Seguir este blog
Administration Create my blog
El polvorín

La perdida del mar de Bolivia

7 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Como resultado de la Guerra con Chile, Perú perdió las provincias de Arica y Tarapacá; mientras que Bolivia perdió su provincia de Antofagasta ... más de mil kilómetros de costas pasan así a territorio chileno y Bolivia queda impedida de salida al Oceáno Pacífico
 
                        
Mapa de la costa boliviana, antes de la Guerra del Pací­fico. Esta se libró entre 1879 y 1884, y entre otras consecuencias, le significó a Bolivia perder todos sus territorios costeros a manos de Chile.
Bolivia no busca recuperar todo el territorio costero que perdió en la guerra con Chile, sino un acceso soberano al océano Pacífico, declaró el Ministro de Relaciones Exteriores en diciembre de 2006 en una entrevista con radio Érbol. 

El Canciller aclaró que, en las conversaciones con el Gobierno chileno, la intención de Bolivia es ser "prácticos" para obtener resultados concretos antes de la conclusión de su gestión, en 2010.

"Quisiéramos conseguir todo, pero debemos ser prácticos y por eso hablamos de reintegración, no de reivindicación, porque reivindicación quiere decir recuperar todo lo perdido y en cambio reintegración significa que lo que queremos es un acceso soberano al mar", precisó.

Los gobiernos de La Paz y de Santiago iniciaron conversaciones bilaterales en julio de 2006, con una agenda en la que Chile aceptó, por primera vez, incluir la antigua demanda de Bolivia por una salida al litoral del Pacífico.
 
 
Mapa durante el  VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA
 
 
Los atacameños:
 4_atacameno.jpg
 En la zona de san Pedro de Atacama encontramos la cultura atacameña. En las quebradas y a orillas del desierto creció la cultura Atacameña de agricultores y pastores. En la aldea floreció una importante actividad artesanal en la confección de cerámica, textiles y cestería. Muchos de sus cultivos los realizaban en terrazas o andenes de cultivos que construían en las laderas de los cerros. Los Atacameños aprendieron a criar animales, los cuales le proporcionaban alimento y vestuario, ya que obtenían de algunos la lana. Dentro de estos animales estaban: la llama, la vicuña, el guanaco y la alpaca, animales de origen cordillerano y altiplánico.
 
Los Atacameños vivían en aldeas protegidas por muros de piedras, llamadas pucará ( vocablo aymará). Sus casas eran de piedras, adobe, con techo barro y paja. Su estructura básica era el Ayllu.  


            Real Audiencia de Charcas
 La Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782 dispuso dividir el Virreinato del Río de la Plata en ocho gobernaciones-intendencias, además de las gobernaciones militares y políticas de Montevideo y de los pueblos de las antiguas misiones jesuíticas. Pero como consecuencia del informe presentado por el virrey Juan José de Vértiz, esta estructura fue modificada por Real Orden del 29 de julio de 1782 y por la cédula aclaratoria del 5 de agosto de 1785, suprimiéndose las intendencias de Cuyo y Santa Cruz de la Sierra y dividiendo la del Tucumán en dos.  En definitiva el virreinato quedó integrado por las gobernaciones-intendencias de Buenos Aires, Paraguay, Córdoba del Tucumán, Salta del Tucumán, La Paz, Charcas, Cochabamba y Potosí, más cuatro gobernaciones que fueron Montevideo, los pueblos de las misiones guaraníes, y los de las provincias de Moxos y Chiquitos. Más tarde se agregó la de Puno (reintegrada a Perú en febrero de 1796).

----------------------------------------------------------------------------------------

La Audiencia de Charcas, con el germen separatista y activo en su organismo vive los últimos años de la dominación española estrechamente vinculada a las provincias interiores del virreinato con quienes mantiene un activo comercio e intercambio. Extenso y dilatado territorio el del nuevo Virreinato del Río de la Plata, requería de una organización administrativa ágil que hiciera sentir el peso de la autoridad en todos y cada uno de los distritos.

                            Ubicación de Virreinato del Río de la Plata

 

 

Fue creado provisionalmente el 1 de agosto de 1776 y en forma definitiva el 27 de octubre de 1777 por orden del rey Carlos III a propuesta de su ministro de Indias, José de Gálvez y Gallardo.

 



Más de mil kilómetros de costas de la Audiencia de Charcas separaban el Virreynato del Perú del territorio de la Audiencia de Chile... Bolivia quedó impedida de esa salida al Oceáno Pacífico tras la guerra con Chile ...ahora reclaman aunque sea un CORREDOR AL MAR ...pero Chile se lo niega

  

VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA: AUDIENCIA DE CHARCAS

 

La Audiencia de Charcas que así aparecía incorporada al Virreinato de La Plata como base económica y cultural, naturalmente que lo hacía con todo su extenso territorio, que incluía sus costas en el Océano Pacífico.

Dividida la Audiencia en cinco intendencias una de ellas era la de Potosí. El texto de esta Ordenanza decía: "Otra en la ciudad de La Plata (Charcas), cuyo distrito será el del Arzobispado de Charcas, excepto la Villa de Potosí con todo el territorio de la Villa de Porco que esta situado y lo de las de Chayanta o Charcas, Atacama y Tarija, pues estas cinco provincias han de componer el distrito privativo de la restante intendencia que ha de situarse en la expresada Villa".

La jurisdicción de la Independencia de Potosí sobre la desértica región de Atacama y toda su extensa costa jamás fue controvertida. Al contrario, la posición de esta intendencia fue plena e ininterrumpida.

A manera de ilustración es interesante conocer la descripción remitida por el intendente de Potosí Juan del Pino Manrique al Virrey Marqués de Loreto en 16 de diciembre de 1787, de todo el territorio de su jurisdicción quien, en la parte pertinente expresaba: "El partido de Atacama, situado al extremo de la provincia, linda por la parte del norte con el de Lipez y el de Tarapacá del Virreinato de Lima, por el sur con el reino de Chile, por el este con la Provincia de Tucuman, y por el oeste, con la costa del Mar del sur".

SE FUNDA BOLIVIA
  
Tras el decreto del Congreso General Constituyente de Buenos Aires del 9 de mayo de 1825 se declaró que las 4 provincias del Alto Perú que habían integrado el Virreinato del Río de la Plata queden en plena libertad para disponer de su suerte, surgió la nueva nación de Bolivia, emancipada de la Corona Real.
  
Cuando en 1825 se funda Bolivia, Potosí o la intendencia de Potosí conforma el nuevo estado junto a La Paz, Charcas, Santa Cruz de la Sierra y Cochabamba en calidad de departamento. Al hacerlo así, Potosí incorporaba también su distrito de Atacama y su extensa costa a la nueva república de acuerdo al Uti Possidetis de 1810.

Potosí mediante su provincia de Atacama tenía por límite antiguo a Chile en río Salado, junto al Paposo, a 25º 31’ 36" latitud sur.

Así aparece en el mapa levantado en 1810 por el geógrafo británico Arrowsmith con el título de "Cullines of the Physical and Political Divisions of South America".

La historiografía chilena refiere que la costa la Audiencia de Charcas no cristalizó un puerto "propio" de importancia. Pero el boom económico vivido por la Audiencia de Charcas con su enclave económico de Potosí durante más de doscientos años dió lugar a la segunda fundación de Buenos Aires; dió vida e importancia a Arica que llegó a llamarse "Puerto Potosí" por su estrecha dependencia; dió vida e importancia a Valparaíso y Santiago. No necesitaba de un puerto "propio" cuando su cauce natural y gravitante le empujaba a comunicarse a través de estos tres conductos.

Buenos Aires y Arica por lo menos eran los puertos de la Audiencia de Charcas. La actividad económica dinámica e intensiva no había dado lugar a que Charcas dirigiera su mirada y sus "propias costas". El rol preponderante que jugaba, de mantener las arcas de Madrid, Lima, Buenos Aires y Santiago repletas era la causa de este "aparente" descuido. El tiempo y los grandes intereses económicos y comerciales ya desplazados a través de estos tres "angentoductos" que alimentaron la economía europea de aquel siglo conspiraron en contra de este objetivo. Sin embargo. Cobija, que se encontraba en la costa de Atacama estaba siendo ya impulsado para jugar este rol.

Chile durante largo tiempo vivió de la ayuda económica prestada por el Alto Perú. "Hubo ocasiones -dice el historiador chileno Vicente Bustos Peres- en que no se tuvo como pagar a los funcionarios públicos y el ejército. El rey ordenó que Potosí enviara a Chile una ayuda anual en dinero. A esta ayuda se llamaba "real situado".
Si bien es cierto que la Audiencia de Charcas y después Bolivia en los primeros años de su fundación no dieron el debido realce a sus poblaciones costeñas; no es menos cierto que en ellas hubo en todo momento un real ejercicio de jurisdicción y poder.
  
Cobija ya era un puerto durante la colonia y era un puerto de la Audiencia de Charcas qué y los años de la independencia comenzó a llamarse Alto Perú. Cobija figura en numerosos mapas, documentos oficiales libros de viajes como un puerto alto peruano.

  

                  

Mapa de las fronteras actuales y anteriores a la Guerra del Pacífico entre Bolivia, Chile y el Perú

En Bolivia durante el gobierno de Andrés de Santa Cruz, en 1837, se creó el Departamento del Litoral, el cual se dividía en dos provincias: La Mar (con capital en Cobija) y Atacama (con capital en San Pedro de Atacama) y en 1868, Antofagasta sería la capital de la provincia de Mejillones.

La ciudad de Antofagasta, fue fundada por el gobierno boliviano en 1868. Desde antes de su fundación era un puerto de desembarque y un lugar de refugio y descanso sobre la costa boliviana para los exploradores chilenos.

Chile ocupó el territorio boliviano de Antofagasta cuya soberanía había sido ratificada antes de 1866. Esta operación se llevó a cabo el 14 de febrero de 1879, cuando fuerzas militares chilenas al mando del coronel Emilio Sotomayor ocupan el puerto boliviano de Antofagasta con el apoyo de los acorazados de reducto, Blanco Encalada, Cocharne y la corbeta O'Higgins, declarando anulado el tratado de 1874. El prefecto boliviano Severino Zapata emite una protesta y se asila en el consulado peruano.

 

 

Las regiones que en el presente reciben el nombre de Tarapacá y Antofagasta, en el norte de Chile, están separadas por una franja de desierto absoluto, EL DESIERTO DE ATACAMA, con recursos limitados y asentamientos prehispánicos discontinuos caracterizando una de las áreas menos pobladas del actual territorio chileno.

Sabemos que esta área intermedia yerma no fue en ningún caso impedimento para el flujo social de todo tipo entre poblaciones tarapaqueñas y atacameñas (Núñez 1976, 1985; Núñez & Dillehay 1995 [1979]).

Desde el Período Formativo (1000 AC - 500 DC), ambas regiones sostuvieron activos grados de interacción. Compartieron un modo de producción pastoril y agrícola a pequeña escala, construyeron asentamientos estables con aldeas de recintos aglomerados de forma circular, como es el caso de los sitios de Guatacondo y Túlor, iniciándose una intensificación de la metalurgia, de la textilería y de la explotación maderera sin antecedentes previos en la historia de ambas regiones.

La presencia de bienes foráneos a cada zona, procedentes de una u otra de estas regiones, da cuenta de un contacto sostenido, que se remonta al menos a esta época Sin duda, este proceso no sólo continuó en los períodos tardíos, sino que existió un mayor incremento, profundización y contraste en estas relaciones, situación que nos proponemos abordar en este trabajo.

Tal como se vio anteriormente, a partir de los análisis textiles de Agüero (1998, 2007) se ha podido establecer que para el Período Intermedio Tardío la vestimenta en Atacama fue de forma cuadrangular o rectangular, mientras que, durante la misma época, en Tarapacá se popularizó la vestimenta semitrapezoidal con orillas de urdimbre curva y recta. Se ha establecido que el arte rupestre en Tarapacá incorporó estos elementos en la construcción de la figura humana, tal como se aprecia en el sitio Pachica . A partir de nuestras observaciones en terreno, detectamos esta vestimenta en el campo de geoglifos de Pintados y en Tarapacá-47   De esta manera, su identificación en Atacama es un indicador distintivo de representaciones tarapaqueñas, constituyendo así un rasgo formal de interacción y de la presencia de estas poblaciones en Atacama.

 

VERTICALIDAD  HORIZONTALIDAD Y CULTURAS PRECOLOMBINAS

Podemos inferir que la presencia tarapaqueña en Atacama se estableció a partir de dos tipos de ocupación. Primero, una población estable y permanente que negoció simbólica y productivamente el uso del espacio de Quillagua ante las poblaciones atacameñas, constatándose una concurrencia intercultural densa. Segundo, y seguramente gravitando en relación a este núcleo de asentamiento que es Quillagua, se identifica una ocupación de desplazamiento, transitoria e intermitente en los ejes de movilidad interregional, la cual se expresó en una red de circulación orientada al Alto Loa, Loa Medio y Loa Inferior.

A diferencia de lo que sucede con las relaciones altitudinales altiplano-valles-costa -las cuales se han sistematizado en modelos como la verticalidad de Muña (1972), o la complementación económica a través del tráfico caravanero (Núñez 1984)- se sabe poco acerca de las dinámicas en un sentido longitudinal, como es el grado de interacción entre Atacama y Tarapacá, entendidas ambas como unidades culturales integradas por sujetos o agentes que comparten, en cada caso, una misma identidad material.

 

Políticamente, todo esto debió suponer algún nivel de centralización o al menos el surgimiento de liderazgos más institucionalizados capaces de planificar, coordinar y mantener en el tiempo el sistema productivo y social establecido. Bajo qué sistema político ocurrió todo esto, es un tema sobre el cual no hay total acuerdo, existiendo distintos enfoques que se pueden sintetizar en dos tipos de perspectivas. Tradicionalmente se atribuyeron a esta época sociedades de rango  o jefaturas/señoríos (Núñez 1984), que describen sociedades excluyentes con altos grados de desigualdad y elites que poseían un control total de las decisiones políticas y de los recursos económicos, incluyendo el tráfico caravanero y especialmente la redistribución de los bienes de prestigio. Pero recientemente, en oposición al modelo anterior, se ha propuesto que este tipo de sociedades se ajusta más al modo segmentario (Albanacín-Jordán 1997) o a sociedades corporativas (Nielsen 2006, 2007), con sistemas organizativos inclusivos, un control colectivo de los recursos y bajos niveles de desigualdad. Más allá de estas categorías -que no son materia a discutir en este trabajo- existe consenso de que estamos ante una época, en los Andes Centro Sur, donde se generaron importantes procesos de fusión de comunidades en un contexto de extendidos conflictos sociales.

LOS AYMARAS EN CHILE
se ubican principlamente en Arica, Antofagasta, Iquique, Calama, etc. Las autoridades chilenas han tenido un exitoso
programa de preservación de la naturaleza en ésta zona aymara. Un ejemplo notable de ello es el parque nacional de Lauca (Lawqa) a orillas del hermoza laguna de Chungará (chunkara). Este parque es considerado un verdadero santuario ecológico.

Pueblo atacameño



Los Atacameños provienen de antiguos cazadores y recolectores que se adaptaron a la zona gracias a las favorables condiciones que ofrecía la cuenca del río Loa. Esta cultura alcanzó un gran desarrollo en el siglo XV, antes de la llegada de los Incas al actual territorio chileno.

Los Atacameños o likanantai habitan en los oasis, valles y quebradas de la provincia del Loa, en el norte de Chile (II Región). En esta zona se encuentran el Salar de Atacama, el volcán Licancabur y los ríos Salado y Grande. Este hábitat desértico comprende el sector de la hoya del Salar de Atacama, el pueblo de San Pedro de Atacama y la cuenca del río Loa, cuyo centro es la ciudad de Calama.

Lengua originaria del pueblo Atacameño

La lengua originaria del pueblo Atacameño es el Kunza. En el siglo XIX, según informa el viajero alemán Philippi, (1858) era usado por: una población de tres o cuatro mil almas, hablándose sólo en los lugares: San Pedro de Atacama, Toconao, Soncor, Socaire, Peine, Antofagasta, y unos pequeños lugares del cantón Chiuchiu. Hubo un tiempo en que el idioma atacameño se hablaba también en Chiuchiu y Calama, pero actualmente lo ha subrogado el español en estos pueblos, y sólo personas muy ancianas entienden todavía la lengua de sus padres.

El pueblo Atacameño hoy

con respecto a su lengua Actualmente el Kunza es una lengua prácticamente extinguida que sólo se usa en ceremonias y cantos rituales. Un programa de recuperación del Kunza, se está realizando en algunas escuelas de la zona, en conjunto con entidad académicas
Religión

Creían en varios dioses, que según ellos, habitaban las cumbres del Volcán Licancabur; también en una vida después de la muerte, por lo cual sepultaban a sus muertos con todo lo necesario para el largo viaje que les esperaba.

Economia Atacameña
Se caracteriza por la agricultura de oasis donde cultivan maíz, porotos, quinoa, calabaza, ají etc. y el pastoreo de auquénidos, la llama la cual es utilizada como animal de carga para las relaciones comerciales con las comunidades atacameñas y con otros grupos indígenas como los diaguitas e incas. 
 

Compartir este post

Comentar este post

MARTIN 08/06/2010



Concretar como Objetivo Nacional la aplicación del Tratado de Libre Comercio Perú – Chile en el área de la región Tarapacá y
Acuerdos Marítimos Bolivia-Chile para salida al mar en el área de la región Antofagasta, territorios ex -peruanos y ex –bolivianos, y de sus respectivos mares adyacentes, cuyos
puertos existentes (Pisagua, Iquique, Tocopilla, Mejillones Antofagasta) sirven para el tránsito comercial y actual escenario de ser
el punto de unión de los bloques económicos APEC-MERCOSUR hacia países de la región como Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay por intermedio de los EJE
INTEROCEANICO CENTRAL (Tarapacá)y EJE CAPRICORNIO (Antofagasta),en el marco del I.I.R.S.A.  (Iniciativa para la  Integración de la infraestructura Regional Suramericana), por los cuales Perú y Bolivia recibirían de parte de Chile algún tipo de compensación histórico comercial, portuaria y
marítima similares a la existente en puerto Arica, en los puertos de Pisagua, Iquique,
Tocopilla, Mejillones y  Antofagasta (muelles, enclaves áreas portuarias y marítimas y
otros acuerdos), para poner solución final y acabar definitivamente con los recelos heredados de la Guerra del Pacifico.