Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

LLUEVEN MILLONES: Una andanada de inversiones en Uruguay

25 Enero 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

[regalo+inversor.jpg]Últimamente venimos asistiendo a una seguidilla de anuncios sobre capitales extranjeros que se vuelcan en inversiones de cifras millonarias en variados rubros. Se destacan Montes del Plata con sus 1900 millones para una planta de pasta de celulosa en Colonia, la minera Aratirí con una cifra bastante similar en nuestra región, otra minera llamada Orosur en Rivera que excava para sacar metales preciosos (30 millones), la venta del frigorífico de la vecina ciudad de Melo (65 millones), la instalación de industria de alta tecnología para televisión digital (27 millones), y así por el estilo. Casi todos los días escuchamos de esta lluvia de millones sobre nuestro país.

Cabe preguntarse cuantos de estos billetes verdes llegarán a manos de los uruguayos, porque la difusión entusiasta que de estas inversiones hacen los medios que responden al poder hegemónico, podría inducir a creer que el país se enriquece rápidamente con tanto capital y  que a sus habitantes le esperan tiempos venturosos de gran prosperidad. Cuidado, a no engañarse, o mejor dicho, a no dejarse engañar.

La verdad es que toda esta lluvia de millones no es otra cosa que la versión siglo 21 del viejo y conocido colonialismo que nos ha estado esquilmando desde que Europa conquistó estas tierras. Esta rampante embestida de capitales extranjeros es la forma en que hoy nos saquean los que hace poco más de 500 años llegaron a nuestras costas en frágiles carabelas. Hoy no bajan con arcabuces y espadas, nos conquistan de otra manera: adueñándose de nuestra riqueza ya no en nombre de la corona o del imperio, sino invocando el mercado y la globalización. Pero el resultado es el mismo. Las venas de América latina siguen abiertas y sangrando al decir de Galeano.

Pero claro, nuestros gobernantes desprecian esta lectura de los hechos a la que pretenden calificar tal vez como ideologizada, fundamentalista, radical, retrógrada. Nos hablan de la credibilidad y estabilidad que ofrece nuestro país como la explicación de esta corriente inversionista. Dicen que debemos alegrarnos porque la única manera de despegar y desarrollarnos es recibir inversiones.   

Pero: ¿Qué país prospera regalando su riqueza? ¿O no es un regalo las franquicias que les damos a los conquistadores de hoy firmando tratados de protección de inversiones y exoneración de impuestos? Tan solo a una de éstas multinacionales, como si fuera poco lo antedicho, además le regalamos 250 has en Rocha para que hagan un puerto que moverá mayor volumen de carga que Montevideo, llevándose metales extraídos de Valentines y sus alrededores. No ponemos límite a la venta de tierras y suman cientos de miles las has en poder de las forestadotas, sojeras y arroceras extranjeras. No hacemos cumplir ni siquiera la constitución de la república en materia ambiental y dejamos que contaminen y depreden abiertamente usando químicos que están prohibidos en otros países. Ni hablar de proteger el patrimonio cultural que son los cerritos de indios y los antiguos túmulos que sucumben ante la extranjerización, igual que el monte natural y las especies autóctonas de nuestra fauna.

Llueven millones de dólares, si, pero esas cifras impresionantes que ocupan las tapas de los diarios, son una insignificante llovizna comparada con las descomunales ganancias que obtienen las empresas extranjeras, que por cierto, no vienen a hacernos ningún favor, no son filantrópicas, vienen a enriquecerse con un criterio explotador no solo de nuestra materia prima sino, muy lamentablemente, de nuestros trabajadores, prueba de ello es el escándalo hoy desatado en argentina al quedar al descubierto el régimen de esclavitud que propician las multinacionales del tipo que están desembarcando en Uruguay.  

Ninguna de estas inversiones es generadora de fuentes de trabajo digno y bien pagado para los uruguayos. Los puestos de trabajo bien remunerados son muy pocos y frecuentemente son ocupados por técnicos también extranjeros. Mucho del capital que infla los números de éstas inversiones en realidad no se vuelca al país, porque se va en compra de maquinaria de alta tecnología a los países ricos, aunque figura como invertido en Uruguay. Así nos pasó con BOTNIA: un 80% de los 1200 millones invertidos se fueron para Europa donde se adquirió el equipamiento de la planta.

Más que precipitaciones que refrescan y alimentan la tierra, esta lluvia de millones se parece a un furioso torrencial que trae destrucción y ruina.

¡Ojalá me equivoque y tengan razón los que no piensan como yo!

                                                                                      Aníbal Terán Castromán

Caricatura

Compartir este post

Comentar este post

rose green 06/15/2011 16:51



brillante resumen del NUEVO COLONIALISMO..QUE BANDERA USAREMOS? SEGUIMOS SIENDO LA REPUBLIQUETA BANANERA