Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

¿La paz en Colombia es una prostituta?

7 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Jhon Jairo Salinas | REDEPAZ Quindío / Dirigente Social |

Este es el engendro y el ventrílocuo del régimen para-uribista. Con el respeto que nos merecen l@s que ejercen una de las profesiones más antiguas de mundo (la prostitución), que en su gran mayoría la practican por necesidad y así poder llevar un mendrugo de pan a sus familias. Práctica que se ven obligados impuestos por el modelo de la libertad, libertad impuesta por las condiciones de miseria con un modelo económico excluyente.
En un seminario internacional de paz que se celebró en la ciudad de Cali hace algunos años donde participaron varios nobel de paz entre ellos Rigoberta Menchú, Adolfo Pérez Esquivel y altas personalidades internacionales entre ellas el ex vicepresidente Francisco Santos (uno de los que otrora iba a ser parte de los fundadores del bloque capital de las Autodefensas Unidas de Colombia testimonio de Mancuso).
En este seminario este personaje de marras exclamó la siguiente frase “(…) la paz en Colombia es como una prostituta, todo el mundo habla de ella, todos la miman, todos la consienten, pero nadie se compromete con ella (…)”. Quizás tenía algo de razón este engendro de régimen para-uribista.
La iglesia a través del Vaticano ha hablado de paz, las ONG’s también hablan de paz, los políticos hablan de paz, los paramilitares   hablan de paz, la guerrilla y el estado han abierto procesos de paz, recordamos algunos de ellos:
·El proceso de paz en el gobierno de Gustavo Rojas Pinilla que condujo a la desmovilización de las guerrillas liberales con su máximo comandante Guadalupe Salcedo, proceso que culminó con la entrega de armas a cambio de linternas, cajas de fósforos, lámparas de aceite, machetes, cerdos y gallinas para los campesinos que militaban en esta guerrilla liberal, década de los cincuenta.
·Los diálogos de paz en la Uribe (Meta) en el gobierno conservador de Belisario Betancourt año de 1985, proceso que culminó con el exterminio total de la UNIÓN PATRIÓTICA (en los planes rojo, esmeralda y cóndor, exterminio perpetrado por altos mandos militares en conjunto con fuerzas paramilitares).
·  El proceso de paz en el gobierno liberal de Virgilio Barco que condujo a la desmovilización del movimiento M-19, obteniendo como resultado el asesinato de 900 miembros de esta guerrilla desmovilizada, con su máximo comandante Carlos Pizarro León Gómez (más conocido como el comandante papito) año 1989-1990.
·Recordamos también el proceso de paz del gobierno liberal, y neo-liberal de Cesar Gaviria Trujillo, proceso que terminó con la desmovilización y entrega de las armas de 4.000 insurgentes de la corriente Renovación Socialista, el EPL, el Quintín Lame, entre otros. Año 1994, proceso de paz que culminó con la entrega de unos simples taxis a los guerrilleros de base y la toma de Casa Verde, máximo campamento de ese entonces de las FARC.
·También recordamos en el mismo gobierno de Cesar Gaviria los diálogos con el ELN en La Habana (Cuba) de Tlaxcala (México), obteniendo como resultado el no acuerdo de una paz con esta guerrilla.
·  Recordamos también uno de los procesos de paz más sonados de la historia política de Colombia, los famosos diálogos del Caguan en el gobierno conservador de Andrés Pastrana Arango (años 1999 al 2002), diálogos que fracasaron por no llegar a un acuerdo en tres puntos de la agenda acordada por las FARC y el estado (el subsidio al desempleo, reestructuración del modelo económico y la democratización de la tierra) de los doce puntos en total que habían acordado, quedando los 9 restantes sin ni siquiera poner a consideración en dicha agenda, debemos recordar también en este proceso de paz que en el mismo gobierno de Andrés Pastrana se aprobaron 7.500 millones de dólares del plan Colombia, proyecto que en su máxima filosofía consistía no solamente en el aniquilamiento de la insurgencia sino la persecución, terrorismo, desapariciones forzadas a los militantes de las organizaciones sociales y defensores de derechos humanos, doctrina impuesta por el pentágono de los Estados Unidos.
·  Los diálogos de negociación en Santafé de Ralito con los paramilitares en contubernio con los representantes del régimen para-uribista. Diálogos que fueron una farsa para el país donde los máximos comandantes reunidos en esta zona de departamento de Córdoba festejaban contratando prostitutas, consumiendo Whisky de las más costosas marcas y francachelas al más fiel estilo de la antigua Sodoma y Gomorra, proceso que culminó con la ley de justicia y paz, ley que sirvió más de indulto a las atrocidades de las autodefensas sin tener en cuenta la verdadera reparación de las víctimas.
Es así como en Colombia la paz la han tratado como una vil prostituta, con engaños y mentiras, sumiendo al pueblo colombiano en una orgia de sangre y barbaridad “mientras los de arriba aúpan la guerra los de abajo ponen los muertos”.
¿Pero de cual paz estamos hablando nosotros los colombianos?, ¿la de las palomas blancas?, ¿la paz de los santos sepulcros?, ¿la paz del silenciamiento de los fusiles?, ¿o una paz de rendición de los actores del conflicto?
¿Por qué al estado le da temor hablar de una paz con equidad y justicia social?, ¿no será que la paz la siguen manoseando como si fuera una ramera?
Cuando de lo que se trata es de discutir y redefinir el modelo económico, el sistema político, modelos que lo único que han demostrado es miserabilizar la vida de quienes habitamos en este país, demostramos con los siguientes hechos:
·No hay una plena paz con una deuda externa de 54.000 millones de dólares que si la dividimos por cada uno de los habitantes le estamos adeudando aproximadamente al Fondo Monetario Internacional $2.178.000 Pesos por cada habitante.
·Cuatro millones de desplazados producto de la fratricida guerra interna de Colombia.
·  Cuatrocientas cincuenta mil familias que les arrebataron sus viviendas por las deudas contraídas con el sistema financiero (UVR), viviendas que fueron pagadas hasta tres y cuatro veces su valor real, pagando intereses sobre intereses y muchas de estas familias en su desespero terminaron por suicidarse.
·Cuatro millones doscientos mil colombianos que emigraron hacia el exterior para rebuscarse un salario de humillación, ya que el estado no los protegió con una verdadera política de empleo digno en su propia patria.
·7.5 millones de indigentes que tienen que compartir la comida podrida con las ratas.
·  75% de pobreza en el sector rural.
·Quinientos mil colombianos en armas para sostener un conflicto armado y con un monto de catorce billones para la guerra, favoreciendo la industria armamentista de los Estados Unidos
·Seis millones de hectáreas de tierra que les fueron arrebatadas a sangre y fuego a los campesinos y campesinas por los agentes del terrorismo del estado (AUC).
·80% del congreso colombiano dirigidos por el narco-paramilitarismo desde las principales cárceles del país.
·157.000 asesinatos perpetrados a través de los ejércitos privados del estado.
·  38.000 desaparecidos.
·Más de 3.000 ejecuciones extrajudiciales (falsos positivos).
·7.500 prisioneros políticos sin definir su situación jurídica (estos casos se tipifican como secuestro estatal).
·16.000 muertes violentas en promedio al año en las principales ciudades de Colombia.
·  80% de las empresas del estado entregadas a las multinacionales, 8.000 concesiones de explotación minera en todo el territorio nacional.
·Cuatro billones de pesos robados al erario público, corrupción generada por la dirigencia mercenaria política del país.
·  Tres millones de colombianos sin servicios básicos domiciliarios.
Estas cifras aterradoras son solo principio del menú de los males acaecidos en la agrietada patria colombiana, nosotros los colombianos no podemos seguir siendo masoquistas aceptando los códigos de una conducta inmoral de quienes nos gobiernan.
Esperamos que en el marco de las próximas semanas por la paz por fin nos comprometamos definitivamente con ella y deje de ser la prostituta como la denominó el ex vicepresidente Fachito Santos, y así contraer las nupcias definitivas para llevarla al altar de la verdadera primavera de la equidad y la justicia social. O de lo contrario la llevaremos a los infiernos revolviéndonos en el crisol de la pestilencia de los verdaderos enemigos de una paz integral y solidaria para nuestras futuras generaciones o como dijera el poeta Silvio Rodríguez: 

“Hoy me propongo fundar un partido de sueños,

talleres donde reparar alas de colibríes.

Se admiten tarados, enfermos, gordos sin amor,

tullidos, enanos, vampiros y días sin sol.

 

Hoy voy a patrocinar el candor desahuciado,

esa crítica masa de Dios que no es pos ni moderna.

Se admiten proscritos, rabiosos, pueblos sin hogar,

desaparecidos, deudores del banco mundial.”

 

Fuentes: Fiscalía General de la Nación,  Contraloría General de la Nación,  Ministerio de Agricultura,  Departamento Nacional de Estadística (DANE), Ministerio de Defensa, Testimonios de Paramilitares (Carceles de EE.UU.),  Medios de comunicación

 

Compartir este post

Comentar este post