Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

La bananera United Fruit Company: 110 años en golpes de Estado en Latinoamérica

6 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 United Fruit Company: 110 Years of Coups

  

Podría pensarse que la United Fruit Company, creada en Estados Unidos en 1899, es historia pasada. Pero con dos cambios sucesivos de nombre, sigue detrás de los golpes de Estado en América Latina. Una parte de su capital es reinvertido en violar las leyes, lograr influencia, sobornar políticos, apoyar a escuadrones de la muerte o actuar con sus propias bandas de asesinos, para asegurarse más riquezas de la explotación de los obreros agrícolas.

DR. CS. MARCELO PÉREZ SUÁREZ

 


El terror desde el poder real

Solo golpes de Estado, muerte y atraso ha traído a la América Latina y el Caribe la transnacional bananera norteamericana Chiquita Brands.

Solo golpes de Estado, muerte y atraso ha traído a la América Latina y el Caribe la transnacional bananera norteamericana Chiquita Brands.

Uno de los presidentes de la United Fruit, Sam Zemurray, es el autor de una frase de principios del siglo XX, que refleja la temprana calaña de la compañía: "En Honduras es más barato comprar un diputado que una mula". Su primer golpe de Estado fue precisamente en ese país, para imponer la reposición del presidente exilado Manuel Bonilla, lo cual logran en 1912. Bonilla pagó el "favor" al otorgarle 10 000 hectáreas libres de impuestos.

En esos años en Costa Rica, la United Fruit apuntalaba sus negocios con Cleto González, el que fue derrocado por un golpe de Estado en 1917. En apoyo a la compañía, el gobierno estadounidense no reconoció al nuevo presidente.

En Colombia, la United Fruit pidió al Ejército reprimir a 3 000 trabajadores de la empresa que llevaban un mes en huelga en 1928. Se les calificaba de comunistas. El cónsul de EE.UU. en el país reportó casi 600 víctimas.

Cuando el presidente Jacobo Arbenz nacionalizó en Guatemala las propiedades de la United Fruit, el golpista elegido Castillo de Armas, estaba vinculado a la compañía. No es casual que partió desde plantaciones de la United Fruit en Honduras. "Restablecido" el orden en Guatemala en 1954, la transnacional también cedió allí sus terrenos para que la CIA organizara la invasión a Cuba en 1961. Quería recuperar sus más de 100 000 hectáreas.

Ya para esa etapa, directivos de la United Fruit se rotaban los más altos cargos en el gobierno y la CIA. El caso de los hermanos Dulles, secretario de Estado y director de la CIA, indistintamente, es el más conocido. No fueron los únicos. John Moors Cabot, secretario de Estado, hermano de Thomas Cabot, fue presidente de la United Fruit. Bedell Smith, subsecretario de Estado y ex director de la CIA, fue miembro del directorio de la United Fruit. Henry Cabot Lodge, senador y representante de EE.UU. ante las Naciones Unidas, era accionista de la United Fruit. Hasta Anne Whitman, secretaria personal del presidente Eisenhower, estaba casada con el jefe de Relaciones Públicas de la United Fruit. La lista es casi interminable.

Chiquita Brands: el imperialismo bananero

En 1970, la United Fruit se fusionó nada menos que con Zapata Corporation, fundada por la fascista familia de los Bush, y pasó a llamarse United Brands. En 1990 volvió a cambiar de nombre, para convertirse hasta hoy en Chiquita Brands. En Colombia y Honduras —¡qué casualidad!— la compañía prosiguió sus prácticas y penetró el poder de estos países hasta los tuétanos.

Desde 1997, Chiquita Brands pagó millones de dólares a las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), grupo paramilitar colombiano. Les transportó las armas en sus barcos y dio órdenes para que eliminaran a dirigentes campesinos y sindicalistas, que se le enfrentaban. La cifra de esta escalada de violencia no está determinada. No es hasta diez años después, en el 2007, que admite su felonía y paga una multa de 25 millones de dólares por decisión de una corte estadounidense. El acuerdo incluía no revelar a los ejecutivos implicados. El tema extradición escaló a los presidentes Bush y al colombiano Álvaro Uribe.

Este último, defendió a Chiquita Brands. ¿Por qué? Varias informaciones, entre ellas un artículo publicado en Internet el 24 de marzo del 2007 por la prensa digital Argenpress titulado, Todos los caminos conducen a Washington, indican que cuando el ganadero Uribe aspiró a su candidatura como Gobernador en Antioquia recibió dinero de esta transnacional.

Pero es en Honduras donde la compañía ha ido más lejos en el control del poder. El 9 de abril de 1975, el Wall Street Journal publicó que Chiquita Brands confesó haberle pagado 1 250 000 dólares a un alto funcionario hondureño para obtener concesiones arancelarias y declaró que sus actividades eran estimuladas por el Departamento de Estado norteamericano. Esto último fue rápidamente desmentido por un vocero.

En 1975, una investigación de la U.S. Securities And Exchange Commission reveló que la United Brands había sobornado al presidente de Honduras, Oswaldo López Arellano, con el fin de lograr rebajas en sus impuestos por exportación. López Arellano ya había dado un golpe de Estado al anterior presidente, que pretendió una reforma agraria que afectaría a la compañía.

A inicios de los 80, Reagan indica a la CIA derrocar al gobierno nicaragüense mediante acciones paramilitares. Honduras fue su base principal. El general hondureño Gustavo Álvarez Martínez participó como si fuese plantilla del Pentágono. Claro, desde 1975 recibía pagos de la United Brands.

La United Brands aún tenía poder durante la década del 90 para desalojar aldeas en Honduras y colocar pesticidas de alto riesgo prohibidos en Estados Unidos. Hoy tiene mujeres y niños que se exponen a productos químicos nocivos para la salud, en jornadas de 12 horas en los campos de cultivo.

El 25 de agosto del 2009, el ex oficial de Inteligencia de Estados Unidos y actual activista contra la corporatocracia, John Perkins, escribió el artículo Honduras: Military Coup Engineered By Two U.S. Companies? (¿Golpe de Estado planificado por dos empresas estadounidenses?), donde refiere que muchas personas estaban convencidas que dos empresas de EE.UU., con el apoyo de la CIA, habían tramado el golpe. Una de ellas, Chiquita Brands.

Perkins y otras fuentes dentro de Honduras confirman que Chiquita Brands criticó duramente a Zelaya por anunciar que el salario mínimo aumentaría en un 60%, alegando que la medida provocaría millonarias pérdidas. Cuando se oficializó el decreto, la compañía apeló al COHEP (Consejo Hondureño de Empresa Privada) y encontró el eco y la confabulación que quería.

Una coincidencia. La firma de abogados Covington & Burling LLP, representa a Chiquita Brands, quien en los últimos tres años le ha pagado decenas de miles de dólares a través de gastos de cabildeo. El actual fiscal general y secretario de Justicia de Obama, Eric Holder, fue el abogado de la Covington, que defendió a Chiquita Brands al ser acusada por su apoyo logístico a los paramilitares en Colombia. Varias referencias aseguran que la Covington también tiene estrechos vínculos con el conocido John Bolton, el ex director nacional de Inteligencia John Negroponte, los Clinton y con varios asesores del gobierno golpista en Honduras. ¿No se parece un poco al esquema montado que derrocó a Jacobo Arbenz?

Otro dato. Se plantea que varias trasnacionales presentes en Honduras se quejaron al Departamento de Estado norteamericano a raíz del golpe, a partir de que el quebrantamiento del orden constitucional afectaba los negocios. Chiquita Brands no estaba en esa lista. Nada debe haberle gustado la intervención de Zelaya en la ONU, cuando describió las prácticas de libre comercio como "despiadadas e insensibles".

Parece que Chiquita Brands sigue siendo consecuente con su tenebrosa historia de 110 años: cambiando el dinero de los plátanos por políticos y militares, que le aseguren las ganancias de su cosecha. En el "picacake" de su cumpleaños seguro participaron personeros del gobierno de Estados Unidos y la CIA. De hecho Chiquita, que es grande en negocios y política, siempre ha sido un contribuyente de las campañas electorales norteamericanas.

Una historia que no es ajena. En Cuba celebramos un cumpleaños que tiene que ver con la United Fruit: los 50 de haber hecho una Reforma Agraria y nacionalizado sus propiedades. Eso nos ha costado el bloqueo y mucho más. Pero la Revolución nos puso bien lejos de la muerte que la United Fruit o Chiquita Brands ha ayudado a sembrar en América Latina.

 

  

Chiquita Brands se sentará en el banquillo de los acusados en Colombia


La bananera de EEUU armó a los paramilitares


Antonio Albiñana
Público
20-12-2009

La impunidad que ha presidido la actuación de las multinacionales bananeras en Latinoamérica durante más de un siglo podría llegar a su fin antes de que acabe el año. La United Fruit Company, hoy rebautizada Chiquita Brands Inc., protagonista de golpes de Estado, masacres y apoyo a dictaduras en el subcontinente durante décadas, se sentará en el banquillo de los acusados en Colombia por financiación de una red del paramilitarismo que ocasionó al menos 11.000 víctimas en la región del Urabá.
La Fiscalía colombiana se dirigió a principio de mes al Director de Asuntos criminales del Departamento de Justicia de EEUU, Thomas Black, para que notificara a los ciudadanos estadounidenses directivos de Chiquita Brands, con sede en Cincinnati, John Paul Olivo, Charles Dennis Keiser y Dorn Robert Wenninger, que están siendo investigados como criminales en Colombia por "concierto para delinquir agravado" . El paso siguiente será en los próximos días la petición de extradición, que podría extenderse a otros 19 miembros de la Junta Directiva de Chiquita, para que respondan por la financiación a los paramilitares colombianos en operaciones dirigidas a la "protección" de la bananera, la ocupación de tierras mediante el desplazamiento forzado y la eliminación de sindicalistas.
La frutera facilitó miles de fusiles y millones de balas a grupos armados
Ya son 127 las familias colombianas que se han personado como víctimas en un proceso que, según declaró a ABC News el experto estadounidense en Derecho Internacional Terry Colling Sworth, "es el caso más grande de terrorismo de la historia reciente , con tres veces más víctimas de las que produjo el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York". Por su parte, la relatora general de la ONU para la independencia judicial, Gabriela de Alburquerque, de visita en Colombia hasta el pasado miércoles, trajo en su agenda la necesidad de hacer justicia sobre Chiquita Brands, con la imprescindible extradición de sus ejecutivos desde EEUU.
"República bananera" ha sido durante décadas la denominación de países, como Honduras, cuyos gobiernos actuaban como títeres de las fruteras estadounidenses y, por extensión, de los países latinoamericanos donde ha reinado la arbitrariedad, la corrupción y la dependencia. En Colombia se cumple en estos días el 81 aniversario de la "matanza de las bananeras" perpetrada por el Ejército colombiano en la estación central de Ciénaga, a las órdenes de la United Fruit Company, cuyo recuerdo constituye un capítulo central en Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez.
Entonces se trataba de acallar las protestas sindicales. Hasta hoy mismo los gerentes bananeros han seguido en la misma línea, financiando a los paramilitares y fomentando el destierro de las familias campesinas para extender los cultivos. La declaraciones voluntarias de los jefes paras, en el marco de la "Ley de Justicia y Paz", que les garantiza impunidad a cambio de la "verdad" y de una improbable "reparación" a las víctimas, han sido decisivas para desempolvar centenares de causas a las que EEUU y Colombia pretendieron dar carpetazo. Salvatore Mancuso, Raúl Emilio Hasbún, Ever Veloza y Fredy Rendón han detallado pagos millonarios a las Autodefensas Unidas por parte de Chiquita Brands para desplazar a sangre y fuego a los campesinos de sus tierras con la complicidad del Gobierno colombiano hasta hace dos años. Los defensores los de derechos humanos estiman que estas prácticas continúan con el protagonismo de "bandas emergentes", como las Águilas Negras.
Confesiones de paramilitares
Las confesiones de los jefes históricos de los paramilitares han llegado más lejos. Según las declaraciones a la fiscalía del capo Raúl Emilio Hasbún, los paramilitares recibieron 4.200 fusiles AK-47 y 5 millones de proyectiles procedentes de Bulgaria camuflados en un barco de Chiquita Brands. Además, y mediante soborno a las autoridades aduaneras, la multinacional bananera consiguió establecer un puerto privado en Turbo (región de Antioquia) que también sirvió para actividades de narcotráfico. Las embarcaciones Chiquita Bremen y Chiquita Belgie embarcaron en ese puerto una tonelada y media de coca camuflada entre la fruta en 2001.
Cuando empezaron a conocerse sus actividades delictivas, Chiquita lanzó una estrategia de ingeniería financiera para crear empresas con nombres nuevos y fingir que habían terminado sus operaciones en Colombia. Sin embargo, la fiscal especial para el caso, Alicia Domínguez, considera probado que las empresas Olinsa, Invesmar y Banacol S.A., esta última con sede en las Islas Vírgenes británicas, han seguido pagando a los paras por su "protección". Concretamente, Olinsa tiene un contrato con Chiquita Brands hasta 2012 y es una tapadera de la multinacional que en realidad nunca ha dejado de actuar en suelo colombiano desde la masacre de 1928, cuando se llamaba United Fruit Company.
Fuente: http://www.publico.es/internacional/279322/bananera/eeuu/armo/paramilitares/colombianos
 

LEER TAMBIÉN:

Honduras bajo golpe de Estado http://www.radiomundial.com.ve/yvke/files/img_noticia/t_united_fruit_company_116.jpg

[PDF]

Good dictator, bad dictator: United Fruit Company and Economic ...  M Bucheli - Citado por 1 - Artículos relacionados
and of supporting military coups in the region.lxxii In the meantime, the banana workers ..... United Fruit Company, Annual Report. Boston: various years. ...
www.business.illinois.edu/Working_Papers/papers/06-0115.pdf - Similares

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post