Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

INFORMACIONES HONDURAS (nr. 725)

22 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

RED SOLIDARIA CON LA RESISTENCIA EN HONDURAS

 
114309_honduras.jpg

Sitio actualizado diariamente con un resumen de últimas noticias alternativas de la resistencia en Honduras rompiendo con el cerco desinformativo. para acceder al sitio :  http://redsolhonduras.blogspot.com/_

SUBSCRIBASE

22 de Marzo 2011

EL DIA DE HOY UN FUERTE CONTINGENTE DEL COPINH SE ENCUENTRA EN LA CATEDRAL DE SAN SALVADOR EN UNA VIGILIA Y MAÑANA HARAN UN PLANTON EN  PROTESTA POR LA VISITA DE BARACK OBAMA A ESE PAIS
 
ADELANTE COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS

COPINH:Ante la llegada Barack Obama a Centroamérica, nos manifestamos para condenar el intervencionismo y el golpismo

CONSEJO CÍVICO DE ORGANIZACIONES POPULARES E INDÍGENAS DE HONDURAS, COPINH

El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras COPINH, miembro del Frente Nacional de Resistencia Popular, ante la llegada Barack Obama, a Centroamérica, nos pronunciamos en los siguientes términos:

1.- Hoy, que nos hemos movilizado  a esta capital salvadoreña y que desarrollamos actividades pacificas mediante  plantones y vigilias ante la presencia del Sr. Obama, denunciamos ante el mundo al régimen continuador del golpe de estado que hace gala de su represión y odio contra el pueblo hondureño, caracterizándose por su:

·   Represión sistemática hacia los sectores en resistencia como docentes, activistas y luchadores y luchadoras populares de en Resistencia 

·    Asesinatos políticos especialmente de maestros y maestras que luchan en defensa de la educación pública y por sus derechos sociales, a los que se suma el reciente muerte de la profesora Ilse Velásquez Rodríguez, por parte de tropas del régimen que dirige Porfirio Lobo, sustentada en la fuerza de la violencia armada estatal. 

·    Continuas amenazas a muerte de destacados defensores y defensoras de los derechos humanos como Trinidad Sánchez director de la Red de Comercialización Comunitaria Alternativa, Leo Valladares Lanza Ex comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Gloria Oquelí, diputada del Parlamento Centroamericano, Amilcar Lara sacerdote de la parroquia de  Candelaria, Lempira, Juan Chinchilla líder campesino del Aguan, Blanca Azucena Espinoza, Presidenta de la Empresa Campesina Buenos Amigos, Colon, Franklin Meléndez líder de Isla de Zacate Grande,  Edwin Róbelo Espinal, militante activo de la Resistencia,  entre otros. 

·  Continua criminalización de las y  los líderes y sus luchas sociales tal como ocurre contra nuestra organización, que sufre una terrible campaña mediática  de odio y que pretende ensuciar nuestra imagen.

·  Campaña de terror para forzar el exilio de  cientos de hondureños y hondureñas y que han tenido que salir del país, entre ellos el Presidente Manuel Zelaya y el sacerdote católico  Andrés Tamayo.

·  Complicidad en los constantes asesinatos de líderes sociales, periodistas, indígenas, Garífunas, miembros y miembras  de la diversidad sexual, etc.

·   Complicidad en las masacres a campesinos tales como la masacre del Tumbador, en el departamento de Colon.

2.- Denunciamos la complicidad entre la oligarquía nacional y las transnacionales norteamericanas en el golpe de estado en contra del presidente Manuel Zelaya. Así mismo denunciamos la complicidad del gobierno de Obama en el secuestro del presidente Zelaya con apoyo logístico de la base gringa de Palmerola y del ejército hondureño, que sin la autorización del pentágono no hubiesen trasladado desde dicha base a Zelaya  rumbo a Costa Rica.

3- Señalamos, sin lugar a equivocarnos, que el papel de los embajadores de Estados Unidos en Honduras es de procónsules del imperio, al extremo que el ex embajador John Dimitri Negroponte, dirigió los escuadrones de la muerte que desaparecieron a cientos de hondureños en los 80´s, así mismo, el embajador Charles Ford, pretendió dar incluso órdenes al ex presidente Zelaya a fin de imponer la línea del pentágono, sin olvidar al actual embajador gringo que ha llegado incluso ha ordenar a Pepe Lobo, qué ministros debe asignar en el gabinete de la dictadura. Hay que recordar que el gobierno norteamericano siempre ha mantenido un constante financiamiento de la dictadura, es decir, está financiando  la represión con los fondos  y los equipos militares que para los militares y policías hondureños, que dieron el golpe de estado y hoy persiguen y ASESINAN a personas que luchan por la liberación de Honduras, esta es  la política impuesta por el gobierno estadounidense.

4- Honduras es nuevamente territorio ocupado por bases y operaciones militares estadounidenses, en clara violación a  la soberanía nacional, autodeterminación, e independencia.  EEUU junto con el régimen golpista, en clara violación al Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo OIT han instalando la base militar en Karatasca, en la Moskitia, y desarrollan operaciones y entrenamiento militar en las Biosferas Tawahka, Ríos Plátano, Río Patuca y las zonas de Nueva Palestina entre los Departamentos de Olancho, la Moskitia y  la frontera con Nicaragua; Como si esto fuera poco, se  pretende reactivar una base militar  en el territorio Lenca de los Llanos de San Antonio en el Departamento de La Paz, misma que se usó en los 80´s,  como  centro de adiestramiento para tortura y contrainsurgencia en Centro América.

5.- Denunciamos ante los pueblos del mundo que Barack Obama contrario a lo que desearía el  pueblo norteamericano y lo ameritado como Premio Nobel de la Paz,  busca y se esmera porque la comunidad internacional reconozca a la dictadura que preside Porfirio Lobo Sosa,  con un gobierno de facto, fracasado y haciendo alarde de la impunidad reinante en el país quien tiene como funcionarios a los golpistas generales: Romeo Vásquez Velásquez, ex jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF. AA.  hoy ministro de HONDUTEL, Venancio Cervantes, de la junta de comandantes y ex jefe de la Fuerza Aérea de Honduras, hoy, ministro director de la Dirección General  de Migración, igual que estos, hay otros altos militares golpistas que son parte del gabinete y la diplomacia de la dictadura.

6.- Al Presidente de la República de El Salvador Mauricio Funes,  le saludamos fraternalmente, expresando la admiración, cariño y respeto por el pueblo salvadoreño con el que tenemos lazos históricos de hermandad que encarnan los ideales del General Francisco Morazán y que nos ha brindado la solidaridad humanitaria en estos momentos de dolor que los hondureños y hondureñas vivimos y   que al  igual que a nosotros y nosotras  no les parecerá ver a su presidente intercediendo para que reconozcan a regímenes  golpistas puesto que, el golpe de estado en Honduras es peligroso hasta para la misma democracia salvadoreña ya que las viejas tandonas se podrían lanzar a aventuras gorilescas.

7.- Como ciudadanas y ciudadanos del mundo, preocupados y preocupadas por el avance del proyecto de muerte, saqueo y recolonización, denunciamos la guerra imperialista comandada por Obama, esta vez contra Libia, so pretexto de ayudar humanitariamente al pueblo Libio ¿Será que con bombardeos se hace humanismo? ¿Será que la ayuda humanitaria llegará como en Irak y Afganistán en donde las bombas gringas y de sus aliados matan niños y niñas? ¿No será que realmente buscan adueñarse del petróleo de ese país? hacemos un Llamado a los pueblos del mundo a rechazar y movilizarse contra la guerra y no creer la descarada propaganda de que es una guerra humanitaria.

8.- Finalmente, recordamos y exigimos, como millones de personas en el mundo, la liberación de los 5 héroes Cubanos verdaderos luchadores antiterroristas, encarcelados en las prisiones de Estados Unidos por defender su país, víctima de muchos actos terroristas, apoyados por el pentágono y la CIA.

¡Con la Fuerza ancestral de Lempira, Iselaca, Mota y Etempica se levantan nuestras voces llenas de vida, justicia libertad, dignidad  y paz!

Dado en San Salvador, a los 21 días del mes de marzo del 2,011

Previo a llegada de Obama Movimiento Popular Salvadoreño realiza protestas y cierres de calles

PostDateIconLunes, 21 de Marzo de 2011 20:58 | PostAuthorIconEscrito por Administrator |Tendencia Revolucionaria El Salvador

marchas_mov_popular.jpg

Redacción TR. A tan sólo horas que arribe el presidente de Estados Unidos Barack Obama, el Movimiento Popular Salvadoreño realizó diversas acciones para reclamar al ejecutivo diversas demandas, las actividades consistieron en cierres de calle y marchas en todo el país. En una conferencia de prensa realizada en la Central de Trabajadores Democráticos (CTD), diversos líderes y líderesas de diversas organizaciones  populares se pronunciaron en contra del ejecutivo y en contra de la llegada del presidente Barack Obama.

AFICHE OBAMA web


MARCHA ANTI-IMPERIALISTA
Martes, 22 de Marzo de 2011
Desde la Plaza Minerva de la UES hasta El Salvador del Mundo
8:00 am

Todas y todos los universitarios a las calles para PRONUNCIARSE:
Contra la Intervencion Militar en Libia
Por la Liberacion de los 5 presos politicos cubanos encarcelados por EE UU
Cese al Bloqueo hacia Cuba
Por la Legalizacion inmediata de nuestras y nuestros hermanos inmigrantes
Contra la Remilitarizacion en Latinoamerica
Contra la Injerencia norteamericana hacia nuestros paises
Por la Autodeterminacion y Soberania de los Pueblos del Oriente Medio y Africa


OBAMA ERES MUERTE, HAMBRE Y DESTRUCCION
FUERA DE EL SALVADOR


POR FAVOR, REPRODUCIR Y REENVIAR!!!!

Un sector que todavía no resuelve su situación con el ejecutivo son los maestros y maestras, donde a pesar que el ejecutivo manifiesta que ya está finiquitado lo  del aumento salarial, Bases Magisteriales y SIMEDUCO manifiestan que ANDES 21 DE JUNIO está negociando "migajas" a título del magisterio. Es por ello que éste día han parado clases en diversos Centros Escolares, así como han cerrado calles en el interior del país.

Luís Mario López de Bases Magisteriales junto a diversas organizaciones populares manifestaron que han realizado diversos actos de cierre en por lo menos 15 puntos del país. En el Occidente en Metrocentro Santa Ana, en el Oriente en San Miguel, en el Kilometro 18, en la entrada a Cojutepeque, en Zacatecoluca, en el Poliedro, Carretera a Santa Ana , en la Troncal del Norte, en Santo Tomás, y en la zona metropolitana de San Salvador por lo menos en cuatro puntos: Alcaldía de San Salvador, la 25 av. norte, frente a la UES y en el Reloj de Flores.

Los dirigentes también dijeron que estas son las primeras acciones coordinadas que están realizando y que en los próximos días seguirán desarrollando muchas más actividades. En la conferencia de prensa también estuvieron presentes vendedores del comercio informal, sindicatos del sector salud, organizaciones de estudiantes universitarios, lisiados de guerra, empleados municipales, magisteriales, y manifestaron que varios dirigentes no pudieron hacerse presente.

Para el día martes 22 y miércoles 23 están convocadas actividades en contra de la llegada del Presidente de Estados Unidos. El grupo de dirigentes también anunciaron protestas en contra de la llegada del mandatario para ambos días.

Actualizado (Lunes, 21 de Marzo de 2011 21:41)

 

antiimperialismo_pequeno.jpg

Carta a Presidente Barack Obama

PostDateIconLunes, 21 de Marzo de 2011 20:07 | PostAuthorIconEscrito por Administrator | Tendencia Revolucionaria El Salvador

Obama.jpgDAGOBERTO GUTIÉRREZ. Usted llegará a un país sumido en la mayor pobreza, en la mayor delincuencia, en la mayor crisis del sentido público estatal, pero en el reinado total del mercado total. Esta es la sociedad de mercado que durante 20 años, gobiernos de su país, y el suyo también, han impulsado y apoyado como el único modelo neoliberal más favorable a los intereses estadounidenses. Usted sabe también que este es el modelo aplicado también en Irak que, con el nombre de “Remember El Salvador”, ha destruido a este país árabe.


Su llegada a nuestro país ha despertado esperanzas gubernamentales, aunque son conocidas las angustias económicas de su gobierno y sus complicadas posibilidades de maniobra. De parte del pueblo salvadoreño hay indiferencia y sabiduría para entender que los salvadoreños y salvadoreñas que han emigrado a su país contribuyen importantemente a producir riqueza estadounidense, aunque también remesas para sostener las familias y la economía salvadoreñas.
Es de justicia, Señor Presidente, que siendo Estados Unidos un país de migrantes, tengan otros emigrantes un trato justo, humano y equivalente al aporte entregado al país donde se vive.


Su visita ha contribuido al ordenamiento del centro de nuestra capital y cuando se le propone visitar la tumba de Monseñor Romero, tenga la seguridad que quienes lo hicieron no están cerca del pensamiento de Monseñor, porque esta visita, que es la más importante de su paso por el país, pondrá frente a frente a un presidente, nobel de la paz, que hace la guerra en este momento a un país soberano, y que hace además otras guerras, y a un hombre de paz como Monseñor Romero, a un hombre armado y a otro desarmado, a un hombre asesinado, cuyo crimen permanece impune, y a otro hombre, gobernante de un país que preparó a los victimarios. La tumba de Monseñor Romero, como usted muy bien sabrá, es un lugar de espiritualidad convocante y de protesta palpitante, al amparo de la palabra siempre viva de Nuestro Pastor.


Su presencia en nuestro continente responde a urgencias comerciales de su país, a intereses geopolíticos y a la búsqueda de recursos naturales, y, en el caso de El Salvador, todo parece indicarnos que se trata de definir políticas de seguridad estadounidenses, dentro de las cuales nuestro país, desempeña o  desempeñará papeles o tareas hasta ahora desconocidos. Resulta preocupante para la sociedad las informaciones sobre la aplicación en el país de una extensión del Plan Colombia porque esto podría convertir a El salvador en el escenario de un conflicto que escaparía a los intereses y posibilidades salvadoreñas.


Como usted conoce muy bien, las relaciones históricas entre su país y el continente, en general, y nuestro país, en particular, han estado cargadas de tensiones y confrontaciones de todo tipo. Por ejemplo, los respaldos a golpes de Estado como el ocurrido en Honduras que puso fin al gobierno legítimo del Presidente Mel Zelaya, o con el condenable bloqueo practicado durante más de 50 años contra la revolución cubana. O con la infamante prisión estadounidense en la base de Guantánamo, en Cuba, o con las condenas a patriotas cubanos en los Estados Unidos.


Sabemos muy bien que el petróleo y el agua son dos recursos naturales muy apetecidos actualmente por su gobierno y su país y que esos recursos se encuentran ubicados en grandes cantidades en Sur América, por lo que su gobierno, muy inteligentemente, pone de nuevo su mirada en esta parte del mundo, cuando en el planeta se desarrollan nuevos procesos y aparecen nuevos centros de poder de todo tipo que anuncian nuevas correlaciones.


El Salvador, Señor Presidente, necesita y busca relaciones amistosas y de mutua conveniencia con su gobierno, esperando que las y los salvadoreños emigrantes reciban un trato justo y legal de parte de su gobierno, correspondiente al aporte hecho a la economía y a la riqueza de los Estados Unidos.


Nosotros entendemos muy bien, y es necesario que usted lo sepa, que la emigración no deberá ser una política estatal que lance a nuestros compatriotas a los caminos oscuros de una emigración plagada de peligros mortales, mas bien, necesitamos que la sociedad salvadoreña llegue a tener capacidad para que nadie necesite salir de su patria para construir su propio sueño en su propio suelo y en su propio país.


Entendemos que las posibilidades de ayuda económica de su gobierno no es el aspecto más destacado de su visita, dados las conocidas urgencias de la economía de su país, pero hacemos votos para que, sean cuales sean los entendimientos alcanzados por los gobiernos, no incluyan respaldos a políticas hambreadoras y productoras de pobreza, como aquellas que establecen el mercado máximo sobre el Estado mínimo. Tampoco aquellas políticas que imponen la economía sobre la naturaleza, o la que sacrifica la capacidad productiva del país en nombre de una economía de servicios, mucho menos aquella política que priva a El Salvador de seguridad y soberanía alimentaria y convierte a la sociedad salvadoreña en un mercado que norma, domina y regula a un Estado siervo. De la misma manera, no esperamos tratados de libre  comercio  totalmente asimétricos  y  desventajosos para nuestro país.


Esperamos, como ya lo he dicho, el establecimiento de relaciones gubernamentales amistosas, con soberanía y de mutua conveniencia; al fin y al cabo, los pueblos estadounidenses y salvadoreños, siendo ambos pueblos de migrantes, privilegiamos los caminos con encuentros  y buscamos reducir los desencuentros

San Salvador, 21 de marzo del 2011.

Actualizado (Lunes, 21 de Marzo de 2011 20:12)

[Chile] Multitudinaria protesta contra Obama y las políticas imperiales de los EEUU
Miles de personas marcharon por el centro de Santiago de Chile en protesta, que antecedió a la visita del presidente estadounidense, Barack Obama. Los manifestantes exigieron que Obama pida perdón por la participación de EEUU en el golpe de 1973. Grupos ecologistas protestan contra el pacto nuclear.
Chileno | RT | Hoy a las 14:52 |

172852_sr_burns.jpg

Miles de personas marcharon por el centro de Santiago de Chile en protesta, que antecedió a la visita del presidente estadounidense, Barack Obama. Los manifestantes exigieron que Obama pidiera perdón por la participación de los servicios de inteligencia y el Departamento del Estado norteamericanos en el golpe militar de 1973, en resultado del cual llegó al poder Augusto Pinochet, uno de los dictadores más violentos del siglo XX.

El presidente del partido comunista chileno Guillermo Teillier, anunció que el lunes, el día de la visita, los protestantes tratarán de entregar a Obama la carta con sus exigencias.   "El golpe significó la muerte de miles de personas; una cantidad todavía no conocida exactamente de detenidos, desaparecidos y ejecutados que no tienen importancia de tener justicia en nuestro país", añadió Teillier.

Se unieron a los protestantes los grupos ecologistas, que manifestaron contra el acuerdo de la cooperación de Chile y EE. UU. en materia de energía nuclear, firmado el pasado viernes. El gobierno chileno declaró, que el acuerdo aborda solo las cuestiones de preparación de los expertos en esta esfera, y no prevé la construcción de los reactores. Por el momento Chile no tiene plantas nucleares, y solo cuenta con dos reactores pequeños, que producen radioisótopos, destinados a fines médicos y a algunos sectores productivos.

Sin embargo, la oposición del país, incluso el expresidente Ricardo Lagos y el nuevo presidente del Senado, Guido Guirardi, opina que tras  la tragedia en Japón  Chile debe negarse por completo del uso de la energía nuclear. Los opositores argumentan, que el país también se encuentra en la zona de intensa actividad sísmica, que fue mostrado por  el devastador terremoto del 27 de febrero de 2010de más de 8 grados en la escala de Richter.

DESILUSION EN BRASIL POR LA VISITA DE BARACK OBAMA

Malos modales, agenda previsible

La seguridad fue asfixiante, grosera, casi violenta. Lula ni se presentó al almuerzo con el norteamericano. La agenda comercial fue amplia pero previsible, apenas se mencionó al pasar la ambición brasileña de un asiento en la ONU y, para peor, Obama ordenó bombardear Libia desde la oficina de Dilma Rousseff.

go-gris.gif Por Eric Nepomuceno

Desde Río de Janeiro - Pagina 12

Faltaban once minutos para las nueve de la noche de ayer cuando los cielos límpidos y la luna muy llena que iluminaba tres de los barrios más exclusivos de Río –Jardín Botánico, Gavea y Leblon– fueron sacudidos por el fuerte estrépito de una insólita flotilla de helicópteros, todos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Los moradores supieron entonces que el gran visitante había llegado. Uno de los helicópteros, el mayor de la flotilla, traía a la primera familia norteamericana, es decir, Barack Obama, Michelle y sus dos hijas. Los demás servían de escolta.

Con dos horas de retraso, el mandatario norteamericano inició la segunda etapa de su viaje oficial a Brasil. Aparentemente, la más esperada por él: al fin y al cabo, Obama se quedará en Río casi el triple del tiempo que pasó en Brasilia, la capital. Su helicóptero aterrizó en la cancha del Flamengo, el más popular equipo brasileño de fútbol. No es que Obama haya deseado hacer un homenaje especial a la hinchada: es que su aparato es demasiado grande para los helipuertos de las vecindades.

De ahí al hotel que lo hospeda en Copacabana, a poco más de tres kilómetros de distancia, al que la primera familia se trasladó en una formidable comitiva de quince vehículos blindados protegidos por cien motociclistas de la policía y un número no determinado de coches con policías y agentes de seguridad. Teóricamente, todo bajo coordinación del ejército brasileño. En la práctica, todo determinado y ejecutado bajo las rígidas orientaciones del equipo de seguridad de la Casa Blanca.

Además de las dimensiones del aparato de seguridad, impresionó a todos en Brasil la prepotente truculencia con que se portan los agentes norteamericanos y la falta de diplomacia de los diplomáticos que integran el protocolo de la visita. Sergio Cabral, el muy parlanchín gobernador de Río, y Eduardo Paes, el alcalde de la ciudad, fueron sumariamente informados de que no podrán acompañar a Obama en su visita de la mañana de hoy al Cristo Redentor, la imagen pública más conocida de la ciudad en todo el mundo. Además, en la visita que enseguida el presidente más poderoso del planeta hará a la inmensa favela Ciudad de Dios, los dos –gobernador y alcalde– deberán mantenerse confinados en la sede de la asociación de moradores donde Obama, luego de recorrer algunas calles de la barriada miserable, dirigirá algunas palabras a una platea previamente seleccionada con lupa por los servicios norteamericanos. Habrá, eso sí, un almuerzo con Cabral y Paes, que, al fin y al cabo, son los anfitriones formales de la primera familia norteamericana. Pero tampoco pudieron invitar a los que pretendían, sin la previa aprobación del protocolo y del servicio de seguridad de la Casa Blanca. Por la tarde está previsto un discurso en el Teatro Municipal. Mañana a la mañana, la flotilla y su comitiva zarpan rumbo a Chile.

En Brasilia, otra muestra de grosería fue reservada a los ministros de Estado en el almuerzo que uno de ellos, el de Relaciones Exteriores, ofreció ayer al visitante. Los miembros del gobierno de Dilma Rousseff que fueron invitados por la presidente tuvieron que someterse a un humillante cacheo antes de entrar al salón donde 25 mesas esperaban a los 150 invitados, cuyos nombres igualmente fueron aprobados previamente por el protocolo de la Casa Blanca. Como respuesta, varios de ellos se negaron a saludar a Barack Obama y a su esposa Michelle. Y al menos uno, luego de saludar a Dilma Rousseff, prefirió volver a casa sin el insípido almuerzo ofrecido al norteamericano. Quien, a propósito, dispuso de un menú especial: vegetariano, Obama trajo con él un cocinero del equipo de la Casa Blanca. Michelle lo acompañó en la opción culinaria.

Más que las presencias, ha sido una ausencia la que más se destacó en el almuerzo de Itamaraty al visitante: de los cuatro ex presidentes invitados, solamente uno agradeció y pasó, sin explicar sus razones, de la invitación: Luiz Inácio Lula da Silva.

Además de muestras de prepotencia, de groserías y de actitudes poco delicadas, la visita oficial de Obama a Brasil quedó marcada por dos puntos específicos.

El primero de ellos no tiene nada que ver con el país visitado: la orden de atacar a Libia fue dada mientras Obama estaba en su reunión privada con Dilma Rousseff en el Palacio do Planalto, sede del gobierno brasileño. A cierta altura del encuentro, que duró poco más de 40 minutos, un asesor se acercó al presidente y le entregó un papelito. Obama pidió excusas a su anfitriona y allí mismo, por teléfono, dijo un alto y claro “procedan”. Minutos después, al otro lado del mapa, empezó el bombardeo de la flota naval norteamericana sobre Libia. A partir de ese momento, se hizo evidente la tensión de Obama, quien pasó el resto del día intercalando palabras con miembros del gobierno brasileño, discursos y declaraciones a la prensa con llamadas telefónicas a Wa-shington.

Pues ha sido en ese clima raro que los equipos de los dos gobiernos lograron firmar nada menos que diez acuerdos bilaterales, que la presidenta brasileña logró clavarle al visitante un par de delicados alfileres en su discurso de homenaje y que el presidente norteamericano logró lanzar algunos elogios significativos a Brasil en su propio discurso. Diciendo hablar “en nombre de la franqueza”, cuyo objetivo es el de “construir una relación de mayor profundidad”, Dilma Rousseff le espetó al visitante que “una relación comercial más justa y equilibrada exige que se rompan las barreras que se levantan contra nuestros productos”. Y para no dejar dudas, mencionó directamente al etanol, a la carne bovina, jugo de naranja (Brasil es el mayor productor y exportador mundial), algodón y acero. Se declaró heredera del gobierno de Lula (las relaciones personales entre el ex presidente y Obama terminaron muy mal), y pidió apoyo de Washington para “las reformas urgentes en organismos como el FMI y el Banco Mundial”. Luego mencionó a las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad, en el cual Brasil pide un asiento permanente luego de la tan postergada reforma de la ONU.

En su discurso de respuesta, Obama elogió a Brasil y dijo que su gobierno pretende equiparar su trato destinado al país al que mantiene con India y China. Anunció que los Estados Unidos y Brasil son las “dos mayores democracias de este continente y también las mayores economías”, y resaltó que su país está interesado en ser “un gran cliente” del petróleo brasileño en el futuro.

Los diez acuerdos bilaterales firmados durante la visita de Obama a Brasilia establecen proyectos conjuntos en diversas áreas, como biocombustibles, educación y el uso del espacio sideral. Uno de los acuerdos prevé que se establezca una comisión destinada a negociar cuestiones comerciales y resolver divergencias entre los dos países. Resumiendo: nada especialmente relevante.

Poco antes de las diez de la noche de ayer, al hacer el primer balance informal de los resultados de la visita de Obama a Brasil, un asesor de la presidenta brasileña señaló que lo más positivo ha sido notar que entre el mandatario norteamericano y Dilma Rousseff se estableció de manera natural “una química muy favorable”. De mantenerse esa simpatía mutua, dijo ese asesor, seguramente será más fácil el diálogo de aquí en adelante, para que se recupere rápidamente el terreno perdido luego de las divergencias entre Lula y Obama.

Hubo una discreta pero palpable decepción, entre altos diplomáticos brasileños, por la fugaz y superficial mención que Obama hizo, en su discurso, a la aspiración de Brasil de ocupar un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. El mismo asesor de Dilma, en su balance informal de la visita, recordó, sin embargo, que el tema entró en la agenda a última hora, y por decisión de la Casa Blanca, ya que el Departamento de Estado, a cuya cabeza está Hillary Clinton, era francamente desfavorable a que hubiese mención alguna al planteo brasileño.

Libia también ha sido tema de la conversación privada entre Dilma y Obama. El norteamericano, segundos antes de ordenar el ataque delante de su colega brasileña, aclaró que existía “la firme posibilidad” de una acción militar. Dilma se limitó a comentar que antes se deberían examinar a fondo los costos y los beneficios concretos de tal acción. Luego de la llamada de Obama determinando “proceder”, no se volvió a tocar el tema. Como se recordará, Brasil, que ocupa la presidencia de turno en el Consejo de Seguridad de la ONU, del cuál es miembro rotativo, se abstuvo de votar la resolución que determinó los ataques lanzados por Estados Unidos, Inglaterra, Francia y España.

La bofetada política de Obama

que Brasil nunca olvidará

Más allá de las apariencias, la estancia de Barack Obama en Brasil parece haber transcurrido en medio de fuertes tensiones. La retórica del Presidente norteamericano logró evadir cualquier pronunciamiento firme en torno a las solicitudes de Dilma Rousseff, sobre todo en lo concerniente al ingreso permanente de la nación carioca como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU.
Pero el tema que más debe haber ruborizado a la mandataria brasileña tiene que ver con la autorización, por parte del Jefe de la Casa Blanca, de los bombardeos contra Libia, justo desde el país que, días antes, junto a China, Rusia y otras dos naciones, se había abstenido de autorizar el uso de la fuerza contra la nación árabe a través de una resolución de la ONU.

El portal Vermelho, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB) afirmó que el presidente de Estados Unidos, deshonró a Brasil al hacer una declaración de guerra en el país que aboga por soluciones pacíficas
Eleditor de Vermelho, José Reinaldo Carvalho, aseguró que “el presidente estadounidense ignoró el hecho de que Brasil se abstuvo en la votación de la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que abrió la vía legal para la agresión”.

Sostuvo que en actitud que viola las reglas de la hospitalidad, “Obama simplemente deshonró a Brasil al hacer una declaración de guerra en el país que por principio constitucional y tradición aboga por la solución pacífica de los conflictos internacionales”.

En declaración a la prensa, junto a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el mandatario norteamericano dio un ultimátum al gobierno libio y la señal para el ataque, al anunciar que las potencias occidentales estaban listas para la acción militar contra la nación norafricana.

Acto seguido, apunta Carvalho, Francia inició la intervención militar contra Libia, cuando el presidente Nicolás Sarkozy ordenó bombardear aviones y blindados de las fuerzas armadas leales al líder Muamar el Gadafi, así como el desplazamiento de navíos de guerra, incluso el portaviones Charles de Gaulle.

Al dar la orden de atacar Libia, Obama dio el argumento definitivo para comprender por qué movimientos sociales, sindicatos y partidos de izquierda lo declararon persona non grata en Brasil, subrayó el editor de Vermelho.

Patria Grande / Aporrea.com
Publicado por Pelusa enOtro Uruguay es Posible

- - - Servicio Informativo "Alai-amlatina" - - -

La visita de Obama a Brasil

¡Es la Amazonía, estúpido!

Atilio A. Boron

ALAI AMLATINA, 19/03/2011.- Todos recuerdan aquella frase con la que Bill Clinton desarmó a George Bush padre en la competencia presidencial de 1992. La misma expresión podría utilizarse en el momento actual, cuando muchos piensan, en Brasil y fuera de él, que Obama está de visita en ese país para vender los F-16 fabricados en Estados Unidos, desplazando a su competidor francés, y promover la participación de empresas norteamericanas en la gran expansión futura del negocio petrolero brasileño. También, para asegurar un suministro confiable y previsible para su insaciable demanda de combustibles mediante acuerdos con un país del ámbito hemisférico y menos conflictivo que sus proveedores tradicionales del Oriente Medio o la propia Latinoamérica. Aparte de eso, la carpeta de negocios que lleva Obama incluye la intervención de empresas de su país en la renovación de la infraestructura de transportes y comunicaciones de Brasil y en los servicios de vigilancia y seguridad que requerirán la Copa Mundial de Fútbol (2014) y los Juegos Olímpicos (2016). Quienes apuntan a estas realidades no dejan de señalar los problemas bilaterales que afectan a la relación comercial, sobre todo debido a la persistencia del proteccionismo norteamericano y las trabas que éste implica para las exportaciones brasileñas. La relación, por lo tanto, está lejos de ser tan armónica como muchos dicen. Además, la creciente gravitación regional y en parte internacional del Brasil es vista con preocupación por Washington. Sin el apoyo de Brasil y Argentina, amén de otros países, la iniciativa bolivariana de acabar con el ALCA no hubiera prosperado. Por lo tanto, un Brasil poderoso es un estorbo para los proyectos del imperialismo en la región.

Dado lo anterior hay que preguntarse acerca de los objetivos que persigue la visita de Obama al Brasil. Observemos primero los datos del contexto: desde la inauguración del gobierno de Dilma Rousseff la Casa Blanca desplegó una enérgica ofensiva tendiente a fortalecer la relación bilateral. No habían pasado diez días de su instalación en el Palacio del Planalto cuando recibió la visita de los senadores republicanos John McCain y John Barrasso; pocas semanas más tarde sería el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, quien golpearía a su puerta para reunirse con la presidenta. El interés de los visitantes se desató ante el recambio presidencial y la esperanzadora señal procedente del Brasilia cuando la nueva presidenta anunció que estaba reconsiderando la compra de 36 aviones de combate a la firma francesa Dassault que, en su momento, había anunciado el saliente presidente Lula. Este cambio de actitud hizo que los lobbistas de las grandes empresas del complejo militar-industrial –es decir, el “gobierno permanente” de los Estados Unidos, con prescindencia del transitorio ocupante de la Casa Blanca- se dejaran caer sobre Brasilia con la esperanza de verse beneficiados con la adjudicación de un primer contrato por 6.000 millones de dólares que, eventualmente, podría acrecentarse significativamente si el gobierno brasileño decidiera, como se espera, ordenar la compra de otros 120 aviones en los años siguientes. Pero, y este sería un error creer que sólo la motivación crematística es la que inspira el viaje de Obama.

En realidad, lo que a aquél más le interesa en su calidad de administrador del imperio es avanzar en el control fáctico de la Amazonía. Requisito principal de este proyecto es entorpecer, ya que no puede detener, la creciente coordinación, cooperación e integración política y económica en curso en la región y que tan importantes fueron para hacer naufragar el ALCA en 2005 y frustrar la conspiración secesionista y golpista en Bolivia (2008) y Ecuador (2010). También debe tratar de sembrar la discordia entre los gobiernos más radicales de la región (Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador) y los gobiernos “progresistas” –principalmente Brasil, Argentina y Uruguay- que pugnan por encontrar un espacio, cada vez más acotado, entre la capitulación a los dictados del imperio y los ideales emancipatorios, hoy encarnados en los países del ALBA, que hace doscientos años inspiraron las luchas por la independencia de nuestros países. El resto son asuntos secundarios. Sorprende, dados estos antecedentes, la indecisión de Rousseff en relación al re-equipamiento de sus fuerzas armadas porque si finalmente Brasil llegara a cerrar el trato favoreciendo la adquisición de los F-16 en lugar de los Rafale franceses su país vería seriamente menoscabada su voluntad de reafirmar su efectiva soberanía sobre la Amazonía. Con esto no se quiere afirmar que Brasil debe comprar los aviones de la Dassault; lo que sí se quiere decir es que adquirirlos a un proveedor norteamericano sería un gravísimo error. Si tal cosa llegara a ocurrir es porque la cancillería brasileña habría pasado por alto, con irresponsable negligencia, el hecho de que en el tablero geopolítico hemisférico Washington tiene dos objetivos estratégicos: el primero, más inmediato, es acabar con el gobierno de Chávez apelando a cualquier expediente, sea de carácter legal e institucional o, en su defecto, a cualquier forma de sedición. Este es el objetivo manifiesto y vociferante de la Casa Blanca. Pero el fundamental, de largo plazo, es el control de la Amazonía, lugar donde se depositan enormes riquezas que el imperio, en su desorbitada carrera hacia la apropiación excluyente de los recursos naturales del planeta, desea asegurar para sí sin nadie que se entrometa en lo que su clase dominante percibe como su hinterland natural: agua, minerales estratégicos, petróleo, gas, biodiversidad y alimentos. Para los más osados estrategas estadounidenses la cuenca amazónica, al igual que la Antártica, es un área de libre acceso en donde no se reconocen soberanías nacionales y abierta, por eso mismo, a quienes cuenten con “los recursos tecnológicos y logísticos” que permitan su adecuada explotación. Es decir, Estados Unidos. Pero, obviamente, ningún alto funcionario del Departamento de Estado o del Pentágono, y mucho menos el presidente de Estados Unidos, anda diciendo estas cosas en voz alta. Pero actúan en función de esa convicción. Y, coherente con esta realidad, sería insensato para Brasil apostar a un equipamiento y una tecnología militar que lo colocaría en una situación de subordinación ante quien ostensiblemente le está disputando la posesión efectiva de los inmensos recursos de la Amazonía. ¿O es que alguien tiene dudas de que, si fuera necesario, Estados Unidos no vacilará un segundo en apelar a la fuerza para defender sus vitales intereses amenazados por la imposibilidad de acceder a los recursos naturales encerrados en esa región?

Lo que está en juego, en consecuencia, es precisamente el control de esa zona. Obviamente, de esto Obama no dirá una palabra con su anfitriona. Entre otras cosas porque ya Washington ejerce un cierto control sobre la Amazonía a partir de su enorme superioridad en materia de comunicación satelital. Además, la extensa cadena de bases militares con la que Estados Unidos ha venido rodeando esa área ratifica, con los métodos tradicionales del imperialismo, esa inocultable ambición de apropiación territorial. La preocupación que movió al ex presidente Lula da Silva a acelerar el re-equipamiento de las fuerzas armadas brasileñas fue la inesperada reactivación de la IV° Flota de Estados Unidos pocas semanas después que Brasilia anunciara el descubrimiento de un enorme yacimiento petrolífero submarino frente al litoral paulista. Allí se hizo evidente, como una relampagueante pesadilla, que el imperialismo consideraba inaceptable un Brasil que además de contar con un gran territorio y una riquísima dotación de recursos naturales pudiera también convertirse en una potencia petrolera y, por eso mismo, en un país capaz de contrabalancear el predominio estadounidense al sur del río Bravo y, en menor medida, en el tablero geopolítico mundial. Pero el astuto minué cortesano de la diplomacia norteamericana ha ocultado los verdaderos intereses de un imperio sediento de materias primas, energía y recursos naturales de todo tipo y sobre el cual la gran cuenca amazónica ejerce una irresistible atracción. Para disimular sus intenciones Washington ha utilizado –exitosamente, porque la cuenca amazónica terminó siendo rodeada por bases norteamericanas- un sutil operativo de distracción en el cual Itamaraty cayó como un novato: ofrecer su apoyo para lograr que Brasil obtenga un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Cuesta entender como los experimentados diplomáticos brasileños tomaron en serio tan inverosímil ofrecimiento que franqueaba el ingreso a Brasil mientras países como Alemania, Japón, Italia, Canadá, India y Paquistán se quedaban afuera. Deslumbrados por esa promesa la cancillería brasileña y el alto mando militar no percibieron que mientras se entretenían en estériles conversaciones sobre el asunto la Casa Blanca iba instalando sus bases por doquier: siete, ¡sí, siete!, en Colombia en el cuadrante noroeste de la Amazonía; dos en Paraguay, en el sur; por lo menos una en Perú, para controlar el acceso oeste a la región y una, en trámite, con la Francia de Sarkozy para instalar tropas y equipos militares en la Guayana francesa, aptos para monitorear la región oriental de la Amazonía. Por eso, pretender reafirmar la soberanía brasileña en esa región apelando a equipos, armamentos y tecnología bélica de Estados Unidos constituye un mayúsculo error, pues la dependencia tecnológica y militar que ello implicaría lo dejaría atado de pies y manos a los designios de la potencia imperial. Salvo que se piense, claro está, que los intereses nacionales de Brasil y Estados Unidos son coincidentes. Algunos así lo creen, pero sería gravísimo que la presidenta Rousseff incurriera en tan enorme e irreparable error de apreciación. Los costos –económicos, sociales y políticos- que Brasil, y con él toda la región, deberían pagar a causa de tal desatino serían exorbitantes.

- Dr. Atilio A. Boron, director del Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales (PLED), Buenos Aires, Argentina
www.centrocultural.coop/pled
http://www.atilioboron.com

Más información: http://alainet.org
RSS:  http://alainet.org/rss.phtml Twitter: http://twitter.com/ALAIinfo

Obama amenazó y dijo que hará todo lo posible para que en Cuba se instaure el capitalismo
El Premio Nobel de la Paz aseguró que en Latinoamérica existen “líderes” que se aferran en la “ideología hueca” y que quiere silenciar a su oposición
Kaos. Cuba | Correo del orinoco | Hoy a las 1:55 |
172979_kaos.JPG

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, arremetió este lunes contra las autoridades cubanas y les advirtió que de no tomar una decisión en lo que consideró “derecho a la libertad”, hará todo lo posible “para tratar de quebrantar esa historia”.

“Los cubanos tienen el mismo derecho a la libertad que todos en este hemisferio, si no lo hacen haré todo lo posible para tratar de quebrantar esta historia (…) las autoridades cubanas tiene que tomar una decisión porque el pueblo de Cuba lo merece ”, precisó Obama en un Discurso pronunciado este lunes en la capital chilena, durante su gira por América Latina.

Señaló que “hemos hecho todo lo posible para que los cubanos visiten a su familia en Cuba y ofrecer más independencia de las autoridades”.
Asimismo, indicó que la inmigración fortalece a Estados Unidos (EE.UU.) y calificó a la nación norteamericana como “un país de inmigrantes”.

Obama, quien afirmó que la reforma a las leyes de inmigración sería una de sus grandes prioridades para su primer año en la presidencia y que todavía no ha cumplido, aseguró haber hablado siempre en contra del “sentimiento antimigratorio”, sin embargo, se contradijo al expresar que “nuestro país es de leyes y no voy a quebrantar nuestro sistema de inmigración”

Manifestó que trabajará con los países de América Latina para “que construyan su propia capacidad y no vayan a EE.UU”.

El Premio Nobel de la Paz destacó que en Latinoamerica existen “líderes” que se aferran en la “ideología hueca” y que quiere silenciar a su oposición.

Por otra parte, el mandatario estadounidense dijo que los habitantes de las Américas han probado que nada sustituye a la democracia por lo que existe la obligación de defender “lo que se ha ganado”.

Comunicó que cada nación seguirá su propio camino, y ninguna “debería imponer su voluntad a otros”.

Agregó que “no hay un modelo para las transiciones democráticas, pero las transiciones exitosas tienen ciertos ingredientes”.

En 1962, Estados Unidos firmó oficialmente un bloqueo contra Cuba, bajo la premisa de que a las tropas de la Revolución había que matarlas de hambre.

El bloqueo impide que la isla caribeña exporte ningún producto al país norteamericano, ni importar de ese país mercancía alguna; tampoco puede recibir turismo de esa nación ni utilizar el dólar en sus transacciones con el exterior.

Cuba además no tiene acceso a créditos, ni puede realizar operaciones con instituciones financieras multilaterales, regionales o de Estados Unidos. También a sus barcos y aeronaves se les impide tocar territorio estadounidense.

Esta política, ha sido aplicada por las administraciones estadounidenses consecutivamente, desde entonces, y ahora se suma la del mandatario Barack Obama.

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba es el más prolongado que haya conocido la humanidad, y forma parte esencial de la política de hostilidad de la nación norteamericana.

Organizaciones de Derechos Humanos y gobiernos del mundo han exigido al presidente estadounidense eliminar el bloqueo, tal como en parte prometió Obama durante la campaña que lo llevó a ese cargo en 2008.
 

El Salvador

Nos visita Obama, Señor de la Guerra Global

Este sábado 19 de marzo, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, tres naciones de archiconocida tradición imperialista, iniciaron sus ataques militares contra Libia. Así como contra los talibanes y Sadam Husein, se apeló a la defensa de los derechos humanos y a la protección de los ciudadanos libios que se oponen al presidente Muamar el Gadafi.

Hoy, martes 22, el presidente estadounidense Barack Obama visitará El Salvador, como parte de una gira por varios países de América Latina. A diferencia de Brasil o Chile, con quienes el país del Norte tiene negocios importantes, en El Salvador la cuestión central son ciertos acuerdos militares disfrazados de lucha contra el narco. Del lado guanaco, es posible que no se repare en las implicaciones de esto, pues se tiene puesta la atención en los millones de salvadoreños que viven en USA, sobre todo en aquellos sobre los que planea ominosa la sombra de la deportación, un gran grupo en perenne crecimiento.

¿Cómo hay que recibir a Obama? ¿Deberíamos escuchar a quienes llaman al “pragmatismo”, pensando en que nuestros hermanos lejanos estarían protegidos si continuamos con una larga tradición de servilismo criollo? ¿Tendríamos que manifestar un claro repudio a las acciones imperiales, entre las que se encuentra este último ataque a un lejano país del norte de África? ¿Deberíamos expresar una inédita posición de autodeterminación, reclamando la salida de los yanquis de nuestro Comalapa?

La cuestión que plantean estas preguntas es muy seria, pues compete a lo que somos y lo que queremos ser. A muchos salvadoreños les gusta que a su país le llamen “el varón de Centroamérica” e incluso muchos creen que este chovinismo vulgar es garantía de honorabilidad. Incluso reaccionamos violentamente si se cuestiona nuestro valor, nuestra valentía. Pero es dudoso que sea valor la propensión a mostrarse bravucón con los débiles y sumiso ante los que son más fuertes que nosotros.

¿Hay alguien que aún cree que a la nueva “coalición internacional” le interesa el pueblo libio? Deberíamos saber que detrás de la expresión “respeto de los derechos humanos” se esconde lo que mueve de verdad: los “derechos de propiedad” sobre los recursos, sobre las reglas comerciales y los negocios que son rentables (como la misma guerra). Las potencias occidentales no están inventando nada con ello, sino que únicamente siguen siendo fieles a aquellas férreas creencias en que les instruyera John Locke, el “Gran Liberal” para quien la expansión de la civilización burguesa justificaba la violación de todo derecho humano: los “derechos humanos” se instauran matando o esclavizando a los que no se someten a dicha expansión (Franz Hinkelammert).

Mientras en Libia caen los Tomahawk, el “reino” de Bahrein respira la paz que proporciona el irrespeto sistemático de los derechos de muchos de sus ciudadanos, pero acompañado en esta ocasión del acuerdo total con los derechos de propiedad de los lacayos de Occidente. Eso hace la auténtica diferencia entre que te tiren bombas o te aplaudan por no haber causado más de unas decenas de muertos.

¿No “autorizó” la ONU esta acción militar sobre Libia? Efectivamente y con esta resolución suma una nueva payasada con consecuencias mortales, una raya más en su apestosa y sucia piel. Casi diez años después de los rotundos fracasos en Afganistán e Irak —que no han llevado ninguna democracia, pero sí cegaron millones de vidas—, la ONU vuelve a mostrar con claridad a quiénes obedece.

Es preciso que comprendamos la decepción y confusión de muchos defensores profesionales de los derechos humanos, creyentes y humanitarios sinceramente comprometidos. Parece que los derechos no son tan claros ni tan puros cuando se acompañan del nuevo “humanitarismo de invasión”. El espectáculo de los derechos humanos a sangre y fuego requiere mucho hígado sano o al menos un estómago fuerte. Esto es más evidente cuando vemos a unos pueblos que quizás no están preparados para tanta felicidad cayendo en forma de bombas o misiles, sobre guarderías y hospitales que fueron construidos “por error” al lado de algún cuartel. Cientos de miles de civiles masacrados en cada sitio por el que pasan los Cruzados del Atlántico Norte son elocuente testimonio de que la “precisión quirúrgica” sólo existe en los quirófanos, pero nunca en las guerras.

¿Por qué no podemos decir una palabra digna al genocida en potencia que viene a nuestra casa? Tenemos miedo, está clarísimo. Nuestro miedo es el mismo de aquel a quien le han secuestrado un familiar, el del chantaje que puebla nuestras pesadillas: “Tú me dejas poner unas bases y yo no expulso a tu padre, a tu hermana, a tu primo…” Sabemos los riesgos de negociar con terroristas de esta calaña, y aún así seguimos pensando que es lo único que podemos o debemos hacer. Es triste decirlo, pero esto no es más que radical desesperanza.

No siempre fuimos así. Algunos de los mejores hijos e hijas de este país entregaron generosamente sus vidas por la justicia. Muchos lucharon contra la pandilla de criminales que cuidaban los intereses de quienes consideraban a este país como su finca particular y no temieron aun cuando tuvieron que enfrentarse a la maquinaria económica y militar de aquel actor de tercera que fuera Ronald (“Rambo”) Reagan. ¡Recobremos el valor que tuvimos un día y hagamos que la estancia del actual presidente gringo sea inolvidable! Este 22 de marzo, armémonos de dignidad y solidaridad, y salgamos a recibir a Obama, no de cualquier manera, sino como se lo merece el nuevo verdugo del pueblo libio.

Carlos Molina Velásquez. Académico salvadoreño y columnista del periódico digital ContraPunto

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Compartir este post

Comentar este post