Overblog
Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
El polvorín

Mujeres y hombres: igual inteligencia pero distinta anatomía cerebral

11 Marzo 2011 , Escrito por El polvorín Etiquetado en #Politica

 10 Big Differences Between Men’s and Women’s Brains.

 

 

                            

 

10 grandes diferencias entre los cerebros de hombres y mujeres

 

Hensley Ámbar

 

Las diferencias entre hombres y mujeres no sólo están bien documentados, con frecuencia son el centro de bromas, anécdotas, y polémica. Los expertos han descubierto que en realidad hay diferencias en la manera en que los cerebros de las mujeres y los hombres están estructurados y en la forma en que reaccionan a eventos y estímulos.

 

Relaciones humanas. Las mujeres tienden a comunicarse más eficazmente que los hombres, se centra en cómo crear una solución que funciona para el grupo, hablando a través de temas, y utilizan señales no verbales como el tono, la emoción y la empatía, mientras que los hombres tienden a estar más orientados a tareas concretas, son menos locuaces, y más aislados. Los hombres tienen más dificultades para comprender las emociones que no son explícitamente verbalizadas, mientras que las mujeres tienden a intuir las emociones y las señales emocionales. Estas diferencias explican por qué a veces hay dificultad para comunicarse entre los sexos y porque la amistad entre hombres parece diferente a la amistad entre mujeres.

 

Cerebro izquierdo vs dos hemisferios. Los hombres tienden a procesar mejor con el hemisferio izquierdo del cerebro mientras que las mujeres tienden a procesar por igual con los dos hemisferios. Esta diferencia explica por qué los hombres son generalmente más fuertes con el hemisferio izquierdo del cerebro y porque la aproximación a la solución de problemas la realizan desde una perspectiva orientada a tareas, mientras que las mujeres suelen resolver los problemas de manera más creativa y son más conscientes de los sentimientos durante la comunicación.

 

Habilidades matemáticas. Un área del cerebro llamada el lóbulo parietal inferior-(IPL) es generalmente mucho mayor en los hombres, especialmente en el lado izquierdo. Esta sección del cerebro se cree que controla la capacidad matemática mental, y probablemente explica por qué los hombres realizan con mayor frecuencia las tareas matemáticas que las mujeres. Curiosamente, se trata de la misma zona del cerebro de Einstein de que se descubrió que era anormalmente grande. El IPL también procesa la información sensorial, y el lado derecho más grande en las mujeres les permite centrarse en "estímulos específicos, como un bebé llorando en la noche."

 

Reacción al estrés. Los hombres tienden a tener una respuesta "lucha o lucha" a situaciones de estrés, mientras que las mujeres parecen acercarse a estas situaciones con un enfoque de "ternura y amistad". El psicólogo Shelley E. Taylor acuñó la frase "ternura y amistad" después de reconocer que durante los tiempos de estrés las mujeres cuidan de sí mismas y sus hijos (ternura) y formar fuertes lazos de grupo (amistad). La razón de estas diferentes reacciones al estrés tiene su origen en las hormonas. La hormona oxitocina es liberada durante el estrés en todo el mundo. Sin embargo, el estrógeno tiende a potenciar la oxitocina lo que resulta en calma y fortalecimiento de los sentimientos, mientras que la testosterona, que los hombres producen en altos niveles durante el estrés, reduce los efectos de la oxitocina.

 

 

Idioma. se ha encontrado que dos secciones del cerebro responsables del lenguaje son mayores en las mujeres que en hombres, lo que indica una de las razones por las que las mujeres suelen sobresalir en los temas de idioma y en el pensamiento asociado al lenguaje. Además, los hombres típicamente sólo procesar el lenguaje en su hemisferio dominante, mientras que las mujeres procesan el lenguaje en ambos hemisferios. Esta diferencia ofrece un poco de protección en caso de un derrame cerebral. Las mujeres pueden ser capaces de recuperarse más plenamente de un accidente cerebrovascular que afecta las áreas del lenguaje en el cerebro mientras que los hombres no pueden tener ese mismo beneficio.

 

Emociones. Las mujeres suelen tener una mayor profundidad del sistema límbico que los hombres, lo que les permite estar más en contacto con sus sentimientos y ser más capaces de expresarlos, lo que promueve la vinculación con los demás. Debido a esta capacidad de conectarse, más mujeres sirven como cuidadores de niños. La desventaja de este sistema límbico más profundo es que también abre a las mujeres a la depresión, especialmente en épocas de cambios hormonales, como después del parto o durante el ciclo menstrual de la mujer.

 

El tamaño del cerebro. Por lo general, los cerebros de los hombres son 11-12% más grande que los cerebros de las mujeres. Esta diferencia de tamaño no tiene absolutamente nada que ver con la inteligencia, se explica por la diferencia de tamaño físico entre hombres y mujeres. Los hombres necesitan más neuronas para controlar su masa muscular mayor y su mayor tamaño de cuerpo.

 

Dolor. Hombres y mujeres perciben el dolor de manera diferente. En los estudios, las mujeres requieren más morfina que los hombres para alcanzar el mismo nivel de reducción del dolor. Las mujeres son también más propensas a vocalizar su dolor y buscar tratamiento para su dolor que los hombres. El área del cerebro que se activa durante el dolor es la amígdala, y los investigadores han descubierto que en los hombres, la amígdala derecha es la que se activa y en las mujeres, la amígdala izquierda. La amígdala derecha tiene más conexiones con áreas del cerebro que controlan funciones externas, mientras que la amígdala izquierda tiene más conexiones con las funciones internas. Esta diferencia probablemente explica por qué las mujeres perciben el dolor más intensamente que los hombres.

 

Habilidad espacial. Los hombres suelen tener fuertes habilidades espaciales, suelen ser capaces de representar mentalmente una forma y su dinámica, mientras que las mujeres suelen lucha en este ámbito. Los expertos médicos han descubierto que las mujeres tienen una región más gruesa parietal del cerebro, lo que dificulta la capacidad de rotar mentalmente objetos-un aspecto de la capacidad espacial. La investigación ha demostrado esta capacidad en los bebés de tan sólo 5 meses de edad, negando cualquier idea de que estas habilidades se han reforzado por influencias ambientales.

 

La susceptibilidad a los trastornos. Por la manera en que hombres y mujeres usan los dos hemisferios del cerebro de manera diferente, existen algunos trastornos a los que los hombres y las mujeres son susceptibles de diferentes maneras. Los hombres son más propensos a tener dislexia u otros problemas de lenguaje. Si las mujeres tienen dislexia, es más probable que puedan compensarla. Las mujeres, en cambio, son más susceptibles a los trastornos del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad. Estas tendencias cerebro también explican por qué hay más hombres zurdos que mujeres zurdas. Los hombres son también más propensos a ser diagnosticados con autismo, hiperactividad y síndrome de Tourette.

  

10 Big Differences Between Men’s and Women’s Brains

By Amber Hensley

 

The differences between women and men are not only well-documented, but frequently at the heart of jokes, anecdotes, and good-natured (and not so good-natured) ribbing. Experts have discovered that there are actually differences in the way women’s and men’s brains are structured and in the way they react to events and stimuli.

 

Human relationships. Women tend to communicate more effectively than men, focusing on how to create a solution that works for the group, talking through issues, and utilizes non-verbal cues such as tone, emotion, and empathy whereas men tend to be more task-oriented, less talkative, and more isolated. Men have a more difficult time understanding emotions that are not explicitly verbalized, while women tend to intuit emotions and emotional cues. These differences explain why men and women sometimes have difficulty communicating and why men-to-men friendships look different from friendships among women.

 

Left brain vs. both hemispheres. Men tend to process better in the left hemisphere of the brain while women tend to process equally well between the two hemispheres. This difference explains why men are generally stronger with left-brain activities and approach problem-solving from a task-oriented perspective while women typically solve problems more creatively and are more aware of feelings while communicating.

 

 

Mathematical abilities. An area of the brain called the inferior-parietal lobule (IPL) is typically significantly larger in men, especially on the left side, than in women. This section of the brain is thought to control mental mathematical ability, and probably explains why men frequently perform higher in mathematical tasks than do women. Interestingly, this is the same area of Einstein’s brain that was discovered to be abnormally large. The IPL also processes sensory information, and the larger right side in women allows them to focus on, "specific stimuli, such as a baby crying in the night."

 

Reaction to stress. Men tend to have a "fight or flight" response to stress situations while women seem to approach these situations with a "tend and befriend" strategy. Psychologist Shelley E. Taylor coined the phrase "tend and befriend" after recognizing that during times of stress women take care of themselves and their children (tending) and form strong group bonds (befriending). The reason for these different reactions to stress is rooted in hormones. The hormone oxytocin is released during stress in everyone. However, estrogen tends to enhance oxytocin resulting in calming and nurturing feelings whereas testosterone, which men produce in high levels during stress, reduces the effects of oxytocin.

 

Language. Two sections of the brain responsible for language were found to be larger in women than in men, indicating one reason that women typically excel in language-based subjects and in language-associated thinking. Additionally, men typically only process language in their dominant hemisphere, whereas women process language in both hemispheres. This difference offers a bit of protection in case of a stroke. Women may be able to recover more fully from a stroke affecting the language areas in the brain while men may not have this same advantage.

 

Emotions. Women typically have a larger deep limbic system than men, which allows them to be more in touch with their feelings and better able to express them, which promotes bonding with others. Because of this ability to connect, more women serve as caregivers for children. The down side to this larger deep limbic system is that it also opens women up to depression, especially during times of hormonal shifts such as after childbirth or during a woman’s menstrual cycle.

 

Brain size. Typically, men’s brains are 11-12% bigger than women’s brains. This size difference has absolutely nothing to do with intelligence, but is explained by the difference in physical size between men and women. Men need more neurons to control their greater muscle mass and larger body size, thus generally have a larger brain.

 

Pain. Men and women perceive pain differently. In studies, women require more morphine than men to reach the same level of pain reduction. Women are also more likely to vocalize their pain and to seek treatment for their pain than are men. The area of the brain that is activated during pain is the amygdala, and researchers have discovered that in men, the right amygdala is activated and in women, the left amygdala is activated. The right amygdala has more connections with areas of the brain that control external functions while the left amygdala has more connections with internal functions. This difference probably explains why women perceive pain more intensely than do men.

 

Spatial ability. Men typically have stronger spatial abilities, or being able to mentally represent a shape and its dynamics, whereas women typically struggle in this area. Medical experts have discovered that women have a thicker parietal region of the brain, which hinders the ability to mentally rotate objects–an aspect of spatial ability. Research has shown this ability in babies as young as 5 months old, negating any ideas that these abilities were strengthened by environmental influences.

 

Susceptibility to disorders. Because of the way men and women use the two hemispheres of the brain differently, there are some disorders that men and women are susceptible to in different ways. Men are more apt to have dyslexia or other language problems. If women have dyslexia, they are more likely to compensate for it. Women, on the other hand, are more susceptible to mood disorders such as depression and anxiety. While handedness is not a disorder, these brain tendencies also explain why more men are left-handed than are women. Men are also more likely to be diagnosed with autism, ADHD, and Tourette’s Syndrome

 

 

 

  http://womenbloom.com/blog/wp-content/uploads/2009/10/manbrain.jpg

 

Mujeres y hombres tienen distinta anatomía cerebral, pero igual inteligencia

 

 

Malen Ruiz de Elvira

las mujeres son mejores, de media, en las facetas del lenguaje, sobre todo respecto al habla, y los hombres en el procesamiento espacial (por ejemplo, rotar objetos con el pensamiento).

En todos los idiomas hay palabras diferentes para nombrar el hombre y la mujer, pero no es habitual pararse a pensar en algo que parece tan obvio. Claro que si se relaciona esta dualidad de género en el lenguaje con que la mayor diferencia que se ha constatado entre hombres y mujeres es su sentido de la identidad sexual, que a su vez se relaciona con mecanismos neurológicos que dan lugar a comportamientos distintos en los dos sexos, ya el tema llama más la atención. Y si estas diferencias se relacionan con la inteligencia, suele surgir directamente la polémica.

Los neurocientíficos y neuropsicólogos están detallando, sobre todo mediante estudios de imagen, los parámetros cerebrales relacionados con la inteligencia y otros aspectos del conocimiento humano y están de acuerdo en que se han puesto de relieve desigualdades en el cerebro entre hombre y mujer, así como posiblemente formas distintas de utilizar el cerebro por parte de cada uno de los sexos. La polémica suele originarse, aseguran, porque el público tiene una información incompleta o sesgada de estos hallazgos, que se suelen trivializar o instrumentalizar de forma inadecuada.

"Que las diferencias anatómicas tengan una repercusión funcional en la capacidad intelectual no está nada claro", resume Roberto Colom, catedrático de Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid. "En general, no hay diferencia en promedio entre sexos en lo que es el núcleo duro de la capacidad intelectual, pero se puede encontrar una diferencia menor en algún tipo de capacidad específica".

Ejemplos: las mujeres son mejores, de media, en las facetas del lenguaje, sobre todo respecto al habla, y los hombres en el procesamiento espacial (por ejemplo, rotar objetos con el pensamiento).

"La ciencia muestra claramente que no existe diferencia en la inteligencia general entre el hombre y la mujer", concuerda el experto estadounidense Richard Haier, quien advierte sobre cómo interpretar las desigualdades detectadas en capacidades específicas: "Son disparidades respecto a la media y eso no se comprende bien y hay que destacarlo".

"No quiere decir que las mujeres no puedan rotar mentalmente y hay muchas mujeres que lo hacen mejor que muchos hombres, pero hay más hombres que lo pueden hacen mucho mejor", detalla Haier con paciencia. "Se sorprendería de cuanta gente no entiende esto", remacha.

Un recurso para entenderlo es el ejemplo de la altura. Como media, los hombres son más altos que las mujeres, pero hay muchas mujeres que son más altas que muchos hombres. Existe un solape, al igual que en las habilidades mentales hay un solape considerable entre hombres y mujeres, incluso cuando se encuentra una pequeña desigualdad en la media.

A la altura recurrió curiosamente también Melissa Hines, de la Universidad de Cambridge, para cuantificar las desigualdades entre sexos, en un reciente congreso sobre el tema, de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO) en Heidelberg. Si la diferencia de altura media se representa por un 2, la identidad sexual básica (considerarse hombre o mujer) es mucho mayor (11), seguida de la orientación sexual (6) y el comportamiento infantil en el juego (2,7). Por debajo están la agresión física, la personalidad definida por medidas de dominancia y empatía, y en el escalón inferior está lo relacionado con la capacidad cognitiva. La diferencia en fluencia verbal se representa por un 0,3 mientras que la de rotaciones mentales por un 0,9.

Así que las diferencias cognitivas son pequeñas, menores que las que se dan en el comportamiento en el juego, en plena fase de desarrollo (los niños prefieren los balones y las niñas las muñecas, por simplificar). Esta distinción, a pesar de las directrices actuales de igualdad, sigue apareciendo en los experimentos como factor en el desarrollo de género. Hines las ha estudiado incluso en monos, y los machos se inclinaban por juguetes diferentes y más "de niños" que los escogidos preferentemente por las hembras.

Las matemáticas y las carreras científicas en general son otro tema de debate.

"Es bien conocido que existen más hombres que mujeres en algunas áreas científicas, es verdad en física, ingeniería y matemáticas", recuerda Haier. "La razón es objeto de polémica. Hay datos que sugieren que hay más hombres en la cumbre de la habilidad matemática, de la representación espacial. Estas son habilidades importantes para estas especialidades. No quiere decir que las mujeres no puedan hacerlo, y hay mujeres que son iguales de buenas, pero parece que hay menos mujeres".


Donald Pfaff, de la Universidad Rockefeller (EE UU), estuvo de acuerdo en el congreso de Heidelberg: "En las culturas en las que hay prácticamente igualdad de género no hay diferencias en la media, solo se detectan en el extremo superior, en personas de gran habilidad matemática". Pfaff señala que los experimentos indican que en el desarrollo de estas habilidades influyen tanto los genes como las hormonas y el ambiente, especialmente en el periodo neonatal y en la pubertad.

Los datos se pueden interpretar de muchas maneras y los especialistas en este tema están acostumbrados a que sus conclusiones y sus hipótesis produzcan polémica. Un ejemplo se refiere a la relación entre habilidades mentales y vocación. De las chicas que son muy buenas en matemáticas, dicen, muchas se convierten en médicos, no en matemáticas o ingenieras. La hipótesis, no aceptada generalmente, es que las mujeres prefieren trabajos en los que se relacionan con gente, mientras que los hombres prefieren relacionarse con cosas.

Colom ha revisado, junto a una colega, casi todo lo que se ha hecho en el mundo respecto a rasgos de personalidad en hombres y mujeres y encontró una única diferencia, en general: "Los chicos tienen tendencia a una mayor instrumentalidad y las chicas a una mayor expresividad", resume. Dicho de otra manera, los hombres tienden más a poner su personalidad, su forma de ser, al servicio de un objetivo, mientras que las mujeres dan más valor a la expresión de emociones, a la comunicación, por su propio valor más que por servir para un objetivo.

¿Y la agresividad? Está incluida en la instrumentalidad. El varón tendería a utilizar más la agresividad, y también la dominancia, como medio hacia un objetivo.

Relacionar las diferencias físicas con las diferencias en la capacidad cognitiva, normalmente, para minusvalorar a las mujeres, tiene una larga historia, y la escritora y científica Cordelia Fine se muestra muy crítica con casi todas las teorías modernas en su reciente libro Delusions of Gender. Para Fine, lo que existe es neurosexismo, más que datos de verdad, porque el tema es tan complejo como fascinante.

Pero la disparidad anatómica está ahí. "En el nivel anatómico hay diferencias muy sustanciales entre chicos y chicas. Esto lo saben muy bien los médicos, cuando ven el efecto distinto de los medicamentos en los dos sexos" explica Colom. "Los hombres tienen más asimetría hemisférica, hay una división más acusada de funciones, el hemisferio izquierdo y el derecho están más separados a nivel funcional que en las mujeres", añade. "En las mujeres hay mayor comunicación entre ambos hemisferios, son más flexibles". Esto explica que un traumatismo o derrame cerebral afecta más a ellos que a ellas.

Por eso, el estudio de estas diferencias anatómicas y de sus repercusiones funcionales puede resultar muy importante para estudiar la progresión de enfermedades neurológicas y la rehabilitación tras daños cerebrales. Pero también están los temas no médicos, como comprender cómo surgen las vocaciones, la optimización de estrategias educativas para los estudiantes y muchos más.

"La utilidad específica de estudiar diferencias por sexo en capacidad intelectual, personalidad, emociones y demás es: primero, ganar conocimiento y, si puede ser contrastable, mejor, y segundo, contribuir a que se comprendan mejor fenómenos como el del maltrato. ¿Por qué sucede en España esto, que es ya un mal endémico? A lo mejor no lo estamos haciendo bien", reflexiona Colom.

"Estudiar las diferencias entre sexos es importante, pero no para saber por qué los hombres no preguntan las direcciones ni por qué las mujeres compran de forma totalmente diferente, sino para investigar si existen dos arquitecturas cerebrales básicamente distintas", dice Haier.

En los estudios de inteligencia por imagen cerebral se ha investigado la relación entre la cantidad de materia gris en diferentes partes del cerebro y la inteligencia, así como si aumenta el espesor de la materia gris con el aprendizaje, ya que las técnicas actuales permiten detectar diferencias de fracciones de milímetro.

En un estudio se quería saber si cuando hay más materia gris se obtiene mejor puntuación en el cociente intelectual (CI). Un estudio de Haier hecho en 2004 sobre casi 50 personas (mitad hombre, mitad mujeres) efectivamente encontró una relación directa en algunas áreas del cerebro. "Esto fue muy emocionante, pero luego reanalizamos los datos por separado para los hombres y las mujeres. Pensábamos no encontrar diferencias por sexos para un mismo CI, pero sí las encontramos y fue muy sorprendente".

Lo que encontraron es que en los hombres hay una relación más estrecha entre la materia gris en el lóbulo parietal y la inteligencia, y en mujeres la relación es respecto al lóbulo frontal. Estos datos sugieren que hombres y mujeres tienen arquitecturas cerebrales diferentes aunque muestren el mismo CI, lo que indica que consiguen lo mismo por redes cerebrales distintas.

Colom es escéptico respecto a que las desemejanzas halladas tengan una repercusión funcional. "Yo diría que no", dice. "Los estudios que hay no son los adecuados, no se hacen todavía sobre una muestra de la población general, aunque se harán y entonces lo sabremos

"Si esto es verdad, aunque no estamos seguros de que lo sea", reconoce Haier, "es importante saberlo para dirigir, por ejemplo, la rehabilitación tras los daños cerebrales"

 

El Pais - España.

 

---------------------------

 

Male-Female Brain Differences

 

smileosmile.com/misc/male-female-brain-differ...

 

 

 

Male-Female Brain Differences

Male-Female Brain Differences

 

 

 

What kind of brain do you have? There really are big differences between the male and female brain, says Simon Baron-Cohen, director of the Autism Research Center, Cambridge University. In his new book, the Essential Difference: Men, Women and the Extreme Male Brain (published by Penguin) Baron-Cohen shows that, indisputably, on average male and female minds are of a slightly different character. Men tend to be better at analyzing systems (better systemisers), while women tend to be better at reading the emotions of other people (better empathisers). Baron-Cohen shows that this distinction arises from biology, not culture.

Cell numbers: men have 4% more brain cells than women, and about 100 grams more of brain tissue. Many women have asked me why men need more brain tissue in order to get the same things done.

Cellular connections: even though a man seems to have more brain cells, it is reported that women have more dendritic connections between brain cells.

Corpus collosum size: it is reported that a woman’s brain has a larger corpus collusum, which means women can transfer data between the right and left hemisphere faster than men. Men tend to be more left brained, while women have greater access to both sides.

Language: for men, language is most often just in the dominant hemisphere (usually the left side), but a larger number of women seem to be able to use both sides for language. This gives them a distinct advantage. If a woman has a stroke in the left front side of the brain, she may still retain some language from the right front side. Men who have the same left sided damage are less likely to recover as fully.

Limbic size: bonding/nesting instincts – current research has demonstrated that females, on average, have a larger deep limbic system than males. This gives females several advantages and disadvantages. Due to the larger deep limbic brain women are more in touch with their feelings, they are generally better able to express their feelings than men. They have an increased ability to bond and be connected to others (which is why women are the primary caretakers for children – there is no society on earth where men are primary caretakers for children). Females have a more acute sense of smell, which is likely to have developed from an evolutionary need for the mother to recognize her young. Having a larger deep limbic system leaves a female somewhat more susceptible to depression, especially at times of significant hormonal changes such as the onset of puberty, before menses, after the birth of a child and at menopause. Women attempt suicide three times more than men. Yet, men kill themselves three times more than women, in part, because they use more violent means of killing themselves (women tend to use overdoses with pills while men tend to either shoot or hang themselves) and men are generally less connected to others than are women. Disconnection from others increases the risk of completed suicides.

 

Compartir este post

Comentar este post