Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

México: Michoacanazo, el retroceso

15 Diciembre 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 

El país se encamina hacia el precipicio y Felipe Calderón es el principal responsable.
Salvador González Briceño | Alainet | 14-12-2010

Apenas en las  revelaciones filtradas por  Wikileaks, Felipe Calderón Hinojosa reconoció frente a su colega de la derecha española y también expresidente de su país, José María Aznar, que  subestimó  la magnitud de la corrupción y el alcance del narcotráfico en México como problema.
 
Grave, porque  sin bases tomó decisiones de  botepronto. Más por tener el mando de las Fueras Armadas, ser el Presidente de la República o legitimarse a toda costa en el poder, tras las cuestionadísimas elecciones del 2006, que por una estrategia inteligente. Desde entonces, el problema de la llamada guerra contra el narcotráfico tiene muchas aristas, pero ahora veamos una parte, la del  saldo; a juzgar por el caos michoacano de la última semana.
 
Las acciones  improvistas de Calderón, tras un diagnóstico falso, dio como fruto inmediato el Operativo Michoacán militarizando al estado; seguiría después el Operativo Conjunto Chihuahua, con la ofensiva castrense nada más. “Porque la autoridad local así lo pidió”, fue la explicación desde la presidencia; justificación a la inversa, o para lavarse las manos.
 
El objetivo era  someter y controlar la ola de violencia desatada durante los últimos años. Tanta responsabilidad federal de Vicente Fox [y más atrás] como localmente durante los últimos gobiernos de la hueste cardenista; de Cuauhtémoc Cárdenas, Lázaro Cárdenas Batel y su protegido y actual gobernante Leonel Godoy —¿ninguno supo nada, igualmente, de la magnitud del problema?— porque el flagelo no crece sin el soporte de autoridades.
 
El caso es que  durante cuatro años, de 2006 a 2010 [el llamado  michoacanazo  fue sintomático, cuando se detuvo algunos ediles y otras autoridades de varios municipios, para luego liberárseles sin cargos; ¿chivos expiatorios o culpables impunes?], no hay resultados tanto en dicha entidad como tampoco los hubo en Chihuahua donde la violencia se recrudeció —el caso Juárez es sintomático, porque el saldo de muerte es peor a un estado en guerra, y todo se atribuye a la pugna entre los cárteles.
 
Estrategia fallida  en Michoacán, en Chihuahua, en Nuevo León, en Tamaulipas, en Sinaloa, en Guerrero, en Nayarit, en el Estado de México…, en todas partes. Algunas zonas padecen un control total de las bandas de criminales, generando una auténtica  tierra de nadie. Felipe Calderón ha fallado en el combate al crimen organizado en el país. La justicia para los miles de muertes, presumiblemente integrantes todos de bandas del crimen organizado, andan en el limbo; así sean por enfrentamiento entre criminales, por “fuego cruzado”, víctimas del atropello de los militares tanto en los escenarios de combate —como en los retenes en diversas carreteras del país— han quedado en absoluta impunidad. Los muertos suman decenas por día en cualquier estado del país, principalmente en la frontera con Estados Unidos, el principal consumidor.
 
Así le reclamaron  a Felipe Calderón el sábado pasado los senadores al gobierno federal: su fracasada estrategia, porque el  estado de sitio  que se vive en varias entidades del estado de Michoacán así lo prueba. Sin respeto ni protección de la población civil, carreteras bloqueadas y coches incendiados; sin garantizar la captura de los capos integrantes de la llamada  Familia michoacana, y un número indeterminado de muertes [información de  La Jornada  de ayer].
 
En un operativo  que estuvo al cargo de la Policía Federal, la institución que encabeza Genaro García Luna [¿¡apenas la primera actuación en cuatro años de gestión!?], un secretario que está bajo la lupa de Estados Unidos por “actos de corrupción”, según información de  Proceso  de esta semana, y abarcó entidades de Apatzingán, como El Alcalde, Guanjuatillo y Holanda. Y en despliegues de fuerza de los narcos en otras entidades como La Huacana, Taretán, Zitácuaro, Parácuaro, Copándaro, Ario de Rosales, Uruapan, Múgica, Ciudad Hidalgo y Zinapécaro. Bloqueos con coches incendiados, desde Morelia y otras carreteras principales hacia varias regiones del estado.
 
Como tal, el  deterioro va más allá. La situación delata una agudización con calidad de  retroceso  —más bien— en el combate al narcotráfico y la confrontación directa con los carteles, porque la violencia se desbordó hacia amenazas continuas de comunidades enteras, con enfrentamientos durante varios días. Cuatro, según los reportes periodísticos, entre la PF y los sicarios de la  Familia michoacana  en persecución y presunta muerte de de uno de los cabecillas: el llamado Nazario Moreno González, alias  El Chayo  —cuyo cuerpo, por cierto, la Policía Federal no tiene en sus manos para confirmar.
 
Todo en el estado  donde comenzaron los operativos antinarco. En la tierra del presidente Calderón y en la entidad gobernada consecutivamente por la “izquierda” cardenista; situación que da más de qué hablar de los gobernantes del estado. Pésimos gobiernos, tanto de la derecha federal panista como de la izquierda local. El PRD —partido opositor, y presumiblemente con proyectos alternativos de gobierno— tiene presencia nacional y  control  político estatal.
 
El caso es que  lo que se tiene ahora es una entidad en llamas. Así está ahora Michoacán. En tanto el gobernador Leonel Godoy sufre de parálisis y hace mutis. Nada ha hecho por el caso de las denuncias en contra de Julio César Godoy Toscano. ¿Tampoco sabía que Servando Gómez Martínez, alias  La Tuta  tenía sueldo como maestro en la entidad? Silencio, colusión o simplemente corrupción...
 
El caso es que  la agudización merece llamados de atención urgentes al replanteamiento de la estrategia. Son cuatro años ya de dar palos de ciego. ¿Hasta cuándo y hasta dónde? ¿Eso querían Calderón y el PAN al llegar ilegítimamente al poder en 2006? Ahora queda más que claro que la estrategia no solo se complica, va en reversa. Porque entidades enteras se están convirtiendo en escenario de enfrentamientos a balazos. ¿Esa es la eficiencia de la PF? ¿Y las indagatorias como las de  La Tuta, por qué no se hacen con inteligencia? ¿No es la colusión de  algunas  autoridades sino del Estado en general?
 
Así, en lugar  de madurar cualquier tipo de acciones propias de un Estado de derecho, donde los cuerpos de seguridad, de inteligencia y la policía hacen sus tareas de forma integral, el país se encamina hacia el precipicio. Y Felipe Calderón es el principal responsable. De todos, cada uno en su papel, por no reclamar o el replanteamiento o su dimisión. No solo Michoacán, México está pagando caro la ignorancia, el autoritarismo, empecinamiento e ilegitimidad de Felipe Calderón.
http://alainet.org/active/42972

Separador

 

Michoacán bajo estado de sitio
Con el pretexto de golpear a una organización delictiva, el presidente de facto mexicano ha impuesto en el estado de Michoacán un estado de escepción.
Tomás Oropeza Berumen | México,DF | 14-12-2010

 

Nuevamente Calderón ha dado un golpe al panal,sin medir las consecuencias


A dos semanas de que termine el terrible año de 2010 el gobierno de facto panista ha impuesto un régimen de excepción en el estado de Michoacán, donde en días recientes se han producido enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales (Ejército, Marina y Policía Federal) contra La Familia Michoacana, una antigua banda de delincuentes dedicada al tráfico de estupefacientes, con fuerte arraigo en Michoacán y presencia en 19 entidades, incluyendo el Distrito Federal.

Mediante un cruento operativo inicialmente implementado por la PF y posteriormente reforzado con tropas de la Marina y del ejército debido al inesperado poder de fuego de los delincuentes, el gobierno dice haber recuperado el control de Apatzingán, tras una serie de escaramuzas que duraron varios días y decenas de bloqueos de carreteras, acciones en la que fue liquidado uno de los principales jefes e ideólogo de esa organización, Nazario Moreno González, El Chayo, cuyo cadáver no ha sido exhibido hasta hoy.

Los sicarios se internaron en la Sierra Madre Occidental. Pero las fuerza gubernamentales no los persiguieron para evitar caer en una emboscada. En cambio han establecido un cerco estratégico mediante la toma de varias poblaciones como Nueva Italia y Ario de Rosales, donde ayer la población salió a protestar contra los federales por las violaciones que cometieron durante su embestida para matar a El Chayo.

En un comunicado difundido por La Familia amenaza de muerte al presidente de facto Felipe Calderón: “Cuídate Felipe Calderón, reza a tu santo porque nosotros traemos la bendición de nuestro Dios. Nuestro Dios Nazario, que Dios lo tenga en su gloria. Esto no va a parar hasta que La Familia Michoacana muera”
Moreno González de 40 años, era el responsable de adoctrinar a los integrantes de esa organización con una mezcla de citas bíblicas e ideas de superación personal.

Según fuentes oficiales a los nuevos reclutas de esa organización delictiva se les enviaba a las montañas michoacanas para recibir entrenamiento por ex militares colombianos y salvadoreños.

En el documento que esta circulando en el Internet La Familia informa que no practica el narcoterrorismo sino una guerrilla que “luchará por la paz”. Por cierto ayer a pesar del patrullaje de cientos de soldados en Nueva Italia y Ario de Rosales, fueron cometidos cuatro asaltos bancarios, desconociéndose la identidad de los autores.

Hasta el momento se han realizado varias movilizaciones populares contra la presencia de las fuerzas federales que en sus operativos cometen violaciones a los derechos humanos y han salido a relucir pancartas de apoyo a la banda que según el gobierno, además de dedicarse al tráfico de drogas sintéticas también practica la extorsión y el secuestro.

El alcalde de Apatzingán denunció que durante la incursión castrense se “violaron muchachas”, se allanaron viviendas y detuvo a decenas de personas, por lo que realizaron 70 denuncias ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Hace unas semanas La Familia ofreció disolverse a cambio de que el gobierno de Calderón se comprometiera a garantizar la seguridad de los michoacanos y evitar que otros grupos mafiosos se establecieran en la entidad. Propuesta rechazada de inmediato por Calderón quien esta empeñado en someter a Michoacán e imponer a su hermana como gobernadora.

Hoy además de los estados norteños de Tamaulipas, Durango y Chihuahua con fuerte presencia militar, en Michoacán se ha dado una escalada con el establecimiento de un verdadero Estado de excepción, tal como pretendía el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, General Guillermo Galván, según información de Wiki Leakes publicada la semana pasada.

Otra hazaña del gobierno calderonista que también elevará la temperatura de los mexicanos en este frío invierno es el incremento de los precios en los combustibles, alimentos y servicios.

El caso de la tortilla que de 8 pesos el kilogramo subiría a 12, es ilustrativo de lo que esta ocurriendo en el país, pues el gobierno hizo recular a los empresarios tortilleros debido al descontento que se está acumulando en estos días y por el momento se llevará a cabo una negociación con los grupos que controlan el comercio del maíz, entre los que destaca Gruma, perteneciente a Roberto González Barrera, dueño también de Banorte.

Al respecto se advirtió que pese a la suspensión momentánea subirá el precio de la tortilla, un alimento básico de la dieta mexicana.
Tan solo la gasolina magna ha tenido un incremento mayor al 12 por ciento durante el 2010.

En cuanto al aumento en los precios de los alimentos, la Confederación Nacional Campesina, estima que el costo de la canasta básica lleva un incremento del 115 por ciento en los cuatro años del gobierno actual. Mientras que los salarios han quedado tremendamente rezagados y el próximo incremento al salario mínimo seguramente no rebasará el 5 por ciento. Como ocurrió este año en que en las revisiones del salario se impuso un tope menor al 4 por ciento.

http://hormigarebelde.blogspot.com
Separador

Michoacán, laboratorio de guerra

Por Julio Pimentel Ramírez

Michoacán, primer estado de la República en el que Felipe Calderón inició en diciembre de 2006, a unos días de su imposición en Los Pinos, su aventurada “guerra” contra el narcotráfico, en un desesperado afán de legitimarse y respondiendo a los requerimientos de la estrategia del vecino del Norte, vive momentos difíciles con amplias zonas de su territorio convertidas en escenario de sangrientos enfrentamientos entre fuerzas federales e integrantes del cártel autonombrado la “Familia Michoacana” y, en medio de ese caos, la inerme población civil.

Sin afán de exagerar, en Michoacán, en medio de tiroteos y fuego, se encuentra en juego el futuro de la nación, ya que esa entidad (lo mismo que Chihuahua en el Norte del país) es el laboratorio donde Felipe Calderón ensaya sus “juegos de guerra” y lo que sucede ahí puede extenderse a otras regiones de la República.

Cabe anotar que en gran parte de Michoacán, como en otras amplias zonas de la República (la última filtración de Wikileaks da a conocer observaciones estadounidenses en el sentido de que la frontera Sur se caracteriza por su “porosidad”, además de que la ineficacia y la corrupción de policías y otros funcionarios se traduce en que los habitantes de esa región sean “protegidos” por “Los Zetas”) los cárteles, en este caso La Familia, controlan territorios y llevan adelante una variada gama de actividades delincuenciales al tiempo que construyen cierta base social al generar ingresos para una población empobrecida. Por esto se habla de vacío de poder, del Estado fallido.

En los hechos Michoacán vive un estado de excepción en el que sus habitantes ven limitadas varios derechos constitucionales, entre ellos el de libre tránsito, el de reunión  (cualquier grupo de personas, en especial de jóvenes, se vuelve sospechoso para policías y sicarios), sin olvidar el riesgo a la propiedad y a la vida misma. Dicen que todo está en orden y tranquilo pero no hay clases en las escuelas de todos los niveles, se suspenden eventos públicos, no hay servicio de transporte por las noches, la gente se encierra en sus casa, en fin la vida cotidiana se encuentra trastocada.

Además se violaron los fundamentos del pacto federal pues el gobierno calderonista realiza operativos, con la Policía Federal como punta de lanza y la Marina y el Ejército como respaldos, sin previa consulta con las autoridades estatales y sin la más elemental coordinación con ellas.

Durante varias horas los municipios michoacanos de Apatzingán, Morelia, La Huacana, Pátzcuaro, Ciudad Hidalgo, Zitácuaro, Ario de Rosales, Múgica y Copándaro fueron escenario de sangrientas batallas en las que además de un número indeterminado de muertos -los sicarios de La Familia recogieron a sus muertos incluido, según se dice, el cadáver de uno de sus jefes; también testigos señalan que la Policía Federal se llevó en sus helicópteros a un gran número de sus elementos abatidos, no solamente las cinco bajas que reconoce- estuvieron presentes los llamados “daños colaterales”, es decir víctimas inocentes asesinadas en el fuego cruzado: Santiago Trinidad Magaña Flores, bebé de ocho meses, y la jovencita de 17 años Emma Ayari Jaimes, hija de un ex alcalde de Apatzingán.

El gobierno insiste en que no hay otra estrategia, para enfrentar al narcotráfico y el crimen organizado, que la del uso la fuerza, la del combate frontal, que por lo demás se lleva a cabo en contra de ciertos grupos delincuenciales mientras se protege a otros, en particular el del capo preferido de las administraciones panistas, el de Joaquín Guzmán, El Chapo; aunque en Michoacán se comenta que la actual ofensiva de la Policía Federal responde a la intención de Genaro García Luna de dejarle la plaza a Los Zetas.

Por supuesto que la delincuencia no debe de ser tolerada, que no se trata de dejarle el campo libre a quienes extorsionan, cobran derecho de piso, controlan la venta de mercancía ilegal, secuestran, trafican con estupefacientes y ejecutan, lo que se demanda es una estrategia diametralmente opuesta a la actual que contemple el problema de la delincuencia de forma integral, que impulse una estrategia de desarrollo que genere empleos suficientes y dignos, que ponga énfasis en la educación, la cultura, la salud, el deporte, en fin que ponga en el centro al hombre y redistribuya la riqueza en forma menos desequilibrada.

Solamente una sociedad equilibrada, sin las abismales diferencias actuales que en un polo tienen a una selecta élite de millonarios y en el otro una pléyade de pobres, más de 70 millones de personas que sobreviven en la inseguridad y la desesperanza; un sistema político, incluido el gobierno, verdaderamente democrático y no como el actual permeado por la incongruencia, el oportunismo y la corrupción; y un Estado que con base a un proyecto nacional, soberano y digno, ponga por encima de todo los intereses de la nación y la sociedad, sobre todo los de aquellos que durante siglos han sido excluidos del desarrollo.

 

Tomado de Pocamadrenews

Compartir este post

Comentar este post