Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

La esclavitud retorna a Asturias: Ofrecen trabajos sin sueldos como salida al desempleo

5 Abril 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

La peripecia de una joven que respondió a un anuncio de una empresa y se encontró con una oferta de trabajo «sumergido». Es decir, un trabajo por el que no le pagarían un euro. Un trabajo esclavo.
Kaos. Asturies | Prensa | 4-4-2011
Lidia es de Mieres, tiene 28 años, está casada y es madre de un bebé. Ha desempeñado varios trabajos -recepcionista, dependienta, teleoperadora...- y hace una semanas se quedó en el desempleo al expirar su contrato con una empresa de telecomunicaciones. Reemprendió entonces la búsqueda de ocupación laboral, «sobre todo a través de internet, porque ahora casi todo está en la red». Uno de los portales más frecuentados por jóvenes y no tan jóvenes para consultar ofertas de trabajo ofrecía esta semana en Asturias puestos de «comercial telefónico». 

Sobre el papel, se trataba de un empleo a media jornada, con varios turnos a elegir -adaptable, por tanto, al trajín de una madre trabajadora- y unos ingresos medios de 600 euros al mes. El cometido de los teleoperadores que resultaran seleccionados sería la venta de servicios de telecomunicaciones (internet de alta velocidad, entre ellos). La empresa en cuestión, explica Lidia, informaba también de que se iban a comercializar productos de tres grandes operadoras de telefonía, todas de ámbito multinacional. 

«Envié el currículum y a las pocas horas me llamaron para acudir a una prueba», recuerda la joven. La cita era por la tarde en unas oficinas de Oviedo. Junto a Lidia se presentaron a esa hora unos quince aspirantes más, la mayoría jóvenes como ella. Una empleada de la empresa, unos pocos años mayor, reunió al grupo en una sala e informó sobre las condiciones de la oferta de trabajo. Hubo, subraya la joven mierense, algunas diferencias sustanciales con lo que se comentaba en el anuncio de internet: «El primer mes había que trabajar sin asegurar y sin cobrar». 

De acuerdo con el testimonio de Lidia, el «no contrato» funcionaba de la siguiente manera: los aspirantes a teleoperadores comerciales que fueran seleccionados estarían a prueba durante un mes, sin alta en la Seguridad Social y sin retribución. Concluido ese período, se realizaba lo que en apariencia era el proceso de selección en sentido estricto mediante un sistema de evaluación del trabajo desempeñado en las semanas precedentes. 

Los teleoperadores tenían que obtener una puntuación determinada, estimada según el número de clientes conseguidos. Esto es, por cada persona contactada por teléfono a la que se hubiera logrado persuadir para contratar los servicios que se ofrecían se sumaban varios puntos. Para quedarse en la empresa era preciso alcanzar un mínimo de medio centenar de clientes. 

«No podía creer lo que estaba oyendo: nos pedían trabajar sin cobrar», expone la aspirante de Mieres. ¿Con la promesa de tener después un trabajo ya regularizado? No del todo, a decir de la misma joven. Para el segundo mes, la oferta suponía trabajar cuatro horas pero cotizar a la Seguridad Social por dos. El sueldo sería de 260 euros «más incentivos». De nuevo entraba en acción el sistema de puntos. Para alcanzar los 600 euros del anuncio sería necesario superar el centenar de clientes. 

Lidia cuenta que escuchó las comentadas condiciones, se levantó y se marchó de inmediato, como hicieron algunos más. Dejó atrás en la oficina a otros aspirantes interesándose sobre detalles como la elección de turnos. «Hay gente que está verdaderamente desesperada», pensó Lidia.

Compartir este post

Comentar este post

Carlos Ernesto 04/07/2011 02:58



La esclavitud no nos abandonó jamás. Mientras el bloque comunista logró erradicar esa categoría humana, occidente la mantuvo hasta el día de hoy. Al no prosperar la opción socializante y
retrogradarse, sólo retornamos al pasado con un poco más de desarrollo cultural y mejor información - a pesar de todo. Así que lidiamos los mismos toros. Lo que sucede, es que la marcha ahora es
por parte del capitalismo, hacia una sociedad nazi, es decir, absolutamente jerarquizada. Nos queda elegir nuestro lugar o dar vuelta la tortilla. Contando que no será una opción armada. Así que
ya mismo estamos empezando a construir el mundo colectivista, responsable y solidario que necesitamos o se saldrán con la suya. Un besoarazo de oso, Carlos Ernesto.



juhu 04/06/2011 00:04



MUYYY FUERTEEEEEEEE!!!! FLOR DE BANDIDOSSSSSSS.....