Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Madrid: Decenas de fotoperiodistas denuncian habituales abusos policiales

24 Septiembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Varias decenas de fotógrafos se concentraron ayer para apoyar a Edu León al que detuvo la policía el domingo

El fotógrafo ha sido puesto en libertad con cargos después de pasar dos días encerrado

Los fotógrafos denuncian que son habituales los abusos policiales en su trabajo diario

Edu León fue detenido el domingo por la tarde. Ayer por la mañana la noticia se fue extendiendo a través de las redes sociales y a la una de la tarde varias decenas de fotoperiodistas y periodistas en un gesto poco habitual dentro de la profesión, más acostumbrada a cubrir protestas que a protagonizarlas, se concentraban a las puertas de la comisaría de Ventura Rodríguez de Madrid para apoyar a Edu. Las cámaras esta vez no disparaban. Estaban en el suelo junto a carteles de “libertad para Edu”, “libertad de prensa” y “libertad de expresión”.

León, fotógrafo freelance y colaborador de los periódicos Diagonal y Latino, ha estado dos días encerrado tras ser detenido mientras cubría el desalojo de unos vendedores de comida, la mayoría ecuatorianos, en la Casa de Campo de Madrid. Los vendedores se reúnen habitualmente los domingos en la zona. No tienen licencia municipal aunque desde el verano, con la colaboración de la Secretaría Nacional del Migrante de Ecuador (Senami), formaron una asociación y han recibido cursos de manipulación de alimentos. Este fin de semana, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, fueron desalojados por no contar con los permisos. La policía detuvo a una mujer violentamente, según los testigos, y ese fue el desencadenante de una pelea entre la policía y los vendedores que acabó con cuatro policías heridos y cuatro detenidos (contando a Edu León).

(Victor Caivano /AP )

Edu recibió una llamada de uno de los testigos advirtiéndole de lo que estaba ocurriendo. Al llegar, la policía le pidió que se identificara pero la documentación la traía su compañera periodista Soraya Constante que llegó minutos más tarde. “La policía estaba retirando a todo ecuatoriano o que pareciera que fuera ecuatoriano. Yo soy ecuatoriana y cuando le di a Edu los documentos me dijeron: ‘Bueno, ya se lo has dado, vete’. Me empujaron y me dijeron: ‘Vete a tu puto país’ e insultos de ahí para arriba”. Según la periodista, una vez que se había identificado, intentó quedarse en donde estaba Edu León. “Quería saber qué iban a hacer con él. Y cuando él empezó a reclamar, le dijeron que se callara. Después lo esposaron contra la pared, lo descalzaron y dejaron el equipo fotográfico en el suelo”, asegura Soraya. León ha sido acusado de desobediencia y atentado a la autoridad. Él a su vez ha presentado una denuncia contra la policía por detención ilegal. Hoy declara ante el juez y será, previsiblemente, puesto en libertad.

La versión que de estos hechos da la Unión de la Policía Municipal de Madrid (UPM) dista mucho de la de León. “Mientras desalojaban se dirigió a la policía de muy malos modos. Sacó la cámara y le dijeron que no podía cruzar el cordón pero no obedeció las indicaciones. No hizo caso cuando le pidieron que se identificara, le dio un manotazo a un compañero y se intentó escabullir entre la gente, les amenazó de muerte, insultó, etc. Por eso fue detenido”, cuenta Alberto González, secretario de Organización de UPM. “Ya había pasado todo el altercado fuerte y cuando empezó a increpar a los agentes otra vez se empezó a liar otra trifulca”.

Sylvain Cherkaou es fotógrafo de ADN, él también cubrió el desalojo del domingo. “Los policías estaban muy tensos. A mí también me empujaron cuando estaban empujando a la gente. La foto que publiqué la hice con un ‘poli’ cogiéndome por el brazo y diciéndome que tenía que ir más rápido para despejar el campo de fútbol. Le dije que me estaba empujando y me soltó. Lo que me sorprende es que yo estuve haciendo la foto en el mismo lugar y también me pidieron los papeles varias veces pero no tuve más problemas. A Edu lo tienen fichado“. Soraya, la periodista que acompañaba a Edu durante su detención, asegura que escuchó a uno de los policías decir: ‘Yo a este lo conozco, siempre le gusta hacer lío’.

Imagen de archivo de otra intervención policial en el mismo lugar.

Lo conoce porque no es la primera vez que León es un testigo incómodo para la policía en Madrid. El fotoperiodista lleva meses captando con su cámara las redadas a inmigrantes que el Ministerio del Interior insiste en negar por activa y por pasiva. Con las imágenes ha montado la exposición Fronteras Invisibles con otro compañero. Un trabajo que le ha costado pasar muchas horas en las comisarías, la última a finales de julio cuando iba a fotografiar un control a inmigrantes en el metro de Madrid. Fue retenido y le requisaron el equipo con el que solía trabajar. El juez desestimó después la denuncia policial y solicitó que le devolvieran la cámara que, por obstáculos burocráticos, no está todavía en manos del fotoperiodista.

La mayoría de los compañeros de Edu que se manifestaban ayer reconocen que está más que generalizado el que un agente les obligue a borrar fotos o a mostrarlas para asegurarse que sus caras no aparecen en ellas. “Es algo muy común. Tanto que los fotógrafos terminan asumiéndolo como parte de la praxis diaria, se autocensuran frente a las fuerzas de seguridad. ‘Aquí es así’ dicen los propios fotógrafos”, asegura Víctor Caivano, jefe de Fotografía de Associated Press para España y Portugal. En muchas ocasiones es más fácil borrar la foto y así continuar trabajando. “La mayoría de los fotógrafos terminan haciendo lo que dice la policía porque si no lo haces terminas como Edu, y esa es la razón por la que hoy está en la cárcel, por la que ha estado en la cárcel antes y por la que le han secuestrado el equipo de fotografía”.

A Walter Astrada le obligaron a borrar sus fotos en una comisaría de Pamplona. “Estaban deteniendo a un chico y me dijeron que no podía hacer fotos porque sacaba la cara de los policías. ¿Por qué tenemos que dejar de informar por no sacar sus caras? Que usen un pasamontañas. Al final tenía que coger un autobús y las borré”. Dice Astrada, uno de los fotoperiodistas con más reconocimiento internacional, que “te hacen sentir que tienes que estar de un lado o de otro. A mi me habían detenido una sola vez en Congo, una hora. Nunca más. Y supuestamente estamos aquí en una democracia en la que podemos hablar libremente pero levantas la cámara de fotos y si hay un policía cerca te pide tu documentación aunque no aparezca en la foto, te retiene la cámara o te obliga a borrar las fotos. Eso no es democracia”.

Los fotógrafos piden una mayor formación de los policías sobre las normas que regulan su trabajo. “Saben que estamos trabajando y como nuestras imágenes controlan lo que hacen, de ahí vienen los problemas”, asegura Carlos Rosillo de El País. “Me han identificado, me han dicho ‘aquí no puedes hacer fotos’ y ante eso no podemos hacer mucho. Nosotros llevamos una cámara de fotos y ellos porras y pistolas. Tenemos que luchar para que estas cosas no sucedan y eso tiene que llegar de la Delegación del Gobierno“. Cuando el trabajo es en grupo suele ser menos conflictivo, menos que cuando están solos. “Si esto pasa cuando estamos en grupo vamos todos pero si estás solo no tienes a nadie que te apoye. Es triste que la policía que debería protegerte en tu trabajo sea quien te coarte”.

Decenas de policías vigilaron la concentración de periodistas y cerraron el paso de la calle a cualquier persona que creyeran que iba a la concentración y no mostrara una acreditación periodística. (Juan Luis Sánchez /periodismohumano)

El tema de la inmigración es especialmente complicado. Dice Juan Medina, con una larga trayectoria cubriendo este tema, que “es delicado. Unas veces los retienen, otras lo detienen, si están retenidos no puedes hablar con ellos aunque no estén detenidos. Hay siempre mucha confusión y en cualquier vestigio de rechazo se toma como un acto violento y parece que los agredidos son los agentes cuando los agredidos somos nosotros a lo que no se nos permite hacer nuestro trabajo”.

Esta visión de los fotoperiodistas vuelve a contrastar con la del sindicato policial, su secretario de organización afirma que esos conflictos no existen. “No existen porque en la vía pública yo no te puedo impedir que hagas tu trabajo, evidentemente. Si hay un control policial y te digo que no pases, no pasas. Yo también tengo que hacer mi trabajo, pero no podemos impedir la libertad de información“. Alberto González asegura que en los 20 años de profesión no ha oido el caso de ningún fotógrafo al que le hayan obligado a borrar las fotos. “Eso no me consta, sobre todo porque está regulado por ley. No te puedes meter ahí”.

Frente a estas palabras está Angel Navarrete de Público, al que le pidieron en una manifestación dos agentes que borraran sus fotos. “Les dije que me detuvieran y que lo viera un juez pero al final me dejaron ir. La policía no está para eso”. O a Sylvain Cherkaoui al que, ya no la policía sino un vigilante de metro, pidió que borrara las imágenes que había tomado durante la avería de una línea. O Arturo Rodríguez de AP a quien no dejaron cubrir hace un par de días la Vuelta a España de ciclismo. “Después de 6 días cubriendo el circuito el único lugar donde no me han dejado cubrirlo ha sido en Madrid. Hace falta que expliquen a los policías con los que tratamos día a día cuáles son nuestros derechos y que no pueden abusar de nosotros porque somos los ojos y los oídos de la sociedad y hagan ellos lo que hagan nosotros podemos estar ahí, fotografiando, tomando notas o grabando. Haciendo nuestro trabajo”.

>> Actualización: Edu León ha sido puesto en libertad con cargos esta tarde después de declarar ante el juez. El juicio se celebrará en noviembre.

(Juan Luis Sánchez / periodismohumano)

>> Otras noticias relacionadas publicadas en periodismohumano:

Tomado de Periodismohumano

Compartir este post

Comentar este post