Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

La Columna de Anibal: VANDALISMO QUE NO ES NOTICIA

11 Julio 2014 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

“Vandalismo: Actitud o inclinación a cometer acciones destructivas contra la propiedad pública sin consideración alguna hacia los demás”. (Diccionario de la Real Academia Española)

Este lunes 7 de julio sesionó la comisión de Diputados que trata temas ambientales recibiendo una delegación de autoridades municipales con jurisdicción en la cuenca del río Santa Lucía. El alcalde de Aguas Corrientes, Álvaro Alfonso, fue muy gráfico al advertir: “estamos parados sobre una bomba de tiempo que en cualquier momento va a explotar”. Con esa frase resumió la preocupación muy justificada que genera la problemática de contaminación que sufre el río que abastece de agua potable a más de la mitad de la población de todo el Uruguay. El Alcalde opinó que “las plantaciones de soja son la principal causa de contaminación que llega hasta la orilla del río.” (La República 08-07-14)

Pero no es el río Santa Lucía el único que está en problemas. El Ministro de Defensa Nacional Eleuterio Fernández Huidobro viene insistiendo en la contaminación del río Negro, otro de los más importantes cauces de agua del territorio nacional. "Uruguay va tener que tomar medidas paliativas muy serias", afirmó. Por su parte el Diputado colorado José Amy se viene ocupando de este tema desde 1996 cuando era Edil de la Junta Departamental de Soriano, y tras enterarse de estudios recientes sobre la calidad del agua del mencionado río, expresó que se "justifica la necesidad de promover medidas preventivas de exposición humana y animal". (El País 20-05-14)

Podríamos seguir enumerando otros ejemplos de datos objetivos que deberían ocupar los primeros planos de la información. Es muy grave lo que está ocurriendo. Sin embargo, la prensa se ocupa mucho más de otro tipo de…

VANDALISMO QUE SI ES NOTICIA

Ex alumnos de una Escuela capitalina roban y después incendian el edificio escolar. Desconocidos ingresan a un Centro Cultural de otro barrio de Montevideo y se llevan un equipo de audio, computadoras e instrumentos musicales que habían comprado los vecinos con sacrificado esfuerzo. Contenedores incendiados en la vía pública, piscinas y gimnasios públicos desmantelados por robos, juegos infantiles en plazas públicas dañados intencionalmente… ¿Cómo reaccionan ante éstos hechos, las empresas periodísticas que manejan la agenda informativa de nuestro país? Le dedican mucho espacio, publican extensos reportajes, muestran insistentemente las imágenes de estos repudiables actos de vandalismo, buscan la opinión de autoridades, políticos en general, y expertos de todo tipo.

¿Por qué se conmueven tanto los medios ante estos episodios de pequeño vandalismo y no muestran el mismo interés en informar sobre el gran vandalismo que sufre el país? ¿Es más grave el acto de robar e incendiar una Escuela que destrozar un país con agrotóxicos? ¿Qué explica el escaso interés de los medios en los temas ambientales en comparación con la intensa cobertura que le dan a las noticias policiales? La respuesta surge al analizar …

LA LÓGICA DE LA CLASE DOMINANTE

No es difícil de entender las pautas con que se manejan las grandes empresas periodísticas. Hablo de los empresarios excluyendo a mis colegas trabajadores del periodismo, porque quiero responsabilizar explícitamente a las personas que deciden cuáles serán las noticias que se publican en los medios más influyentes, que repito, son los que manejan la agenda informativa en nuestro país. Quienes gerencian los medios de la llamada prensa en general, tienen intereses y compromisos políticos y económicos, por lo que utilizan los medios para favorecer su conveniencia. Ese es lisa y llanamente el motivo por el

que cargan las tintas en la inseguridad y no en el gran saqueo vandálico que se está perpetrando en nuestro país.

Para la clase dominante lo más conveniente es que la gente crea que su problema es el pequeño vándalo que altera el orden público. Por eso alimenta a través de los medios que maneja, la indignación y el temor ante la conducta antisocial de los pequeños delincuentes. Esa es una efectiva distracción para que la opinión pública no se alarme ante la ola de delitos que perpetran políticos corruptos en complicidad con grandes empresarios de la misma calaña. Su estrategia es ocupar la mente del ciudadano común con una andanada de información detallada sobre el delito en su expresión menor, a tal punto que ese ciudadano no repare en el delito en su expresión mayor. Hacen del pequeño vandalismo nuestro tema de conversación, para que no hablemos de…

EL VANDALISMO A GRAN ESCALA

¿No es vandalismo destruir el suelo fértil de un país con el uso abusivo de tantos fertilizantes y pesticidas? ¿No es vandalismo contaminar nuestros ríos, arroyos, lagunas, así como nuestras costas del estuario platense y del océano Atlántico? ¿No es vandalismo destruir los equilibrios naturales plantando desproporcionadas extensiones de monocultivos forestales para abastecer plantas de celulosa? ¿No es vandalismo la invasión de transgénicos que exprimen codiciosamente el potencial agrícola de nuestro país comprometiendo la soberanía alimenticia de nuestros hijos y nietos? ¿No es vandalismo avasallar la Constitución y las Leyes para favorecer intereses económicos particulares? Yo no tengo dudas después de repasar la definición de vandalismo que da el diccionario.

¿QUIEN EXAGERA Y DRAMATIZA?

Por supuesto que soy consciente de que habrá quienes me califiquen de exagerado. Dirán que no es apropiado llamar “vandalismo” a la aplicación de políticas que llaman de “desarrollo” y “diversificación de la matriz productiva”, promoviendo actividades que si bien es cierto afectan al medio ambiente en alguna medida ,tienen como objetivo el crecimiento económico y social del país, siendo sus efectos perjudiciales mitigables y justificables por los beneficios que aportan.

Todo eso que suena muy lindo es un discurso falso. Se cae a pedazos ante la realidad de los daños causados por las supuestas actividades de “desarrollo” que superan ampliamente los presuntos beneficios con los que se pretenden legitimar. “Montes del Plata hará crecer las exportaciones uruguayas en 700 millones de dólares por año”, dice el Ministro Kreimerman. (Caras y caretas 27-06-14) “Aratirí aportará más de

26 mil millones de dólares” según estimaciones del FMI. (Telemundo

19/2/2014) “La forestación aporta unos mil millones de dólares al Producto Bruto Interno”, dice el director general forestal del Ministerio de Ganadería, Pedro Soust. (La República 11-10-12) ¿Tienen en cuenta esas estimaciones el costo ambiental que significan para el país cada uno de esos negocios? Obviamente no, porque ni siquiera hay un cálculo pensado para medir en millones de dólares lo que valen los recursos naturales que se inmolan en el altar del consumismo mediante estos negocios. Los números a favor de la destrucción del medio ambiente son parciales, manipulados, dramáticamente exagerados y engañosos.

¿QUIEN HACE MÁS DAÑO?

Claro que me preocupa la decadencia social que se manifiesta en actos en perjuicio de la propiedad pública de los que tan ampliamente nos informa la prensa, y no justifico esa forma de delincuencia. Pero mucho más me preocupa el proceder vandálico a gran escala, del que deberían hacerse eco con la debida intensidad las grandes empresas periodísticas de mi país, sensibilizando a la opinión pública para que indignada, reclame castigo para los responsables de ese vandalismo, y la urgente corrección del rumbo equivocado que estamos transitando.

Aníbal Terán Castromán

Compartir este post

Comentar este post