Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Juventud de Uruguay reflexionó sobre el fallo de La Haya

1 Mayo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

En un comunicado enviado a IPODAGUA.COM.AR, desde el diario uruguayo ‘Juventud Rebelde’ reflexionaron sobre el fallo de la Corte Suprema de Justica: “Quienes ganaron no fueron ninguno de nuestros dos pueblos trabajadores sino el capitalismo, las grandes empresas inversionistas que se instalan en nuestros países para robarnos nuestras riquezas”, dijeron.

 



“Gran tristeza entre los ambientalistas argentinos ante la resolución de la Haya, que se ilusionaron con una posible declaración contra la contaminación de UPM, antes BOTNIA. Todavía muchos pueblos creen y se deslumbran con la justicia de las instituciones burguesas. Seguramente gran parte del pueblo uruguayo junto al gobierno del FA como así de los representantes de los partidos tradicionales estarán contentos.

Pero en realidad quienes ganaron no fueron ninguno de nuestros dos pueblos trabajadores sino el capitalismo, las grandes empresas inversionistas que se instalan en nuestros países para robarnos nuestras riquezas. Los grandes inversores, los representantes del imperialismo son quienes salieron gananciosos.

Los trabajadores y gran parte del pueblo uruguayo pensamos que es bueno para el país que la Haya nos haya favorecido. Mientras otros pueblos de la región, como los bolivianos, los venezolanos, y otros, están tomando conciencia del gran problema que significa el capitalismo en nuestra América, nosotros, influenciados por Tabaré Vázquez primero y ahora por José Mujica, su gobierno y el PIT CNT estamos aferrados a la idea de que nuestro camino es hacer venir a los inversores capitalistas.

Y así nos tiramos a besarle los pies a cualquier chupa sangre que ingresa al país y nos dejamos explotar como si nada aceptando cláusulas y convenios salariales desventajosos ¡ Y mientras pensemos en esos términos saldremos siempre en defensa de UPM, de ENCE, de STORA ENZO, como así de todas aquellas grandes empresas que se radiquen en nuestro país aunque ello signifique pelearnos con nuestros hermanos argentinos. La gran empresa multinacional UPM, de gran peso internacional, la cual está exenta de impuestos en nuestro país, representa el mundo económico cuyos propietarios se enriquecen constantemente a través de la explotación del trabajador allí donde se instalan. Un millón de toneladas de pulpa de papel extraídas de nuestras tierras, tierras que se le niegan a los uruguayos que desean trabajar y producir en su provecho, pulpa que empobrece nuestros suelos y las fuentes de agua, como así el medio ambiente en general y que para obtenerla la empresa emplea 80 millones de litros de agua que extrae del río Uruguay invirtiendo un bajísimo nivel de trabajadores, les reporta a sus dueños, al precio de 850 dólares la tonelada, una ganancia anual multimillonaria a tal punto que los 1500 millones de dólares que invirtieron al instalar la empresa lo recuperaron al segundo año. Ese capital no se reinvierte jamás en nuestro país.

Estaba visto que los jueces de la Haya no iban a resolver contra Finlandia, no iban a ir en contra de UPM a pesar de que hay una gran contradicción en la resolución. Por un lado la Haya reconoce que Uruguay no respetó los acuerdos del tratado del año 75, pero la empresa puede seguir funcionando. Si la empresa se instaló sin que Uruguay respetase el tratado de ambos países, entonces la instalación no debiera ser válida. Los jueces de la Haya son hombres que piensan con la mentalidad del sistema capitalista que nos domina.

No son hombres que puedan pensar al revés de lo que le indica su ideología, la ideología que surge de las relaciones de producción económicas de explotación que imperan bajo el capitalismo. Los principios jurídicos del organismo internacional de la Haya son los principios que sustentan el poder del gran capital. Por eso ningún pueblo puede esperar justicia. Esas personas que aparecen vestidas muy peluconas se educan bajo las enseñanzas jurídicas de las escuelas y universidades capitalistas burguesas. Y quienes pagan sus altos sueldos, sus estancias en Europa, sus viajes y vaya a saber uno cuantas cosas más, son las Naciones Unidas con los recursos que les sacan a los trabajadores del mundo, organismo por demás manejado y manoseado al antojo de las potencias imperialistas, como los Estados Unidos, Europea y Japón.

Por eso los jueces de la Haya no iban a resolver que UPM contamina. El pueblo argentino dolido hoy tendrá que aguantar el trago amargo. Pero por encima de todo deberá sacar conclusiones sobre cuál es su verdadero enemigo y prepararse para futuras luchas. Y el pueblo uruguayo, sobre todo los trabajadores y los que más nos ha entrado el chovinismo deberíamos de aprender de una vez por todas que no solo de pan vive el hombre, que ningún pueblo moralmente conciente vende su alma al mejor postor pasando por encima del sentir de sus propios hermanos a cambio de limosnas de los explotadores internacionales. Si entramos en esa, hoy traicionamos a unos y mañana nos traicionaremos a nosotros mismos.

Bajo los primeros años del gobierno de Tabaré Vázquez, mientras nuestros trabajadores y gran parte del pueblo uruguayo apoyábamos la puñalada por la espalda a nuestros hermanos de Entre Ríos que nuestro presidente les daba, recibíamos al sanguinario George W.Bush sin chistar y nos transformábamos en cómplices del mal gobierno del F.A.

Qué verguenza vendernos tan bajo por unos miserables puestos de trabajo ¡ Eso fue lo que hicimos los uruguayos olvidando nuestras mejores páginas de lucha solidaria entre trabajadores, artiguista, anticolonialista y antiimperialista ¡ Pues hoy Fray Bentos es quizás la ciudad más pobre del interior del país. Pero no es tarde para enmendarnos. Debemos de a poco sacar conclusiones también nosotros y no creernos que porque la Haya nos haya beneficiado no somos culpables.

Al revés, si hay alguien que tiene la mayor responsabilidad en lo tocante al mal espíritu y recelo que pueda existir entre nuestros dos pueblos, recelo que ha sido alimentado por la defensa de un falso nacionalismo y por la ausencia de valores de hombres libres, esos somos los uruguayos, por habernos dejado llevar apoyando a un traidor, a un vendido al capitalismo y al imperialismo como lo fue Tabaré Vázquez, un verdadero judas entre nuestros pueblos.

Pero Mujica es aún peor, sobrepasará con creces los golpes de Tabaré Vázquez contra el pueblo oriental. Mujica es mucho más crudo y vil para venderse y vender a su pueblo al capitalismo, muy mentiroso y retorcido para engañar, más embaucador. Mujica seguirá utilizando su ascendencia sobre vastos sectores del pueblo que aún no se han dado cuenta de la calaña que es, toda su artimaña y astucia recogida en años de fracaso y frustración para cagar al pueblo, para vendernos más, para que nos exploten más!

Sin una ideología revolucionaria, sin sentimientos verdaderos y genuinos hacia la clase trabajadora, hacia los humildes, a los que no considera una fuerza capaz de transformar la realidad y gobernarse a sí mismos, sin reconocer que las naciones pobres ya no pueden crecer con justicia e igualdad por el freno al desarrollo de las fuerzas productivas que las ricas nos ocasiona, Mujica aparta aún más a los trabajadores de la senda de lucha que otros hermanos siguen en nuestro continente. Al haber cultivado en su turbia vida una capacidad única para engañar y embaucar a sus propios compañeros y haber vendido su alma al capitalismo, a los milicos fascistas, al oscurantismo oligárquico y mezquino, Mujica le está mostrando a nuestra joven generación de trabajadores el mejor camino para seguir traicionándose a sí mismos.

Teniendo Uruguay un gobernante como Mujica y ante la resolución de la Haya, nuestros vecinos argentinos que luchan no sólo contra la contaminación ambiental sino contra el saqueo de nuestros recursos, tienen todo el derecho de sentirse dolidos y preocupados y, como ellos lo han señalado, de continuar luchando.

También nosotros, los que estamos en la orilla oriental del río Uruguay debemos comprender la esencia de la lucha que nuestros pueblos deben continuar hasta alcanzar una verdadera libertad e independencia. Contra el robo de nuestros recursos naturales y de nuestros suelos por parte de las grandes empresas multinacionales, como así en favor del cuidado del medio ambiente. Tenemos el deber de recapacitar los que hoy aplaudimos la decisión de la Haya y tratar de pensar en cuáles son nuestras verdaderas raíces. También los que nos opusimos a BOTNIA tenemos el derecho de estar dolidos, pero más derecho tenemos de continuar nuestra predica y nuestra lucha en contra de este tipo de emprendimientos en nuestras tierras, en contra del capitalismo y del imperialismo”.

Héctor Marabotto Diario Juventud Rebelde, Montevideo- Uruguay.

Tomado de Ipodagua

 

 

256

Compartir este post

Comentar este post