Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Llamamiento a la Clase Obrera a romper con el Capitalismo‏

13 Febrero 2012 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Derrotar a la oligarquía es el objetivo del pueblo trabajador

Llamamiento a la Clase Obrera a romper con el Capitalismo. Derrotar a la oligarquía es el objetivo del pueblo trabajador 

 

SALIMOS del EURO, de la UE, y de la OTAN * 

 

POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA Y EL COMUNISMO

 

El capitalismo español se incorporó en el año 1986 a la UE (entonces CE), con la finalidad de mejorar su posición para la explotación de la clase obrera, y para colocarse mejor en la disputa internacional por el control de los mercados y por el saqueo de las materias primas. Con esta decisión España quedó insertada en la cadena imperialista europea, como uno de sus eslabones más débiles; pues este polo imperialista está dominado por las fracciones más poderosas del capital monopolista: Alemania, Francia, Inglaterra.

Esa es la auténtica naturaleza de la UE, que nada tiene que ver con los intereses de los pueblos, y sí con los intereses exclusivos de las clases dominantes europeas, que consolidan así su hegemonía con el fin de mantener la opresión y la explotación sobre la gran mayoría social.

  

LA UE Y LA CENTRALIZACIÓN DEL CAPITAL:

 

Han sido varias las fases de desarrollo de este proyecto imperialista. En la etapa final del siglo pasado los Fondos de Cohesión, FEDER, LIDER, etc. –que parecían subvenciones generosas de la UE a España- tan solo tenían por finalidad crear las condiciones más adecuadas para el sometimiento de la economía española a los intereses del capital monopolista europeo, que compró a precio de saldo los recursos fundamentales de nuestro país, haciéndose con el control de la mayor parte de los sectores de la producción: química, siderurgia, turismo, textil, automoción, etc.

La ampliación de este proyecto, incorporando a antiguos países socialistas –en alianza con los promotores de la contrarrevolución-, ha permitido al capital monopolista europeo apropiarse de cuantiosos recursos productivos, materias primas y mercados, a la vez que acceder a la explotación de una fuerza de trabajo más cualificada y a la que se pagan salarios inferiores. Ello ha acelerado el proceso de centralización del capital en la UE, dejándola hoy en manos de unas pocas corporaciones transnacionales. Ese inmenso poder económico impone un poder político igualmente absolutista.

Estos cambios se dan simultáneamente con una feroz pugna interimperialista. El imperialismo yanki, el imperialismo japonés, la creciente influencia internacional de China, el emergente imperialismo turco, etc., son fracciones que pugnan por participar con ventaja en el expolio capitalista dentro del territorio de la UE, y en el resto del planeta.

 

PRIVATIZACIONES Y ESTADO MÍNIMO

 

Este proceso imperialista ha defendido al mercado como el regulador natural de toda la actividad económica. Es lo que se conoce como neoliberalismo.

Se trata de reducir el papel del estado al mínimo para que el capital pueda actuar libremente, sin límites de ningún tipo. Consecuencia inmediata de esa política se procede a despojar al aparato estatal de la mayor parte de la propiedad social y de cualquier papel en la garantía del bienestar del pueblo. Se privatizan todos los sectores económicos gestionados antes por el estado: energía, comunicaciones, transporte, etc.. Al tiempo que se privatizan también la educación, la sanidad, las loterías, etc.

Al estado se le asigna, cada vez más, el papel represor de las luchas del pueblo. Policía, ejército y tributos parecen ser las únicas competencias naturales del estado neoliberal. Reduce el estado sus fuentes de ingresos y aumenta su proceso de endeudamiento, precisamente con los sectores monopolistas del capital financiero.

 

LA CRISIS ESTRUCTURAL DEL SISTEMA CAPITALISTA

 

La crisis estructural del capitalismo, que estalla de forma brutal en el verano de 2007, ha ayudado a poner de manifiesto la realidad que se expresa en lo dicho hasta aquí.

En las situaciones de crisis el capitalismo orienta sus esfuerzos hacia la concentración del poder económico, aún más, y a eliminar a aquellos sectores más débiles. Así la oligarquía se apropia de una mayor parte de la riqueza, y se agranda las diferencias entre las clases dominantes y la clase obrera y los sectores populares. Esto es lo que está pasando hoy en nuestro país bajo la imposición de la oligarquía española, y para ello es una herramienta muy útil la UE.

Banesto, Telefónica, Repsol, Endesa, etc., son producto de este proceso. Empresas multinacionales que acumulan ingentes riquezas participando del expolio internacional imperialista, al tiempo que mantienen su base nacional de acumulación. Empresas que compran gobiernos, apoyan golpes de estado o financian guerras con tal de acrecentar su tasa de ganancia.

En este proceso se dan las iniciativas de relocalización de empresas, buscando la fuerza de trabajo más barata que puedan explotar. Así se presiona sobre la clase obrera de nuestro país (dumping social), chantajeándola para que acepte salarios más reducidos y condiciones de trabajo de mayor explotación.

El gobierno de la UE impone, a los países pertenecientes a ella, unas leyes que favorecen a los intereses del capital monopolista solamente, y de una manera especial los del capital financiero.

Por ello se impone dictatorialmente un límite al déficit público, para que los distintos estados puedan garantizar el pago de la deuda al capital financiero prestamista, por encima de cualquier otra prioridad.

 

EL EURO, UNA ESTAFA AL PUEBLO TRABAJADOR

 

Llevamos diez años con el Euro y el pueblo entiende perfectamente que esto ha sido una estrategia del capital monopolista, que ha llevado a la clase obrera a perder poder adquisitivo, y a ser víctima de una auténtica estafa. Quienes sí han sacado ventaja del euro han sido los grandes sectores financieros, que han dispuesto de mayores facilidades para sus negocios parasitarios.

Como muestra de la estafa al pueblo que ha sido la implantación del euro valgan estos resumidos datos económicos:

 

Variación entre el año 2002 (entrada del euro) y el año 2009

Crecimiento de la inflación

31,60 %

Crecimiento de los salarios

13,90 %

Precio de la vivienda

53,00 %

Precio de la alimentación

31,70 %

Precio de la carne

50,12 %

Precio del pollo

48,47 %

Precio del gasoil

87,61 %

 

 DICTADURA Y VIOLENCIA

 

Pero el capitalismo no puede superar esta crisis estructural con las normas que hasta ahora había aceptado, donde se reconocían unos derechos individuales y colectivos -como el derecho de la clase obrera a la negociación colectiva-, y existía un sector público importante que atendía –entre otros servicios- la sanidad y la educación, etc..

Ahora el capitalismo, para remontar esta crisis -garantizando la hegemonía de la oligarquía-, tiene que imponer una férrea dictadura que liquide todos los derechos de la clase obrera y sus conquistas históricas. Ese es el papel del Euro, de la UE y de la OTAN.

Así, se lleva a la Constitución el límite del déficit, Bruselas obliga al compromiso de aumento del gasto militar, limita la acción de los partidos políticos revolucionarios, se trata de liquidar la negociación colectiva, se realiza un espionaje universal a toda la población, se interviene en guerras por todo el planeta, se rebajan los salarios, se aumenta la jornada laboral, etc.

El futuro en el capitalismo será peor para la clase obrera y los sectores populares, que quedarán sometidos al dictado violento de las clases dominantes. La dictadura del capital yo no disimula, y ejerce su poder imponiendo brutales condiciones a la vida del pueblo.

Por ello el Euro, la UE y la OTAN, nada tienen que ver con los intereses del pueblo trabajador.

 

UN FUTURO PARA EL PUEBLO TRABAJADOR

 

Por todo lo expuesto el futuro para la clase obrera y los sectores populares está en romper con el proyecto de dominación de la oligarquía. En la salida del Euro, de la UE y de la OTAN. Para avanzar, con la lucha obrera revolucionaria, hacia la construcción del socialismo-comunismo en nuestro país. Único modelo de sociedad que en el futuro puede garantizar al pueblo trabajador el camino hacia mejores condiciones de vida.

Para ello el PCPE impulsa una política de alianzas amplia en el Frente Obrero y Popular por el socialismo, donde se incorporen la clase obrera, sectores de autónomos, pequeños productores y otros sectores del pueblo trabajador. La Huelga General es la principal herramienta de lucha de este bloque de alianzas.

Hoy las clases dominantes realizan todo tipo de maniobras para tratar de mantener en pié el Euro y la UE -que se les caen a pedazos-, porque saben que para ellas es una cuestión de vida o muerte. Pues confían a la UE y la OTAN todas sus estrategias de dominación de la clase obrera y los sectores populares.

Pero el pueblo, precisamente por ello, sabe que nada tiene que ganar dentro de ese proyecto político, económico y militar imperialista.

Queremos salir del euro, de la UE y de la OTAN; no para volver al viejo y rancio capitalismo español, sino para avanzar hacia la república socialista y el comunismo; proceso que se iniciará cuando la clase obrera acumule la fuerza suficiente para imponer la socialización de la banca y de los sectores estratégicos de la economía. Empezando, así, la construcción de una sociedad de personas libres e iguales sin explotación, dirigida por la clase obrera, donde la propiedad social garantice el bienestar y el desarrollo individual y colectivo de las mayorías.

 

 

LA PROPIEDAD SOCIAL GARANTIZARÁ EL BIENESTAR DEL PUEBLO TRABAJADOR

SALIDA del EURO, de la UE y de la OTAN

FRENTE OBRERO Y POPULAR POR EL SOCIALISMO

HUELGA GENERAL CONTRA EL CAPITAL

 

 

* Como todo proyecto imperialista es un proyecto antisocial y antipopular, donde las víctimas –desde su creación- las ponen los pueblos y la clase obrera

 

 

Resolución del PCPE ante el brutal ataque de la oligarquía contra la clase obrera

Comité Ejecutivo

EL GOBIERNO DEL PP,  A LAS ÓRDENES DE BERLÍN,  APRUEBA SU PRIMERA REFORMA LABORAL OBEDECIENDO LAS EXIGENCIAS DEL CAPITAL FINANCIERO

La clase obrera ha de responder luchando hasta liquidar el sistema capitalista

 

E

l Gobierno de Mariano Rajoy ha dado su primer paso importante en el inicio de la aplicación de las políticas que hoy exige el imperialismo europeo, con capital en Berlín, para tratar de remontar la crisis estructural del sistema capitalista.

Esta crisis estructural, sin solución dentro del sistema capitalista, está siendo gestionada por los gobiernos de turno de los distintos países sometiendo a la clase obrera a un aumento generalizado de las condiciones de explotación hasta ahora vigentes.

La lógica de acumulación capitalista está en quiebra. No hay ninguna perspectiva de recuperación de la actividad económica en este sistema. Nadie discute las previsiones de una profunda depresión para este año 2012, que tendrá como consecuencia inmediata un aumento generalizado del paro.

El gobierno Rajoy, que fue elegido como alternativa al anterior de la socialdemocracia, sabe perfectamente el papel que tiene asignado y obedece- como servil lacayo- las ordenes que recibe del capital monopolista y financiero. El discurso cínico de la preocupación de este gobierno por crear empleo no es más que una burda comedia de la democracia burguesa. El papel de este gobierno no es otro que el de favorecer un profundo proceso de destrucción de fuerzas productivas (más paro), que es como el sistema capitalista trata de remontar sus crisis, sin descartar el recurso a la guerra llegado el momento.

En estos meses de gobierno se ha dado un reparto de papeles entre gobierno y de los denominados agentes sociales protagonistas del pacto social. Así una parte de las agresiones a nuestro poder adquisitivo y a nuestros  derechos  se acordaron previamente en la mesa del Pacto Social entre empresarios y dirigentes  sindicales, y la otra parte, la más descarnada,   la asume ahora el gobierno Rajoy en solitario. Esta comedia, en todos sus actos,  es una burla a los intereses del pueblo trabajador, al cual se le roban sus derechos y se le rebajan de manera generalizada los salarios y sus derechos laborales fundamentales.

El gobierno Rajoy seguirá por este camino mientras la clase obrera no se levante en radical lucha de masas para derrotar sus políticas.

Mientras tanto, los reformistas de todo tipo, con su persistente llamamiento a encontrar una salida social a la crisis dentro del capitalismo,  no representan ningún camino distinto en esta guerra de la oligarquía contra la clase obrera. Sus posiciones de conciliación de clases, y de aceptación de las reglas de juego de la democracia burguesa, les incorporan al bloque dominante que, de una u otra manera, oprime y explota al pueblo trabajador. Así lo demostró, en su momento, el gobierno de Zapatero, la experiencia del tripartito catalán o el gobierno de la “izquierda plural” de Asturies y  el mismo Ayuntamiento de Córdoba que,  gobernado por IU,  privatizó servicios públicos fundamentales..

A este ataque generalizado contra la clase obrera y contra el pueblo solo se puede responder organizando la unidad combativa de la clase y el pueblo por la derrota del sistema capitalista, por la salida del euro, de la UE y de la OTAN, y por abrir un camino para la conquista del poder por la mayoría trabajadora. El sistema capitalita en quiebra solo puede ofrecer un futuro de más pobreza y más violencia al pueblo.

La etapa actual se caracteriza por la necesidad de construir esta unidad combatiente de la clase obrera y amplias capas del pueblo trabajador, en una lucha sostenida de largo desarrollo temporal, en el que las sucesivas movilizaciones y luchas irán fortaleciendo su misma capacidad de combate y la claridad de los objetivos radicales de transformación.

El Partido Comunista de los Pueblos de España se propone estar a la altura de las circunstancias, y asume el compromiso de colocarse a la cabeza de estas luchas para cambiar en el más breve plazo de tiempo la actualmente  desfavorable correlación de fuerzas para el pueblo. Solo la lucha consecuente derrotará al gobierno de los lacayos de la oligarquía y sus políticas.

La reforma aprobada supone un ataque sin precedentes a la línea de flotación de los derechos laborales:

-          Abaratamiento del despido, hasta su gratuidad en algunos casos.

-          Nuevos mecanismos para una rebaja masiva de los salarios.

-          Dar vía libre a los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE).

-          Nuevos mecanismos de sobreexplotación de la juventud obrera.

-          Entregar a la patronal ingentes cantidades de dinero público vía bonificaciones.

-          Comienza la agresión contra las prestaciones por desempleo.

-          Avanza en la privatización de los servicios públicos de empleo mediante las parasitarias Empresas de Trabajo Temporal (ETT).

-          Intensifica la dictadura empresarial en materia de jornada laboral, salario, y movilidad funcional y geográfica.

-          Lanza un ataque mortal contra la negociación colectiva, facilitando la dictadura empresarial frente a los convenios colectivos y limitando su vigencia, en la perspectiva de su desaparición.

Ninguna de estas medidas tiene la más mínima posibilidad de mejorar la actual situación de la clase obrera, sino al contrario, son todas ellas medidas para abaratar el ya bajo precio que la patronal paga por la fuerza de trabajo, y para acentuar la dictadura de la patronal que permitirá imponer las más arbitrarias condiciones de trabajo a la clase obrera. Rajoy da una vuelta de tuerca más a la dictadura del capital.

Casi cinco millones y medio de hombres y mujeres en situación de paro -que a final del año pueden ser cerca de seis millones-, son la expresión del fracaso de todas las políticas de apuntalamiento de este sistema capitalista decrépito. La pobreza se extiende, millones de jóvenes no tienen ninguna perspectiva de encontrar trabajo en los próximos años frustrando la etapa fundamental de su vida, una buena parte de la población infantil tiene una alimentación deficitaria que les marcará para toda su vida, la mujer trabajadora sufre unos mayores recortes de salario y una mayor precariedad con horarios agotadores, etc.

Por todo ello, el Partido Comunista llama a toda la clase obrera, a los sectores populares y a las decenas de miles de sindicalistas que honestamente luchan en su lugar de trabajo, a responder con contundencia, y a denunciar ante la clase obrera a la dirigencia sindical pactista que obstaculiza la organización de una contestación masiva y decidida de la clase obrera con la lucha diaria en su lugar de trabajo.

Articular la unidad de la clase es hoy una prioridad; la clase obrera no se puede dividir en función de la sigla sindical en la que se organiza porque debilita su capacidad de lucha. El PCPE llama a unir a toda la clase obrera en un solo frente sindical clasista y combativo, que, con la propuesta de la convocatoria de huelga general como revulsivo inmediato para la lucha,  comience por la organización  en los centros de trabajo, en los sectores productivos, y en los barrios y ciudades  de COMITÉS para la UNIDAD OBRERA del que participen todos los trabajadores y trabajadoras que desde el rechazo al  Pacto Social, asuman  que la única lealtad que les debe guiar es la defensa consecuente de los intereses de su clase, y el derecho a su participación democrática y activa en todas y cada una de las decisiones que les incumben y determinan su futuro.

Trabajadores y trabajadoras:

-          Organicemos Comités para la Unidad Obrera (CUO).

-          Exijamos la convocatoria de la Huelga General.

-          Unamos todas las luchas obreras y organicemos la solidaridad.

-          Reaccionemos con contundencia en cada lucha: ¡o ellos o nosotros!

-          Digamos alto y claro que en el capitalismo no hay salida, que solo el poder obrero y popular, que solo el socialismo – comunismo romperá las cadenas de la explotación.

-          Empleemos todos los medios a nuestro alcance para responder: asambleas, concentraciones, mítines, manifestaciones, octavillas, carteles, pintadas. Por una amplia agitación llamando a la lucha y exigiendo la huelga general.

-          Guerra a la patronal y sus gobiernos, guerra al capitalismo.

 

NO AL FRACCIONAMIENTO SINDICAL, COMITÉS PARA LA UNIDAD OBRERA

HUELGA GENERAL CONTRA EL CAPITAL YA

POR LA SALIDA DEL EURO, LA UE Y LA OTAN

POR EL SOCIALISMO Y EL COMUNISMO

TODO PARA LA CLASE OBRERA

 

SIN NUESTRO TRABAJO NO SE MUEVE UN ENGRANAJE, DEMOSTREMOS NUESTRA FUERZA

 

12 de Febrero de 2.012

 



 

 

 

Compartir este post

Comentar este post