, no sólo no se obtuvo la detención del líder buscado, sino porque las bandas se hicieron  de las comisarías, después que las tropas brasileñas se retiraron; dejando en manos de funcionarios de la Policía Nacional de Haití (PNH), y dejando el patrullaje en Cité Soleil a cargo de los jordanos, considerado como el contingente menos preparado de las fuerzas de paz.

El comando brasileño, sin embargo, la consideró una operación exitosa que permitió recuperar armas pequeñas y ninguna muerte, según la ONU (aunque es probable que los muertos y los heridos fueran recogidos por los propios residentes, y que las armas -cómo se descubrió después- desaparecieran entre la ropa de las mujeres de la barriada).

El restablecimiento de las comisarías después de la salida de las tropas brasileñas se entendió como una lección, y apuntó a establecer una estrategia de "pacificación" que se aplicó con éxito en Bel Air, el mayor barrio de chabolas de Puerto Principe, con 400.000 habitantes: a partir de la ocupación de un punto estratégico del barrio (en Bel Air, un antiguo Fuerte Nacional), las tropas recorrían zona y las patrullas consolidaban su presencia en el barrio, hasta convertirla en permanente.

Los brasileños también han evitado la violencia gratuita, tratando de seguir las reglas de las Naciones Unidas y promovieron las acciones cívico-social (distribución de alimentos, asistencia sanitaria) para ganarse la confianza de la población. En una de las operaciones en Bel Air en febrero de 2005, las tropas brasileñas llegaron a ponerse entre la policía del gobierno provisional y los residentes, para evitar la violencia policial.
 
En otro episodio, un alto dirigente de Lavalas, Samba Boukman, fue detenido en un puesto de control de Bel Air, y puesto en libertad cuando los militares comprobaron su identidad. Boukman comenzó a simpatizar con los brasileños, y después de muchas reuniones, llegó a un acuerdo donde se comprometió a pacificar y negociar el alcance de las protestas realizadas en Bel Air, que se daban todo el tiempo, y que casi siempre terminaban con muertos y heridos por la acción de la Policía Nacional.

El 20 de mayo 2005, un perplejo embajador estadounidense, generalmente crítico de los métodos "poco efectivos" del comando brasileño, escribió a Washington acerca de una manifestación de 5.000 partidarios del ex Presidente Aristide en las calles de Puerto Príncipe, organizado por las células de Lavalas en Cité Soleil y Bel Air para celebrar el "Día de la Bandera" de Haití: "Las consignas y los discursos son los mismos", pero este rally ha traído cambios significativos: los organizadores de la marcha envía un itinerario completo previamente negociado con la MINUSTAH, había más gente de lo habitual en este feriado, y no hubo ningún incidente, al contrario, los militares de la MINUSTAH parecían bastante relajados".

Un militar de alto rango, que se encontraba en Haití, explica el secreto del "éxito" en Bel Air: "Entrábamos y salíamos. Así que pensamos que teníamos que quedarnos en el barrio. Que íbamos a gastar los recursos, contratar a personas, pero que teníamos que permanecer en el interior. Cambiado totalmente la forma de la pacificación de Bel Air, cuando la gente se dio cuenta de que estábamos allí, alguien podía garantizar su seguridad. Fuimos a hacer patrullaje a pie, a los ojos de los ojos, y comenzaron a darnos consejos, primero ocultos y luego de manera más abierta ", dice.
 
 
Y Brasil ganó la UPP (Unidad de Policía de Pacificación)...

Sumado a la expansión de las actividades cívicas y sociales con la ayuda de Organizaciones No Gubernamentales -en particular el Viva Rio- la estrategia utilizada en la ocupación continua de Bel Air era considerada un gran victoria militar. Inmediatamente fue visto como un laboratorio para el futuro de las operaciones militares "garantía de la ley y orden "entre la población de los morros de Río de Janeiro.

"Incluso si las operaciones en Haití son específicas, son conceptos estratégicos similares a los de Río de Janeiro, en particular la integración de las acciones y los organismos que participan en todos los niveles. Esto es lo que se busca aquí en la capital haitiana, y funcionó. Todo lo que hicimos aquí fue planificado", dijo en 2007 el coronel Claudio Barroso Magno Filho -entonces comandante de las tropas brasileñas en Haití- a la reportera Tahiana Stochero del diario Estado de Sao Paulo.

En ese momento, el servicio de comunicaciones del Ejército agregó: "Desde el punto de vista operativo, Haití ha sido una escuela, sí. La experiencia en la operación indica que la presencia de las fuerzas de seguridad abierta y permanente debe ir acompañada de acciones en beneficio de la población, como el desarrollado por las tropas brasileñas en Puerto Príncipe. "

En diciembre del año pasado, el general Enzo Peri, comandante del Ejército, anunció que Río de Janeiro tendría una fuerza de paz "de la misma manera que en Haití" para que "la paz" en el Conjunto de Favelas Alemás, dando lugar a la UPP (Unidad de Policía de Pacificación).

Después de un éxito inicial, ampliamente difundido por los medios de comunicación, un grupo de 50 traficantes  volvieron a invadir el Complejo Alemán y una joven de 15 años fue asesinada con un disparo en la cabeza después de que soldados y la policía de la BOPE (policía militarizada), entraron en el área. La acción de los delincuentes se produjo después de una serie de conflictos entre la población y los militares que siguen ocupando la favela. Los militares fueron acusados de abusos por parte de los residentes. En una entrevista, el gobernador Sergio Cabral, admitió la "debilidad" en la política de seguridad adoptada por la UPP.

La misma fuente militar que pidió no ser identificada confirma la relación entre las operaciones en Haití y la UPP, pero llama la atención sobre "diferencias significativas", como el hecho de que los militares en Haití "no se incluyen en la vida social - porque hacen la acción y vuelven a los cuarteles ".

Por otra parte, en el mando militar de la MINUSTAH "había una mayor legitimidad y apoyo jurídico a las tropas que operan en un estado brasileño. No tenían (los militares)  ninguna limitación política, no se molestaban por eso. Tenían un embajador y a la ONU, esto es una gran facilidad en términos operativos", explica el militar.

La falta de "restricción política" característica de la actuación de la MINUSTAH, también colaboró para que muchos incidentes que comprometen a la MINUSTAH sigan desconocidos para el público -en Brasil y Haití- como veremos más adelante. (1)
 
A pesar de las recientes protestas, el balance de la misión realizada por los militares brasileños es muy "positivo", como se muestra en la respuesta oficial de Departamento de Comunicaciones del Ejército a las investigaciones de Pública:
 
"Los resultados son excelentes. Ha habido avances importantes en el aspecto profesional, operacional y doctrinal. Todos concluyen la misión con mucha más experiencia, tanto en lo personal como en lo profesional. El ejército brasileño ha obtenido logros en la doctrina militar, en la logística y administración. Un gran ganancia está en la moral de los hombres, siempre alta, pues comprueba su valiosa labor y la capacidad para operar fuera de Brasil, destacándose por su preparación, realización y resultados".
 
Nota
 
1) Ver tercera parte del reportaje, "Más abusos, menos sanciones": http://apublica.org/2011/09/parte-iii-mais-abusos-menos-punicoes/

Compartir este post

Comentar este post