Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

LOS OPORTUNISTAS URUGUAYOS Y LA INTERVENSIÓN IMPERIAL

18 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

17 de marzo de 2011

 

 

MENSAJE DE LA 36

 

 

LOS OPORTUNISTAS URUGUAYOS Y LA INTERVENSIÓN IMPERIAL

 

“El gobierno del presidente José Mujica superó “absolutamente” los hechos del pasado, cuando la guerrilla tupamara era enemiga irreconciliable del “imperio” estadounidense

 

“Es la primera vez que se hace esto con Uruguay. Lo hacemos con ocho o nueve países, pero es la primera vez con Uruguay. Esto se trata de hablar de temas de interés común en un nivel estratégico, de cómo podemos aprender uno del otro, cómo podemos enfrentar los desafíos, trabajar conjuntamente en asuntos como por ejemplo las misiones de paz, donde Uruguay tiene mucho para enseñarnos. También Uruguay puede aprender algunas cosas de nosotros, por ejemplo la reorganización, la transformación de nuestras Fuerzas Armadas” 

 

 mujica-piedrazapato.jpg

El oportunismo del gobierno del Frente Amplio encabezado por José Mujica se ajusta a la definición clásica del leninismo. Que: “el oportunismo significa, adaptación, contemporización, conciliación por medio de concesiones en cuanto a los principios, renuncia a los correctos puntos de vista profesados antes. El oportunismo en el movimiento obrero se manifiesta en que algunas personas, grupos y, a veces partidos enteros traicionan la revolución proletaria, la causa de la clase obrera, el socialismo y el comunismo, y emprenden el camino de la conciliación con la burguesía. Los oportunistas de derecha defienden abiertamente a la burguesía, mientras que los de izquierda encubren su oportunismo con frases revolucionarias; los centristas ocupan posiciones intermedias, pero tratan de empujar a los revolucionarios hacia el camino oportunista, se esfuerzan por conciliar las divergencias y, dentro de los limites de un partido someter a los auténticos marxistas a la influencia de los oportunistas. Lenin consideraba a los centristas, oportunistas sumamente peligrosos, ya que encubrían su oportunismo con frases izquierdistas”.

 

Vale la pena que los compañeros y amigos jóvenes analicen estas reflexiones de Lenin las que continúan vigentes y sobre todo nos permiten identificar hoy día desde Mujica y Rosadilla, hasta los conciliadores, los centristas de siempre esos a los cuales Lenin consideraba más peligrosos que los demás oportunistas. Estos individuos carne picada de los penales, carecen en la actualidad de ideología y pensamiento político propio, razón por la cual se ven necesitados de tomar un poco de cada lado, a veces de la derecha, en otras de la izquierda, y la mayoría de las veces del centro.

 

Ya hemos dado a conocer lo que piensan y así lo manifiestan públicamente de Cuba, en otras oportunidades sobre Chávez y Venezuela, pues hoy veremos lo que dicen del imperialismo norteamericano y también que es lo que opina el imperialismo sobre ellos mismos.  

 

Este jueves 17 de marzo de 2011 el semanario Búsqueda de derecha publicó una entrevista hecha por Iván Kirichenko, a un jefe yanqui enviado por la Administración norteamericana llamado Frank Mora para cooperar con el gobierno de Mujica.

 

Un alto jerarca de la administración de Barack Obama, Frank Mora, sostuvo en Montevideo que su gobierno quiere cooperar con el Poder Ejecutivo que dirige José Mujica, quien ha superado “absolutamente” el pasado

 

Estados unidos quiere un acuerdo de defensa con Uruguay, transparente, “sin conspiraciones ni nada raro” más allá del partido que esté gobernando.

 

Comenta Kirichenko; Sin perjuicio de los múltiples elogios que Estados Unidos dedicó a los dos últimos gobiernos del Uruguay, es todavía extraño que un “peso pesado” del Pentágono esté en el país, al menos hasta hoy jueves 17, para iniciar una nueva fase del proceso que puede terminar en un acuerdo de cooperación en Defensa entre ambos países.

El subsecretario adjunto de Defensa para el Hemisferio Occidental, Frank Mora, lo explica como algo natural: por un lado, no hay factores políticos ni ideológicos que puedan desestabilizar al continente; la gran amenaza es el narcotráfico y la “violencia social” que genera; por otra parte, el gobierno del presidente José Mujica superó “absolutamente” los hechos del pasado, cuando la guerrilla tupamara era enemiga irreconciliable del “imperio” estadounidense.

Desde el martes 15, Mora mantuvo reuniones con el presidente Mujica y con el ministro de Defensa, Luis Rosadilla, en lo que significó el inicio de la etapa de “diálogo estratégico”. Si ambas administraciones superan esa fase, que puede durar varios meses, podrán luego firmar un acuerdo de cooperación en defensa.

Mora, quien en exposiciones públicas ha cuestionado los “mitos” que sobre Estados unidos se generaron en Latinoamérica, remarcó el martes, durante una entrevista con Búsqueda, que la “transparencia” del diálogo estratégico es una de las claves para que se traduzca en un acuerdo futuro, y aseguró que en esto “no hay conspiraciones ni nada raro ni oscuro”.

 

-¿Qué significa la expresión "diálogo estratégico"?

 

-Es la primera vez que se hace esto con Uruguay. Lo hacemos con ocho o nueve países, pero es la primera vez con Uruguay. Esto se trata de hablar de temas de interés común en un nivel estratégico, de cómo podemos aprender uno del otro, cómo podemos enfrentar los desafíos, trabajar conjuntamente en asuntos como por ejemplo las misiones de paz, donde Uruguay tiene mucho para enseñarnos. También Uruguay puede aprender algunas cosas de nosotros, por ejemplo la reorganización, la transformación de nuestras Fuerzas Armadas. Nosotros empezamos ese proceso en 1986, Uruguay recién lo está comenzando ahora. Quizás podamos  contarles muchas cosas en las que nos fue muy bien, y también otras en las que nos fue muy mal para que no las hagan aquí. Creo que esto ayuda realmente porque en niveles operacionales trabajamos siempre, pero nunca hemos tenido una conversación así en términos estratégicos, así que en cierta medida este es un momento histórico en la relación entre el Departamento de Defensa y el Ministerio de Defensa.

 

-Usted afirma que es la primera vez que se produce un diálogo estratégico entre ambos países, algo que hace años era impensable si se sabía que el gobierno iba a estar dirigido por un ex-guerrillero tupamaro. ¿Cómo se explica eso? 

 

-Para nosotros el gobierno de Uruguay es el gobierno de Uruguay. No importa que sea del Frente Amplio, del Partido Nacional, o que sea el Partido Demócrata o el Republicano quien gobierna Estados Unidos. La idea de un diálogo estratégico es que independientemente de quien esté sentado aquí o en la presidencia, esa relación va a perdurar. La idea es institucionalizar la relación  para que esté quien esté en el gobierno, la relación siga adelante.

Eso evidencia una relación madura, institucionalizada.

 

-¿Cuáles serían las ventajas para ambos países en caso de un acuerdo de defensa?

 

-Vamos a aprender muchas cosas uno del otro, vamos a compartir experiencias, hay puntos de vista que compartimos y también otros que no compartimos; es posible que entre amigos y aliados tengamos diferencias, pero creo que tenemos una visión común de los retos. Con el ministro Rosadilla nos hemos juntado en Washington, fuimos a almorzar, y conversamos sobre algo que me pareció importante, y que es central para esto: que este proceso sea transparente. Que todo sea transparente para que la gente vea la naturaleza de la relación  que estamos profundizando. Eso me pareció fundamental, la transparencia, y conversar sobre cómo enfrentar juntos desafíos no tradicionales. Cómo enfrentar desastres naturales, los tráficos ilícitos, actores transnacionales que no reconocen fronteras ni el concepto de soberanía...

 

-Días atrás, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Bonilla, dijo en una entrevista que los conflictos armados convencionales son cada vez menos frecuentes, y que las Fuerzas Armadas deben prepararse para las nuevas amenazas como los tráficos ilícitos. ¿Comparte este concepto?

 

-Nuestras Fuerzas Armadas actúan siempre en apoyo a las autoridades civiles. A veces el desastre es tal que las autoridades civiles no tienen la capacidad para responder de forma inmediata. En esos momentos es donde las Fuerzas Armadas pueden apoyar ese esfuerzo. Por ejemplo, el Comando Sur tiene la función de detectar y monitorear el tráfico ilícito. Siempre es en apoyo, algo que hemos aprendido por nuestra experiencia. Es un papel bastante flexible, ágil, porque como dijo el general Bonilla y estoy de acuerdo, hay que analizar las amenazas de una manera muy diferente a lo que hacíamos antes, en la Guerra Fría. Y debemos ser rápidos, porque el adversario es muy ágil, muy flexible y tenemos que adaptarnos.

 

-Parece claro que tanto el gobierno de Vázquez como el de Mujica han marcado una posición de desideologizar las relaciones exteriores. Sin embargo, amplios sectores del Frente Amplio mantienen una visión muy crítica de Estados Unidos, e incluso han llegado a bloquear lo que podía haber sido un Tratado de Libre Comercio. ¿Por qué cree usted que ahora se podrá nada menos que firmar un acuerdo de cooperación en defensa?

 

-Porque es parte de la voluntad del gobierno uruguayo. El debate y el juego político, que nosotros también tenemos y bastante duro, es algo que forma parte de la democracia y que es saludable, pero al cabo de ese debate es el gobierno quien tiene la responsabilidad de actuar sobre la base de los intereses uruguayos. Lo importante es encontrar puntos de convergencia en los intereses de ambos países.

 

-¿Cree que las barreras ideológicas de antes quedaron superadas? 

 

-No, no lo sé, porque no soy tan seguidor de la política interna uruguaya, pero es parte de la dinámica del proceso democrático, de las críticas tan necesarias, del debate, pero al fin y al cabo es el gobierno el que debe tomar una decisión sobre la base de los intereses.

 

-¿Y las señales que recibió del gobierno uruguayo fueron...

 

-...muy positivas. Cuando me reuní con el ministro Rosadilla conversamos mucho sobre esto. Él tiene una visión muy pragmática, de intereses de nación. Y por eso estamos aquí.

 

-Pero luego de esa reunión se produjo un altercado con una funcionaria uruguaya y todo se interrumpió. ¿Qué puede decir ahora sobre ese episodio?

 

-Sólo que se superó, que seguimos conversando, que hubo un malentendido, que se explicó y que se superó y de inmediato buscamos una fecha para la reunión. Para mí está completamente superado.

 

-Uruguay ha expresado a Estados Unidos su aspiración por adquirir determinados equipamientos, como aviones que hoy no tiene para controlar su espacio aéreo, patrulleras para controlar su espacio marítimo. ¿Un acuerdo de cooperación en defensa puede hacer que esas aspiraciones se concreten?

 

-Eso ya sucede desde hace tiempo, se adquieren partes para aviones y helicópteros, por ejemplo. Una vez que Uruguay defina su plan de defensa pues entonces verá cuáles son los equipos que necesita.

 

-¿Considera a Sudamérica como un posible escenario de conflictos futuros?

 

-No...

 

-... por sus recursos naturales?

 

-No. Eso es un argumento, una hipótesis de los siglos XVI o XVII. Yo no veo hipótesis alguna de conflictos por recursos naturales. Hay amenazas transnacionales, pero conflictos por recursos naturales de un país hacia otro no lo veo.

 

-¿Y es posible que haya conflictos por factores de desestabilización, como el discurso confrontativo y las fuertes compras de armas del gobierno de Venezuela?

 

-Es claro que no es una influencia ni un discurso positivo. Como ha dicho el presidente Obama, independientemente de los países y de sus diferencias políticas e ideológicas los países enfrentan retos y desafíos comunes, compartimos una visión común sobre cuáles son los problemas. El presidente Obama ya dijo que tiene su mano extendida para colaborar, pero también le corresponde a la otra persona extender la suya. Esa es nuestra actitud. El narcotráfico es una amenaza a todos los países. La violencia social que eso trae es una amenaza para todos, y nos obliga a que colaboremos. Si no colaboramos fracasamos. Todos. Ahí está el factor desestabilizador en el hemisferio. No son las diferencias políticas. Es la falta de coordinación y de cooperación.

 

-¿Entonces las compras de armas de Chávez en Venezuela son más ruido que nueces y no tienen un potencial desestabilizador real?

 

-Podría ser... Brasil, por ejemplo, está modernizando sus Fuerzas Armadas. Tiene un plan de defensa transparente, está publicado, con objetivos muy claros. Me parece muy bien. Pero cuando no existe esa transparencia, no hay plan sino sólo compra de armamento, queda todo de forma oscura y genera desconfianza. Yo no creo que haya carrera armamentista en la región, no lo creo porque la mayoría de los países lo hacen de manera transparente y trabajan con los vecinos para evitar malentendidos. La mayoría.

 

 -Hace unos meses el ex presidente de Costa Rica Oscar Arias le sugirió por carta al presidente Mujica que Uruguay elimine sus Fuerzas Armadas como lo hizo su país. ¿Tiene una posición al respecto?         

 

-No, porque son decisiones soberanas que ha tomado Costa Rica como también lo ha hecho Panamá, y las respeto, y en cualquier caso esa decisión en Uruguay es absolutamente interna de su pueblo.

 

-Días atrás, en una serie de comunicaciones estadounidenses filtradas a la red WikiLeaks y divulgadas por el diario "El País", se registra que algunos gobernantes uruguayos plantearon a Estados Unidos la posibilidad de ayuda militar en un contexto de grandes presiones y hostilidades con Argentina. ¿El tamaño tan pequeño de Uruguay al lado de sus gigantes vecinos hace imprescindible que tenga Fuerzas Armadas con una capacidad de disuasión real?

 

-Repito que no voy a referirme a esas cuestiones, pero puedo decir algo: con cualquier decisión que tome el gobierno de Uruguay nosotros estamos dispuestos a cooperar y a trabajar para ayudar a que esa estrategia se lleve a cabo.

 

-Algo que usted ha enfatizado en varias conferencias es que es necesario que Estados Unidos explique algunas cosas. Parece claro que algunos sectores del gobierno y de la opinión pública miran con desconfianza a Estados Unidos, sea por factores objetivos como subjetivos. ¿Cómo cree usted que Estados Unidos pueda recuperar la confianza o revertir la desconfianza de esos sectores?

 

-Explicando en todo momento nuestra política. Siendo absolutamente transparentes. Haciendo este tipo de entrevistas. Dando discursos, prestándome a las preguntas que se me planteen.

Estuve con intelectuales, estaremos en el Palacio Legislativo, en una conferencia de prensa... En una cumbre en Trinidad y Tobago algunos presidentes comenzaron a hablar del imperialismo y esas cosas y el presidente Obama se paró y desarticuló todo. Lo desarmó, simplemente: “Yo no represento todo eso. Yo le voy a decir lo que represento”. La idea es, entonces, destruir o corregir esos mitos que existen, pero que vienen de un pasado que ya no existe hoy. Le voy a dar un ejemplo: cuando se firma el acuerdo de defensa con Colombia se nos acusó de faltos de transparencia. Era completamente al contrario. La idea de hacer ese acuerdo es que fuera todo abierto, que la gente viera claramente nuestra relación con Colombia. Ahora hay un acuerdo que plantea claramente para todo el mundo nuestra relación. Lo mismo con Brasil. Y este diálogo estratégico será totalmente abierto y transparente, para que la gente vea que no hay conspiraciones ni nada raro ni oscuro. Nuestras acciones demuestran y demostrarán que no hay nada de eso, pero hay gente que vive aún en el pasado. Hay que mirar hacia el futuro. Y quienes viven en el pasado se van a quedar en el pasado.

 

-Si sigo su razonamiento, usted afirma que el gobierno del presidente Mujica ha hecho ese mismo proceso y ha superado el pasado 

 

-Absolutamente.

Hasta aquí la entrevista aparecida hoy jueves en el semanario Búsqueda.

 

Ahora pasemos a otro material recogido por nuestro compañero de tareas Fabricio Acosta.  

 

Dice Rosadilla refiriéndose a la reunión con Mora: Estuvimos hablando de las operaciones de paz, es un tema que para Uruguay es muy importante, también lo es para los Estados Unidos, lo es para la comunidad internacional. Uruguay es un país que se destaca internacionalmente, que resulta por cada lugar que uno va, reconocido por su esfuerzo en esa materia y en ese sentido nosotros hemos planteado cual es la situación de Uruguay en torno a sus capacidades para seguir aportando efectivos a las misiones de paz que quieran efectivos militares, pero además nuestra visión sobre un encuadre general de las misiones de paz y la necesidad de fortalecer aspectos de su desarrollo.

 

Para eso mismo ustedes saben bien hace apenas 6 días convocamos a Uruguay, a los Ministros de Defensa de los países de América del Sur que tienen participación en la misión de estabilización en Haití y próximamente el canciller Almagro tendrá una ponencia en Naciones Unidas sobre este tema a principios de abril y hemos establecido con los Ministros un plan de trabajo que no más allá de fines de junio de este año se deberá convertir en una propuesta a llevar a Naciones Unidas unificada de América del Sur, unida frente a este tema.

 

Estuvimos hablando del proceso de transformación de los Ministerios, es algo ya bastante conocido, estuvimos intercambiando experiencias

Estuvimos también intercambiando sobre la situación relativa a los instrumentos y organismos multilaterales que en materia de defensa existen en el Ministerio llámese Junta Interamericana de Defensa, Colegio Interamericano de Defensa, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca en Materia de Defensa (TIAR), fue otro tema que estuvo en la agenda. Avanzamos también en la organización de la 10ª conferencia de Ministros de Defensa del Hemisferio que se celebra el año que viene y el Uruguay es sede, nos vienen compromisos de la 9ª conferencia realizada en Santa Cruz de la Sierra en noviembre del año pasado y aunque el tiempo pueda parecer la fecha muy allá, los tiempos corren y es muy aquí, hay que preparar talleres, hay que ponerse de acuerdo en fechas, hay que realizar agendas, esos fueron básicamente los puntos tocados.

 

Ante la pregunta por ejercicios UNITAS o similares Rosadilla respondió:

 

Rosadilla: Bueno, siempre hay, nunca se puede decir que se podrá o no se podrá, siempre en política está todo abierto, hoy no está en ningún plan del gobierno retomar esas operaciones; es más, este año además no vamos a participar tampoco en la operación PANAMAX  por diversos motivos, es decir que no sólo no participamos en la UNITAS sino no vamos a participar tampoco en la PANAMAX, lo que no quiere decir que nunca más vamos a participar en la PANAMAX.

La operación UNITAS fue una definición que se tomó durante el gobierno anterior que compartimos pero...

No somos de los que creemos que las puertas están siempre abiertas o siempre cerradas y para siempre, pero no han sido objeto de esta charla ni siquiera lateralmente y no está ni siquiera en la agenda del gobierno la reconsideración a estos temas 

Comienza un diálogo en materia estratégica de defensa con los Estados Unidos. Con los Estados Unidos en materia de defensa el Uruguay tiene una larga historia, el cambio es de que esa historia de relaciones sea exclusivamente una relación operacional, qué cosas se hacían, cómo se hacían, cuándo se hacían, dónde se hacían y no había diálogo a nivel político a nivel de la política de defensa bilaterales entre Uruguay y Estados Unidos. Con esta reunión que hoy realizamos en Montevideo, con la declaración que ya firmamos que tal como tengo entendido a ustedes ya les ha sido distribuida y con los compromisos que allí se establecen de continuidad de este ámbito de diálogo y me reafirmo en la palabra diálogo político en materia de defensa, damos hoy por concluida una tarea que solamente empieza, que tiene su primer paso en el día de hoy. Hemos tenido reuniones extensas entre los equipos del Ministerio de Defensa,  Relaciones Exteriores, quien acompañó al doctor Mora y la embajada de los Estados Unidos en Uruguay, también con el gabinete de seguridad encabezado por el señor presidente de la República y también con autoridades militares de las que venimos. Nosotros estamos enteramente satisfechos de la conclusión de esta jornada de trabajo, esperanzados en las jornadas por venir y con el fuerte compromiso de seguir trabajando sobre los pilares que a nuestro juicio son centrales, proceso transparente, abierto, un diálogo respetuoso, frontal, franco y la identificación de aquellas áreas donde nuestros intereses y nuestros conceptos de trabajo nos permitan avanzar, tratado en toda la jornada.

 

Preguntado el Ministro Rosadilla sobre el video en donde aparecerían militares pidiendo por sus camaradas presos,  expresó:

 

Bien. Se van a enterar de todo eso el lunes cuando salgamos del senado que es el que me convoca. He dicho hace pocos días que no iba a efectuar comentarios, cuando termine la reunión del senado enfrentaré los comentarios que sean necesarios, por el momento no voy a adelantar nada  

 

También los periodistas preguntaron algunas cosas al agente norteamericano:

Frank Mora: Este diálogo estratégico tiene características históricas, nunca realmente hemos tenido este tipo de conversación y esta oportunidad es realmente para profundizar nuestras relaciones y nuestra cooperación en temas de defensa, aunque es una relación que lleva muchos años a nivel operacional esta es la primera vez, la primera vez en que los dos países en este caso del Departamento de Defensa y el Ministerio de Defensa Nacional conversen sobre temas importantes, de interés común a un nivel estratégico, hemos tomado aquí un paso muy importante pero como dijo el Ministro es solo el primer paso. Esto estoy seguro se va a llevar a cabo varias oportunidades donde vamos a poder colaborar, la próxima reunión va a ser en Washington y vamos a seguir conversando y trabajando sobre estos mismos temas y otras oportunidades donde podemos colaborar. La realidad es que en el mundo de hoy los desafíos que todos tenemos que enfrentar son desafíos comunes y como el mismo presidente Obama ha dicho en varias ocasiones, estos son desafíos que un país solamente no puede contrarrestar, que requiere de un nivel de colaboración, de cooperación que quizás nunca hemos visto anteriormente.

 

Y es por eso que me agrada mucho estar aquí, esta ha sido una de las iniciativas, como hablamos con el señor Ministro el año pasado en Washington de la necesidad de tener esta conversación, realmente salgo muy contento, muy satisfecho, con mucha esperanza de lo que vamos a poder hacer en los próximos meses y años a partir de estas reuniones.

Este es el fin de las declaraciones de Frank Mora.

 

Por supuesto que nosotros no publicamos estas entrevistas y opiniones de Rosadilla, Mujica y Frank Mora por el simple hecho de informar. Lo hacemos con un interés más amplio y no lo ocultamos.

Por una parte pretendemos que muchos más compañeros frenteamplistas, admitan que estamos frente a una verdadera traición de los principios tradicionales de la izquierda uruguaya. Que aprecien con esta lectura que no somos nosotros quienes movido por la insania y vaya a saber que oculto rencor intentamos mediante epítetos e injurias desprestigiar a hombres probos de la administración frenteamplista. Ya nos somos nosotros como hasta hace poco tiempo atrás, quienes intentamos echar tierra encima de estos dirigentes tupamaros, comunistas y frenteamplistas. Ahora son ellos mismos quienes hablan por sus dichos y por sus hechos. Ahora son los propios imperialistas quienes salen a defenderlos, a admirarlos, a felicitarlos, a avalarlos y a alabarlos.

 

La otra intención posiblemente tan o más idealistas que la primera apunta a nuestros amigos Latinoamericanos, para quienes Mujica, Astori, Vázquez, el PIT CNT, la FEUU, etc, etc siguen siendo compañeros de ruta.

Recordamos el pedido de Chávez, durante la toma de Tabaré Vázquez en un discurso dado en la Intendencia Municipal de Montevideo cuando junto a Mujica y posiblemente a pedido de él nos señaló a todos los allí presentes “ténganle paciencia a Tabaré Vázquez” “denle tiempo”.  Ya no está en juego ni siquiera aquello de que para Venezuela el socialismo y para Uruguay el capitalismo. Ahora lo que se dice con todas las letras es lo que dice Mujica, Rosadilla y Astori sobre los gobiernos de Venezuela y Cuba y de sus máximos líderes, Fidel Castro y Hugo Chávez. Cuando según los documentos de la Administración Norteamericana develan que el gobierno uruguayo engaño al gobierno de Chávez, “metiéndole gato por liebre”, con negocios todos que daban pérdida como el COFAC y el BANDES que no a dejado de perder dinero durante todo este tiempo. O vendiéndole las estaciones de ANCAP en Argentina todas dando pérdidas, siempre a sabiendas que se les estaba engañando.

O en otras oportunidades más recientes poniendo a Cuba como ejemplo de todo lo que no se debe hacer, de errores, de fallas, de corrupción, de atraso, de falta de inteligencia, de mediocridad, de la peor de las prensas, de mostrar a Cuba como un país inviable desde todo punto de vista.

 

Pues en estos casos y a esta altura de los hechos, para quienes defendemos, admiramos y estamos reconocidos a Cuba, hasta nos resulta complicado combatir a estos oportunistas sin sentirnos en estos momentos que parecemos más “papistas que el Papa”. En cuanto la gente escucha más a los dirigentes del gobierno que mientras hablan “mierda” de Cuba y Venezuela, de Fidel y de Chávez, a su vez ven llegar los médicos y los barcos cargados de petróleo, para que el gobierno de Mujica pague por adelantado los intereses de la deuda externa y reciba a los yanquis del pentágono los mismos que se babean por entrar en Cuba y Venezuela.

El doctor Mora, funcionario de la Oficina del Secretario Asistente de Defensa, es el principal responsable de la supervisión de las relaciones entre los Estados Unidos con la América Latina y el Caribe en los asuntos referentes a la seguridad y defensa. Son parte de sus responsabilidades, las cuestiones políticas y de financiamiento de la cooperación del Gobierno de su país en la defensa hemisférica, según se asigne la competencia al Comando Norte o al Comando Sur de los Estados Unidos.

Frank Mora es licenciado en Relaciones Internacionales, magíster en Estudios Interamericanos y doctor en Relaciones Internacionales. Profesor y conferencista de la Universidad de Defensa, del Instituto del Hemisferio Occidental para la Seguridad y la Cooperación, de la Universidad Católica del Perú, de la Universidad Internacional de Florida, de la Academia de la Fuerza Aérea, del Colegio de Guerra, del Colegio Interamericano de Defensa, de la Universidad de Miami, de la Escuela de Comando de la Marina, del Instituto de Altos Estudios Estratégicos del Paraguay, entre otros. Autor de varios libros, entre ellos “El Paraguay y Estados Unidos” junto con Jerry W. Cooney. Su extraordinaria preparación académica y sus labores en los Departamentos de la Fuerza Aérea y del Ejército, en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional, en el Instituto Democrático Nacional, en el Departamento de Estado, en la Organización de Estados Americanos, Estado Mayor Conjunto, Comando Sur, etc., contribuyeron decididamente para que la administración del Presidente Obama lo distinguiera con esta alta posición gubernamental.

 

De esta visita se deduce claramente que el Uruguay sigue estando en la mira del intervencionismo imperialista.  Intervencionismo que se constituye en un ingrediente más de la serie de condicionamientos contra la patria de Artigas.

Los Estados Unidos aplican en nuestro país un esquema imperial de intervención, tal como la policlínica de Santa Teresa y ahora de la firma de documentos de cooperación mutua, que Estados Unidos define como “Dominación de espectro completo”.

Una definición que permitirá a los Estados Unidos llevar a cabo sus objetivos de dominio para que las fueras armadas yanquis sean capaces de conducir sincronizadamente las operaciones militares en situaciones específicas operando con total libertad en todos los ámbitos incluida la información.

Cursos, escuelas, entrenamientos y adoctrinamientos a fuerzas militares y policiales son moneda corriente en le gobierno del tupamaro  Mujica. El mes pasado realizaron maniobras en el departamento de Durazno donde entrenadores yanquis prepararon a aviadores uruguayos.

De acuerdo a las aclaraciones de Frank Mora el objetivo inmediato seria el de combatir el crimen organizado, y la violencia social. Aplicaciones de nuevas leyes de seguridad etc.

Después seguramente vendrá también la asistencia técnica al Ministerio
Público, al Poder Judicial, el Ministerio del Interior y la Secretaría
Nacional Antidrogas, en temas como estrategias de aplicación de la
ley, vigilancias y técnicas de investigación; recopilación, procesamiento y difusión de datos e inteligencia. Todo esto para criminalizar en el futuro la protesta social y reprimir penalmente, encarcelar y condenar a los luchadores sociales.

Hace tiempo que Estados Unidos tiene un proyecto ya firmado con varios países del continente,  “para el ingreso en territorio nacional de militares norteamericanos que no estén en servicio activo, para tareas de inteligencia y entrenamiento”.

Con esta política seguramente Estados Unidos pretende ingresar al país elementos de su inteligencia, que no sean militares en servicio activo, comúnmente denominados “mercenarios”.

Tal como lo ha hecho en Irak y Afganistán. Este mecanismo libera al Ejército de Estados Unidos de toda responsabilidad ante crímenes de lesa humanidad por el imperio norteamericano.

Garantizando así la impunidad del personal de entrenamiento y de inteligencia.

YA NO SE TRATA NI DE TIEMPO NI DE IR DESPACIO.

YA NI SIQUIERA SOMOS NOSOTROS.

 

SE TRATA DE UN SEMANARIO DE LA DERECHA PERO QUE LLEGA A TODAS LAS EMBAJADAS.

 

POR ALGO A DE SER.

 

¿PERO HASTA CUANDO?   

 

 

Tomado de Cx 36 Radio Centenario

Compartir este post

Comentar este post