Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Henry Boisrolin visita Uruguay para difundir la situación de sus compatriotas en Haití

25 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Docente y militante haitiano exigió retiro militar de su país

 

El docente haitiano Henry Boisrolin visitó Uruguay y dio su visión sobre su país devastado por el terremoto del 12 de enero. Criticó la presencia militar a la que calificó de “un avasallamiento de la soberanía”.



por Trinidad Rodríguez

images
Militante. Boisrolin cuestionó la presencia militar extranjera.

Vivir en Haití puede compararse a vivir en el infierno. Para millones de ciudadanos de ese empobrecido país el único medio de subsistencia es el aporte de la Misión de Naciones Unidas para Haití (Minustah) y de las ONG que trabajan en esa nación. Sin embargo, para el Comité Democrático de Haití “las tropas no han hecho nada relevante, desde que en 2004 se instaló la Minustah. Incluso un informe de la propia Organización de las Naciones Unidas (ONU) “reconoció que los soldados de Sri Lanka violaron a niños haitianos”, según relató a Ultimas Noticias el integrante del comité, Henry Boisrolin.

El docente y funcionario del Instituto de Culturas Aborígenes en Argentina, donde debió emigrar en 1974 “por razones de seguridad personal”, recorrió su país tras el sismo del 12 de enero, donde trabajó durante un mes y medio y luego se dedicó como miembro del movimiento social Comité Democrático de Haití a difundir lo que sus compatriotas necesitan.

Recordó que en 2008 ocurrió un levantamiento contra el hambre, ocasión en que “la Policía haitiana y la Minustah reprimieron con balas de goma y palos, al igual que lo hicieron en 2009 cuando trabajadores exigían un incremento salarial”.

Para Boisrolin “Estados Unidos aprovechó para ocupar el país, con la excusa de la misión de paz y la ayuda humanitaria tras el terremoto, apoderándose del aeropuerto de Puerto Príncipe y del puerto con 12 buques de guerra y 12.000 militares, y tan solo un barco dedicado a la atención hospitalaria. El asunto se encara mal desde el comienzo, no necesitamos ayuda militar, sino de alimentos, agua, médicos, profesores y enfermeros”. Tipo de ayuda que envía, en cambio, Cuba y Venezuela, según valoró. Destacó además que “las tropas no hicieron nada para prevenir la tragedia de los huracanes que fueron pronosticados, cuando podían haber formado brigadas preventivas”.

Por todo lo expresado Boisrolin señaló que es necesario “el retiro de las tropas de la Minustah, incluida la uruguaya, que se basa en una política de avasallamiento de la soberanía”. Aclaró que “para que exista democracia, el pueblo tiene que ser soberano, debe haber justicia e igualdad social”. Aspecto que no se cumple con la presencia militar y cuando se vive en “condiciones infrahumanas”.

El activista señaló que Haití fue el primer pueblo esclavo que inició una rebelión violenta en agosto de 1971, la que finalmente condujo a la plena independencia de la nación en 1804. “Es el único país en el mundo donde los esclavos pudieron liberarse. Haití fue bloqueado por Estados Unidos porque era un mal ejemplo”.

“No nos merecemos esto”


En cuanto al terremoto Boisrolin señaló que al momento “se levantaron solo 200.000 toneladas de escombro de un total de 3 millones”, y frente al dolor humano “nos merecemos otro tipo de comportamiento”. La situación es penosa, 1.600.000 personas se encuentran viviendo en tolderías, cuando a las 9 de la mañana ya hay más de 35º C. Pero “tampoco existe un flujo de agua ni los alimentos necesarios”, se lamentó.

Consultado respecto a si la ayuda de víveres, medicamentos, entre otros llega a destino, Boisrolin señaló que algunos “señalan que el pueblo haitiano recibió un 20% de lo donado por otros países, otros afirman que sólo un 2%, exactamente no sé la cifra. Pero de once campamentos que visité, en todos ellos faltaba agua, arroz, aceite y todos los alimentos básicos que se requieren para la vida”. Sin embargo, detalló, las tropas “siempre tienen agua y alimentos”. El docente enfatizó que “la reconstrucción de Haití debe ser preparada por nuestra gente, de acuerdo a nuestra idiosincrasia cultural”.

El activista se lamentó que “más de 500 haitianos murieron para la liberación de varios países de Latinoamérica, no nos merecemos esto”.

Economía

Haití se caracteriza por ofrecer de obra barata y zonas francas. El salario mínimo diario de un trabajador es de U$S 5 y la renta per cápita es de U$S 400. Allí el 70% de la población activa no tiene trabajo. La tasa de mortalidad infantil es de 62,33 muertos cada 1.000 nacimientos.

“No existe libre competencia entre los productos nacionales y los de Estados Unidos y lo que ofrece Haití es mano de obra barata, cuando hasta 1970 se autoabastecía por su propia producción”, explicó Henry Boisrolin. En consecuencia, se destruyó la producción agrícola, provocando un aumento exponencial del éxodo rural hacia el centro urbano, Puerto Príncipe. Allí funcionan fábricas de ropa interior, la de pantalones Levi’s, y el armado de partes para artefactos eléctricos. La mayoría de la población vive de la mendicidad en las calles, la changa y ayuda de ONG. También es habitual, según narró Boisrolin, encontrar personas “vendiendo ropa usada en la calle”, pero al mismo tiempo coexiste una minoría que concentra la riqueza.

 

Tomado de Ultimas Noticias

Compartir este post

Comentar este post