Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Los cerdos

18 Mayo 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Este título es la traducción de la palabra inglesa “pigs”. Es el ofensivo membrete que en los pasillos de los organismos internacionales (FMI, BM) y los gobiernos de Alemania, Francia y otros, les han aplicado a cuatro países. El denominativo resulta de la primera letra del nombre de cada país; se refieren a Portugal, Irlanda, Grecia y España (Spain).Así tratan a quienes ahora mismo están sufriendo las consecuencias más agudas del manejo capitalista ortodoxo de su economía. Más exacto, están padeciendo la condición a la que están sujetos al capitalismo, por el férreo dominio de sus clases poseedoras. Mientras sean capitalistas seguirán sufriendo esta situación indefinidamente y cada vez con mayor fuerza y constancia. Los períodos de recuperación serán menos plenos y las crisis tenderán a una cronicidad endémica. Ya no habrá ni siquiera las ondas largas de Kondratieff, o sea, las crisis prolongadas con cortas recuperaciones; todo será crisis.

Es la crisis del capitalismo en general

El apodo colectivo de pigs, es una sinvergüencería de los grandes y los organismos financieros para justificar la imposición de exigencias y sacrificios mayores a los chicos, pues, ellos mismos están en crisis económica. Acaba de conocerse el escándalo del Deutsche Bank que ha mentido y estafado miles de millones de euros. Están igual que con la crisis al otro lado del Atlántico: hipotecas impagables, compra de cuentas “tóxicas”, el falseamiento de datos y calificaciones de deuda, riesgo, etc. todo con el consiguiente empobrecimiento, la desocupación, las quiebras. Además con la peculiar “ética” de los financistas, como la “pirámide de Mardoff” que se embolsilló más de 50.000 millones de $US y los exorbitantes sueldos de los capos, 100 a 250 millones de dólares anuales, etc. La crisis continúa a pesar de la propaganda que habla de “indicios de recuperación”. La mala ética sigue impertérrita: los bancos ganaron 18.700 millones de $US y los gerentes cuerudos ganan igual que antes. Obama ha tenido que anunciar la Reforma Tributaria: regulación de grandes bancos, aumento de impuestos a las ganancias y menores sueldos a los banqueros. ¡Ojalá pueda!

Lo anterior son muestras de la caducidad histórica del capitalismo, sea o no neoliberal. La crisis, que en este momento es más visible y sacude a Europa, la sufren los trabajadores del campo y la ciudad, que son la aplastante mayoría. Pero, por ello mismo, han elevado su resistencia a niveles mayores. En Grecia, v. gr. han llegado a plantear el cambio de gobierno. La huelga general del 5 de mayo fue contundente y la Unión Sindical de los Trabajadores prepara otra mayor para el 20. En España la huelga está fijada para los primeros días de junio y ha sellado la acción unitaria de las Comisiones Obreras (IU-PC) y la UGT (PS). En ningún país europeo han faltado grandes manifestaciones; algunas tan enérgicas, como en Rumania, que casi se puede hablar de alzamientos populares. ¿Por qué la firme respuesta?

En todos los países, las medidas que impone el FMI para dar créditos son: rebaja de sueldos, congelamiento de pensiones, supresión de bonos, reducción de plantillas y recortes a los presupuestos de salud y educación. En España, con el 20% (4 millones) de la fuerza laboral cesante, se rebaja los sueldos del sector público en 5%; se congelan las pensiones, se viene el aumento de edad de jubilación a 70 años; se suprime el bono de 3.000 dólares por cada hijo nacido vivo y se efectuará nuevos despidos. Con variantes locales la receta es la misma en todos los países, pero primero en los pigs.

Los sinvergüenzas han dicho que los gobiernos han gastado más de lo que ingresa en programas sociales: salud, educación, empleados públicos, bonos y pensiones y han acabado echando la culpa al pueblo trabajador. Los préstamos a los gobiernos (hecho insólito en la Unión Europea) van a ir a salvar a los banqueros y a las grandes empresas virtualmente quebradas. Salvan a la burguesía financiera y monopolista y hacen hambrear más al pueblo.

Esa es la lógica capitalista y por ello mismo está cavando su propia tumba. El enterrador, el proletariado, se prepara para echarle tierra.

Marcos Domich Ruiz
FOROBolivia
Tomado de ELSALMON - Revista Cultural

Compartir este post

Comentar este post