Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Ijburg, un barrio ganado al mar en Amsterdam

25 Abril 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Ijburg barrio ganado mar Amsterdam
Otro de los ejemplos de adecuación medioambiental destacados por la Agencia Europea de Medio Ambiente en su Informe Señales, del que ya hemos hablado en un par de ocasiones, el distrito de Ijburg, en Amsterdam. Se trata de la demostración sobre cómo ganar espacio vital para el ser humano sin actuar negativamente en el entorno, en este caso el lago Ij, una lengua de mar que se interna en territorio holandés, cuyos habitantes han tenido que enfrentarse ya tradicionalmente a las subidas del nivel de las aguas y que, en este caso, afrontan también el crecimiento poblacional.

En 1965 los arquitectos Van der Broek y Bakena tuvieron la idea de urbanizar parcialmente el lago, ganándole terreno para poder alojar la creciente población de la capital. El proyecto quedó latente hasta que el Ayuntamiento decidió retomarlo en 1996. Buena parte de los ciudadanos se opusieron por los presunto daños ecológicos y hubo que celebrar un referéndum pero, pese a que perdió, el consistorio decidió seguir adelante.

La constructora Dura Vermeer acometió los trabajos de crear seis islas artificiales de arena dragada en el Ijmeer. Se llaman las más grandes Steigeriland, Haveneiland Oeste, Haveneiland Este; las otras tres, conocidas como Islas Reed, se designan como Grande, Pequeña y Este. Se prevén otras cuatro denominadas Centrumeiland, Middeneiland, Strandeiland y buiteneiland. Están colocadas en torno a una vía principal que une el nuevo barrio con la Estación de Amsterdam. En estos terrenos se levantaron 18.000 viviendas que, cuando estén completamente terminadas, alojarán a 45.000 personas. Eso será en 2015, aunque los asentamientos empezaron en 2002.

Sin embargo lo más destacado es la construcción de casas flotantes. La llegada de la crisis dificultó notablemente la venta de las viviendas en tierra, que no estaban concebidas precisamente para todos los bolsillos (arquitectura muy moderna muy “de diseño”), y hubo que buscar alternativas. Las casas flotantes fueron la solución: atracadas en pantalanes y conectadas a suministros y canalizaciones de electricidad, agua y saneamientos, sólo necesitan desconectarse para poder desplazarse como si de barcos se tratara y asentarse en otro lugar. Estas construcciones no sólo son móviles sino también ecológicas, pues tienen sus propios cultivos de frutas y hortalizas.

Foto: www.jlgrealestate.com

Tomado de La Brújula verde

Compartir este post

Comentar este post