Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Honduras: Juan Barahona: Visita de Uribe es una ofensa a la dignidad del pueblo y a soberanía nacional ...y otras

24 Noviembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc4/hs005.snc4/33590_1602202744694_1524859882_31489789_5690786_n.jpg

 

Juan Barahona: Visita de Uribe es una ofensa a la dignidad del pueblo y a soberanía nacional

Tegucigalpa, MDC. 22 Noviembre 2010. El Subcoordinador general  del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), Juan Barahona, valoró, este día,  que “la llegada de este señor, no es más que una ofensa a la soberanía de nuestro pueblo,  a la dignidad del pueblo hondureño”,  en alusión a la visita a Honduras del ex presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez.

“Queda claro que los golpistas están dando un reconocimiento a los que han apoyado el Golpe de Estado; y es una contradicción [del régimen],  porque en Honduras se dice que se está luchando contra el narcotráfico, pero se está reconociendo a un narcotraficante, según datos desclasificados de la CIA”, planteó Barahona en declaraciones a medios.

“Cómo es posible eso, por qué se le da un reconocimiento a alguien que ha apoyado el narcotráfico; y, sobre todo,  un sanguinario que ha asesinado gente en Colombina y que hoy se le da un reconocimiento porque está apoyando a la  Policía Nacional con entrenadores colombianos, criminales, enseñándoles cómo torturar, cómo capturar y cómo ejecutar”, cuestionó.

Barahona reafirmó que,  “Por eso condenamos, rechazamos la presencia de ese señor ofensiva la dignidad del pueblo hondureño”.

 “Viene la colombianización de la sociedad hondureña, hay que asesinar a todo lo que se oponga, hay que eliminar la oposición y todo lo que se mueva del movimiento social.  Esa es la política colombiana y están convirtiendo a Honduras en la Colombia en Centro América”, según vislumbra Barahona.

Recalcó que el reconocimiento a Uribe Vélez en el Congreso Nacional  es por haber entrenado a esta Policía, entrenado sicarios, “y ya los frutos se están viendo”. 

“Condenamos esa política de represión, política de muerte contra la que luchamos,  en contra de toda política sanguinaria”, reiteró Barahona..

http://www.kaosenlared.net/media/19/19368_0_CIA_es_NARCO_web.jpg


El Modelo Palmero: Visita a Honduras del “Héroe” de la Ultraderecha Golpista

"Esta claro que si Hitler resucitara, el honorable Congreso Nacional de Honduras también lo condecoraría."

El arribo a Honduras de Alvaro Uribe y la recepción como héroe brindada  por el actual gobierno, señala una vez más la actitud del continuismo al  golpe de Estado que existe por parte de la administración de Pepe Lobo.

A pesar del maquillaje brindado por la gran mayoría de los medios de comunicación del continente al violento Alvaro Uribe, el que han convertido en un siniestro paladín de la "democracia", las cifras hablan por sí solas: 4.5 millones de desplazados, 5.3 millones de hectáreas de tierra arrebatadas a sus dueños, 68% de la población sumidos en la pobreza, y 38.255 desaparecidos en los últimos tres años.

En el año 2004, la revista estadounidense Newsweek publicó un articulo donde señalaba que en el año 1991 el Departamento de Defensa consideraba  a Alvaro Uribe como parte del Cartel de  Medellín (1). Las acusaciones en referencia a la participación de Uribe en el fenómeno del narcotráfico viene circulando desde los años 90, cuando se desempeño como jefe de la Aeronáutica Civil en Medellin, proporcionado licencias a pilotos y naves ligadas al negocio de Pablo Escobar Uribe, con el cual su padre tuvo una estrecha relación comercial y personal.

En la biografía que escribieron los periodistas Joseph Contreras y Fernando Garavito intitulada "El Señor de las Sombras" (2), salen a relucir muy bien documentadas las conexiones entre narcos y Uribe, además de su estrecha vinculación con los paramilitares y la violencia establecida en las zonas agrícolas más productivas de ese país, tierras que pasaron a manos de los señores de la guerra.

La condecoración que se le otorgará a Uribe por intermedio del Congreso Nacional, se convertirá en una burla a los derechos humanos, siendo un acto premeditado  para exacerbar las fisuras existentes en nuestro país.

La sangre de los masacrados en el Tumbador se encuentra fresca, y el paramilitarismo establecido en el Bajo Aguan, tiene la firma de Uribe y su modelo palmero. El Banco Mundial y otras instituciones financieras vienen valorando más la producción de agrocombustibles que de la alimentos, apostando a la concentración de la tierra como una forma más "eficaz de producción".

El modelo palmero colombiano que se  está imitando en Honduras tiene todos los ingredientes de una guerra civil a largo plazo, con un resultado de concentración de la tenencia de la tierra, que ya de por si ha alcanzado niveles insostenible en ciertas partes del país.

 La catástrofe que se vive en Colombia  se está replicando en Honduras a pasos agigantados, siendo el golpe de estado el catalizador de las contradicciones y la inclinación de la elite de poder por una salida violenta a los conflictos sociales acumulados en las últimas décadas.

El Plan Colombia y su gemelo la Iniciativa Mérida son parte de la ocupación militar  del continente, a través de la presencia de bases militares estadounidenses y la utilización de los ejércitos "nacionales" de intervención. La excusa del narcotráfico simplemente sirve para militarizar al mismo tiempo crear desplazamientos territoriales en zonas claves donde existen yacimientos de hidrocarburos o la producción de agrocombustibles.

Por supuesto que Uribe puede aportar soluciones macabras a la crisis nacional: desde asesoramiento en intervención electrónica de llamadas, hasta la organización de grupos de exterminio, al mismo tiempo que sus consejos como asesor jurídico servirán para diluir cualquier posible incriminación en crímenes relacionados con las masacres que suscita el imperio para preservar sus privilegios.

Las condecoraciones y alabanzas que se destinan al ubérrimo por parte del Congreso Nacional, al ser el primero en romper el  aislamiento al que se ha visto expuesto Honduras después del golpe de estado, son parte de la errática política de actual gobierno para obtener el reconocimiento internacional. La visita de Uribe parece ser que contribuirá a que Jim DeMint y el Partido del Tea (futuros amos del Comité de Relaciones exteriores de los Estados Unidos), confieran a Honduras el estatus de País libre asociado con que sueña una gran parte de la oligarquía hondureña, en especial para aquellos miembros del Congreso Nacional que participaron en el golpe de estado.

La cultura de la violencia que encarna Alvaro Uribe, va más allá de la guerra librada en contra de ejércitos irregulares en Colombia, terminando como en las películas  del medio oeste del Hollywood clásico, en un sheriff asesino convertido en héroe donde rufianes e indios no son más que extras condenados a morir en nombre del orden y el desarrollo. En Honduras tenemos varias replicas que pueden llagar a ser más violentas que el colombiano, y por supuesto cuentan con la bendición de la administración Obama, la que fue capaz de vender la democracia a cambio de la ratificación de Andrés Valenzuela.

Esta claro que si Hitler resucitara, el honorable Congreso Nacional de Honduras también lo condecoraría.


(1)http://www.newsweek.com/2004/08/08/blacklist-to-the-a-list.html

(2)www.archivochile.com/carril_c/cc2010/2010cc0045.pdf


http://www.aporrea.org/imagenes/2010/07/un_legado_de_muerte_gracias_al_narco_uribe___web.jpg


Colombia: más de 38 mil personas desaparecidas en los últimos tres años. informe Medicina Legal, 2010.

Colombia registra más de 38 mil personas desaparecidas sólo en los tres últimos años (informe Medicina Legal, 2010).

Los “gobiernos democráticos” de Colombia han superado dramáticamente las cifras de desaparecidos de toda la dictadura argentina.

La desaparición forzada en Colombia es un crimen de Estado que según asociaciones de víctimas ronda los 250.000 desaparecidos en 20 años, como lo denunció Piedad Córdoba.

Por Telesur

En Colombia se registraron 38 mil 255 personas desaparecidas en los últimos tres años, según el último informe ofrecido por Medicina Legal, en este sentido, organizaciones de víctimas aseguran que el problema obedece a grupos paramilitares y agentes estatales que ven en esta práctica una oportunidad de callar a la oposición. 



El informe de Medicina Legal señala que en Colombia durante 2009 se reportaron 18 mil 236 casos de personas desaparecidas, cifra que evidenció un progresivo incremento de estos casos, puesto que para el 2008 la cantidad fue de 15 mil 696 personas, 11 mil más que el año inmediatamente anterior, cuando se contabilizaron cuatro mil 323 desaparecidos. 



La madre de cuatro desaparecidos entrevistada por teleSUR, que pidió no ser identificada por motivos de seguridad, afirmó que desconoce el paradero sus hijos al tiempo que teme por alguna represión por parte de grupos paramilitares.
 "Con esa incertidumbre que nos invade cada día, cada mañana me despierto pensando en mis hijos, que ya llegan, que donde estarán, que qué les habrán hecho", expresó la madre de las víctimas.

Por su parte, el presidente de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento en Colombia (Codhes), Marcos Romero, aseguró que "ya superamos el nivel de desapariciones de Argentina que estuvo cerca de las 30 mil personas y esto puede pasar de unas 100 mil en las últimas décadas en el conflicto colombiano". 



La desaparición en Colombia se convirtió en una herramienta de lucha política contra sectores de oposición, resultado de este fenómeno son los más de tres mil cuerpos que actualmente están en poder la Fiscalía sin ser identificados, además de las casi tres mil fosas comunes repartidas en todo el territorio colombiano y cuya autoría se atribuye a grupos paramilitares y al propio Ejército colombiano. 



De igual forma, la directora de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asafaddes),  Gloria Gómez, sostuvo que estos hechos "necesariamente tienen que ver con funcionarios estatales que participaban directamente en las desapariciones, luego fueron operativos conjuntos combinados y ahora se sigue tolerando que desaparezcan personas a manos de grupos paramilitares o emergentes como ahora se llaman y que es lo mismo".



Los más de 38 mil desaparecidos en 3 años son sólo el número de casos denunciados a Medicina Legal, por lo que este mismo departamento manifestó que la cantidad real es muy superior.

 El conteo y su divulgación formal, se inició luego de las apariciones de numerosas fosas comunes, cementerios y crematorios clandestinos de paramilitares en varios puntos de la nación.



La Agencia Púlsar relata que con los "falsos positivos" (denominación que se le da a los casos de asesinatos de civiles por parte del Ejército Colombiano para hacerlos pasar por guerrilleros muertos en combate), el Gobierno y las Fuerzas Militares esconden parte de las desapariciones forzadas.

****

Video:

Tomado de Organizacion Politica Los Necios.

Compartir este post

Comentar este post