Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

La gran Guerra de la Araucania 1541-1883 en el Reino de Chile

7 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Z.jpg Desde la conquista, los historiadores han quedado perplejos preguntándose como fue posible la conquista? ¿Cómo tan pocos españoles lograran conquistar ese enorme territorio y tantas personas? Incluso hoy, las respuestas a esta controvertida cuestión son diversas, y dependen en gran medida de la perspectiva de cada historiador aceptar las diferentes teorías al respecto. Los Mapuches de Chile, lograron ejecutar y llevar a cabo lo que los poderosos imperios de los aztecas e Inca no pudieron hacer, preservar su independencia y derrotar militarmente al ejército invasor y sus cientos de miles indios amigos. La infantería Mapuche desempeña un papel vital en la guerra de Arauco al principio de la guerra, después utilizaran la caballería e infantería montada, a partir de la conquista inicial en 1541 a 1883.

Lautaro, de pie sobre una colina en concepción, mientras la ciudad de concepción ardía, se expresaba con las arrogantes palabras de jactancia usadas hasta hoy por sus descendientes. Decía: Inche Lautaro apumbin ta pu huinca. Yo soy Lautaro, que acabo con los españoles; yo soy el que los derrote en Tucapel y en la cuesta de Marigueño. Yo mate a Valdivias y a Villagra lo puse en fuga en huida. Yo mates sus soldados y abrasé la ciudad de Concepción. Cada alabanza de Lautaro daba un salto, blandía la lanza y escaramuceando dando lanzadas en seco hacia los españoles, siguiéndose los gritos y vitoreaos de todos sus soldados Araucanos. En las costumbres Mapuches, llegó a existir un lugar mágico llamado Kuramalal-, sitio de ritos de pasaje, que coronaban las anteriores pruebas que había superado el guerrero. Bajo la protección de seres sobrenaturales, "parece que allá se puede alcanzar el don de ser invulnerable".

In Bengoa, pp102

Canto de Nahuelcheu

Hermano, mi querido hermano,
Vamos a Curamalal,
Vamos a sacar remedio de la puerta
Entonces, entonces valientes seremos
Hermano mío, querido,
Si sacamos el remedio de la puerta,

Entonces seremos valientes,
Hermano mío, querido.

 El iniciado después de las pruebas iniciaticas estaba listo para iniciar el Koñarüpe, el camino de los guerreros. La adaptación de los araucanos a las técnicas militares de los conquistadores se produjo con una extraordinaria rapidez. Poco después de la muerte de Lautaro (1557) ya empleaban caballos e, incluso, manejaban los arcabuces que habían arrebatado al enemigo, aunque lo habitual seguía siendo el empleo de arcos y flechas, picas, hondas, lanzas y macanas. La disposición de un arquero en la grupa del caballo, tras el jinete, aumento su eficacia al crear una caballería armada que oponer a la española y a la infantería enemiga.

Una de las tácticas favoritas del Toqui Lientur, era fingir el retiro de la caballería y que los españoles los siguieran, fue aparentemente una de los más comunes subterfugios empleados por las fuerzas de los mapuches. Pero Lientur cambiaba un poco la táctica, en un momento imprevisto la caballería Mapuche, ya que habían aprendido a partir de Lautaro primero después Lientur, hicieron frente a los atacantes; regresaron decididamente-atacaron por los flancos y el frente. Los españoles se dejaron sorprender y rodeado inmovilizado, y sin ser ayudados por refuerzos, tuvieron que lucha por salvar sus vidas. Es importante destacar que en la táctica Mapuche la infantería Mapuche llegaba en caballos “infantería montada” y los desmontaban en lugares estratégicos, para pelear, generalmente la caballería atacaban por los flancos la infantería por el centro y la retaguardia.

Mariño de Lovera cronista Español, se limita a apuntar los nombres de los más bravos soldados que militaron bajo el pendón castellano-según ya lo hemos recordado, -y a ponderar la valentía de los guerreros Araucanos, que ninguno de los cuales consintió en rendirse, cual el batallón sagrado de Esparta, porque ninguno de aquellos araucanos, dice, volvió un punto el pie atrás, determinados de morir antes a manos de los españoles que volver a su tierra vivos y vencidos. Entonces desmayaron los indios comarcanos de Itata, Ñuble y Renoguelen y se huyeron, saliendo cada uno por donde pudo; pero ninguno de los Araucanos volvió un punto el pie atrás, por estar determinados de morir antes a manos de los españoles que volver a su tierra vivos y vencidos. Y cumplieron tan exactamente su propósito, que no cesaron de pelear hasta que todos quedaron allí tendidos sin escapar hombre con la vida.

."¡Morir!, ¡morir!, no dicen otra cosa

Morir quieren, y así la muerte llaman

Gritando: ¡Afuera vida vergonzosa!" canto. LXXIII. Ercilla. La Araucana.

También para los conquistadores Españoles sabían morir”.Para hombres de ese temple, los conquistadores Españoles cuando no se podía vencer, había que morir y a morir tocaron las trompetas, cuando Pedro de Valdivia ordena una nueva carga en la batalla de Tucapel, 1553”, todos veteranos de los tercios de Flandes. También todos los Mapuches murieron con Lautaro en fuerte o pucara Mataquito, Abril 30, 1557.

Y al final el notable canto de su muerte,

“del toldo el hijo de Pillán salía,

y una flecha a buscarle que venía.

Por el siniestro lado, ¡OH dura suerte!,

rompe la cruda punta, y tan derecho,

que pasa el corazón más bravo y fuerte,

que jamás se encerró en humano pecho:

de tal tiro quedó ufana la muerte

viendo de un solo golpe tan gran hecho,

y usurpando la gloria al homicida

se atribuye a la muerte esta herida. (Canto IV, La Araucana extracto)

Los capitanes Mapuches alzados saben ahora escoger el terreno a propio para La batalla, cortan los caminos, ocultan sus emboscadas cubren los fosos profundos ((a manera de sepultura)) para evitar el choque de los caballos, Lautaro les enseña en persona el modo de tomar los cañones, considerados hacia poco como rayos del cielo, matando a los artilleros sobre sus piezas. Los antiguos guerreros mapuches practican el kolleullallin ,karate Mapuche; El kollellaullin es un milenario sistema desarrollado por los mapuches como método de preparación corporal, de defensa de su identidad, sus familias y comunidades y como método de desarrollo humano en un ambiente integrado con la naturaleza. Incorporan el caballo, utilizan armamento español, armaduras, peto en la gran guerra de la Araucania, utilizan cañones en la defensa del pucara de Quiapo.

Después de Curalaba la figura del toqui Pelantaro adquirió enorme prestigio, al igual que Lautaro, posteriormente a Tucapel, 45 años atrás. Su figura empezó a hacerse legendaria. La estrategia de la segunda etapa, concebida en largas horas de discusión a la luz de la luna en los claros de los bosques de araucaria, fue la de descartar la amenaza de las fortalezas que apoyaban la defensa de las ciudades cercanas a la línea del Biobio, para lo cual se atacaron los fuertes de Arauco y Santa Cruz, con un ataque de distracción a Angol para “clavar” las fuerzas de esta plaza, una de las más poderosas de la región, con lo que impidieron su salida en auxilio de los fuertes acosados, manteniendo la dispersión de las fuerzas hispanas.

Lograda la eliminación de Santa Cruz, la fuerza mapuche se desplazaría rápidamente al sur, amagando La Imperial, con una nueva acción sobre la poderosa Angol, para distraer, esta vez, la atención de Concepción y evitar el socorro a las ciudades del extremo sur. Con el mismo objeto, una fuerte agrupación debería corredse por el flanco hasta Chillán, para impedir que Concepción enviara auxilios a otros sectores, puesto que se haría imprescindible, previamente, deshacerse del enemigo en su retaguardia, mas allá de la línea del norte del Biobio.

El eje central de la ofensiva la constituiría la caballería “purenense”, centro de la efervescencia bélica, la que tenía gran facilidad de desplazamiento, históricamente fue la major caballería del pueblo Mapuche. Habiendo logrado agotar la capacidad ofensiva de las fuerzas de Concepción y de La Imperial, dominando ya todo el territorio intermedio, se programó la destrucción masiva de las ciudades del extremo sur. Cayeron aún mas allá de Toltén, limite natural de Araucanía, sitiaron y destruyeron sistemáticamente Valdivia, Osorno y Villarrica, mediante la cooperación “huilliche”. De este modo, dejaron en cada una, focos aislados sin posibilidades de ser socorridos.

El 20 de Febrero de 1663, el Rey Felipe IV, promulgo un decreto declarando que como… La guerra de Chile siempre se ha tenido por muy ardiente y ofensiva, estimándola con igual estimación a la que se profesa en los demás de mis ejércitos, he resuelto declararla guerra viva, para que los militares que me sirven en Chile, gocen de todos los honores y privilegios que están concedidos a los ejércitos de España, Italia y Flandes. En México, Perú, Venezuela, etc., jamás se hizo lo mismo. En Chile, los mejores generales del Rey, como Pedro de Valdivia, Alonso de Ribera, Alonso de Sotomayor, mellaron sus armas frente al legendario valor Mapuche. Ningún general Español jamás fracasa en México y Perú en la conquista, en Chile todos fracasan frente al ejercito mapuche, la gran guerra Mapuche finalmente la termina él ejercito de Chile en 1884, conjuntamente con él ejercito Argentino en la Patagónica oriental. Los Mapuches utilizaron las táctica y estrategias militares con una maestría que asombra a los expertos hoy, donde muchos pueblos fracasaron, ellos preservaron su territorio, y cultura y mantuvieron el ejercito español fuera de sus fronteras por mas de 300 años.

 

Eduardo Agustín Cruz. Vancouver, Canadá.

 

Extracted from the book. THE GRAND ARAUCANIAN WARS 1541-1883, IN THE KINGDOM OF CHILE:

 

 

THE GRAND ARAUCANIAN WARS (1541–1883) IN THE KINGDOM OF CHILE * by Eduardo Agustin Cruz

Publication Date: April 27, 2010

Trade Paperback; $23.99; 688 pages; 978-1-4500-5528-4

Trade Hardback; $34.99; 688 pages; 978-1-4500-5529-1

 

To request a complimentary paperback review copy, contact the publisher at (888) 795-4274 x. 7479.  To purchase copies of the book for resale, please fax Xlibris at (610) 915-0294 or call (888) 795-4274 x. 7876.

 

For more information, contact Xlibris at (888) 795-4274 or on the web at www.Xlibris.com.

Compartir este post

Comentar este post