Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Montevideo de Pocos

5 Junio 2010 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

Montevideo de Pocos
En la pasada jornada de domingo, en la feria del Parque Rodó, varios artesanos sufrieron la represión policial acabando con sus cuerpos en comisarías por varias horas hasta "pasar a juez". Todo comenzó cuando un inspector de la Intendencia Municipal de Montevideo le exigió a un artesano ver el Permiso Provisorio (el cual lo habilita legalmente a exponer en dicho espacio) a lo cual éste pidió ver su identificación (hecho obligatorio para llevar a cabo el procedimiento). El inspector se negó a hacerlo. Acto seguido, arrinconó e insultó al trabajador quien le dijo que lo estaba filmando. Esto enfureció de sobremanera al funcionario y pasó de la mala gana a la brutalidad. Los policías que les acompañan, supuestamente tan solo para salvaguardar la integridad física de los inspectores, decidieron sumarse a la acción golpeando y apresando al trabajador insolente que exigió simplemente que se cumpliese lo que debe cumplirse y a un par más de artesanos que se negaron mirar para el otro lado (como solemos hacer por estos lares).
 
 
 
A los minutos una artesana compañera de uno de los detenidos fue hasta la comisaría para averiguar en carácter de qué se encontraban detenidos... los policías se preguntaban unos a otros y como no sabían qué respuesta darle, decidieron que lo mejor era detenerla a ella también, pues cualquiera que tenga valor y se anime a cuestionar una acción policial es por lo menos un agente peligroso que debe ser detenido bajo sospecha, "después veremos si les podemos meter alguna causa".
 
 
 
No es la primera vez que alguien es detenido de maneras tan irregulares, y lo digo en plural porque cada una de las personas fue detenida por causas diferentes. Pero que no sea la primera vez no quiere decir que debamos hacer de cuenta que no ha pasado nada. Una injusticia no deja de serlo por más que se vuelva costumbre.
 
 
 
Cada año que pasa varios trabajadores son detenidos, asaltados y golpeados por buscarse el sostén económico que todos precisamos. No estamos hablando siquiera de represiones sufridas durante protestas, simplemente en días comunes de trabajo. En esta amenaza constante se encuentran los recicladores, quienes el año pasado lograron, mediante la agitación y autoorganización, detener las requisas (léase rapiña a mano armada) de los carros que indiscriminadamente los Inspectores de la Intendencia venían haciendo. Los vendedores ambulantes en general, ya sea que vendan comida, artesanías, bagayo, etc., sobretodo aquellos que son más pobre y que por ende no tienen ni el dinero ni la voluntad indigna de pagar coimas a los Inspectores, son constantemente amenazados, agredidos y perseguidos por los cuerpos armados de la Intendencia, que como si fuera una broma de mal gusto se jacta en tener un eslogan (Montevideo de todos) que no deja de ser simplemente eso, un eslogan.

Vecino

¡No nos olvidemos! Estas personas trabajadoras no son reprimidas por robar, asesinar, violar, torturar ni nada que se le parezca; su crimen es trabajar por su propia cuenta con la legitimidad que eso implica. Por supuesto que es ilegal. Muchos venden sin permiso, sin pagar el monotributo, sin estar regularizados, sin estar censados... Están por fuera de las cifras del INE, por fuera del ejercito de desempleados del cual el sistema de empleadores-explotadores se alimenta y por fuera aún del gremio del robo, que no es sino aquello que hace engordar los bolsillos de cientos de empresarios que lucran con la inseguridad (¡el mejor negocio de los últimos tiempos!); y como no son útiles al sistema, se les combate.
 

 
Mientras escribíamos esto, nos llegó una noticia no grata desde Praga, que tiene mucho que ver con todo esto y que nos muestra como no es una cuestión regional. Es una cuestión de clase y de no aceptación de las diferencias, de lo que no ha sido cooptado y digerido por el sistema. La noticia dice así: "el pasado sábado 22 de mayo la policía polaca llevó a cabo una operación represiva sorpresa contra vendedores ambulantes nigerianos que estaban vendiendo zapatos en las inmediaciones del estadio en Praga, Varsovia. En la acción, y usando la fuerza - algunos agentes de policía con armas en la mano - un niño africano, fue esposado y tirado al suelo, otros fueron golpeados con porras. Un nigeriano de 36 años, Max, trató de intervenir contra la brutalidad policial, pero recibió un disparo en el estómago y murió.
 

 
Momentos después, la policía comenzó a perseguir a los trabajadores por la calle, instalando el pánico en el lugar. La acción dejó como saldo cuatro vehículos policiales destruidos y 32 personas arrestadas." Estas personas han sido liberadas gracias a la agitación masiva que se mantuvo los días siguientes al suceso, pero quedaron en calidad de procesados por agresión a un policía.
 

 
Aquí en Uruguay aún/ya no llegamos a tal brutalidad, quizá porque nosotros somos más sumisos que los nigerianos... De todas formas, sigue siendo importante la persecución que se vive en la calle. Ayer en un programa de una radio autónoma una artesana nos explicaba el por qué del armado en paños en el suelo. "Armamos en el suelo porque cuando vemos a los inspectores tenemos que agarrar las cuatro puntas del paño (la tela sobre la que exponen) y nos vamos con la mercadería adentro". "En momentos en que la represión aumenta no basta con levantar el paño, es necesario correr", contaba ayer esta trabajadora, y por lo que parece esos tiempos están volviendo pues la persona que asumirá uno de los cargos (el señor Prato) que tienen que ver con estos temas es un ser que ya ha estado anteriormente desarrollando una cacería de brujas contra todos los trabajadores ambulantes.
 

 
Como si esta situación fuera poco, los artesanos de la plaza Cagancha fueron llamados el viernes pasado a una reunión en la IMM en la cual les dieron plazo hasta ayer lunes 24 para ser desalojados. Luego de varios tire y afloje, lograron extender el plazo hasta el miércoles 26 cuando deben presentar una propuesta para que sea evaluada por los gestores actuales que pareciera ser que buscan dejarle el terreno limpio de problemas a quienes van a tomar la posta dentro de pocos días.
 

 
Como decíamos antes, esta persecución no es nueva, pero no por ello deja de ser injusta. Por eso creemos que es de suma importancia estar atentos y solidarios con todas las personas que están a punto de perder su puesto de trabajo, su posibilidad de sustento. Pues hay que decirlo, si bien muchas personas eligen trabajar autónomamente, sin patrón ni horarios ni empleados ni seguridad social, muchos, quizá la gran mayoría, trabaja de esta manera porque no le queda otra: porque nunca tuvieron la posibilidad de estudiar, porque hace años que están desempleados, porque tienen hijos y no tienen posibilidad de conseguir un trabajo de 8 o 10 horas que les permita (a demás suplir los gastos mínimos) pagarle a alguien para que cuide los niños mientras trabaja...
 

 
Las razones son variadas y muchas, sería imposible saberlas y nombrarlas a todas, pero nombrar alguna nos permite imaginar algunas de las demás y entender que estas personas que trabajan en la calle son perseguidas por buscarse el sustento dignamente y no nos podemos olvidar que, mal que le pese a alguno, bien sabemos todos no son los únicos que mantienen ciertas irregularidades... pero como son pobres y por ende están desprotegidos, son el blanco ideal para que los Inspectores de la Intendencia llene el ojo y aparente cumplir con su deber.

 

Fuente: El rincon de la sospecha

Tomado de Semanario Alternativas

Compartir este post

Comentar este post

el pichi 06/05/2010 04:04



las multinacionales no pagan impuestos y los artesanos nececitan permisos etc??? sin palabras!! nadie se metio no me estrana,no saben las batallas campales que ay en mexico chile etc no ay que
dejarse a la mierda el sistema,no ay que pagar nadaa!! el permiso lo tendria que tener ellos para entrar a la feria milicon y inspectores de mierda!! y la IMM otra basura mas