Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

MARTINEZ DE HOZ EN CANA – NUESTRO SUEÑO Y SU PESADILLA.-

29 Abril 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Por Dr. Hernán Jaureguiber

Bernardo Alberte (h)

 

t003dh02.jpgCuantos años de bronca e impotencia contenida por tantísimos hombres y mujeres de nuestro pueblo que sufrieron en carne propia la saña asesina del orejudo (mas criminal que la del recordado Santos Godino) y los efectos perdurables de su política económica destinada a arrasar todo cuanto de soberanía política, independencia económica y justicia social se había concretado para nuestro país.

Desde entonces, casi talmúdicamente, perseguimos justicia contra este esbirro y sus cómplices prebendarios  del sistema económico por él pergeñado.

Fue tan inmenso el autoprivilegio que se concedió, que fue uno de los pocos símbolos que se mantuvo impune durante tres décadas largas.

Joe, el orejudo, el nieto del exterminador patagónico, el hijo de puta inigualable, el amigo de Grondona, el numen de la Sociedad Rural, la de Miguens y Biolcatti, siempre zafó.

Quien no recuerda la frustración de su procesamiento en la década del ochenta, gracias a las garantías procesales –en las que él siempre se cagó- cuando un allanamiento mal realizado nulificó las copiosas pruebas colectadas en su contra. Después, como en el tango de Manzi, el silencio oficial y el indulto.

Tuvieron que pasar tres décadas, para que el grito de miles de mártires de su accionar criminal y millones de víctimas de su política económica, pudieran alcanzar un largo sueño de justicia.

Ahora este sueño, es su pesadilla.

El octogenario abogado de holdings extranjeros, el patricio del neocolonialismo, ha perdido su carta fundamental en la que basaba su impunidad: el indulto Menemista.

Con el final de su oprobiosa vigencia, queda allanado el camino de la justicia.

Ahora,  dispondrá de ese enorme sistema de garantías legales acuñado en occidente desde 1789, al que tanto desdeñó para sus víctimas y que consagran su condición de inocente hasta que se demuestre lo contrario, y lo que es igual de importante, en pié de igualdad con los otros mortales.

Esta protección al individuo, tan distinta a la impunidad que gozaba, le dará ocasión de mostrar sus conocimientos jurídicos, esos que otrora utilizó solamente para idear subterfugios legales que cubrían sus negociados, sus trampas, sus entregas de todo lo nacional.

Ahora recordará las pocas o muchas lecturas de Juan B. Alberdi, que seguramente habrá estudiado en su lejano pasado de estudiante de abogacía.

Cómo el comulgante diario y devoto de la santa curia que tanto lo respaldó, podrá nutrirse de los conceptos de justicia también predicados por el evangelio  que solo utilizó, hasta ahora,  para santificar sus aberraciones.

Ahora, bajo la mirada atenta y expectante de toda esta sociedad contemporánea que no olvidó, seguramente será requerido por los jueces para responder a los cargos criminales que se le formulan. 

Para quienes no tenemos dudas sobre la veracidad de los mismos,  nos queda la satisfacción de haber bregado todos los días de estos largos años para que este momento se hiciera realidad.

Un último mensaje. Joe:  no tengas miedo. Nadie te va a torturar, ni arrojarte vivo al mar. Tampoco te sacarán tus hijos, ni nietos. Mucho menos te tocaran tu patrimonio como vos hiciste con tus supliciados. Solamente te van a juzgar. Y si todo lo que sostienen sobre vos es cierto, irás en cana y procuraremos, como lo sostienen tus amigos tan adeptos a las consignas de seguridad  tronantes en estos días, no entrarás por una puerta y saldrás por la otra. Dada la magnitud e imprescriptibilidad de tus crímenes, pasarás los años que la naturaleza te brinde, en el único lugar posible para esos delitos de lesa humanidad, es decir la carcel.

Tampoco estarás solo. Seguramente te harán compañía, Videla, Etchecolatz, Bussi, Menéndez y tantos otros y teniendo en cuenta  tu afinidad con ellos, hasta te sentirás a gusto.

Para matar el tiempo (lo único que podrán matar de aquí en mas) pueden organizar un torneo de truco, y mentirse entre Uds. Eso si, al pueblo Argentino, ya no le mentís mas.

Buenos Aires, 28 de abril de 2010.-

 

Dr. Hernán Jaureguiber

Bernardo Alberte (h)

Compartir este post

Comentar este post