Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

"La derecha no destruirá los lazos entre España y Venezuela"

6 Octubre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Son las últimas declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Nicolás Maduro, que en declaraciones a Venevisión ha desestimado la "campaña mediática" para acusar al Gobierno de Hugo Chávez de cooperar con ETA. Lo cierto es que el Gobierno español ha hecho todo lo posible por desactivar esa campaña y se da por satisfecho con las explicaciones que han llegado de Caracas. El PP no y pide una "protesta diplomática enérgica con todas sus consecuencias".

NUEVATRBUNA.ES - 5.10.2010

Foto El Polvorín


http://aristobulo.psuv.org.ve/wp-content/gallery/vamos-con-todo/nicolas-maduro-fidelvasquez.jpgEl Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no descarta que sea cierto que dos etarras viajaron en el 2008 a Venezuela para asistir a un campo de entrenamiento. A lo que no da ningún crédito es a que lo hicieran con el conocimiento del Gobierno venezolano. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, lo ha dejado claro en el Senado: "Creemos que hay suficientes elementos para pensar que efectivamente se produjo así y no dudamos de su verosimilitud (...) eso no quiere decir, porque no hay ninguna prueba ni nada que permita ni tan siquiera imaginarlo, que el Gobierno tuviera nada que ver con estos entrenamientos de ETA en su territorio".

El caso es que Hugo Chávez, el líder de la Revolución Bolivariana, el político latinoamericano que ha osado arrebatar a Fidel Castro el papel de "bestia negra" de EEUU, el nombre cuya sola mención produce urticaria en los foros mundiales del liberalismo y el jefe de Estado con el que no se atreve a alinearse ninguno de los gobiernos occidentales más 'progresistas', vuelve a estar en el ojo del huracán gracias al supuesto amparo de su administración a los terroristas de ETA.

De nada parecen servir los reiterados desmentidos del Gobierno venezolano y del propio Hugo Chávez. El penúltimo se produjo este lunes cuando Chávez, a través de un comunicado leído por él mismo, dijo que "refuta" cualquier vínculo con ETA y que "el gobierno venezolano estima, como ya lo ha hecho de conocimiento público por intermedio de su Embajador en Madrid, que no se puede dar credibilidad a las declaraciones rendidas ante un juez por dos criminales sanguinarios desprovistos de calidad humana y moral". El comunicado venía a cuento del auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno en el que se afirma que el etarra deportado en 1989 a Venezuela Arturo Cubillas impartió cursillos de formación en 2008 a los presuntos miembros de ETA Javier Atristain Gorosabel y Juan Carlos Besance Zugasti, detenidos el pasado miércoles en España. La informacón fue proporcionada por ambos etarras en el curso de un interrogatorio.

Pero no es la primera vez que salen noticias de este tipo desde que la Audiencia Nacional abrió, el pasado mes de marzo, una investigación sobre las conexiones entre ETA, la guerrilla colombiana de las FARC y el Ejecutivo de Hugo Chávez. Entonces, prácticamente se acusó al presidente venezolano de colaborar con ETA y las FARC, colocando a Madrid y Caracas al borde de una crisis diplomática. Si en esta ocasión el revuelo lo han originado las "confesiones" de "dos criminales sanguinarios", en aquél momento fue el contenido encontrado en el ordenador del guerrillero de las FARC, Raúl Reyes, que mataron las fuerzas colombianas en Ecuador en 2008, una prueba que puede considerarse tan frágil como la de ahora. El famoso ordenador se ha utilizado para inculpar a otros mandatarios. “Esta prueba ha servido como arma arrojadiza entre los gobiernos de la región, en base al supuesto contenido del material informático aprehendido”, señaló entonces el ministro de Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro.

Pero también ahora, como entonces, el PP se ha apresurado a sacar las cosas de quicio. Mientras que el ministerio de Asuntos Exteriores que dirige Miguel Ángel Moratinos se ha limitado a dar el único paso razonable a la vista del origen de la denuncia, esto es, a solicitar a Caracas información sobre el supuesto adiestramiento dentro del "marco de la colaboración" que España y Venezuela mantienen en la lucha antiterrorista, el coordinador de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, ha pedido al Gobierno que emita una "protesta diplomática enérgica con todas sus consecuencias". Moragas considera "confirmados" los hechos a los que se refiere el auto del juez Moreno.

En lo de la protesta formal ha insistido este martes la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, para quien "el Gobierno español debe ser el único que parece tener fe ciega y que confía plenamente en la palabra de Chávez". Para la portavoz, España no puede conformarse con la colaboración prestada hasta ahora porque ha sido "claramente insuficiente".

Más lejos ha ido aún una de las organizaciones satélite del principal partido de la oposición, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que ha planteado "romper relaciones diplomáticas con Venezuela". Tampoco la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, deja espacio a la presunción de inocencia y afirma que la confesión de los dos etarras es "una prueba más de la vinculación que siempre hemos denunciado las víctimas entre ETA y las FARC" colombianas. Visto todo lo cua, concluye que "España no puede seguir así" y que debe dar "un ultimátum a Chávez".

Todos estos movimientos son observados con regocijo por la oposición venezolana asentada en España que tradicionalmente ha lamentado que "este país haya establecido convenios de desarrollo conjunto con Venezuela, que no se involucre en la política interna y que tenga como principio el respeto mutuo, valores considerados como una actitud “pro-gobierno”, según un informe elaborado por la Fundación para las Relaciones Internacionales y Diálogo Exterior (Fride).

Los vínculos entre los opositores a Chávez y el PP son mucho más sólidos que las escuálidas pruebas de que disponen sobre el filoterrorismo del líder venezolano y que más parecen un precocinado de los 'think tanks' de la derecha. No en vano el Gobierno de José María Aznar bendijo el intento de golpe de Estado en Venezuela de 2002, aunque está por demostrar -esta vez sí- que estuviera directamente involucrado como han denunciado el propio Chávez y, más recientemente, otro presidente, el boliviano Evo Morales, durante una vista a España. Hace aproximadamente un año, el ex presidente del Gobierno y presidente la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (Faes) se reunió con miembros de la oposición venezolana para analizar “los atropellos constitucionales que lidera el denominado socialismo del siglo XXI”. Y hace diez días, el Partido Popular daba saltos de alegría por la victoria en votos de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en las elecciones de Venezuela, que consideraba un "cambio histórico" para ese país y el "principio del cambio político que se producirá en 2012". A juicio de su portavoz en Relaciones Internacionales del PP, esa "minoría sólida" opositora va a "permitir mejorar la calidad democrática de este país y reactivar la vida legislativa en una clave democrática", porque hasta ahora la Asamblea Nacional estaba "copada absolutamente" por el partido de Chávez.

Pero por ahora, ni unos ni otros han conseguido con sus presiones que se altere el rumbo de las relaciones hispano venezolanas, calificadas de "excelentes" por la Fride. La Fundación constata que "hay una clara orientación política desde Madrid para no involucrarse en la política interna de Venezuela y para evitar asuntos sensibles en la protección de la comunidad española en Venezuela (alrededor de 30 mil) y los intereses económicos de España en Venezuela (Repsol, Iberdrola, BBVA, Movistar)".

Y así parece que va a seguir siendo. El Gobierno español se da por satisfecho con el comunicado de Chávez y la vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega ha pedido que no se especule sobre una presunta colaboración del gobierno de Chávez con ETA. "No es el mejor mensaje en estos momentos pensar que eso se pueda producir o se ha producido", ha dicho De la Vega en declaraciones a la cadena radiofónica COPE, para agregar que lo importante es ahora activar los mecanismos de cooperación judicial y policial con Venezuela. Además, ha recordado que esos convenios de colaboración prevén extradiciones o entregas, si bien hasta ahora el juez a cargo del caso, Ismael Moreno, no ha hecho ninguna petición en este sentido.

Compartir este post

Comentar este post