Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

La CIA sacaba presos de Guantánamo en secreto

8 Agosto 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

un-boeing-737

Un Boeing 737 aparece en la ciudad escocesa de Glasgow el 7 de septiembre del 2003, y según los investigadores de la Unión Europea fue utilizado por la CIA para transportar secretamente prisioneros sospechosos de terrorismo al reclusorio naval de Guantánamo.

Cuatro de los prisioneros más importantes sospechosos de terrorismo fueron trasladados secretamente al reclusorio naval de Guantánamo en el 2003, años antes de lo que informó el gobierno, y luego se los trasladó nuevamente a prisiones secretas extranjeras antes que el Tribunal Supremo les permitiera asesoría legal, pudo saber The Associated Press.

La transferencia permitió a Estados Unidos interrogar a los detenidos en “lugares encubiertos” de la CIA durante dos años más sin que hablaran con sus abogados, observadores de los derechos humanos o recurrieran ante los tribunales estadounidenses. De haber continuado en Guantánamo tres meses más, habrían disfrutado de estos derechos.

“Era un juego de apariencias para ocultar a los detenidos de los tribunales”, dijo el profesor de derecho de la Universidad de Seton Hall Jonathan Hafetz, que representó a varios de los detenidos.

Su retirada de Guantánamo ilustra el temor que tenía el gobierno del presidente George W. Bush a que la Corte Suprema derogara el secreto del programa de detenciones. demostró además la insistencia del gobierno de Bush en que los terroristas fueran detenidos fuera del sistema judicial estadounidense.

Años después, el programa sigue complicando las intenciones de su sucesor Barack Obama de enjuiciar a los terroristas más allá de los ataques del 22 de septiembre del 2001.

La llegada y rápida partida de Guantánamo fueron investigadas por la AP mediante los manifiestos de vuelo y entrevistas con presentes y ex funcionarios estadounidenses y otras personas familiarizadas con el programa de detenciones de la CIA. Todas ellas hablaron a condición de guardar el anonimato.

Funcionarios de la Casa Blanca, el Departamento de Justicia, el Pentágono y la CIA fueron consultados sobre la transferencia de prisioneros, que era tan secreta que incluso muchas personas allegadas al programa de detención de la CIA lo desconocían.

El vocero de la CIA George Little dijo que “los llamados lugares negros (de detención) y los métodos para interrogar hábilmente a los prisioneros, usados según las normas del departamento de Justicia, quedaron en el pasado”.

Antes del amanecer del 24 de septiembre del 2003, un Boeing 737 blanco y sin letreros de identificación aterrizó en Guantánamo. Por lo menos cuatro miembros de al-Qaida, algunos de los más importantes capturados hasta ahora por la CIA, viajaban a bordo: Abu Zubaydah, Abd al-Nashiri, Ramzi Binalshibh y Mustafa al-Hawsawi.

Binalshibh y al-Hawsawi colaboraron en la planificación de los ataques del 11 de septiembre. Al-Nashiri tramó el ataque del 2000 contra el destructor USS Cole. Zubaydah facilitaba los desplazamientos de al-Qaida. Los confesos terroristas pasaron meses en el extranjero y soportaron algunas de las técnicas de interrogación más duras en la historia de Estados Unidos.

Para fines del tercer trimestre del 2003, la CIA estimó que todos ellos revelaron sus mayores secretos. La agencia necesitaba un lugar para detenerlos, aunque sin necesidad de prolongados interrogatorios.

Guantanamo parecía un buen lugar. Bush seleccionó las primeras seis personas que encararían en ese reclusorio tribunales militares y un tribunal federal de apelaciones falló por unanimidad que los detenidos no tenían derecho a recurrir a los tribunales estadounidenses para protestar por su detención.

Y la CIA acababa de construir una nueva instalación, que llamaría Strawberry Fields, separada del reclusorio principal de Guantánamo.

Mientras tanto, la agencia que supervisaba la red de prisiones estaba en crisis. Una cárcel en Tailandia llamada Ojo de Gato cerró en diciembre del 2002, y en el cuarto trimestre del 2003 la CIA se disponía a clausurar su instalación en Polonia para abrir otra nueva en Rumania. Los activistas de los derechos humanos y periodistas comenzaron a formular preguntas. La CIA necesitaba volver a distribuir a sus prisioneros.

El vuelo de transferencia de prisioneros, descrito en documentos y entrevistas, visitó cinco prisiones de la CIA en Afganistán, Polonia, Rumania, Marruecos y Guantánamo. Empero, el vuelo fue tan mal preparado que algunos en la agencia creyeron que fue demasiado obvio: Cinco escalas, cinco instalaciones secretas, todas documentadas.

(Con información de AP tomado de Cubadebate)

Compartir este post

Comentar este post