Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

ISRAEL ENSAYA MISIL QUE PUEDE ALCANZAR IRÁN - Mensaje de la 36.

5 Noviembre 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

    3 de noviembre de 2011

 36

 

MENSAJE DE LA 36

 

         ISRAEL: “OTRA VEZ LA PERRA ALZADA”

“Un ataque militar israelí a Irán sería un suicidio”

GRECIA: “LA MONTAÑA PARIÓ UN RATÓN”

“Papandreu retira el referéndum y comienza a negociar el gobierno de unidad nacional”

ISRAEL ENSAYA MISIL QUE PUEDE ALCANZAR IRÁN

“Las fuerzas armadas impidieron que se difundiera mayor información. Reportes extranjeros, sin embargo, dijeron que los israelíes dispararon un misil Jericho de largo alcance, capaz de portar una ojiva nuclear y llegar a Irán”

IRÁN ADVIERTE A ESTADOS UNIDOS E ISRAEL DE LAS GRAVES CONSECUENCIAS DE POSIBLE ATAQUE    

“Las Fuerzas Armadas iraníes están listas para castigar a cualquiera que haga un movimiento en falso”

 

Papandreu retira el referéndum y comienza a negociar el gobierno de unidad nacional.

Después de una jornada de vértigo y repleta de negociaciones, el primer ministro griego Yorgos Papandreu ha decidido dar marcha atrás: no someterá a consulta popular el plan de rescate acordado con la Unión Europea el pasado 27 de octubre.
Papandreu dijo hoy que la cancelación del referéndum era precondición necesaria para iniciar el diálogo con la opositora Nea Dimokratia o Nueva Democracia para la formación de un gobierno de unidad nacional, según informa dpa.
Poco después, su ministro de Finanzas, Evángelos Venizelos, anunció de manera oficial que no se celebrará un referéndum sobre el rescate financiero: “El Gobierno anuncia de forma oficial que no avanzara hacia un referéndum”.
“Ya había dicho que si conseguía consenso, no sería necesario el referéndum”, ha afirmado Papandreu, al tiempo que anunciaba que ha llegado a un acuerdo con Antonio Samaras, el líder de Nueva Democracia, el principal partido de la oposición, para negociar la formación un nuevo gobierno de unidad nacional. “Yo creo que las intenciones del señor Samaras son buenas, que quiere cooperar y quiero darle las gracias por su postura”, ha destacado.
En vista la oposición frontal dentro de su propio partido que suscitaba la idea de convocar el referéndum, y que amenazaba con hacerle perder en el Parlamento la moción de confianza convocada para mañana, viernes, el primer ministro ha optado por dejar de lado esa idea, tal como además se informó desde su oficina.
Fuentes del partido opositor Nueva Democracia señalaron que Papandreu habló por teléfono con Antonis Samaras. Las conversaciones continuarán esta noche.
“Tengo la responsabilidad de encontrar dinero para evitar al país la bancarrota”, ha destaco Papandreu durante su discurso esta tarde en el Parlamento, en el que no ha dudado en calificar de “histórico” el acuerdo alcanzado con la Unión Europea el pasado 26 de octubre.
“Los sacrificios están siendo difíciles, pero ayudaran a sentar los nuevos cimientos del futuro”, ha señalado, destacando además que Grecia ya ha conseguido quitarse de encima buena parte de su deuda.

Los líderes del euro acuerdan anticipar el cortafuegos ante el contagio de la crisis griega

El instrumento diseñado para servir de cortafuegos ante la crisis de Grecia superará el billón de euros previsto

 Los cuatro líderes de la eurozona que participan en la cumbre del G-20 el francés Nicolas Sarkozy, la alemana Angela Merkel, el italiano Silvio Berlusconi y el español José Luis Rodríguez Zapatero, han acordado esta mañana en Cannes acelerar y reforzar el levantamiento de cortafuegos para evitar que la crisis de Grecia acabe arrastrando al euro. Se trata de prepararse para el peor de los escenarios posibles: una salida traumática de Grecia del euro o una prolongación de la actual situación de incertidumbre.

La reunión, convocada anoche por Sarkozy, ha durado mucho más de lo previsto, por lo que se ha solapado con el inicio de la cumbre y ha impedido, por ejemplo, que Zapatero se reuniera con los empresarios y sindicalistas españoles que participan en un foro paralelo al G-20.

El encuentro, en el que han participado también los presidentes del Consejo y la Comisión Europea, Herman Van Rompuy y José Manuel Durao Barroso, así como la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha estado dominado por las noticias procedentes de Atenas sobre una posible caída del Gobierno de Papandreu. A la espera del desenlace de la crisis política griega, la minicrumbre del Eurogrupo se ha centrado en tomar medidas preventivas para limitar en lo posible el efecto contagio.

En concreto, se trata de agilizar la puesta en marcha de los acuerdos del Consejo Europeo del pasado día 27 y reforzar el fondo europeo de rescate, de forma que su capacidad de financiación se eleve hasta un billón de euros y se flexibilice también su funcionamiento, de forma que se convierta en una verdadera agencia de inversiones, que pueda comprar deuda soberana, tal como ya hace el Banco Central Europeo, participar en la recapitalización de los bancos si fuera necesario o realizar préstamos preventivos a los países con problemas de acceso a los mercados de capital.

Para duplicar con creces el volumen del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, fijado actualmente en 440.000 millones de euros, en parte ya desembolsados en los rescates de Grecia, Irlanda o Portugal, los países europeos cuentan con la participación de inversores privados y de fondos soberanos de países emergentes. El responsable del FEEF, el alemán Klaus Regling, ha realizado recientemente una gira por Japón y China para intentar captar recursos, pero dichos países ya han anticipado que prefieren invertir a través del FMI antes que hacerlo directamente en bonos europeos.

Está previsto que la implementación acelerada de los acuerdos del 27 de octubre, con la excepción de la concesión de nuevas ayudas a Grecia, que ha quedado aparcada hasta que se despeje la incertidumbre en dicho país, se aborde en la cumbre en una reunión de los ministros de Finanzas de Francia y Alemania con el comisario europeo Olli Rehn y el lunes por el Ecofin.

Fuentes gubernamentales españolas indicaron que Zapatero ha dado su acuerdo a la suspensión de la entrega a Grecia de 8.000 millones correspondientes al sexto tramo del primer plan de rescate, a pesar de su buena sintonía con Papandreu. En la minicumbre del Eurogrupo, según las mismas fuentes, no se abordó la situación de España, aunque sí la de Italia, que está en el ojo del huracán por los sucesivos retrasos de las reformas y medidas de ajuste prometidas por Berlusconi.
La supuesta amenaza nuclear de Irán siempre ha obsesionado a Israel, pero ahora el  primer ministro Netanyahu asegura que destruir esas instalaciones es cuestión de supervivencia.
Por eso se afana en convencer a su cúpula militar de llevar a cabo un ataque aunque sea en solitario. Ayer mismo se probó con éxito un nuevo misil de largo alcancey se realizó un simulacro de bombardeo. Israel aumenta además la presión a Estados Unidos en busca de apoyo.
Pero el presidente Obama prefiere de momento conseguir nuevas sanciones comerciales. No obstante, ha tanteado al Reino Unido sobre una posible acción militar para la próxima primavera.
Aunque con reservas el gobierno de Londres ya ha comenzado a preparar el operativo, que según la prensa británica contaría con barcos y submarinos de la armada. El régimen de Teherán dice estar preparado para responder a cualquier agresión exterior.

Las fuerzas armadas impidieron que se difundiera mayor información. Reportes extranjeros, sin embargo, dijeron que los israelíes dispararon un misil Jericho de largo alcance, capaz de portar una ojiva nuclear y llegar a Irán.

Israel ensayó exitosamente un misil hoy que puede portar una ojiva nuclear y alcanzar Irán, alimentando un debate público sobre si el país se está preparando para atacar las instalaciones atómicas iraníes.

Aunque los líderes israelíes han advertido desde hace tiempo que un ataque militar era una opción posible, los debates públicos más intensos sobre el asunto fueron desatados el fin de semana por un reporte del diario Yediot Ahronot que dijo que el primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro de defensa Ehud Barak estaban en favor de un ataque. 

Posteriormente, el diario Haaretz informó que Netanyahu está cabildeando ahora a miembros de su gabinete para un ataque, pese a la complejidad de la operación y la probabilidad de que provocaría una respuesta violenta de Teherán. Un funcionario israelí, que habló a condición de preservar el anonimato, dijo que Netanyahu no tiene una mayoría.

Un funcionario militar israelí le dijo a The Associated Press que las fuerzas armadas hicieron un ensayo con un “sistema de propulsión a cohete” en un simulacro planeado hace tiempo. El funcionario habló a condición de anonimato por restricciones de seguridad, y no dio más detalles.

Las fuerzas armadas impidieron que se difundiera mayor información. Reportes extranjeros, sin embargo, dijeron que los israelíes dispararon un misil Jericho de largo alcance, capaz de portar una ojiva nuclear y llegar a Irán.

Israel considera a Irán su amenaza más grave debido al programa nuclear de Teherán, su desarrollo de misiles balísticos, reiteradas alusiones del líder iraní a la destrucción del estado judío y el respaldo de Teherán a grupos extremistas islámicos como Hamas y Jezbolá.

Irán rechaza las acusaciones de que está tratando de producir una bomba, y dice que su programa nuclear solamente busca generar electricidad para el país. Teherán ha culpado a Israel por problemas en su programa nuclear, incluyendo el misterioso asesinato de una serie de científicos nucleares iraníes y un virus de computadora que azotó algunas de las centrífugas nucleares iraníes.

Netanyahu presiona a los militares para atacar a Irán.

Benjamin Netanyahu parece haber decidido ya que Israel, en solitario o en compañía de otros, debe destruir las instalaciones nucleares iraníes. Ahora se concentra en convencer a los sectores escépticos de su Gobierno y a la cúpula militar, que muestra dudas y preferiría en todo caso que fuera Estados Unidos quien asumiera la iniciativa de atacar. El jefe del Ejército iraní asegura que cualquier agresión tendría como respuesta “graves daños” para estadounidenses e israelíes.
El programa nuclear iraní obsesiona a Netanyahu. Desde su elección como primer ministro en 2009 estableció que acabar con la potencial amenaza de un Irán dotado de armas atómicas constituía su gran prioridad geoestratégica, y no ha dejado de amagar con un posible ataque preventivo. Las anteriores amenazas de bombardeo se dirigían principalmente a presionar a Estados Unidos y la Unión Europea, para que establecieran un programa de sanciones muy duro contra Irán. Ahora, sin embargo, Netanyahu ya no plantea a sus generales la posibilidad de un bombardeo, siempre contemplada. Ahora les dice que el bombardeo es necesario e inminente.
La primera gran señal de que el primer ministro israelí había madurado su decisión apareció el pasado viernes en la portada de Yediot Ahronot, el periódico más leído del país. Bajo el titular “Presión atómica”, el periodista Nahum Barnea, de notable prestigio, revelaba que Netanyahu y su ministro de Defensa, Ehud Barak, hacían lo posible para convencer al resto del Gobierno y a la cúpula militar de que la destrucción de las instalaciones nucleares iraníes era para Israel “una cuestión de supervivencia”. La señal no era tanto el despliegue en portada y el tono de suma gravedad adoptado por Yediot Ahronot, sino el hecho de que alguien en una posición muy alta hubiera filtrado, con la aparente intención de neutralizarlo, un debate que se mantenía en absoluto secreto.
El diario Haaretz anunció ayer que el ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, se había sumado a los partidarios del ataque. Una fuente vinculada a la diplomacia israelí confirmó por su parte a este periódico que “el debate existe y es serio”. Otra fuente, vinculada al Ejército, comentó que Netanyahu esgrimía como argumento el riesgo de “un nuevo Holocausto” y usaba “tonos apocalípticos” para vencer resistencias.
Los detalles han ido conociéndose gracias a quienes, en el Ejército y en el Gobierno, piensan que un ataque contra Irán resultaría cuando menos temerario. Al margen de consideraciones políticas o estratégicas, los militares indican que un bombardeo podría tener resultados insatisfactorios, dado que las instalaciones nucleares iraníes son subterráneas y están muy protegidas. Según Haaretz, tanto el jefe del Ejército, general Benny Gantz, como los jefes de los tres servicios de inteligencia figuran entre quienes rechazan el bombardeo preventivo y unilateral, y reclaman el apoyo de los aliados estadounidenses y británicos.
El Ejército israelí acaba de concluir en Cerdeña, Italia unas maniobras en las que ha simulado un bombardeo de largo alcance, muy parecido al que sería necesario para atacar las instalaciones nucleares iraníes en el noreste del país. También ha probado un nuevo misil balístico con un alcance de 6.000 kilómetros y capacidad atómica.
El ministro del Interior, Eli Yishai, del partido religioso ultraortodoxo Shas, también se opone al ataque. En una reunión de su partido celebrada el lunes, Yishai comentó que la posibilidad del bombardeo le mantenía “despierto por las noches” debido a la gravedad de las posibles represalias por parte de Irán, de sus aliados sirios, de la milicia chií libanesa Hezbolá y del grupo armado palestino Hamas desde Gaza. Otro de los ocho ministros que conforman el núcleo gubernamental que adopta las decisiones importantes, el centrista Dan Meridor, considera que Irán representa “un riesgo para todo el mundo” y que corresponde a Estados Unidos, no a Israel, asumir el liderazgo en cualquier acción política o militar.
El próximo informe sobre Irán del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), previsto para el 8 de noviembre, puede ser decisivo para decantar posiciones en el Gobierno y el Ejército israelíes.
Israel ya destruyó un reactor nuclear en Irak en 1981, y unas supuestas instalaciones nucleares sirias en 2007. Pero Irán es un enemigo de mayor entidad. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, suele lanzar tremendas amenazas contra Israel; por otra parte, Irán ha demostrado históricamente no ser un país propenso a iniciar guerras. Israel, cuyo arsenal nuclear, no declarado, se estima en unas 200 cabezas, mantiene su posición como fuerza militar hegemónica en Medio Oriente. Y sabe que en cualquier acción contra Irán dispondría del respaldo encubierto de la mayoría de los gobiernos árabes suníes, muy recelosos ante las ambiciones nucleares de Irán, persa y chií. Las filtraciones de Wikileaks revelaron que la monarquía saudí lleva tiempo reclamando la destrucción de los reactores iraníes.
El jefe del Ejército iraní, Hassan Firuzabadí, dijo ayer que cualquier ataque contra su país comportaría represalias. “Las autoridades de Estados Unidos deben saber que un ataque del régimen sionista contra Irán implicaría graves daños para los propios Estados Unidos, además de para el régimen sionista”, declaró a la agencia oficial Isna.

Teherán advirtió a Estados Unidos e Israel de las graves consecuencias que para ellos tendría un eventual ataque contra instalaciones nucleares en Irán y aseguró que las fuerzas iraníes están preparadas para causarles grandes daños.

En declaraciones que hoy publican diversos medios locales, el jefe de la Junta de Estado Mayor, general Hasan Firuzabadi, descartó, de todos modos, un posible ataque estadounidense o israelí contra Irán, y recalcó que “EEUU y el régimen sionista saben que, si lo hacen, sufrirán unas pérdidas enormes”.

Las Fuerzas Armadas iraníes están “listas para castigar a cualquiera que haga un movimiento en falso”, subrayó Firuzabadi, en respuesta a las informaciones difundidas por medios internacionales de que tanto Israel como EEUU estudian un posible ataque contra Irán.

Por otro lado, para el alto mando militar, un ataque de los países occidentales contra el régimen sirio de Bachar al Asad, el principal aliado árabe de Irán, del tipo del realizado en Libia para derrocar al coronel Muamar al Gadafi, “pondría fin a la existencia de EEUU y el régimen sionista Israel”.

En caso de un ataque militar de la OTAN a Siria, “todos los musulmanes del mundo se levantarían contra ellos y no quedaría nada de EEUU ni de la entidad sionista”, opino Firuzabadi, para quien, en cualquier caso, los países occidentales sólo hablan de planes sobre el uso de la fuerza para “debilitar la posición del Gobierno sirio, pero no serían capaces de aplicarlos”.

En la misma línea, el subjefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán para la Logística y Investigación Industrial, general Mohammad Hejazi, dijo a la agencia local Fars que “las fuerzas iraníes son más potentes que en el pasado y los extranjeros son conscientes de que cualquier aventura o acción ilegal recibiría una respuesta aplastante”.

“La República Islámica puede defenderse bien a sí misma y sus intereses nacionales, por lo que las amenazas de la arrogancia mundial EEUU, no son creíbles ni tienen valor para nosotros”, agregó Jejazi, en referencia a los supuestos planes bélicos.

También recordó manifestaciones de diversos mandos militares iraníes hechas en los últimos meses, que señalaban que las fuerzas de Irán, y en especial el Cuerpo de Guardianes de la Revolución, tienen capacidad para alcanzar todos los buques y bases militares de EEUU en la zona del golfo Pérsico y el territorio de Israel.

En uno de sus comentarios, la agencia local Mehr apunta hoy la tesis de que las amenazas de ataque contra Irán de estadounidenses e israelíes, más que el preludio de una acción militar pueden ser un modo de presionar a otros países y organizaciones para reforzar las sanciones internacionales contra Irán.

Por su parte, la agencia Fars en su servicio en inglés afirma que las Fuerzas Navales iraníes están “muy motivadas y bien equipadas y financiadas”, además de que tienen “el control efectivo del estrecho de Ormuz”, la boca del golfo Pérsico y por donde pasa el 40 por ciento del petróleo que suministra energía al mundo.

PressTV, en su página web, publica hoy un artículo que titula: “Un ataque militar israelí a Irán sería un suicidio”, en el que recalca que Irán ha desarrollado “con éxito” 50 tipos de misiles con distinto alcance y funciones, entre ellos algunos con un alcance de hasta 2.000 kilómetros, que llegarían a territorio israelí.

Irán esta sometido a sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU y también de EEUU y la Unión Europea por su programa nuclear, que parte de la comunidad internacional, con Washington a la cabeza, sospecha que tiene objetivos militares, algo que Teherán niega tajantemente y asegura que está destinado exclusivamente a fines civiles.

La posibilidad de ataques a instalaciones nucleares de Irán se convirtió en un asunto de discusión entre opositores y defensores de la idea en el gobierno de Israel, que utilizan en la polémica bien organizadas filtraciones a la prensa.
El debate ya público pone de un lado al jefe del gobierno, Benjamin Netanyahu, asociado al ministro de la Defensa, Ehud Barak, y el jefe de la diplomacia, Avigdor Lieberman, quienes proponen la “opción militar”, y del otro al resto del gabinete y responsables de las agencias de seguridad.
Estos últimos defienden la conveniencia de sanciones económicas para hacer presión sobre Teherán.
Irán ya advirtió que “sancionará” a Israel en caso de un ataque. “Estados Unidos saben que todo ataque del régimen sionista contra Irán producirá serios daños no solamente contra ese régimen sino también contra Estados Unidos”, dijo el jefe del Estado Mayor iraní, el general Hasan Firouzabadi, citado por la agencia de prensa Fars.
Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, se negó a comentar el miércoles “este tipo de especulación”.
En ese contexto, el ministerio de Defensa anunció el miércoles que Israel había realizado exitosamente pruebas de un sistema de propulsión de cohetes, que los medios de prensa israelíes llamado “un misil balístico”.
La radio pública, citando expertos militares extranjeros, precisó que se trataría de un misil de largo alcance capaz de alcanzar Irán y en el cual sería posible instalar dispositivos nucleares.
El estado hebreo es considerado una potencia atómica en la región pero jamás ha negado ni desmentido poseer capacidad militar nuclear.
En respuesta a las especulaciones de la prensa, el ministro Barak ha desmentido el lunes informaciones sobre una eventual decisión ya sellada con Netanyahu de atacar a Irán.
Por el momento, la mayoría de los 15 ministros que componen el gabinete de seguridad, la única instancia con poder de dar luz verde a una operación ofensiva de tal envergadura, se opone a los ataques contra Irán, según la radio militar.
El jefe del Estado Mayor, el general Benny Gantz; el director del Mossad, Tamir Pardo; el jefe de la inteligencia militar, general Aviv Kochavi, y el jefe del Shin Beth, seguridad interior, Yoram Cohen, son igualmente hostiles a una operación en Irán. Todos ellos fueron nombrados recientemente.
Entre los ministros que se oponen al ataque se incluyen al moderado Dan Méridor, encargado de servicios de inteligencia; Elie Yishai Interior, jefe del partido ultraortodoxo Shass, y tres “águilas”: Benny Begin, sin cartera, Moshé Yaalon, Asuntos Estratégicos y Youval Steinitz, Finanzas.
Según estos ministros, Israel no puede permitirse intervenir militarmente solo, sin coordinación con Estados Unidos.
Barak mencionó esa posibilidad el martes ante el Knesset: “Puede crearse una situación en el Medio Oriente en la que Israel tenga que defender sus intereses vitales de forma independiente, sin tener que apoyarse necesariamente en fuerzas regionales o extra regionales”, dijo.
Los dirigentes israelíes esperan el informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) sobre el programa nuclear iraní, previsto para el 8 de noviembre y deberá tener una “influencia decisiva” sobre el gobierno, apuntó el diario Haaretz.
Por su parte el secretario general descarta cualquier implicación de la Alianza de la OTAN en la operación impulsada por el Gobierno de Netanyahu.
La OTAN no tiene ninguna intención de intervenir en un posible conflicto en Irán, según ha anunciado esta mañana el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen. Recién llegado de Libia, donde decenas de miles de armas de grueso calibre, incluidos misiles antiaéreos, han desaparecido de los arsenales de Muamar el Gadafi, Rasmussen ha señalado que es responsabilidad “de todos los miembros de Naciones Unidas” cumplir y hacer cumplir el embargo de armas en torno a Libia. “No excluyo que algunos aliados lo hagan a petición de las autoridades libias”, ha precisado.
No ha querido el secretario general comentar las crecientes especulaciones sobre una posible intervención de Israel, Estados Unidos y Reino Unido en Irán para acabar con los supuestos planes nuclearizadores de la República Islámica, pero si ha dicho que la Alianza estará fuera de cualquier acción.
“La OTAN no tiene ninguna intención de intervenir. No está implicada en la cuestión”, ha declarado. “Apoyamos los esfuerzos políticos y diplomáticos para resolver el conflicto. Pido a las autoridades iraníes que cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad y detengan el programa de enriquecimiento” de uranio.
En conferencia de prensa y recién llegado de Trípoli, Rasmussen ha celebrado el hecho de que “por primera vez un secretario general de la OTAN ponía el pie en el país”.
La Alianza se dice dispuesta a contribuir a la reforma de los sectores de defensa y seguridad de la nueva Libia “si las autoridades libias se lo piden”, apunta Rasmussen, según el cual la OTAN podría ayudar a que ambas áreas de fuerza “queden sometidas a control civil y democrático, a organizar una defensa con estructuras modernas o a creer un Ministerio de Defensa, con su correspondiente Estados Mayor”.
Los arsenales desaparecidos, que pueden haber salido del país para equipar a heterogéneas bandas que operan en los países vecinos o a grupos afectos a Al Qaeda en el Sahel, tienen un gran potencial desestabilizador en una región ya de por si complicada. Rasmussen ha explicado que aunque la operación Protector Unificado de la OTAN, con su vertiente de vigilancia del embargo de armas a Libia, ha concluido, “sigue vigente el mandato de Naciones Unidas” sobre el particular.
“Es responsabilidad de todos los miembros de Naciones Unidas, incluida Libia, hacer cumplir la resolución”, indica el secretario general aliado. “No excluyo la posibilidad de que algunos aliados individuales puedan ayudar a ello a petición de las autoridades libias”.

Reino Unido se prepara para un posible conflicto con Irán

El diario “The Guardian” asegura que Defensa ya examina cómo desplegar sus barcos y submarinos en caso de ataque.
Según la información que publica hoy el diario The Guardian, el gobierno británico está preparándose para apoyar a Estados Unidos en un posible envite contra las instalaciones nucleares de Irán.
De acuerdo con este periódico, que basa su información en fuentes militares anónimas, dentro del gobierno de David Cameron, formado por una coalición de conservadores y liberales, hay disenso con respecto a la conveniencia de atacar Irán, pero el Ministerio de Defensa está trabajando para tener todo a punto si se precipitan los supuestos planes de EE UU para hostigar militarmente al régimen islámico.
The Guardian afirma que hay disenso dentro del gobierno de Cameron con respecto a la conveniencia de atacar Irán.
La opción del conflicto iraní ha subido de temperatura principalmente en Israel, donde el primer ministro, Benjamin Netanyahu, está presionando a los militares para emprender una campaña de ataques a las instalaciones nucleares de Irán, con el objetivo de impedir que el país islámico use estas infraestructuras para producir armamento nuclear, la gran pesadilla del Ejecutivo israelí.
En cuanto a Reino Unido, su papel, tal y como informa The Guardian, sería de refuerzo. Militares británicos estarían analizando a qué lugares deberían desplazar sus barcos y submarinos cargados con Tomahawk misiles de guerra de largo alcance para acompañar una estrategia de bombardeos desde mar y aire.
OTRA VEZ LA PERRA ISRAELI… EN CELO.

 

Compartir este post

Comentar este post