Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Inmigrantes en Estados Unidos: «no somos criminales, somos trabajadores»

28 Mayo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Las propuestas para criminalizar a inmigrantes y el sistema carcelario privatizado van de la mano mientras la administración Obama ha detenido cerca de 400.000 personas entre el año 2009 y el 2010

Evento en marzo de 2011 en Florida City contra las propuestas legislativas que criminalizan a los inmigrantes. En los letreros se puede leer: “Alto a las deportaciones” y “Señor presidente, está en sus manos”.

 

La lucha contra las detenciones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos ahora incluye la denuncia contra la privatización de las prisiones a donde son llevadas estas personas.

Grupos de activistas salieron a las calles el 12 de mayo en por lo menos cinco ciudades de Estados Unidos —Los Angeles, Nueva York, Tucson, Nashville y Miami— para hacerle saber a la población norteamericana que las actuales propuestas legislativas que pretenden criminalizar a los inmigrantes y el sistema carcelario privatizado para inmigrantes van de la mano.  

Jonathan Luna de la organización Coalición de Migrantes de la Florida (Florida Immigrant Coalition, FLIC, por sus siglas en inglés) dijo que esta fecha fue seleccionada como un día nacional de acción porque ese día se reunían los accionistas de la Corrections Corporation of America.

La Corrections Corporation of America (CCA) es la empresa líder en Estados Unidos en el diseño, la construcción y la administración de centros de detención tanto a nivel local, estatal y federal alcanzando ingresos de 1.700 millones de dólares en el año 2009.

La SB2040, derrotada

FLIC lideró durante los últimos meses la lucha que terminó con la derrota de la SB2040, una propuesta de ley del Senado estatal y que habría convertido a los indocumentados que viven en la Florida en criminales. A lo largo de la última década diferentes grupos y organizaciones locales y estatales tanto sociales como políticas vienen exigiendo que el Gobierno federal detenga y deporte a los indocumentados. Los integrantes de este movimiento se oponen a cualquier reforma que tildan como amnistía para quienes violaron la ley al entrar de manera ilegal a este país o quedarse mas allá del tiempo permitido por su visa. Las medidas legislativas como la SB2040 de Florida, derrotada hace unas semanas, hacen parte de este movimiento.

Es muy importante anotar que el problema migratorio enfrenta a quienes ante otros temas están en total acuerdo. Los miembros de origen hispano del Partido Republicano terminaron por votar contra la propuesta legislativa SB2040 adelantada por miembros de su propio partido en Florida. Republicanos y conservadores que se unen para proponer medidas regulatorias del Estado en asuntos comerciales estaban en bandos opuestos ante este tipo de propuestas legislativas migratorias a nivel estatal.

Por otro lado, ayer jueves 26 de mayo, la Corte Suprema de Estados Unidos validó la ley en el Estado de Arizona (Legal Arizona Workers Act) aprobada en 2007 que sanciona a empresas que contraten a inmigrantes indocumentados con la suspensión de la licencia de actividad comercial.

Para quienes apoyan una reforma migratoria integral estas propuestas legislativas son racistas y arbitrarias porque criminalizan a los inmigrantes sin visa legal—que en su mayoría son latinoamericanos y caribeños—, violan sus derechos legales e instauran un régimen que convierte al latino en “ilegal”.

El negocio de la detención de inmigrantes

Para Kathy Bird de Somos Florida —una coalición de organizaciones que trabaja para promover la lucha y la dignidad de los inmigrantes— la jornada del 12 de mayo era importante porque llamó la atención sobre GEO Group y la CCA, dos de las empresas que reciben dinero de impuestos federales por cada inmigrante que mantienen encarcelado.

Según un informe dado a conocer hace pocas semanas por la organización Detention Watch Network, en el año 2009 había un promedio diario de 32.000 inmigrantes detenidos a un costo de 122 dólares diarios por cada detenido. La mitad de estos inmigrantes estaban detenidos en una de las 30 instalaciones privadas que existen para tal fin.

El informe de Detention Watch Network indica que en 2010 al menos 380.000 inmigrantes fueron detenidos. Según cifras del Pew Hispanic Center hacia el año 2005 había unos 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos: aproximadamente unos 6 millones eran mexicanos y otros 2,5 millones venían de otros países latinoamericanos.

Otra campaña, Inmigrantes a la Venta, muestra como GEO Group y CCA aportan dinero a las campañas de los legisladores estatales para lograr que se aprueben proyectos de ley que pretenden convertir al indocumentado en un criminal que merece la cárcel y la deportación. La campaña también señala cómo en el Estado de Arizona legisladores y empleados de CCA y GEO Group trabajaron juntos para escribir la propuesta legislativa SB1070 que en la práctica habilita a la policía para detener y entregar a inmigrantes a las autoridades migratorias.

Sólo tres Estados —Arizona, Utah y Georgia— han aprobado este tipo de leyes que permiten a la policía local arrestar, detener y entregar un inmigrante al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (mejor conocido como “la migra”), la agencia federal que tiene como función hacer cumplir las leyes migratorias. Una vez un inmigrante queda en manos de la agencia migratoria queda detenido esperando el desenlace del proceso de deportación.

Abusos y denuncias en centros de detención

La organización comunitaria Grassroots Leadership junto con una coalición de otras organizaciones del Estado de Texas se han opuesto a que la empresa GEO Group construya otro centro de detención para inmigrantes junto con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. Entre sus razones la organización indica que hay acusaciones por abuso contra detenidos en otros centros administrados por GEO Group.

La Unión Americana de Libertades Civiles de Georgia (American Civil Liberties Union, ACLU, por sus siglas en inglés) han denunciado problemas de higiene, servicios de salud y condiciones de detención en dos centros administrados por CCA en ese Estado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

No son criminales”

Pero en el actual clima antimigrante hay otro problema: muchas veces las personas detenidas por la policía y entregadas a “la migra” no han cometido delito alguno, tan sólo son indocumentadas y las detenciones se dan sin que exista una ley estatal que le permita a la policía preguntar por el estatus migratorio de una persona.

Los habitantes de Florida City, una pequeña población en el extremo sur de Florida, cuentan como las detenciones por infracciones de tránsito que terminan en la deportación son hoy cosa común. Así mismo, “la migra” lleva a cabo allanamientos con agentes armados que se llevan a las personas detenidas.

Jonathan Fried, activista que vive en Florida City y dirige la organización laboral We Count, dice que las autoridades están dejando a menores de edad sin padres ni madres. Fried añade que las autoridades están deteniendo y deportando trabajadores agrícolas sin ningún historial criminal en ciudades como Florida City y Homestead.

Fried añade que aún cuando no existan leyes estatales que “legalicen” estas detenciones sí existen varios programas federales que están contribuyendo a la detención de inmigrantes. Actualmente los dos programas federales que mas controversia provocan son la Sección 287(g) y Comunidades Seguras (Secure Communities, en inglés). Ambos programas son responsabilidad del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y han sido objeto de críticas porque han servido para detener a inmigrantes que, si bien son indocumentados, no son criminales.

El año pasado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas no tuvo más remedio que dar a conocer datos internos de Comunidades Seguras que demuestran que las críticas son acertadas.

Unos 150.000 detenidos fueron deportados en 2010

Cerca del 80% de los inmigrantes indocumentados que hoy se encuentran en Estados Unidos provienen de América Latina. En el año 2010 unos 380.000 inmigrantes fueron detenidos. Y según datos del Departamento de Justicia al menos un tercio de los casos de deportación involucran detenidos.

El entonces candidato presidencial Barack Obama se comprometió en el 2008 a promover una reforma integral de las leyes migratorias para implementar un proceso de legalización para los millones de indocumentados que trabajan, pagan impuestos, tienen empresas pequeñas e hijos nacidos en Estados Unidos y también para crear un sistema que permita a empresarios identificar a los trabajadores autorizados a trabajar en Estados Unidos.

Hoy su administración ha detenido cerca de 400.000 personas entre el año 2009 y el 2010; y según un memorando del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas unos 150.000 detenidos fueron deportados en 2010.

Las cifras de inmigrantes detenidos se duplicaron entre 1999 y 2009, año en que bajo la administración del presidente republicano George W. Bush al menos 370.000 inmigrantes fueron detenidos. La administración de Obama continúa incrementando las detenciones y hoy no hay siquiera una propuesta para una reforma migratoria integral.

Compartir este post

Comentar este post