Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Laboratorios extranjeros captan cobayos latinoamericanos

15 Febrero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

laboratorioLeonor, al igual que otros habitantes de México, participó en 2006 en una prueba clínica de un medicamento diseñado por una empresa farmacéutica transnacional para combatir padecimientos renales.

“Una amiga enfermera me avisó de la prueba y decidí acudir. Durante varias semanas me aplicaron una dosis y comprobaron su eficacia”, relató a IPS Leonor, una vendedora de unos 30 años que sufre de insuficiencia renal.

Su historia es una más del compendio de ensayos que cada vez más se realizan en países como México y Brasil, por una serie de razones que van desde costos más baratos hasta una supervisión más laxa.

“Los laboratorios necesitan pacientes en un periodo determinado y lo más rápido posible. Dependiendo de la empresa, los costos pueden ser bajos, quizás México sea más caro”, explicó a IPS la experta estadounidense Lorna Speid, autora del libro “Clinical trials: What patients and healthy volunteers need to know”(Los ensayos clínicos: Lo que los pacientes y voluntarios sanos que saber).

Esta obra, publicada el año pasado por la editorial Oxford University Press y sin traducción al español, es una guía sobre la naturaleza de las investigaciones y los derechos de quienes se someten a ellas.

México ha sido base de 1.310 estudios, detrás de Brasil con 2.090 y por delante de Argentina con 1.099, según la base de datos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas inglesas).

La cifra de ensayos fuera de Estados Unidos ha crecido en los últimos años. Hacia 1990, solo 271 pruebas eran desarrolladas en otros países sobre medicinas dirigidas al mercado de la potencia norteamericana, según datos de su Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Para 2008, esa estadística había saltado a 6.485. Los NIH detectaron casi 60.000 experimentos en 173 países desde 2000.

La estadounidense Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas inglesas) sólo revisa los resultados de los estudios, pero no su desarrollo. Algo similar ocurre con la mexicana Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que en 2010 extendió registro a 155 medicamentos alópatas.

Por eso, la transparencia es un tema fundamental alrededor de estas indagatorias científicas. En ese sentido, la Red Cochrane Iberoamericana, formada por investigadores de la región, planteó la creación de un registro latinoamericano ad hoc, que finalmente no llegó a cuajar.

“La colaboración reconoce la importancia de registrar prospectivamente las pruebas para garantizar que la evidencia obtenida sea válida e integral, y para minimizar el riesgo de un sesgo en la publicación y el reporte”, cita el artículo titulado “El Registro Latinoamericano de Pruebas Clínicas”, elaborado por 14 investigadores de la Red y publicado en 2006 en la Revista Panamericana de Salud Pública.

El grupo promueve la difusión de información de intervenciones sanitarias, para que los usuarios tengan a mano todos los elementos alrededor de esas prácticas.

La Organización Mundial de la Salud recomendó en 2005 una transparencia total en los registros de ese tipo de pruebas, un protocolo que no ha sido aplicado a cabalidad en la región.

Por eso, no sorprende que surjan casos como el de Celebrex, un antiinflamatorio para aliviar el dolor de padecimientos como artritis y síndrome premenstrual fabricado por la transnacional estadounidense Pfizer.

Esa empresa llevó a cabo al menos 290 estudios de Celebrex, 183 de ellos en suelo estadounidense y el resto presumiblemente en otras locaciones, según el registro de NIH. Al menos ocho indagatorias se practicaron en México, seis en Costa Rica y Colombia y 10 en Brasil.

Luego de que Pfizer gastara más de 1.000 millones en su promoción, empezaron a surgir denuncias en 2004 de que los pacientes eran más proclives a sufrir ataques al corazón o embolias. Además, la revista especializada Journal of the Royal Society of Medicine reportó en 2006 otros efectos negativos.

En septiembre pasado, la FDA reveló que los resultados preliminares de un estudio efectuado en México concluyeron en que Rotarix, una vacuna infantil contra el rotavirus, mostraba un riesgo de obstrucción intestinal. Sin embargo, ese medicamento continúa en el mercado, a falta de datos concluyentes.

La vacuna, avalada para el consumo estadounidense en 2008, es producida por la firma transnacional británica GlaxoSmithKline.

“Me salieron unos moretones y los médicos están revisando por qué”, contó Leonor, que se identifica con un nombre ficticio porque firmó un documento de confidencialidad respecto del ensayo.

“Los pacientes están en la oscuridad sobre el proceso, no conocen cómo protegerse, nadie ve por sus intereses”, señaló Speid, quien invirtió unos dos años en escribir el libro, basado en su experiencia e investigaciones.

Generalmente, las empresas farmacéuticas subcontratan a laboratorios locales para practicar las pruebas. En Estados Unidos los médicos que toman parte en las investigaciones deben inscribirse ante la FDA.

Pero ese registro cayó 5,2 por ciento en Estados Unidos entre 2004 y 2007, aunque aumentó 10 por ciento en América Latina, 12 por ciento en Asia y 16 por ciento en Europa oriental, pues la supervisión es más laxa en esas regiones.

“Se espera que el registro de pruebas clínicas fortalezca la confianza del público en la ciencia médica y la industria farmacéutica”, cita el artículo de la Red, que tiene extensiones en Venezuela y Brasil.

 

(Con información de IPS tomado de Cubadebate)

Compartir este post

Comentar este post

maria sabina 02/15/2011 18:27






Human Guinea Pigs, 2002
Watercolor and gouache over graphite
on illustration board
Published in Time, April 22, 2002 (15)
LC-USZC4-11597; LC-DIG-ppmsca-03322


www.loc.gov/rr/print/swann/kunz/kunz-exhibit.html





 













 


 



simon rodriguez 02/15/2011 17:46



GRINGOLANDIA NO TIENE REPAROS EN USAR A SUS PROPIOS SOLDADOS COMO CONEJILLOS DE
INDIAS HUMANOS


 


Ken O'Keefe, ex infante de marina de EE.UU. , sirvió en la Guerra del Golfo de
1991, posteriormente denunció la utilización  de soldados de EEUU como "CONEJILLOS DE INDIAS HUMANOS" con
drogas experimentales directamente vinculadas con el “Síndrome de la Guerra del Golfo” y el uso de uranio empobrecido en la guerra como un "crimen contra la humanidad".


 


Israel ha dejado caer intencionalmente dos grandes bombas en la fábrica de suministros médicos AL-Qerem Medical Supplies en Jabalya, Gaza. El edificio está totalmente destruido, al igual que
todos los equipos y suministros médicos. Gaza se encontrabaa ya en estado de crisis por falta de suministros médicos, este bombardeo significará que sea imposible atender en el futuro, incluso la
más básicas necesidades médicas.


 


 


                                Ken
O'Keefe 8 de febrero de 2011


 


 


 





  


Ken O'Keefe es un ex infante de marina de EE.UU. que sirvió en la Guerra
del Golfo de 1991 y, posteriormente denunció el uso de uranio empobrecido como un "crimen contra la humanidad" y la utilización  de soldados de EEUU
como "conejillos de indias humanos" con drogas experimentales directamente vinculadas con el “Síndrome de la Guerra del Golfo”. También es un activista social que recurre a la acción directa para
la conservación marina. El es más conocido por dirigir la acción de escudo humano a Irak y como sobreviviente del ataque israelí en el MV Mavi Mármara en la que participó en "defensa de la nave"
y en " el desarme de dos Comandos israelíes ". El 7 de enero de 2004, O'Keefe quemó su pasaporte de EE.UU. en protesta contra el imperialismo americano y pidió que las tropas de EE.UU. se
retiraran de Irak de forma inmediata. Él reemplazó su pasaporte de EE.UU. con un "Pasaporte Mundial", posteriormente se autoproclamó "ciudadano del mundo" con "lealtad a la familia humana y al
planeta Tierra." Ken también tiene la ciudadanía legal de Irlanda y Palestina. Lea la Biografía de Ken O'Keefe en el sitio web de Ken: alohapalestine.com


 


____________________________________


 


 


 


 


 


Ken O'Keefe is a former U.S. Marine who served in the 1991 Gulf War and subsequently spoke out about the use of
depleted uranium as a "crime against humanity" and the US military using soldiers as "human guinea pigs" with experimental drugs that were directly linked to Gulf War syndrome. He is also a
social entrepreneur utilizing direct action marine conservation, he is more widely known for leading the human shield action to Iraq and as a survivor of the Israeli attack on the MV Mavi Marmara
in which he participated in "defending the ship" and "disarming two Israeli Commandos". On January 7, 2004, O'Keefe burned his US passport in protest of "American Imperialism" and called for US
troops to immediately withdrawal from Iraq. He replaced his US passport with a "World Passport", subsequently proclaiming himself a "Citizen of the World" with “ultimate allegiance to my entire
human family and to planet Earth." Ken is also legal citizen of Ireland and Palestine citizenship. Read Ken O'Keefe's Biography, you can
also visit Ken's Ken's Website alohapalestine.com