Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
El polvorín

Los derechos humanos son míos, míos, míos

1 Abril 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica


Los derechos humanos son míos, míos, míos.

Por Alfredo Grande*

“Es grave olvidar el pasado. Pero también es grave olvidar el presente”
(Aforismo implicado)

Palabras de la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández, en el acto por el Día Nacional de la Memoria, la Verdad y la Justicia, realizado en el edificio de la ex ESMA.

“Y también, como Presidenta de la Nación, tal cual lo dije en mi mensaje a la Asamblea Legislativa, queremos finalmente que se aplique la justicia con los jueces de la Constitución, que finalmente termine, como recién decía el papá que me precedió en el uso de la palabra, este capítulo tan trágico de los argentinos y podamos dar vuelta esa página de la historia pero con verdad y con justicia que es lo que queremos, no es tanto. (APLAUSOS) Nacés y tenés que saber quién sos, porque si no sabés quién sos no tenés libertad, porque no podés elegir; nadie que no pueda elegir, tiene libertad; nadie que no sepa quién es realmente, es libre. , pero no se confundan que este es un problema de derechas y de izquierdas, no. Por allí escucho alusiones a olvidar el pasado, pero el pasado no está siendo juzgado, los que están siendo juzgadas son personas concretas que cometieron violaciones, el pasado no se juzga (APLAUSOS), el pasado no se juzga, no hay ninguna figura en el Código Penal que castigue ser miembro del pasado, pero que a nadie se le ocurra porque el otro quiere ir para el otro lado, tomarlo preso, detenerlo o hacerlo desaparecer. Es muy poco lo que estamos pidiendo: libertad, libertad y democracia, libertad, democracia y justicia”.
(24 de marzo de 2010)

(APe).- La parábola que se abre cuando Néstor Kirchner en su condición de Presidente de la Nación descuelga el retrato del tirano Videla, se cierra el 24 de marzo reciente con dos actos donde el oficialismo gobernante expropia el capital simbólico de la lucha por los derechos humanos. De ser un patrimonio cultural de la militancia y las organizaciones que han sostenido batallas culturales, políticas, y de muchas otras variantes, y que una vez por año renuevan ese compromiso ético, solidario, combativo y colectivo, ha devenido un festejo donde se convoca a expresar la gratitud al Poder Ejecutivo por los logros obtenidos. Este derrape sin final, ha sido posible porque esta vez, el diario si hablaba de ti, o mejor dicho, de ellos. Los K. Al menos, algunos diarios, no todos, pero tampoco tan pocos.

El devenir histórico propicia la resignificación de aquello que, en su movida inicial, pareció tener un sentido. Descolgar la foto de Videla, que de paso aclaremos que no es lo mismo que haberlo enfrentado poniendo y dejando el cuerpo, como sí lo hicieron todas las Madres todas, y todas las Abuelas todas, puso en la superficie un anhelo muy profundo del entonces Presidente. El mismo que el inmenso Rodolfo Walsh nos explicara como estrategia de la derecha: “toda lucha debe comenzar como si fuera la primera”.

La negación de la actividad de la CONADEP y los juicios a las Juntas Militares motivó una firme protesta del que fuera posteriormente considerado el Padre de la Democracia. Esta idea de que la función comienza cuando Yo llego (aclaro que Yo es por Él, no por mí) se denomina autoengendramiento. Aquel que nace de sí mismo, casi, casi, sin pecado (político) concebido. Lo digo en otros términos: no había kirchnerismo antes que Néstor fuera elegido Presidente. Lo que si hubo, no sé si gracias a Dios que en estas cuestiones suele ser esquivo, fue un furibundo anti menemismo. Y el turco, comadreja de los llanos según señala Pino Solanas, arrugó.

Después de 6 años de esos momentos fundacionales, el discurso de la Presidenta deja poco para desear pero mucho para cuestionar. El terrorismo de Estado no es un capítulo. Es un libro de varios tomos que se sigue escribiendo, y Silvia Suppo es una de sus trágicas pero ni siquiera últimas páginas.

La identidad es necesaria, pero no suficiente. Los cartoneros saben quienes son, los que duermen en la calle, los hambrientos del día después y del día anterior, los torturados en las comisarías y cárceles de la democracia. Pero conocer esa identidad del dolor y del sufrimiento, quizá sea peor. Lo que sin dudar saben es que no son consumidores, por lo tanto tampoco son contribuyentes de tantos impuestos fáciles, como el confiscatorio IVA, que solo es IVA y Vuelta para los capitalistas serios, como el “don Carlos” de la pauta publicitaria de la AFIP.

Por supuesto que tampoco nos confundimos: es un problema de derechas y de izquierdas. Más exactamente aún: es un problema de socialismo o barbarie. Sabemos que un fascista es un liberal asustado. Y con el kirchnerismo el liberalismo no está asustado: está enojado, que no es lo mismo, retenciones mas, cuota Hilton menos.

La barbarie fundante, el hambre, sigue siendo otro hecho maldito de este país burgués. Y apuesto que el “gordo” Cooke estaría de acuerdo. Desde ya que no hay ninguna figura del Código Penal que castigue el pasado. Pero querer juzgar al pasado con el código penal es un reduccionismo jurídico. Al pasado se lo juzga (evalúa, pondera, se cuestiona cada una de las historias oficiales) con otros códigos: políticos, filosóficos, éticos, morales, afectivos, ideológicos. Y a veces incluso, se lo condena.

Pero es la misma flecha envenenada con la que se apunta a las niñas y niños sin niñez: la responsabilidad penal. Y su cría predilecta: la policía, sea metropolitana o maldita. Es la carrera entre Macri/Scioli para ver quien logra mayor adhesión de los vecinos insensibles. ¿Pedir democracia, libertad y justicia es poco? Pienso que con 27 años de gobiernos constitucionales y vigencia del Estado de Derecho, es mucho para pedir. Y mucho más para esperar, aunque me parezca suicida esperar sentado.

Y en verdad es mucho, y el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia tuvo que re inventar su marcha, por el implante oficialista en Plaza de Mayo. Pero este segundo acto, es la continuidad del primer acto en la ESMA. ¿Cómo se llama la obra? Propongo: “Los Derechos Humanos son míos, míos, míos”.

La convicción que sea el kirchnerismo el garante de los derechos humanos tiene la misma estructura de un delirio. O sea: es una idea errónea, no pasible de crítica, y que condiciona la conducta del sujeto. Si la palabra “delirio” resulta ofensiva, tengo otras, como diría Groucho Marx. Es un ritornello del pensamiento único. Confirmado por este silogismo berreta: “Los gorilas me critican. Ud. me critica. Ud. es gorila”. Si bien mi tamaño apenas alcanza para un chimpancé medianamente robusto, tomo nota del riesgo.

Este pensamiento único / delirio tiene, necesariamente, un núcleo de verdad. Este núcleo lo hace consistente, coherente y creíble. Y ese núcleo de verdad es Hebe de Bonafini. Luchadora valiente contra la tiranía cívico militar. Todas las Madres todas han sostenido en los años más sangrientos una condición que, al decir de Osvaldo Bayer, las ha convertido en “madres invictas”. Su presencia en el segundo acto ratifica los dichos del primer acto. La multitud, la militancia, los combatientes, los trabajadores, los ciudadanos con dignidad, dieron el marco para que el derrape de considerar al kirchnerismo como el único garante real y simbólico de la lucha por los derechos humanos, exigiera entonces al menos tres actos, entre sucesivos y simultáneos.

Pero para que el 24 de marzo de 2010, (año del bicentenario, dos siglos que exigen una remixada historia oficial) pudiera sostenerse, un hada no fue invitada al banquete oficialista. En verdad fueron varias, pero una simboliza a todas y a todos: Julio Jorge López. El “otro” núcleo de verdad. Ninguno de los dos actos quiso incluirlo, y entonces la obra ratifica el título que propuse. Porque si los derechos humanos son míos, míos, míos, nada que interpele ese delirio, ese pensamiento único, puede ser tolerado.

En el discurso “úniko” de los derechos humanos, no hay espacio para dos núcleos de verdad antagónicos. Tampoco puede ser mencionado el hambre, ni el gatillo cada vez más fácil, ni el horror de las cárceles. En este mundo K Feliz, de logros ciertos, una sombra sombría se ha instalado. No es la acción de los fascismos, embozados, remixados, o en el estado puro de la raza asesina. Fueron enfrentados cientos de veces por la militancia combativa que siempre se instaló del lado de las izquierdas, incluso peronista.

La sombra sombría es el furor de hegemonía. Donde todo lo bueno es propio, todo lo ajeno es malo. Los logros de la gestión no merecen este final. Ni lo propio es tan bueno, ni lo extraño es tan malo. Y la legendaria lucha por los derechos humanos, es también, la lucha contra todo intento de captura y hegemonía. No necesitamos ningún Papa Constantino que haga de los derechos humanos una religión de Estado.

“El acto estaba terminando. Miraba para decidir por donde era más fácil salir. Sentí un tironeo en mi pantalón. Me sobresalté, como me sigue pasando, aniversario más, aniversario menos. Me tranquilicé. En su silla de ruedas, herencia de la crueldad de la tortura, el maestro me miraba sonriendo. Lo abracé. Me dijo en tono de confidencia:

- Recién los vi, están juntos contentos de ver a toda esta multitud.

- ¿A quien vio, maestro? -pregunté suponiendo que se refería a compañeros comunes.

- A Julio López y a Luciano Arruga. Están juntos ahora. Y vieras como se acompañan.

Me estremecí. Hacia algunos años que había atendido al maestro desde mi profesión de psiquiatra.

- Le habrá parecido, maestro -intenté aclararle.

- No, en serio. Los vi... Solamente los que sufren demasiado tienen la capacidad de ver ciertas cosas.

De pronto me encontré llorando.

Me dijo:

- Calma compañero. No se ponga triste. Los derechos humanos son nuestros, nuestros, nuestros.

- Así es maestro. Así es. Y me quedé con él.


*Alfredo Grande es Médico psiquiatra. Escritor. Profesor universitario. Miembro de honor de la Sociedad Cubana de Psiquiatría. Autor, entre otros libros, de “La sexualidad represora”.

www.pelotadetrapo.org.ar

Escucha este texto
 
Tomado de Voz Entrerriana.
 
 
Mas de La Voz Entrerriana:
 
ALAI, América Latina en Movimiento.La corporación sojera en los medios.Por Claudio Lowy. El sábado 27 de marzo de 2009 el diario La Nación, publicó un editorial titulado “Un fallo contra la soja”. Se refiere al fallo de la Cámara de Apelaciones en la...
Leer más »
Por Carlos del Frade. Esa fue la definición que eligió un sobreviviente del terrorismo de estado cuando se enteró del asesinato de la militante que supo soportar como pocos la sistemática depredación de su cuerpo cuando fue detenida desaparecida en los...
Leer más »
Derechos Humanos y Minería por Asamblea “El Algarrobo” en Vimeo. Un entrelazado sobre los sucesos de la historia de Argentina. Dictaduras y Democracia. Políticas de Estado Parecidas, Por un Lado Reivindicación de los Derechos Humanos para apalear el...
Leer más »
Una Tribu y una Corporación Minera. Por Alejandro Romero. El video comienza diciendo: “Uno de los pueblos indígenas más remotos de la india, una montaña a la que veneran como a un Dios y una multinacional minera con la mirada puesta en la piedra sagrada...
Leer más »
Zainuco denuncia la represión y las torturas del 24 de marzo en Neuquén. El organismo de derechos humanos Zainuco, de la provincia de Neuquén, realizó una denuncia judicial para reclamar que se investigue la brutal represión policial durante la marcha...
Leer más »
Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post